Ciertamente el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se supone que debió tomarse un tiempo para presentar un informe sobre la situación en Venezuela que sirviera de base para invocar la Carta Democrática. Sin embargo, pudo más el agite y el desespero de quienes tras bastidores lo mandaron a intervenir en los asuntos internos del país. En la corredera dejó datos imprecisos, falseados y políticamente manipulados por doquier. No es cualquier cosa, se trata del documento base que conducirá la narrativa, el tratamiento mediático y las acciones diplomáticas de la OEA en contra de Venezuela.

tomado de Misión Verdad

 

 

Almagro no sólo argumenta que se basa en el artículo 20 de la Carta Democrática para entrometerse en la vida del país, sino que en su informe también entra en deliberadas contradicciones. Sobre todo cuando intenta forzar su lectura para proyectar que es el Estado venezolano el que se encuentra violando los principios de la Carta Democrática, para acto seguido sostener que de la “realización del referéndum revocatorio en 2016 depende la democracia en Venezuela”.

Con clara evidencia, esta contradicción de Almagro lo que demuestra es un salto al vacío para intentar aislar a Venezuela de la región y si es posible posibilitar un bloqueo y una intervención multilateral, tal como Estados Unidos ha usado la Carta Democrática para asfixiar a Cuba e invadir países como República Dominicana y Granada en la reciente y siempre vapuleada historia latinoamericana. Almagro comenzó su caída libre cuando lo empujaron a desconocer al poder ejecutivo venezolano y a los más de 7 millones de personas que eligieron a Nicolás Maduro como presidente.

Razones suficientes para que abiertamente utilice datos imprecisos, falseados y contradictorios como arma para realizar afirmaciones tan inverosímiles en su informe como las que serán analizadas a continuación:

1. “En Venezuela, la pobreza supera a la registrada en el Caracazo”

Esta parte del informe se basa en la Encuesta de Condiciones de Vida de 2015 de la Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolivar, la cual afirma que existe un nivel de pobreza del 76% en la actualidad, mucho mayor al 58% registrado durante la época del Caracazo. Y más allá de los indudables efectos de la guerra económica en la cotidianidad de los venezolanos, lo cierto es que ni una sola cifra oficial, como tampoco una vuelta por la calle o por los recovecos del país, explican que siete de cada diez personas estén en situación de pobreza y sin absolutamente ningún alimento que llevarse a la boca.

Que este sea el tiempo más difícil de la Quinta no significa que se equipare a uno de los peores de la Cuarta, y menos a base de ramalazos estadísticos superficiales que poco y nada reflejan la contención que aplica el Estado venezolano para palear por distintias vías la precarización del salario: logro que Almagro no le dio tiempo de reconocerle a Dólar Today. Incluso ese dato proveniente de centros de investigación ligados ideológicamente a la derecha venezolana, supera hasta las peores fantasías de la expertología escuálida.

2. “En el país hay una carencia del 85% en medicamentos esenciales”

Afirmaciones como estas no sólo que son referidas en un contexto de falta evidente de medicamentos, sino que se basan en informaciones extraoficiales de organismos con clara tendencia opositora al gobierno y a favor de una intervención humanitaria, como la Red Defendamos la Epidemiología Nacional del ex ministro de salud de Rafael Caldera, José Félix Oletta. Es por eso que Almagro en su informe argumenta que la falta de medicamentos es por “el sistema cambiario, los puertos y aduanas controladas por el Ejército y la Guardia Nacional y las empresas beneficiadas con contratos con el gobierno”.

Así, olímpicamente, omite el hecho de que cuando inicia el desabastecimiento de medicinas en 2012, las industrias farmacéuticas recibieron 3.410 millones de dólares y solamente ingresaron al país 55.7 millones de kilos: es decir, importaron como si hubieran recibido 55 millones de dólares. Mientras que en 2013 se les entregó 434 millones de dólares y la cantidad de kilos de medicamentos ingresada al país fue de casi de 221 millones. Este deliberado robo y posterior desabastecimiento se observa incluso en 2014 cuando Pflizer, Merck, Bayer, Abbott y Novartis recibieron más de 100 millones cada una, quienes repitieron el mismo modus operandide a mayor cantidad de dólares entregados menor cantidad de medicinas en las farmacias. Esto sin traer a colación la cantidad de medicamentos e insumos acaparados. Muestra de ello fue la incautación de material quirúrgico y medicinas acaparadas, suficientes para abastecer a Venezuela por varios meses, realizada en un galpón privado ubicado en el estado Aragua.

En el portafolio de razones y causas que explican la crisis actual, tiene una responsabilidad directa el sector privado nacional y extranjero que Almagro hábilmente esquiva mencionar. Este tipo de afirmaciones alegres y sin soporte en la realidad, que cumplen la tarea de rellenar con la mayor cantidad de cifras conmocionantes el informe respecto al tema sanitario,buscan precisamente instalar la matriz de “crisis humanitaria” y a partir de ahí construir un expediente de intervención, fortificado a base de alarmismos y exabruptos estadísticos. Específicamente para eso, y para que conste en acta el “profesionalismo” del informe, el infomercenario del The New York Times, Nicholas Casey, es utilizado como una “fuente imparcial” para difamar el sistema público de salud, también a base de datos falsos provenientes de organismos opositores.

3. “El 85% de los venezolanos con ingresos están malnutridos”

De nuevo usando como fuente la Encuesta de Condiciones de Vida de 2015, que al parecer fue realizada para armar un expediente externo, Almagro vuelve a plantear una afirmación que de ser verdad significaría que tres cuartas de la población, y la gente que usted conoce, no come adecuadamente. Es decir que sólo comerían bien Lorenzo Mendoza, Chino y Nacho, Ramos Allup, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, dejando al borde del hambre, incluso, a los habitantes del este de Caracas y a los diputados de la Asamblea Nacional. Para ser precisos, 85 de cada 100 personas que se cruza en la calle está mal nutrida. Queda del lector verificar tamaña demencia con su realidad inmediata.

