Mes: mayo 2009

las exquisitas respuestas de la “Industria Cultural”

168387_21112007_Famosas GIF

No conformes con buscarlas operadas en extrema cirugia, se olvidan que los granos de arroz que tienen por cerebro necesitan pulimento.

He aquí la dicha de sus pensamientos. Admírenlo.

Pamela Anderson: “La contaminación no está dañando el ambiente. Son las impurezas que hay en el aire y en el agua”.
Jéssica Simpson: “23 años es ser viejo, es casi tener 25, que es como estar entre los 20 y 30”
Mariah Carey: “Quisiera ser tan flaquita como los niños de África, pero no con todas esas cosas y muerte”.
Jennifer López “No he cometido ningún delito, simplemente lo que hice fue no cumplir con la ley”.
Victoria Beckham: “Me visto provocativa, pero no de una forma obvia. Sexualmente provocadora en plan virginal”.
Britney Spears: “No he ido a Japón porque no como pescado. Y sé que el pescado es muy popular por África”.
Brooke Shields: “Fumar mata, y si te mueres has perdido una parte muy importante de tu vida”.
Shakira: “Me gustaría viajar a Roma, porque es la tierra donde nació nuestro Señor Jesucristo”.
Paris Hilton: Al preguntarle ¿Todas las bonitas son tontas?, dijo: “No, también hay feas que son tontas”.

Bloguera cubana Yoani Sánchez descubierta escribiendo sus artículos desde el wi-fi de hoteles

Contrasta con las denuncias que hace de no tener acceso a internet.

Guillermo Nova, para Prensa Web YVKE. Sábado, 9 de Mayo de 2009. 8:14 pm

cubana.jpg


Yoani Sánchez, bloguera cubana patrocinada por grupos europeos de ultraderecha, financiados a su vez por la administración Bush. ¿A quién quiere engañar? (Foto archivo)
La bloguera cubana Yoani Sánchez, conocida por el premio Ortega y Gasset que le otorgó el Grupo Prisa, bien remunerado y que suele darse a periodistas con un mayor currículo profesional, suele denunciar en sus artículos la falta de acceso que tiene a Internet, incluso afirmó que son amistades las que consiguen mandar por la red sus artículos manuscritos.

Pero cual sería la sorpresa cuando el miércoles 6 de Mayo, la prensa internacional acreditada en la Feria Internacional de Turismo de Cuba (Fitcuba 09), pudieron cruzarse con ella durante el almuerzo preparado en el hotel NH Parque Central de La Habana.

Con total tranquilidad estaba sentada en el salón del recibidor con su ordenador portátil y conectada a la red Wi Fi del hotel, el cual hay que pagar en divisa extranjera.

joani.jpg


Foto enviada de Yoaní usando el Internet inalámbrico de un hotel de la isla.
Se expuso ante los más de 180 periodistas que están acreditados a este evento, sin que nadie de la Seguridad del Estado la molestara, ni sufrió ningún acto de repudio por parte de la población, algo que ella denuncia en sus artículos que sufre continuamente.

La sorpresa y la desilusión fue grande entre algunos profesionales extranjeros cuyos periódicos le pagan por sus colaboraciones, y se sintieron engañados por sus quejas y lamentos ante la dificultad de acceso a Internet, llegando incluso a cuestionarse la veracidad de sus escritos.

Yoani Sánchez escribe en una página que se llama desdecuba.net, pero realmente no se hace desde la Isla, sino que el servidor está alojado en Alemania y registrado a nombre de Josef Biechele, el proveedor es la empresa Cronos AG Regensburg, la cual también aloja páginas web de ultraderecha y neonazis y que ha sido denunciada por Los Verdes. El patrocinador es IGFM y tiene como uno de sus portavoces al sajón Arnold Vaatz, esta empresa durante la administración Bush recibió millones de dólares en ayudas.

Tal vez su blog se llama Generación Y, por generación Yuma.

joani.jpg


Foto enviada de Yoaní usando el Internet inalámbrico de un hotel de la isla.

