Maracaibo, la fundada por todos, por paraujanos, por wayus, por piratas y conquistadores. Maracaibo la soñadora. La hecha a retazos como colchas de hablares, de diretes, de brollos, de sal y pimienta. Maracaibo la que no posee montañas ni rios. Maracaibo la del sol enardecido contra ella. La ciudad que comenzaba en los caños de los Háticos y se extendía como una culebrita hasta el Saladillo y el empedrao. Maracaibo la de las empanadas y las mandocas. Maracaibo la inventora, la mentirosa, la del grito farfullero. La santa y la puta. La amante del pirata que se fue allende y la dejó en espera. La de la iglesia, la de las iglesias: Santa Bárbara, Santa Lucia, Santa Chinita, Cristo de Aranza.

Maracaibo, la única, salerosa, salsosa, salitrera y saladillera.

Como no hay palabras que definan esta región antropológicamnte hablando les dejo un ramillete de imagenes, que la describirán como es debido.

Feliz cumpleaños número 479