4. “La escasez de alimentos se debe a las expropiaciones, como Lácteos Los Andes, y la mala asignación de divisas”

Es falso que las expropiaciones y nacionalizaciones tengan una relación directa con el desabastecimiento de productos sensibles de la canasta básica. Si agarramos el dato de la “producción de pastas” que enuncia, nos daremos cuenta de  que en ese caso específico, existe una altísima concentración de la producción/importación de dicho rubro en pocas empresas privadas y corporaciones: Primor (Polar), Cargill, Pastas Sindoni y Mary. Sólo Empresas Polar controla el 31% de la cuota del mercado.

La producción de estas empresas se encuentran en el circuito de la economía informal por decisión política y no donde deberían estar originalmente: en supermercados y abastos. Lácteos Los Andes, por su parte, es una empresa exitosa que incluso ya empezó a exportar productos a Bolivia. Ahora bien, según la encuesta de coyuntura elaborada por Conindustria en 2012, es decir, cuando el petróleo estaba por el orden de los $ 100, el 60% de las empresas importadoras y manufactureras privadas del país ya estaban anunciando disminución en sus inventarios y cuotas de producción.

Es decir, no es la “mala asignación de divisas” la causa del problema, sino la decisión política de afectar la productividad del país independientemente de la cantidad de dólares entregados. Muestra de ello es que en 2012 (Imagen 1), el sector privado declaró importaciones por el orden de los 39 mil millones de dólares, 6 mil millones más que en 2011 (Imagen 2), mismo lapso de tiempo cuando bajaron la producción el 60% de las empresas. Estemodus operandi lo aplica Empresas Polar y el resto de grandes empresas afiliadas a Fedecámaras. Ahora con los precios del petróleo disminuidos enormemente, es lógico que ese procedimiento eleve sus daños a la población.

5. “Se utiliza el poder público para interrumpir la libre asociación y las actividades opositoras y de medios de comunicación”

Este es uno de los siete puntos que plantea Almagro para sostener que la democracia en Venezuela está “erosionándose”, tal cual sostiene Estados Unidos, y se basa en que supuestamente el Estado no permite la libre asociación y actividades opositoras y de medios de comunicación. Si fuera así, la MUD no podría estar realizando actividades de calle hace un mes y los medios de comunicación replicando las mismas hacia fuera y dentro. Lo único que ha habido es la limitación del recorrido de las manifestaciones para evitar episodios de violencia ampliamente conocidos y registrados. Como cuando Leopoldo López convocó al centro de Caracas el 12 de febrero de 2014, llamado que ocasionó la destrucción de la sede del Ministerio Público.

6. “En Venezuela hay 96 presos políticos”

Afirmación que Almagro sostiene con base a información del Foro Penal Venezolano, ampliamente conocido por sus vinculaciones con Freedom House (Departamento de Estado), quien considera a Leopoldo López como preso político, entre otros. No vamos a desarrollar mucho sobre este punto, ampliamente tratado, sino que vamos a simplificar el argumento en un solo dato: el Foro Penal Venezolano considera preso político a Lorent Saleh, el mismo que en un video detalló cómo planeaba organizar atentados y asesinatos selectivos de figuras del chavismo, y fue entregado a la justicia de Venezuela por parte de Colombia luego de revisar su expediente.

Evidentemente, siguiendo esta lógica, si se pusiese preso a los autores intelectuales de los nueve asesinatos de dirigentes chavistas registrados en tiempo reciente (que ni de casualidad nombra en el informe de Almagro), serían considerados presos políticos, lo cual revela el grado de seriedad y parcialidad del secretario de un organismo multilateral a la hora de argumentar sobre que en Venezuela hay persecución política y la prohibición de ejercer derechos políticos. Es que precisamente Almagro se deslegitima a sí mismo cuando por transferencia, al usar al Foro Penal Venezolano, considera a Saleh como un “preso político” y no un confeso terrorista, entregado hasta por la mismísima Colombia.

7. “El Consejo Nacional Electoral no da las garantías suficientes y de la realización del referéndum revocatorio en 2016 depende la democracia en Venezuela”

No sólo que Almagro en este apartado se contradice sobre el análisis de la legislación venezolana y los tiempos para el referéndum revocatorio, sino que omite que la actual legislación electoral que reglamenta los referendos fue propuesta al CNE por Súmate y la oposición en 2007.

Lo mismo hace en no precisar que la MUD tendría que haber presentado el pedido el 10 de enero para que el referéndum sea este año y que los tiempos dan exactamente ocho meses, que hacen casi imposible hacerlo este año si el PSUV y el presidente Maduro presenta reclamos sobre, por ejemplo, las 10 mil firmas de muertos registradas adrede por la oposición para empastar el proceso (para mayores precisiones existe este texto). En cambio, Almagro en este apartado hace uso del recurso moral y llama a violar la Constitución y sus tiempos bajo el pretexto de que la polarización política “obliga a que la decisión vuelva al pueblo”, en un claro chantaje a un Estado soberano. El referéndum revocatorio no es un capricho, Almagro.

Consideraciones y contextos

Estas son algunas de las muchas mentiras descaradas de las que Almagro hace uso para invocar la Carta Democrática, basándose en más de un 80% en organismos y ONGs financiadas y controladas por Estados Unidos, como el Banco Mundial, el FMI, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, el Foro Penal Venezolano, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, entre otros evidentes parapetos de los poderes financieros que agreden a Venezuela. Es más, si el informe carece realmente de veracidad es justamente por este hecho y la realidad también de que se basa en el pedido de aplicación de la Carta Democrática realizado por la Asamblea Nacional (que incluso estará representada en el Consejo General por Henry Ramos Allup cuando se vote sobre la aplicación o no de la carta).