Cómo y para qué se fabricó la gripe porcina: El rol del Pentágono

Manuel Freytas*/IAR Noticias

Con la aparición cíclica de pandemias detonadas por la inseminación de virus patógenos en poblaciones civiles, se genera una campaña simultánea de “terror mediático” (con pánico e incertidumbre social) ejecutada por las grandes cadenas informativas internacionales, la que activa a su vez  una demanda comercial masiva de recursos y medicamentos para enfrentar la emergencia sanitaria, que moviliza  paralelamente un multimillonario negocio capitalista a escala global. En esa línea funcional (verificable y comprobable) se inscribe la aparición de la gripe porcina que ya circula por los cinco continentes del planeta.

Por Manuel Freytas (*)
manuelfreytas@iarnoticias.com
Informe especial

Vacuna

A la feroz manipulación mediática global con el “terror pandémico” de la fiebre porcina se agregan cada vez más, preguntas e hipótesis sobre el origen y posible utilización económica o política del virus patógeno, que van desde la lógica y el sentido común hasta teorías conspirativas de la más variada especie y procedencia.

Se habla, incluso, de distintas operaciones de “aprovechamiento” político y militar del virus cuyos objetivos van desde una “cortina de humo” para distraer la atención de la crisis global, hasta una estrategia  para crear un 11-S biológico” que justifique nuevas invasiones y “guerras antiterroristas”, un plan capitalista “malthusiano” para reducir la población pobre “sobrante“, o una maniobra comercial de los grandes laboratorios para generar demanda masiva de medicamentos y vacunas preventivas.

¿Que hay de verdad o de mentira en estas versiones?

En principio, y sobre la base de nuestras propias investigaciones, podemos concluir que todas las versiones (incluso las que el sistema llama “conspirativas” para descalificarlas) tienen una parte de verdad sobre el origen y el desarrollo de este fenómeno que ha copado las pantallas y los titulares de las grandes cadenas mediáticas internacionales.

De acuerdo con nuestra propia investigación, el actual proceso “pandémico” (en gestación) con la gripe porcina tiene vinculación con otros procesos donde los virusrecombinados” genéticamente en laboratorios fueron programados con la finalidad de lanzarlos  eventualmente contra poblaciones humanas para generar terror, confusión e incertidumbre.

Si bien hay hipótesis válidas que sostienen que la aparición de los virus patógenos (que ya han causado millones de muertos en el siglo pasado y en el presente)  como la fiebre española en 1918, la gripe Aviar o la gripe porcina, responden a causas emergentes de “contaminación industrial”, también existe una fundada cantidad de investigaciones y de denuncias científicas que prueban que los virus son originalmente programados mediante manipulación genética en laboratorios militares.

Hay un cúmulo de trabajos investigativos (esparcidos en la red y silenciados por la prensa del sistema) que demuestran que los virus inicialmente son utilizados para operaciones de exterminio en masa con la finalidad de control y de manipulación social de las poblaciones.

¿Pero con qué finalidad se realizan esas operaciones?

En primer lugar hay que precisar que las pandemias inducidas por manipulación genética responden a operaciones de control político y social ejecutadas por medio de agentes químicos o biológicos.

Como génesis funcional, el sistema capitalista imperial necesita dominar y controlar países y sociedades (por vía militar, política y social) para poder seguir generando rentabilidad y concentración de riqueza en pocas manos.

La guerra biológica o la guerra química , son parte indivisible de las guerra militar para controlar países y poblaciones. Todas a su vez, se sintetizan en la guerra psicológica para controlar y dominar la mente humana con fines del control político y social sin el uso de las armas (Guerra de Cuarta Generación).

La guerra biológica por medio de agentes genéticos orientados al exterminio masivo de poblaciones es un soporte activo de la guerra militar y de la guerra psicológica. Cuando está al servicio de la guerra psicológica, la guerra biológica se convierte en bioterrorismo, y cuando sirve a la guerra militar se convierte en operación de exterminio con uso de agentes biológicos.

Esta tesis es la que sostiene la teoría de que la creación y diseminación de los virus patógenos en poblaciones humanas respondieron inicialmente a objetivos militares. O sea que, y bajo el argumento de “defensa de la seguridad nacional”, la manipulación genética y los programas de “recombinación” de virus fueron (y son realizadas) en laboratorios militares.

