sudan-copia_p

19/01/11.- El Sur de Sudán, una de las regiones más pobres del mundo pero con una inmensa reserva de petróleo, podría convertirse en un nuevo país en pocos días, cuando se culmine el conteo de votos del referéndum celebrado el sábado pasado, cuando se votó por la separación del Norte.

90% de los sudaneses del sur, que viven con menos de un dólar diario, votaron masivamente el sábado y, según un informe de la comisión electoral de Sudán, es “aplastante” la intención de los pobladores de ser un Estado independiente del Norte.

El Estado Nuevo de Sudán, como se piensa llamar al país número 193 de las Naciones Unidas, “va a nacer como el Estado más pobre del mundo y totalmente vulnerable, porque no tiene liderazgo y va a ser muy fácil de manipular por las potencias extranjeras”, opinó el viceministro venezolano para África, Reinaldo Bolívar.

En Sudán del Sur se concentra 80% de las reservas petroleras del país, que alcanzan seis mil 700 millones de barriles. Actualmente la producción es de 400 mil barriles diarios. Sin embargo para Raimundo Kapchi, analista internacional, el proyecto diagramado por las potencias extranjeras sobrepasa “los dos millones de barriles de petróleo diarios” en la región.

Divididos por las potencias

Luego de medio siglo de guerra civil en Sudán, en 2005 se firmó un acuerdo de paz entre las regiones Sur y Norte, en el cual se estableció la distribución igualitaria del ingreso petrolero y llevar a cabo un referéndum para consultar a la población del Sur si desea la separación con el Norte.

Este referéndum fue avalado por las Naciones Unidas y por las potencias occidentales, principalmente Estados Unidos.

Según el analista Raimundo Kabchi, el imperio norteamericano ha intervenido en el ánimo de los pueblos mediante una campaña internacional para hacerle ver a los sudaneses, tanto del Norte como del Sur, que “a través de la separación, de la presunta independencia y la soberanía se solucionarían todos sus problemas, cuando el interés es precisamente dividir para reinar”.

Kabchi comparó la presente campaña internacional en favor de la separación de Sudán con la creación del Estado de Israel en territorio palestino.

“Estos mismos sectores internacionales le hicieron ver a los palestinos que si aceptaba la creación de Israel y firmaban convenios con este país iban a tener vergeles en su tierra, iban a tener una prosperidad sin igual. Y tantos años han pasado y lo que tenemos es hambre, destrucción, desempleo y agresión constante”, según Kabchi.

Ya están en el Sur

Desde hace pocos años, diversas potencias extranjeras se encuentran asentadas en los yacimientos y refinerías extranjeras, como Rusia, Japón y Holanda, pero sobre todo China, potencia que consume 65% de la producción de crudo de Sudán.

Muchas potencias mundiales y regionales se han preparado para su independencia, habiendo abierto consulados en la capital de Sudán del Sur, Juba, que pueden convertirse en embajadas, entre estas Estados Unidos, China, Reino Unido, India, Sudáfrica, Kenia, Brasil, Francia e Irán.

Israel, por su parte, tiene un gran interés en la fuente hídrica que representa el río Nilo.

Problemas futuros

El petróleo sudanés, el cual no es tan liviano como el de Libia pero es equiparable al de Arabia Saudita, se refina al Norte de Sudán, desde donde sale al mercado por el Mar Rojo.

A partir de su separación del Norte, Sudán del Sur “va a tener autonomía para decidir a quién le vende su petróleo y dónde lo refina. Pero los primeros años seguramente va a tener que seguir utilizando toda la estructura petrolera creada como estado unitario”, afirmó el viceministro para África, Reinaldo Bolívar.

Por otra parte, la división en dos naciones podría provocar que tribus que se encuentran en la zona fronteriza se vieran afectadas y “esto pone en peligro la estabilidad en la región”, según afirmó Kabchi.

“El Estado del Nuevo Sudán, luego de significar el fin del conflicto, va a significar el inicio de nuevos y graves conflictos, habida cuenta de la injerencia internacional, sobre todo, de las grandes corporaciones”, auguró este analista internacional.

____

Saharauis esperan por autodeterminación

Un conglomerado de organizaciones internacionales y de saharauis solicitaron a las Naciones Unidas, en carta abierta a su secretario general, Kofi Anan, “que se cumpla la legalidad internacional con la celebración del referéndum de autodeterminación sobre el Sahara Occidental, cuyo proceso se inició en 1991”.

Contrariamente a lo ocurrido en Sudán, donde la ONU avaló el referéndum de separación para controlar un territorio rico en petróleo pero escasamente poblado, lo que facilita su dominio, los intereses yanquis no permiten el regreso a su tierra “a miles de saharauis que desde hace más de 25 años esperan en las zonas más inhóspitas del desierto argelino”, según manifiestan en la carta.

“Los intereses familiares del presidente Bush y el entorno del emporio petrolífero –con el agravante de la relación profesional y personal del hijo de Bush con la empresa que acaba de lograr la concesión por parte de Marruecos, de prospecciones petrolíferas en las costas saharauis– no pueden ser determinantes del futuro del pueblo saharaui”, explica el documento.

Miguel Guédez/Ciudad CCS