Justamente, Almagro no sólo desconoce la Constitución bolivariana en reiteradas ocasiones en su informe al omitir que en Venezuela existe una “democracia participativa y protagónica”, y no una representativa de la que habla (tal cual se lee también en las sanciones de Estados Unidos), sino que incluso reconoce a la Asamblea Nacional como un poder paralelo y se erige como el gran elector venezolano para decidir por el pueblo de este país, bajo la exigencia de que el referéndum se haga en 2016.

Es que según Almagro en Venezuela “existe una crisis subyacente a la confluencia de la crisis económica, social y humanitaria, y que resulta ser la madre de todas las crisis: la política, porque responde a una disfuncionalidad estructural”. Esto implica que los países miembros del organismo apliquen el artículo 20 de la Carta Democrática de una manera gradual y progresiva que “no descarte ninguna hipótesis de resolución, ni las más constructivas ni la más severas”, abriendo el escenario para darle preponderancia a las posturas extremas por encima de las moderadas.

Justamente en sus propuestas de resolución se evidencian su desesperación por intervenir en los asuntos internos del país y acelerar el cerco, puesto que: propone sustituir todo el Tribunal Supremo de Justicia, liberar a  los “presos políticos”, sumar al Alto Comisionado de la ONU Zeid Ra’ad Al Hussein, a la Comisión de la Verdad de Unasur, instalar una comisión de lucha contra la corrupción de la OEA o la ONU en el país (controlada por Estados Unidos), y en un claro descaro propone a los “expresidentes José María Aznar, Felipe González, Luis Lacalle, Enrique Pastrana (sic), Enrique Piñera (sic) y Jorge Quiroga” para que participen en la instancia de diálogo dirigida por la Unasur.

Aun así, lo cierto es que la aplicación de la Carta Democrática depende del apoyo de la mayoría de los miembros del Consejo Permanente de la OEA y si se da implica conformar un grupo de trabajo dedicado a la normalización de “la institucionalidad democrática”, que legítimamente puede ser desconocido por Venezuela aún a precio de que sea expulsada del organismo y se tense su relación bilateral con los promotores de esta medida.

Si estas supuestas gestiones diplomáticas no dieran resultados, según otra votación, se puede convocar a un periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General para tomar otras decisiones e incluso expulsar al país acusado, ambas decisiones requieren de la aprobación dos terceras partes de los miembros. Sin ningún tipo de alteración real del orden democrático ni votos asegurados, estos pasos tampoco le aseguran a John Kerry, perdón a Almagro, una victoria.

Como vemos, esta presentación de Almagro, en la que se inmola por la posibilidad de ser presidente de su país empujado desde fuera, no sólo que encaja perfectamente con el caso brasilero (incluso pareciese hecha a la medida de este caso), sino que busca activar todas las guarimbas externas posibles, a través también de otros organismos como Mercosur, buscando el ansiado cambio de régimen.

El desespero desnuda, además, la impotencia de los poderes fácticos ante el hecho de que aún no encuentran una forma efectiva de torcerle el brazo a Venezuela y dar la estocada final y definitiva al continente

http://misionverdad.com/

 

Si bien Estados Unidos ha comenzado a tratar de economizar sus medios militares bajo la presidencia de Barack Obama, no por ello ha cesado de actuar militarmente en todo el mundo. La potencia imperial sigue disponiendo de un amplio sistema, a la vez abierto y secreto, que le permite intervenir casi en cualquier lugar del mundo, sistema que pone en marcha cada vez que se le ofrece la menor ocasión.

 

JPEG - 61.6 KB

 

¿Qué relación existe entre sociedades geográfica, histórica y culturalmente lejanas, desde Kosovo hasta Libia y Siria, desde Irak hasta Afganistán, desde Ucrania hasta Brasil y Venezuela? Lo único que tienen en común es el hecho de verse arrastradas por la estrategia global de Estados Unidos, ejemplificada en la «geografía» del Pentágono, que divide el mundo en «áreas de responsabilidad». Cada una de esas áreas está «en manos» de uno de los seis «mandos combatientes unificados» de Estados Unidos:

- el Mando Norte (NorthCom) cubre Norteamérica,
- el Mando Sur (SouthCom) cubre Sudamérica [1],
- el Mando para Europa (EuCom) cubre la región que incluye la Unión Europea y Rusia,
- el Mando para África (AfriCom) cubre el continente africano,
- el Mando Central (CentCom) cubre el Medio Oriente y parte de Asia,
- el Mando del Pacífico (PaCom) cubre la región Asia/Pacífico.

A los 6 mandos geográficos se agregan otros 3 que operan a escala mundial:
- el Mando Estratégico (StratCom) a cargo de las fuerzas nucleares,
- el Mando de Operaciones Especiales (SoCom),
- el Mando de Transporte (TransCom).

Al frente del Mando Europeo [EuCom] se encuentra un general o un almirante nombrado por el presidente de Estados Unidos. Este alto jefe militar estadounidense asume automáticamente el cargo de Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa. La OTAN se ve así automáticamente incluida en la cadena de mando del Pentágono, lo cual implica que opera fundamentalmente en función de la estatregia de Estados Unidos. Esa estrategia consiste en la eliminación de todo Estado o movimiento político-social que constituya una amenaza para los intereses políticos, económicos y militares de Estados Unidos, país que, aunque sigue siendo aún la mayor potencia mundial, está perdiendo terreno ante la aparición de nuevos actores estatales y sociales.

Son numerosos los instrumentos de esta estrategia y van desde la guerra abierta –como los ataques de fuerzas aeronavales y terrestres contra Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia– hasta las operaciones secretas realizadas en esos países y en otros, últimamente en Siria y Ucrania. Para la realización de estas operaciones, el Pentágono dispone de las fuerzas especiales, alrededor de 70 000 especialistas que «cada día operan en más de 80 países a escala mundial». Y también tiene a su disposición un ejército secreto de mercenarios. En Afganistán, según documenta Foreign Policy [2], el número de mercenarios del Pentágono se eleva a 29 000, o sea 3 mercenarios por cada soldado estadounidense. En Irak hay unos 8 000… 2 mercenarios por cada soldado estadounidense.