Las “guerras silenciosas” de exterminio poblacional por medio de agentes biológicos o químicos se originan dentro de los planes y estrategias del Pentágono para preservar la seguridad de EEUU, la potencia regente y dominante del sistema capitalista a escala global.

Y como vivimos dentro de un sistema capitalista centralizado por potencias hegemónicas (EEUU y las naciones centrales de Europa),  los programas de exterminio en masa con epidemias salen originalmente de los laboratorios militares del Pentágono y de los sectores de biodefensa europeos, principalmente Gran Bretaña.

Bajo el argumento de “prevenir ataques enemigos” con armas químicas o biológicas, el Pentágono ha diseñado -desde el siglo pasado hasta aquí- diferenttes programas de investigación y experimentación con virus inyectados primero en organismos animales, y luego lanzados contra organismos humanos.

Los experimentos del Pentágono y de los NIH-National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud, de EEUU) con restos congelados del virusde la gripe española de 1918 vienen siendo denunciados en diversos informes científicos.

Rima E. Laibow, doctor en medicina, jefe de la Natural Solutions Foundation, un observatorio ciudadano que vigila la industria farmacéutica, afirma: “Nuestra mejor estimación de inteligencia es que la Gripe Aviar pandémica ya ha sido creada mediante ingeniería genética en los Estados Unidos, fusionando el genoma mortal de la Pandemia de 1918, mal llamada ‘gripe española’, con el ADN del virus inofensivo H5N1 en un medio de crecimiento de células del riñón humanas, según los Institutos Nacionales de la Salud y el fabricante de la vacuna. Algunos virólogos creen que esto aseguraría que el virus mutante artificial reconoce las células humanas y sabe invadirlas”.

“El genoma de la pandemia de 1918, la llamada “gripe española”, fue resucitado recientemente a propósito por el gobierno de los Estados Unidos a partir de un cadáver congelado que murió de la gripe en 1918 en Alaska. A causa de aquella resurrección, tanto la Gripe Aviar como su “vacuna” son ahora una amenaza significativa contra la salud pública”, señala en un artículo el prestigioso analista  F. William Engdahl.

“El mismo Don Rumsfeld (ex secretario de Defensa de George W Bush)  llegó a presidente y accionista principal la empresa farmacéutica de California Gilead Sciences Inc., que desarrolló y patentó el Tamiflu en 1996, primero como una medicina para el SIDA, más tarde como una vacuna para la Gripe Aviar H5N1“, afirma

Pero si bien las pandemias tienen su origen en la manipulación genética militar orientada a construir armas biológicas para ser utilizadas con fines bélicos o de control social, fueron utilizadas luego para generar demandas masivas a la industria de la salud controlada por los grandes laboratorios de Europa y EEUU.

Aunque parezca macabro, todo lo que genera y organiza el sistema capitalista a escala global (a nivel militar, científico, político o social) se orienta generar condiciones de dominio y de control para extraer rentabilidad comercial.

B) El negocio capitalista con las pandemias

En este escenario dialéctico, se utilizan indistintamente desde conquistas militares, sometimiento de gobiernos civiles hasta pandemias, para el apoderamiento de mercados y comercialización de productos.

Y hay una prueba irrefutable: El costo y el impacto económico de la gripe porcina extendida como pandemia  podría derivar en un descomunal macro negocio capitalista financiero con el salvataje de los países afectados que ya se vislumbra con el caso de México.

Todo lo que se destruye hay que “reconstruir”, y todo lo que enferma hay que “curar”, es la máxima que sigue siempre el sistema capitalista para arrancar rentabilidad tanto de las crisis económicas, como de las catástrofes, las epidemias y las guerras. “Si no hay guerra hay que inventarla para hacer negocios”, es la máxima histórica de Rothschild, líder emblemático del sionismo financiero.

Ese axioma se extiende, por añadidura, a las pandemias donde -detrás del rostro humanitario de la “ayuda”- se monta un implacable negocio que sirve para reactivar ciclos parciales de la economía y la rentabilidad capitalista.

Las catástrofes y las pandemias -vale aclararlo- no solamente tienen un efecto en la salud, sino que además impactan en la economía por medio de los recursos financieros que se utilizan para erradicarla o del impacto que producen en todo el sistema económico.

