mayo 2011


guerra-narco-mexico2

narcotrafico 

 

En las últimas semanas, cientos de miles de mexicanos han salido a las calles en marchas pacíficas, en las principales ciudades del país para pedir el cese a la guerra del presidente Felipe Calderón contra los carteles de las drogas. Las protestas reflejan la creciente insatisfacción del público con la guerra contra las drogas que sostiene Calderón y que, consecuentemente ha empeorado en lugar de reducirse narco-violencia.
De este sentimiento se han hecho eco los periodistas. Jorge Ramos, el principal presentador de noticias de Univision, ha investigado en expediente y señaló: " A Calderón le ha costado su estrategia más de 34.000 vidas en los últimos cuatro años, ha sido un completo fracaso."
El hecho de no detener la violencia ha catapultado a la seguridad pública a la cima de la lista de preocupaciones de los votantes antes de las elecciones del próximo año en México, superando incluso la ya malograda economía. Calderón llama al país a unificarse ante la misma sin resultados obvios y claros y con una población que desoye a su propio presidente. Pero hay una creciente presión, de factores externos e internos, para que los posibles aspirantes a la presidencia declaren, caso de ser elegidos, a proseguir la guerra contra las drogas.
Pero a medida que se acerca 2012, me pregunto: ¿México no tiene una opción?
No es así, me respondo.
¿La guerra de Calderón tiene éxito?…
Una cosa es criticar la guerra contra las drogas y otro ofrecer una solución viable. A su favor, Calderón ha reconocido errores en su campaña contra los cárteles de la droga, y, aún más importante es que ha llamado, una y otra vez a cualquier persona, en cualquier lugar, para que ofrezca posibilidades y alternativas viables. Esta modestia ha sido reconocida, posiblemente como positiva, por algunos sectores que le son críticos. En el diario Milenio, el columnista Héctor Aguilar admitió que, "no hay nadie y nadie propone una alternativa a la estrategia de Calderón".
Por el contrario, hay muchos que comparan la actual campaña de México con la de Colombia de hace más de una década, y son optimistas. Las autoridades mexicanas y los EE.UU., por ejemplo, argumentan que las políticas de Calderón han demostrado ser eficaces, según lo medido en las drogas incautadas, el dinero confiscado, señores de la droga detenidos o muertos y la interrupción constante de las organizaciones de los carteles que ha obligado a establecer sus operaciones en los Estados Unidos, América Central y lugares tan lejanos como Malasia y África Occidental.
Así es como Katherine Corcoran de la Associated Press resumió la situación el mes pasado, como: "los cárteles mexicanos de la droga ahora operan prácticamente sin inhibiciones en su patio trasero de América Central. Apoyado por los Estados Unidos. La represión en México y Colombia sólo han empujado a los traficantes a una región donde la corrupción es rampante, las fronteras carecen incluso de bandas mínimas para el control de la inmigración y a los locales le ofrece una infraestructura, social y de armas que ha instaurado un creciente crimen organizado. "El precio de este" éxito "ha sido, como Ramos señala con angustia – la violencia, la extrema violencia.
Pero a medida que los mexicanos comienzan a pensar acerca de las elecciones del próximo año, está la cruda realidad de que no importa quién sea elegido presidente, la guerra contra las drogas debería ser ajustada, pero no abandonada.
México es ahora fundamental para el comercio mundial de las drogas ¿Por qué? Porque en un mundo cada vez más interdependiente, México tiene la obligación con la comunidad internacional a participar plenamente en detener el comercio mundial de las drogas. Más importante aún, México tiene los Estados Unidos como un vecino – que es a la vez el mayor consumidor mundial de drogas ilegales, y una nación militarista que, con total impunidad, lleva a cabo acciones contra las naciones que considere una amenaza para su seguridad nacional. En pocas palabras, independientemente de los sentimientos de los poetas y periodistas – y los ciudadanos que todos los días marchan pacíficamente por las calles de las ciudades mexicanas – el gobierno no tiene otra opción en la materia, que proseguir en el enrevesado entramado que tiene entre manos.
Hay dos razones fundamentales por las que el próximo presidente de México va a mantener el rumbo. Más importante es la cuestión de la soberanía nacional. Es impensable que en México se establezca un “quid pro quo”, significando esto que se detiene a los militares durante la campaña y pedirle a los cárteles la suspensión de su violencia. La idea de contar con la cooperación del Estado norteamericano, para este momento, en suelo mexicano se torna irreal, con nebulosas y miedos colonizadores en regiones geográficas bajo el control de sindicatos del crimen organizado. La última vez que México renunció a la jurisdicción sobre su geografía, envalentonado colonos extranjeros establecieron una república separatista llamada la República de Texas.