A los mercenarios del Pentágono se agregan los de la tentacular comunidad de inteligencia, que incluye, además de la CIA, otras 15 agencias federales. Los mercenarios son doblemente útiles ya que pueden asesinar y torturar sin que tales actos se atribuyan a Estados Unidos. Y cuando resultan muertos en acción, sus nombres no aparecen en la lista de bajas. Además, el Pentágono y los servicios secretos disponen de grupos a los que arman y entrenan, como los grupos islamistas utilizados para atacar Libia y Siria desde adentro y los neonazis utilizados en el golpe de Estado de Ucrania.

Otra herramienta de esta misma estrategia son las «organizaciones no gubernamentales» [ONGs] que, disponiendo de enormes medios, son utilizadas por la CIA y el Departamento de Estado para montar acciones de desestabilización interna en nombre de la «defensa de los derechos ciudadanos». En ese marco se inscribe también la acción del grupo de Bilderberg [3] –que el magistrado Ferdinando Imposimato denuncia como «uno de los responsables de la estrategia de la tensión y de las masacres» en Italia [4]– y la de la Open Society del «inversionista y filántropo George Soros», artífice de las «revoluciones de colores» [5].

En la mira de la estrategia golpista de Washington están hoy Brasil, para torpedear al grupo BRICS, y Venezuela, para socavar la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Para desestabilizar Venezuela, indica el SouthCom en un documento recientemente revelado [6], hay que crear «un escenario de tensión que permita combinar acciones callejeras con el empleo dosificado de la violencia armada».

Fuente
Il Manifesto (Italia)

 

Es polémico el título del artículo. E inclusive ya puedo escuchar algunas objeciones. Especialmente de las buenas conciencias liberales progresistas. Y por eso trataré de ser cuidadoso con los juicios e interpretaciones que acá se enuncien.Sí. Efectivamente, Hillary Clinton parece más peligrosa que Donald Trump para las agendas e intereses de los pueblos latinoamericanos. Y esa peligrosidad a la que acudo en este análisis no está necesariamente consignada en el programa de gobierno o en la plataforma electoral de los candidatos. Aunque es cierto que ese también es un dominio que amerita atención, pero que, en cualquiera de los dos casos, demócratas o republicanos, la omisión de temas cruciales como la crisis ambiental o el irrefrenable ascenso del militarismo global o la posibilidad de una conflagración nuclear es un silencio rutinario en las alocuciones de los candidatos en pugna.

Pero si en los aspectos fundamentales no se distinguen Hillary y Donald, en los aspectos supletorios (no por ello menos importantes), hay diferencias que cabe atender, sin obviar la realidad concreta en la que esas diferencias se manifiestan. Y sólo para evitar un vitupero de algún incauto, advierto que esto no es una apología disfrazada de la candidatura de ese personaje pedestre e impresentable que aspira a dirigir el timón político de Estados Unidos, como sí se puede inferir de algunas otras opiniones que circulan en la prensa, incluso en espacios pretendidamente alternativos.

Lo primero que cabe recordar es lo sostenido en otra oportunidad: a saber, que no es accidental que las detracciones contra Donald Trump provengan de ciertos círculos privilegiados o de grupos de poder nacionales e internacionales ( http://lavoznet.blogspot.com.ar/2016/03/el-rompecabezas-continental-estados.html ). Con excepción de su base social dura (blancos desposeídos, tradicionalmente despolitizados e indignados), las acusaciones o condenas contra el candidato republicano se lanzan unánimemente desde cualquier ámbito social o político, extra e intramuros. Y si bien es cierto que se trata de un signo saludable de cordura política, lo que no es razonable es que contra Hillary las críticas sigan un tenor más terso u omiso.

¿Qué es eso que irrita tanto acerca de Trump? A esta pregunta, casi todos responderían sin titubear que su xenofobia, su intolerancia o su racismo. Es cierto que es chocante. Pero no es menos cierto que la clase política en su conjunto y las élites dominantes de Estados Unidos piensan exactamente lo mismo que él, señaladamente en relación con la comunidad afrodescendiente o los mexicanos o los pobres. Y si el individuo en cuestión es mexicano, negro y pobre, pues que dios lo ayude, porque en las categorías de las clases dominantes esa persona es algo menos que un humano. Sólo que no lo dicen. Si el grito contra Trump, particularmente ese que procede de la cúspide del establishment, es tan armoniosamente monocorde e innegociable es porque en cierto sentido contraviene un principio cupular inquebrantable: hacer público el discurso oculto de los ricos y poderosos. Esa es la fuente del escándalo: no que lo piense, sino que lo diga.

Insisto que la respuesta de ciertos sectores de la población civil estadunidense hacia Trump es meritoria de simpatía, precisamente porque demuestra que las clases subalternas no han claudicado ante esa modalidad de dominación basada en la discriminación racial. Pero no se puede confundir esa respuesta con las reprobaciones viscerales que vocifera la podrida clase política e intelectual norteamericana. De hecho, ellos son parcialmente responsables del ascenso de una figura tan despreciable como Trump. Ellos con su prepotencia y su falta de tacto social y sus peroratas fútiles e indulgentes y su lambisconería con los dueños del dinero. Donald Trump sólo está capitalizando exitosamente el descontento de esos segmentos poblacionales tercamente ignorados en las ecuaciones y los programas y los planes de gobierno del establishment tradicional.

Detrás de la tribuna pública, los poderosos y los esbirros de los poderosos desprecian al ciudadano común. Pero en secreto. La violación de ese pacto tácito de secrecía es altamente probable que le cueste la elección a Trump. La función del discurso político es manipular ocultando. James Scott decía que el discurso público responde a un interés inconfesable que consiste en reproducir un autorretrato halagüeño de las élites dominantes, que además cultive una apariencia de unanimidad entre esos grupos dominantes y de consentimiento entre los subordinados. Esa tradición es constitutiva del liberalismo político, y acaso de todo el pensamiento político occidental: neutralizar los contenidos traumáticos de la política, anular práctica y discursivamente el conflicto, y trasladar la politicidad hacia escenarios susceptibles de gestión oligárquica.