Una crisis pandémica, una crisis económica o una guerra movilizan multimillonarios recursos financieros para enfrentarla.

La producción de vacunas y medicamentos para emergencias pandémicas es una empresa capitalista global en la que participan los gobiernos y las corporaciones privadas,  en operaciones coordinadas por la OMS.

La directora de investigación para vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie Paule Kieny, informó el viernes que en unas pocas semanas la industria farmacéutica dejará de producir vacunas contra la gripe estacional y se abocará a la producción de vacunas del nuevo virus A H1N1.

Además, desde la alarma creada hace unos años por una posible pandemia de gripe aviar, se establecieron planes de contingencia a nivel mundial  y se construyeron instalaciones para la producción masiva de medicamentos.

Warren Buffet ,el segundo hombre más rico del mundo, informó el lunes 4, que su conglomerado financiero, Berkshire, que genera casi la mitad de sus negocios en el área de seguros, consideraría ofrecer pólizas de seguro contra una potencial pandemia de gripe si se le paga lo suficiente.

“Podrían conseguir que redactemos una póliza sobre la potencial pandemia actual”, dijo Buffett, aunque “puede que no les guste” la tarifa de Berkshire. “Se necesita a alguien con un verdadero sentido de las probabilidades” para redactar pólizas de esa naturaleza, declaró el emblemático gurú del lobby sionista neoyorquino.

La pandemia de la gripe porcina constituye una mina de oro corporativa para el grupo de empresas de biotecnología. La UE ya ha dado luz verde para trabajar con la gran empresa farmacéutica para desarrollar una vacuna contra la gripe porcina”, señala por su parte  en un artículo publicado en Rebelión el profesor Michel Chossudovsky.

“Dado que la propagación de la gripe porcina parece ser mayor que la del SARS, las consecuencias económicas también lo serán. Las acciones de aerolíneas, hoteles y touroperadores han perdido más que lo que han ganado las de los fabricantes de medicamentos antivirales como Roche y GlaxoSmithKline”, señala en su edición de este lunes el Financial Times, emblemático vocero periodístico del sionismo financiero europeo.

El informativo Pacífica -elaborado por el colectivo periodístico con base en California Pueblos Sin Fronteras,- entrevistó a distintos expertos en Estados Unidos y México, quienes alertan sobre la elaboración de armas químicas en los laboratorios del Pentágono y los millonarios beneficios para las transnacionales farmacéuticas.

En este caso, para los laboratorios Gilead Sciences Inc. dirigidos por Donald Rumsfeld, que tienen los derechos sobre el fármaco “Tamiflu”, que se está vendiendo como remedio para la gripe y que ya hizo una recaudación multimillonaria con la gripe aviar.

Según un artículo firmado por la investigadora Silvia Ribeiro en La Jornada de México, “Con la epidemia, son también las trasnacionales las que más lucran: las empresas biotecnológicas y farmacéuticas que monopolizan las vacunas y los antivirales.

La pandemia con la gripe porcina (el producto) genera demanda masiva de medicamentos y vacunas preventivas, y genera simultáneamente una demanda masiva de recursos infraestructurales,  tecnológicos y financieros para asistir las poblaciones afectadas escala global (la comercialización).

Esos recursos (dinero, financiación, medicamentos, alimentos, reconstrucción de infraestructura, etc.) son provistos y financiados con fondos públicos y garantía de los gobiernos, pero quienes hacen el negocio son las grandes corporaciones bancarias, alimentarias, tecnológicas y los laboratorios que intervienen en las operaciones.

Las mismas corporaciones y bancos trasnacionales de los llamados “complejos militares industriales” que lucran con las guerras y las “reconstrucciones” también reciclan rentabilidad comercial con las catástrofes y las pandemias donde -en su carácter de “contratistas” con el Estado- se convierten en proveedores de los recursos de la ayuda.

Esta es la mejor prueba de que las epidemias con virus mutantes (originalmente programadas con fines militares), derivan primero en un negocio  de los laboratorios (que venden las vacuna preventivas y los medicamentos terapéuticos), y luego se convierten en un  macro negocio capitalista en gran escala.