Trump traiciona al establishment tradicional, pero no traiciona el precepto básico de la manipulación política: recoge esos dos contenidos, el de las élites dominantes, con su desprecio sin rubor hacia los grupos minoritarios y su aspiración supremacista, y el de los subordinados, con su condena a los partidos políticos o a ciertas familias de abolengo en Estados Unidos.

¿Que por qué es más peligrosa Hillary Clinton? Bueno, si rastreamos la carrera política de la ex secretaria de Estado, es posible descubrir que en el renglón latinoamericano su trayectoria es una historia de criminalidad. Y un eventual triunfo de la candidata demócrata en la próxima elección reforzaría la continuidad de esa política criminal. ¡Y con el respaldo moral de los gobiernos latinoamericanos!

Durante la presidencia de Bill Clinton, que ejerció conjuntamente con la “dama de hierro” norteamericana, la pareja diseñó el Plan Colombia, que tras su implementación arreció el baño de sangre en el país cafetalero. Recientemente, Hillary reivindicó esa política, y aunque teóricamente respondía a la premura de combatir el narcotráfico, la señora de Clinton admitió sin ruborizarse que el Plan había conseguido los objetivos no declarados: “…[el] objetivo era tratar de utilizar nuestra influencia para controlar las acciones del gobierno contra las FARC y las guerrillas, pero también para ayudar al gobierno a detener el avance de las FARC y de las guerrillas” ( http://www.democracynow.org/es/2016/4/13/hear_hillary_clinton_defend_her_role ).

Unos años después (2002), ya como senadora, respaldó el fallido golpe contra Hugo Chávez en Venezuela. Nunca negó su involucramiento. Y por cierto que esa agenda golpista no ha virado un ápice.

Y en 2009, en funciones de secretaria de Estado, apoyó el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya en Honduras. Pese a la ola de violencia que desató la agresión en ese país, y que incluso sigue su vejatoria marcha (recuérdese el asesinato de la activista Berta Cáceres), Hillary reconoció con orgullo su participación en los hechos, y justificó el agraviante intervencionismo estadunidense. En entrevista con Democracy Now, Clinton adujo: “Trabajé muy duro con los líderes de la región y conseguí que Óscar Arias, el ganador del Premio Nobel, tomara el liderazgo para tratar de negociar una resolución sin derramamiento de sangre. Y eso era muy importante para nosotros, ya sabe, Zelaya tenía amigos y aliados, no sólo en Honduras, también en algunos de los países vecinos, como Nicaragua, y podríamos haber tenido una terrible guerra civil, con una aterradora pérdida de vidas… Y comparto su preocupación, no sólo sobre las acciones del gobierno; las bandas de narcotraficantes y los traficantes de todo tipo se están aprovechando del pueblo de Honduras. Así que creo que tenemos que hacer un plan Colombia para Centroamérica (¡sic!)”.

Donald Trump no es el único sociópata suelto

Después advino la secuencia de golpes blandos en el resto de América Latina, con base en juicios políticos prefabricados o elecciones fraudulentas: Paraguay contra Fernando Lugo (2012), Argentina contra el kirchnerismo (2015), Brasil contra Dilma Rousseff (2016). Y otros golpes fallidos contra Evo Morales en Bolivia (2008) o Rafael Correa en Ecuador (2010). E intervención en el proceso de paz en Colombia, y desactivación política de Cuba (revestida de normalización diplomática), y reducción a escombros de organismos latinoamericanos como Unasur o Celac. Esa es la herencia del partido demócrata, en cuya agenda de reconquista regional participó directamente Hillary Clinton. Es más, en 2015 el departamento de estado de Estados Unidos desclasificó documentos que reportan que la ex secretaria de estado es coautora de la reforma energética mexicana, que por cierto es claramente lesiva para el interés económico de México, y a todas luces ventajosa para las grandes petroleras internacionales, como Exxon Mobil, Chevron y British Petroleum,

La reedición de la Doctrina Monroe es una operación política que oficiaron exitosamente los demócratas ( http://lavoznet.blogspot.com.ar/2016/03/el-golpismo-o-la-encrucijada-politica.html ).

Y regresando a la pregunta de por qué Hillary es más peligrosa que Trump, cabe tan sólo puntualizar que, en el caso de una victoria electoral de Clinton, el grado de legitimidad que conseguiría acopiar sería virtualmente ilimitado, sólo por el hecho de haber derrotado al “monstruoso” Trump. No habría contrapesos gubernamentales o políticos o sociales para frenar esa agenda criminal de los grupos de poder que representa Hillary. Y todas las derechas golpistas en Latinoamérica ganarían legitimidad o credibilidad “democrática” con una alianza con la dirigente demócrata. Hillary es la pieza clave que necesitan las derechas emergentes en América Latina. Con Trump no es tan factible esa pax mafiosa. La alianza con un Estados Unidos gobernado por el republicano despertaría descontento e intranquilidad social. Y naturalmente que ese es un escenario indeseable para las élites latinoamericanas.

El triunfo de Hillary inhibe la posibilidad de una radicalización de las agendas sociales en América Latina. Hillary es la condición de la posibilidad de alcanzar un consenso continental oligárquico, de establecer un orden regional unificado profundamente derechizado donde la neoliberalización y la reedición de la criminal doctrina Monroe arrollarían sin obstrucciones.

Blog del autor: http://lavoznet.blogspot.com.ar/2016/05/el-rompecabezas-continental-acerca-de.html

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Agencia Paco Urondo
El vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, participó de una exposición sobre “Restauración conservadora y nuevas resistencias en Latinoamérica” en el marco del lanzamiento de la Fundación Germán Abdala, una iniciativa conjunta de ATE Capital y UTE Capital. El evento se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y contó con la participación del sociólogo y politólogo brasileño Emir Sader y el filósofo y politólogo Eduardo Rinesi.