C) Los procesos encadenados con la gripe porcina

De acuerdo con nuestras investigaciones y análisis comparativos de distintos informes y trabajos científicos que abordan el tema, el virus de la gripe porcina (así como otras pandemias)  fue diseñado, experimentado y difundido, siguiendo los siguientes patrones en orden secuencial:

1) Fabricación del virus patógeno (mediante experimentos militares secretos realizados bajo el argumento de la “seguridad nacional”) – Pentágono y complejos de la Defensa nacional de USA y Europa.

2) Fabricación de la pandemia (inoculación del virus en poblaciones mediante operaciones secretas) – CIA y estructuras de inteligencia estadounidenses y europeas.

2) Fabricación (en curso) de la vacuna preventiva (con utilización de información secreta militar filtrada) – Grandes laboratorios con lobbies de influencia en la Casa Blanca y el Pentágono.

3) Fabricación del “terror” para generar demanda comercial de la vacuna (mediante campañas psicológicas mediáticas) –Grandes cadenas mediáticas de Europa y EEUU.

5) Fabricación del proceso de comercialización (Mediante el Estado y las empresas privadas) – Estados / empresas privadas / OMS.

E) Los actores económicos

En el proceso de aprovechamiento (económico-financiero) de las pandemias intervienen cuatro actores principales:

Los Estados (que emprenden planes de emergencia sanitaria para erradicar la pandemia), los grandes laboratorios que hegemonizan el negocio de la salud, las grandes  corporaciones empresariales que intervienen en la provisión de recursos infraestructurales, y las organizaciones mundiales de la salud encabezadas por la OMS.

Generada la pandemia (y como está sucediendo)  los Estados traccionan fondos públicos orientados a los planes de contingencia sanitarios.

Ante la demanda masiva, los grandes laboratorios comienzan la experimentación, fabricación y ventas en gran escala de vacunas preventivas y de todo el espectro de medicamentos asociados con las campañas sanitarias.

Las grandes corporaciones empresariales reciben a su vez demandas masivas de servicios, productos o tecnología, destinados a los planes de infraestructura de emergencia sanitaria
a escala global.

Las organizaciones mundiales de la salud (con la OMS a la cabeza) inician, por su parte, un proceso de demanda de vacunas y medicamentos, así como de infraestructura, destinado a la implementación de planes de emergencia sanitaria en los países más pobres del planeta.

Si bien todavía no tiene números, este proceso de comercialización con la pandemia de gripe porcina (o de otras que pudieran surgir por mutación de virus) moviliza un multimillonario negocio capitalista “diversificado” a escala global alimentado con fondos públicos extraídos de los impuestos aportados por toda la sociedad.

Resumiendo el proceso:

Los virus patógenos se recombinan y experimentan en biolaboratorios militares, y luego (mediante sus lobbies en la Casa Blanca y el Pentágono) los grandes laboratorios acceden a las fórmulas y fabrican vacunas preventivas y medicamentos.

Luego, con la aparición de la pandemia detonada por la inseminación del virus en poblaciones civiles, y con una campaña simultánea de “terror mediático” (con pánico e incertidumbre social) ejecutado por las grandes cadenas mediáticas, se genera una demanda comercial masiva que activa a su vez un macro negocio capitalista a escala global.

Ese es el objetivo (emergente) central de los exterminios masivos programados con los virus patógenos, incluida la gripe porcina.

*****

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google
y en IAR Noticias.

La peste Borbónica

Por: Carlos de Urabá


Los que se pensaban que la gripe porcina era el no da más, una epidemia demoniaca, un castigo bíblico, se equivocan. Desde hace siglos España padece con virulencia la peste borbónica, un virus asesino que se inserta en el cerebro destruyendo lentamente la dignidad humana. Este síndrome incurable manipula las conciencias hasta convertir a las víctimas en meros fantoches de sus veleidades.