García Linera comenzó aclarando que “no estamos en un buen momento, claro. Tampoco es un momento terrible. Es un momento de inflexión histórica. Después de diez años de intenso avance de gobiernos progresistas y revolucionarios se ha detenido, y en algunos casos retrocedido. Hay que hacer un análisis de plaza: las fuerzas y el escenario real, sin ocultar nada.”

Si bien consideró que existe “un ataque contra la década dorada, virtuosa de América Latina, de doce o trece años en que el continente ha vivido los momentos de mayor autonomía y soberanía desde la fundación de sus estados”, centró su exposición en el análisis y la autocrítica de los procesos progresistas latinoamericanos. “La derecha siempre buscará sabotear estos procesos populares, tenemos que evaluar nuestros límites y tropiezos”, agregó.

El vicepresidente boliviano puntualizó seis límites de estos procesos latinoamericanos:

“1. Contradicciones al interior de la economía, como si le hubiésemos dado poca importancia. Cuando uno es opositor importa más el discurso, tener ideas y propuestas de economía más o menos creíbles. Cuando uno se vuelve estado, la economía se vuelve lo decisivo. Es la base de cualquier proceso revolucionario. Cuidar la economía y ampliar procesos de redistribución y crecimiento. Las mismas preocupaciones tenía Lenin. En la posguerra se ocupa de la gestión económica. La economía social y comunitaria sólo podía surgir en un contexto internacional, mientras tanto había que resistir con el poder político en manos de los trabajadores revolucionarios. En la economía nos jugamos nuestro destino. Si no hay satisfactorios básicos, ningún discurso sirve, por muy esperanzador que sea.

“2. En economía, algunos de los gobiernos han adoptado medidas que han afectado al bloque revolucionario, potenciando al bloque conservador. Gobernar para todos no significa entregar los recursos o tomar decisiones que debiliten tu base social, que serán los únicos que saldrán a la calle cuando las cosas se pongan difíciles.
Debemos tener una opción preferencial por los trabajadores y humildes. La derecha nunca es leal, no se puede hacer políticas intentando ganar su favor.
Los empresarios nunca estarán de nuestro lado, cuando a los sectores populares los ven débiles no dudan en clavarles un puñal. Podemos neutralizarlos.
Desde una ultra izquierda critican no avanzar con el fin del capitalismo. Tontos. No es un tema de decretar el fin de mercado, el mercado va a seguir estando aunque decretemos su fin. Ningún país puede volverse autárquico. La revolución es continental o mundial, o caricatura de revolución.
El poder político duradero viene acompañado por el poder económico de los sectores revolucionarios. El Estado no puede sustituir a los trabajadores. Tarde o temprano debe disolver el poder económico en los sectores subalternos. Así se pasará de posneoliberalismo a poscapitalismo.

“3. Enfrentamos la redistribución de la riqueza sin politización social. Llevamos a cabo una ampliación de sectores medios, pero si esto no se acompaña con politización, no ganamos la lucha de sentido. Esa clase media será portadora del viejo sentido común conservador.
No es un tema de discurso sino de nuestros fundamentos íntimos. En este sentido lo ideológico se vuelve decisivo. Es necesaria una profunda revolución cultural de las lógicas con las que organizamos nuestro mundo. Debemos llevar los espasmos democráticos a un nivel más profundo. Ahí estamos atrasados y la derecha ha tomado la iniciativa. Debemos retomar la iniciativa en las universidades, los medios de comunicación, las redes sociales. Es en el trabajo cotidiano en la base donde uno gesta sentido común. Cuando hay un vacío dirigencial, lo llena la derecha. Por eso es tan importante un buen diputado como un buen dirigente barrial o estudiantil.

“4. Hubo una débil reforma moral. La corrupción es un cáncer que corroe la sociedad hace décadas. La derecha lo hizo de manera institucionalizada, privatizando y haciendo sus fortunas con el Estado. Así como damos ejemplo de restituir los bienes públicos, en nuestro comportamiento nunca debemos abandonar la humildad, austeridad y transparencia. Hay que demostrar con la vida cotidiana lo que uno propugna. No podemos separar lo que hacemos de lo que decimos.

“5. Algo que es particular de Latinoamérica, la continuidad de los liderazgos democráticos. Hay que convivir con el adversario vencido. Es parte de la democracia. Las constituciones tienen límites. Este es un tema nuevo por el que los revolucionarios no se preocuparon, no era necesario. Nos dicen que los populistas son caudillistas. Las revoluciones no las hacen las instituciones. No hay revolución verdadera sin líderes ni caudillos. No tengo la fórmula para resolver este problema. Quizás sea la importancia de trabajar liderazgos colectivos. Debe ser resuelto en el debate político para que los procesos no se trunquen.

“6. La débil integración económica continental. Políticamente hemos avanzado mucho, los bolivianos agradecemos esa solidaridad. Pero cada país ve su mercado, al ver otros mercados vemos limitaciones. Creo firmemente que Latinoamérica debe constituirse en un estado continental plurinacional que respete las estructuras locales con un segundo piso de instituciones financieras económicas y comerciales continentales. Unidos vamos a poder pisar fuerte en el siglo XXI.”

Más adelante en su exposición, García Linera se refirió al futuro de los procesos revolucionarios y progresistas del continente: “la derecha aprovecha estas debilidades. No debemos asustarnos ni ser pesimistas. Marx hablaba de la revolución como un proceso por oleadas. Cada una avanza más allá. Creo que estamos al fin de la primera oleada, y viene un repliegue. No sabemos cuánto durará. Pero habrá una segunda oleada, debemos prepararnos pensando qué hicimos mal en la primera. Esta segunda oleada tendrá un soporte que no cederemos: Cuba, Bolivia, Ecuador y Venezuela firmes.”

También señaló que “tocan tiempos difíciles, pero los revolucionarios vivimos de estos tiempos. ¿Acaso no somos los perseguidos, torturados y marginados? La lucha desde abajo dio paso a la década dorada. Traemos en el cuerpo las huellas de luchas y heridas de los ’80 y ’90. Si vienen esos tiempos, bienvenidos. Para eso está el revolucionario. Vencer, caer y levantarse hasta que se acabe la vida. Ese es nuestro destino.”

García Linera concluyó destacando: “tenemos algo que cuenta a nuestro favor. El tiempo histórico está de nuestro lado. Ellos no tienen proyecto de superación. Se anidan en los errores y envidias de lo pasado, son restauradores. Ya sabemos lo que hicieron ellos en el pasado convirtiendo los países en países miserables. Ellos son zombies, muertos vivientes. Nosotros somos el futuro, la esperanza. En diez años hicimos lo que no pudieron en cien años. Reconstruimos la patria y la sociedad civil. Hay que ser muy cuidadosos. Acumular fuerzas, saber que cuando uno pierde una batalla el enemigo se potencia. Saber calcular bien y poder obtener legitimidad. Preparémosnos por si dura uno o cuatro años esta batalla. Soportamos más de veinte años. Nosotros somos los abanderados del cambio, la derecha es abanderada del pasado. El continente está en movimiento.”

Fuente: http://www.agenciapacourondo.com.ar/politica/19573-ellos-son-muertos-vivientes-nosotros-somos-el-futuro

 

1384876_429324227179378_642979619_n

 

Los profesores nos volvieron locos
a preguntas que no venían al caso
cómo se suman números complejos
hay o no hay arañas en la luna
cómo murió la familia del zar
¿es posible cantar con la boca cerrada?
quién le pintó bigotes a la Gioconda
cómo se llaman los habitantes de Jerusalén
hay o no hay oxígeno en el aire
cuántos son los apóstoles de Cristo
cuál es el significado de la palabra consueta
cuáles fueron las palabras que dijo Cristo en la cruz
quién es el autor de Madame Bovary
dónde escribió Cervantes el Quijote
cómo mató David al gigante Goliat
etimología de la palabra filosofía
cuál es la capital de Venezuela
cuándo llegaron los españoles a Chile

Nadie dirá que nuestros maestros
eran unas enciclopedias rodantes
exactamente todo lo contrario:
unos modestos profesores primarios
o secundarios no recuerdo muy bien
—eso sí que de bastón y levita
como que estamos a comienzos de siglo—
no tenían para qué molestarse
en molestarnos de esa manera
salvo por razones inconfesables:
a qué tanta manía pedagógica
¡tanta crueldad en el vacío más negro!

Dentadura del tigre
nombre científico de la golondrina
de cuántas partes consta una misa solemne
cuál es la fórmula del anhídrido sulfúrico
cómo se suman fracciones de distinto denominador
estómago de los rumiantes
árbol genealógico de Felipe II
Maestros Cantores de Nuremberg
Evangelio según san Mateo
nombre cinco poetas finlandeses
etimología de la palabra etimología

Ley de la gravitación universal
a qué familia pertenece la vaca
cómo se llaman las alas de los insectos
a qué familia pertenece el ornitorrinco
mínimo común múltiplo entre dos y tres
hay o no hay tinieblas en la luz
origen del sistema solar
aparato respiratorio de los anfibios
órganos exclusivos de los peces
sistema periódico de los elementos
autor de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis
en qué consiste el fenómeno llamado es-pe-jis-mo
cuánto demoraría un tren en llegar a la luna
cómo se dice pizarrón en francés
subraye las palabras terminadas en consonante

La verdad de las cosas
es que nosotros nos sentábamos en la diferencia
quién iba a molestarse con esas preguntas
en el mejor de los casos apenas nos hacían temblar
únicamente un malo de la cabeza
la verdadera verdad de las cosas
es que nosotros éramos gente de acción
a nuestros ojos el mundo se reducía
al tamaño de una pelota de fútbol
y patearla era nuestro delirio
nuestra razón de ser adolescentes
hubo campeonatos que se prolongaron hasta la noche
todavía me veo persiguiendo
la pelota invisible en la oscuridad
había que ser búho o murciélago
para no chocar con los muros de adobe
ése era nuestro mundo
las preguntas de nuestros profesores
pasaban gloriosamente por nuestras orejas
como agua por espalda de pato
sin perturbar la calma del universo:
partes constitutivas de la flor
a qué familia pertenece la comadreja
método de preparación del ozono
testamento político de Balmaceda
sorpresa de Cancha Rayada
por dónde entró el ejército libertador
insectos nocivos a la agricultura
cómo comienza el Poema del Cid
dibuje una garrucha diferencial
y determine la condición de equilibrio

El amable lector comprenderá
que se nos pedía más de lo justo
más de lo que estrictamente necesario:
¿determinar la altura de una nube?
¿calcular el volumen de la pirámide?
¿demostrar que raíz de dos es un número irracional?
¿aprender de memoria las Coplas de Jorge Manrique?
déjense de pamplinas con nosotros
hoy tenemos que dirimir un campeonato
pero llegaban las pruebas escritas
y a continuación las pruebas orales
(en unas de fregar cayó Caldera)
con una regularidad digna de mejor causa:

teoría electromagnética de la luz
en qué se distingue el trovador del juglar
¿es correcto decir se venden huevos?
¿sabe lo que es un pozo artesiano?
clasifique los pájaros de Chile
asesinato de Manuel Rodríguez
independencia de la Guayana Francesa
Simón Bolívar héroe o antihéroe
discurso de abdicación de O’Higgins
ustedes están más colgados que una ampolleta

Los profesores tenían razón:
en verdad en verdad
el cerebro se nos escapaba por las narices
—había que ver cómo nos castañeteaban los dientes—
a qué se deben los colores del arcoiris
hemisferios de Magdeburgo
nombre científico de la golondrina
metamorfosis de la rana
qué entiende Kant por imperativo categórico
cómo se convierten pesos chilenos a libras esterlinas
quién introdujo en Chile el colibrí
por qué no cae la Torre de Pisa
por qué no se vienen abajo los jardines flotantes de Babilonia
¿por qué no cae la luna a la tierra?
departamentos de la provincia de Ñuble
cómo se trisecta un ángulo recto
cuántos y cuáles son los poliedros regulares
éste no tiene la menor idea de nada

Hubiera preferido que me tragara la tierra
a contestar esas preguntas descabelladas
sobre todo después de los discursos moralizantes
a que nos sometían impajaritablemente día por medio
¿saben ustedes cuánto cuesta al estado
cada ciudadano chileno
desde el momento que sale de la universidad?
¡un millón de pesos de seis peniques!