La peste borbónica se gestó en la edad media en las casas reales europeas. Poco a poco las cepas se fueron cruzando hasta forjar la actual dinastía de bastardos reyezuelos. La célula madre desencadenante de la hecatombe se llamó Felipe de Anjou, quien procedía de la rama de los gabachos Capetos cuyos símbolos son el águila bicéfala y la flor de lis. Podemos afirmar con rotundidad que la trasmisión de la peste se produjo por vía seminal pasando el poder absolutista de padres a hijos como dogma de fe de la monarquía hereditaria. De ahí que en sus cachorros la tara genética se encuentre extremadamente marcada. Esta pandemia se ha desarrollado con en distintos reinos de Europa, incluso ha inoculado su ponzoña en tierras de ultramar, las Indias y Filipinas. Las consecuencias de dicho mal han sido desastrosas: siervos hambreados, despotismo feudal y la plebe embrutecida por la ignorancia y la opresión. En el siglo XVIII esta despreciable dinastía recaló en Navarra y en Francia. Se regaron como la pólvora por Castilla y Aragón, Luxemburgo y en el reino de las dos Sicilias. Bajo la bendición del pontífice romano ejecutaron con la espada y la cruz toda clase de injurias y tropelías.

Una de las cepas más detestables se le denominó Felipe V de España quien gobernó con furia bacteriana rodeado de una corte de aduladores y holgazanes dedicados a la farra y la bohemia. Las continuas mutaciones del virus dieron como resultado a un tal Carlos III, emérito gusano que fue retratado magistralmente por Goya en su cuadro del rey cazador. Es indiscutible que este renacuajo carecía de sano juicio pues su labio leporino y sus facciones de bobalicón revelan una personalidad lunática y esquizofrénica. Acto seguido con Carlos IV la saga alcanzó gran celebridad pues el muy fantoche se dedicó a las grandes francachelas y comilonas. El cuadro de la familia de Carlos IV pintado también por Goya describe a la perfección el carácter de estos zánganos de rancio abolengo. Pero quizás el rey de reyes, el campeón indiscutible sea su hijo Fernando VII, un repugnante monstruo con cerebro de chorlito parido en las caballerizas de palacio. Una vez más Goya con su insuperable pincel nos desvela el cretinismo agudo del gandul. Este bicho de poca monta fue depuesto por las tropas napoleónicas que traían los vientos liberadores de la revolución francesa. El fervor patrio del populacho y su fidelidad al incubo quedó patente en los sucesos del dos de mayo de 1808 cuando se inmolaron cientos de patriotas al grito de “vivan las caenas”.

El mejor caldo de cultivo de la peste borbónica han sido las borracheras y bacanales. De esta guisa fue concebida la reina Isabel II, conocida popularmente como la reina de los “tristes destinos”. De espíritu ninfomaníaco tuvo amoríos hasta con los bufones de la corte. Como no se podía esperar otra cosa la serenísima Reina engendró clandestinamente un hijo bastardo con el reputado militar Puig Moltó. Parece que el príncipe consorte Don Francisco de Asís le atraían más los machos cabríos y no le prestaba mucha atención a su bienamada. Las malas lenguas afirman que ese bellaco no es otro que Alfonso XII. Esta soberana se declaró muy católica y españolista y a fe que cumplió con su palabra pues durante su mandato no produjo más que cizaña y estiércol. La sucedió su ilustrísimo hijo Alfonso XII, el bastardo, quien escribió con sus pezuñas páginas gloriosas en la historia de España. Su principal obra fue haber procreado una manada de hijos naturales entre las que se destacó por su porte de paquidermo el idolatrado Alfonso XIII. Virus lujurioso y fornicador, un borrico entronizado que afirmó sin tapujos ser falangista de primera hora. Un monarca muy aficionado a la pornografía y las depravaciones sexuales. Este monigote se dio un autogolpe de estado- igual al que planificó su nieto Juan Carlos I el 23 de febrero de 1981 compinchándose con el dictador Primo de Rivera

Hasta que en el año 1931 la república española neutralizó el maleficio al ganar las elecciones generales. El piojoso de Alfonso XIII fue acusado de traición a la patria y degradado ipso facto. Inmediatamente se exilió en Roma encomendándose a la protección del Santo Padre. Instaurada la segunda república comenzaron a soplar en España aires de libertad, el pueblo recuperó la conciencia y logró despojarse del yugo atávico al que había sido sometido. Aunque no se tomaron las medidas profilácticas oportunas y en 1936 el letal virus nuevamente se reactivó. En España se reprodujo con saña el flagelo del fascismo. El general Franco tras dar un golpe de estado desató una guerra que sembró de muerte y destrucción el país. Durante más de 40 años España padeció una voraz epidemia denominada franquismo que provocó millones de muertos, torturados, desaparecidos y desterrados. Desde entonces esta cepa militarista continúa inoculada en la sangre de los ciudadanos Lo más preocupante es que este virus se ha aliado a la peste borbónica lo que ha traído como consecuencia su práctica inmunidad. Con astucia el generalísimo casó a su nietísima doña Carmen Martínez Bordiú con Alfonso de Borbón, heredero al trono de España y Francia, con la intención de entroncar genéticamente las dos cepas asesinas.

El dictador Franco en 1969 proclamó a don Juan Carlos de Borbón y Borbón rey de España y su directo sucesor. “Juráis por dios y por España defender los principios del movimiento nacional…” A este mentecato se le encomendó la misión de garantizar la unidad de los gérmenes y bacterias de la España imperial. Don Juan Carlos es un microbio corpulento amante de los siete pecados capitales, en especial el de la gula y la lujuria. Gracias a él la supervivencia del virus franquista está asegurada por los siglos de los siglos Su majestad se unió en santas nupcias con un exótico espécimen originario del Peloponeso llamado por los científicos Doña Sofía. De este enlace ha salido una descendencia muy variopinta de gilipollas y julandrones encabezados por Felipillo “el cornudo” felizmente casado con la anoréxica plebeya Letizia Ortiz, a ellos se suman la liendre de la infanta Cristina y la garrapata de la infanta Helena. La camada se rodea de lujos y excentricidades, sus delirios de grandeza y su egolatría son insaciables. El gobierno ha invertido millonadas de Euros para satisfacer todos sus caprichitos hasta el punto de dejar exhaustas las arcas del reino. Claro que este fenómeno no sería posible sin contar con el beneplácito de sus súbditos que aprueban todas las fechorías de los monarcas. No olvidemos que nuestra democracia constitucional defiende a capa y espada los privilegios reales por encima de todas las cosas. El pueblo no ha tomado las medidas de higiene necesarias, ha sido bastante tolerante y ahora va ser muy difícil eliminar estos parásitos. Encima la población mayoritariamente los estima y adora. El lavado cerebral ha surtido el efecto previsto. Aquí se puede aplicar muy bien ese refrán que dice que sarna con gusto no pica.

Para combatir la peste borbónica existen algunos tratamientos muy exitosos. El retroviral más eficaz es el llamado Tercera República, aunque también una buena dosis de a las barricadas no estaría mal, sin que falte una afilada guillotina para no dejar títere con cabeza. Esta peste endémica tiene unos síntomas muy característicos: sibaritismo, cretinismo, endiosamiento, narcisismo maligno y retraso mental profundo. Los efectos en el ser humano son devastadores pues poseído el cerebro de las víctimas ya es muy difícil extirpar el proceso degenerativo. Se ha demostrado que gracias a la alienación reinante éste se contagia fácilmente por vía televisiva, las revistas del corazón o en los programas de telebasura. De su letal veneno pocos se salvan. La vida de los virus borbónicos es muy placentera pues siempre están en las playas o en las estaciones de esquí disfrutando de unas merecidas vacaciones. Les encanta de juerga, los restaurantes de lujos, los hoteles cinco estrellas donde se codean de tú a tú con la jet set y a las mafias internacionales

Como medidas de urgencia para luchar contra el flagelo recomendamos la quema de banderas rojas y gualdas y las fotos de la familia irreal. Asimismo no estaría de menos incitar a la masa al motín y la rebelión. Este virus es muy chocarrero y su metamorfosis impredecible. Para colmo la burguesía españolista y el gobierno actual del piojoso Zapatero le hacen la corte, la clase política está completamente contaminada, son portadores activos del virus y se hace necesaria una purga a todos los niveles para erradicar el mal de raíz. Se ha demostrado que el mejor tratamiento de choque es el anarquismo radical, y en los casos más desesperados se recomienda leer a Bakunin, Kropotkin o Malatesta. Seguir al pie de la letra la consigna de ni dios ni rey ni amo es el mejor antídoto para prevenir el contagio de esta despreciable peste borbónica.

rebeldeya@yahoo.es