Un millón de pesos de seis peniques
y seguían apuntándonos con el dedo:
cómo se explica la paradoja hidrostática
cómo se reproducen los helechos
enuméreme los volcanes de Chile
cuál es el río más largo del mundo
cómo se reproducen los elefantes
inventor de la máquina de coser
inventor de los globos aerostáticos
ustedes están más colgados que una ampolleta
van a tener que irse para la casa
y volver con sus apoderados
a conversar con el Rector del Establecimiento

Y mientras tanto la Primera Guerra Mundial
Y mientras tanto la Segunda Guerra Mundial
La adolescencia al fondo del patio
La juventud debajo de la mesa
La madurez que no se conoció
La vejez
con sus alas de insecto.

tina_modotti_campesinoos_leyendo_el_machete_1928_fn_35319-1-de-1

Tina Modoti. “Obreros leyendo El Machete”

¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
En los libros se mencionan los nombres de los reyes.
¿Acaso los reyes acarrearon las piedras?
Y Babilonia, tantas veces destruida,
¿Quién la construyó otras tantas?
¿En que casas de Lima, la resplandeciente de oro, vivían los albañiles?
¿Adónde fueron sus constructores la noche que terminaron la Muralla China?
Roma la magna está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los construyó?
¿A quienes vencieron los Césares?
Bizancio, tan loada,
¿Acaso sólo tenía palacios para sus habitantes?
Hasta en la legendaria Atlántica, la noche que fue devorada
por el mar,
los que se ahogaban clamaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él sólo?
César venció a los galos;
¿no lo acompañaba siquiera un cocinero?
Felipe de España lloró cuando se hundió su flota,
¿Nadie más lloraría?
Federico Segundo venció en la Guerra de Siete Años,
¿Quién más venció?
Cada página una victoria
¿Quién guisó el banquete del triunfo?
Cada década un gran personaje.
¿Quién pagaba los gastos?
A tantas historias, tantas preguntas.

Nora Astorga, su Excelencia…..

 

 

Louis Nevaer es un promotor nato, de las letras, de las investigaciones comerciales, de la justicia, de las profundas vías políticas que caminan el mundo y sus fuerzas antagónicas. Son temas que le calzan, porque simplemente le apasionan. Me lo ha hecho saber y ahora me envia los datos de un nuevo suceso en su vida: el estreno de su oscura comedia…¿drama?: “Her Excellency”, donde se cuenta la real y terrible historia que dividió las relaciones Norte Sur e Imperio y coloniaje….

La obra se ubica en el “papel”, enviado, dirigido, automatizado de la embajadora de los Estados Unidos en la ONU Jeane Kirkpatrick y su contra-parte, la embajadora de Nicaragua Nora Astorga.

Nora Astorga, fue una de las tantas heroínas Sandinistas. Fue rechazada como embajadora de los Estados Unidos por la administración Reagan como castigo imperial por su rol activo en el asesinato de un general nicaragüense que procedía de la nómina de la CIA.

El gobierno Sandinista la envió después a las Naciones Unidas donde combatió en la escena internacional para derrotar a los Estados Unidos en la Corte Internacional. Nicaragua prevaleció, a través de sus palabras y acciones, con la Corte Internacional ordenando a la administración Reagan que pagara por los daños que los Estados Unidos le causó a Nicaragua.

Es allí donde la Kirkpatrick no descansaba en contrariar las partes investigadas de Nicaragua, sin embargo el trabajo de hormiga minuciosa, sencilla y de bajo perfil daban al traste a las contrariedades de la señora Kirkpatrick.

El escándalo de armas por rehenes ensombreció las políticas exteriores de Ronal Reagan.

Jeanne Kirkpatrick estaba en conflicto con Nora Astorga; las mujeres, apodadas “Amazonian bitches” (perras amazónicas) por los delegados de una organización dominada por hombres, chocaban ideológicamente cuando cada una trataba de influir en la opinión pública. Sus confrontaciones se volvieron legendarias mientras trabajaban febrilmente para prevalecer, cada una llegándose a respetar antes de que el destino interviniera.

Nora Astorga está siendo interpretado por la actriz latina Elaine del Valle, Jean Kirkpatrick por Sharon Talbot, Ronald Reagan por Bill Connor y Nancy Reagan por Donna del Bueno.

Esta en escena y los aplausos y excelente crítica no se ha hecho esperar.

El autor de la obra ha escrito más de 25 libros y cientos de piezas periodísticas en una carrera que abarca dos décadas.

Louis nos recuerda que está trabajando en otras 2 obras, una sobre los amoríos de Frida Khalo y Diego Rivera a su paso por las costas y haciendas henequeneras y otra cuyo sólo tema es terrible, haciendo que el teatro sea un componente de crónica y justicia, con la visión, documentada y detallada, de algunos seres que vienen a esta ciudad, Mérida y Estado, Yucatán en la búsqueda de placer infantil, de pederasta puro que llevó a crear una institución falsa para la venta corpórea de infantes. Aún el nombre y la entidad vigente de la supuesta ONG, nunca auditada por autoridades, quizá por temor a una estampida en huida de inversiones, sigue tomando como rehenes, a través de fiestas y brindis a toda una comunidad que desconoce fondo y forma. Pero que bueno que la hora del teatro y las letras llegan para denunciarlo. Espera Louis Nevaer que la justicia ponga balance y orden.

Gerardo Martínez.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.226 seguidores