En términos prácticos, si el próximo presidente de México quiere llegar a un acuerdo en el que no haya más secuestros, a cambio de que el ejército de regrese a sus cuarteles, ¿con quién debe a negociar? …La mayoría de los "más buscados" señores de la droga han muerto, han sido detenidos, enviados a los Estados Unidos para ser juzgados, o han huido de México y establecerse en otros países…
En segundo lugar, ¿qué pasaría si en el 2012, México decide hacer la vista gorda y permite que los carteles que operan con impunidad en los estados del norte prosigan sus ventas y distribuciones, a cambio de poner fin a los secuestros, tiroteos y la violencia?…
EE.UU. no se quedará de Estado canalla
Los Estados Unidos no se opondría a un estado sin escrúpulos para coexistir con el gobierno legítimo de México. Los Estados Unidos lanza misiles de crucero en el Sudán, ocupa Irak y la guerra se inicia en Afganistán. Además, desde 2001 las leyes financieras han cambiado en todo el mundo – en un intento desesperado por detener el flujo de narco dólares en el sistema bancario mundial. Todo lo que uno tiene que hacer es recordar que en marzo pasado, la contadora Wachovia, que ahora forma parte de Wells Fargo, estableció el mayor recurso interpuesto y ganado en juicios, en virtud de que los EE.UU deben hacer efectiva Ley de Secreto Bancario y "enjuiciamiento aplazado" mediante el pago de las autoridades federales de $ 110 millones en pérdidas, a las empresas coaccionadas a indicar sus excesivas ganancias. La DEA y el IRS Wachovia han sido acusados de lavado de miles de millones de dólares para los cárteles mexicanos de la droga.
Si los funcionarios federales de este implacable persecución, de las corporaciones estadounidenses vinculados con los traficantes de drogas, crean una situación donde las acciones de represalia que el gobierno de los EE.UU propone; todo hace pensar que harían ver a México representa como una "amenaza para la seguridad nacional." En otras palabras, si el próximo presidente de México abandona la guerra de Calderón, como Ramos sugiere, entonces México podría fácilmente ser declarado un "estado canalla" que pone en peligro la "seguridad nacional" de Estados Unidos, siempre un precursor de las acciones económicas y militares impuestas a diestra y siniestra en el mundo.
En el mejor de los casos, México puede ser sometido al caos financiero mientras las autoridades estadounidenses se mueven para aprovechar las cuentas bancarias utilizadas por los cárteles de la droga para blanquear su dinero. En el peor de los casos, México puede ser en sí ocupada militarmente por los Estados Unidos.
Nadie en México le gusta levantarse a las noticias horribles de violencia, asesinatos y la crueldad implacable que está pasando todos los días. Por otra lado cada vez más en los Estados Unidos está cansado de despertar y escuchar acerca de los detenidos en Guantánamo, los coches bomba en Irak y la búsqueda sin fin de Al Qaeda en Afganistán, para que ahora despierte escuchando de una guerra con su vecino país.
De hecho, los críticos como Ramos ingenuamente ofrecen una alternativa absurda: Que México debe renunciar a su soberanía para detener a delincuentes de organizaciones criminales. Esto lleva a pensar que Estados Unidos declarará a México como una nación rebelde que amenaza a sus intereses de seguridad nacional, De la misma manera que a Barack Obama le ha resultado imposible cerrar Guantánamo, le será imposible e improbable al próximo presidente de México poner fin a la guerra contra las drogas.

Louis Nevaer.

Publicado originalmente en New America Media
 
What Mexico Will Look Like in 2012

 What Mexico Will Look Like in 2012

 

New America Media, News Analysis, Louis E.V. Nevaer, Posted: May 27, 2011

In recent weeks, hundreds of thousands of Mexicans have taken to the streets in peaceful marches in scores of cities calling for an end to President Felipe Calderón’s war on drugs.
The protests reflect growing dissatisfaction among the public with Calderón’s drug war that has exacerbated rather than curtailed narco-violence.
This sentiment has been echoed by journalists as well. Jorge Ramos, the lead news anchor for Univision, has gone on record as saying, “Calderón’s strategy [against the drug cartels], which has cost more than 34,000 lives in the last four years, has been an utter failure.”
A failure to stem the violence has catapulted public safety to the top of the list of voters’ concerns ahead of next year’s elections in Mexico, trumping even the economy.Calderón will be termed out, but there is mounting pressure for would-be presidential hopefuls to declare that, if elected, they would call off the war on drugs.
But as 2012 nears, does Mexico have a choice? 
It does not.
Is Calderón’s drug war working?
It’s one thing to criticize the war on drugs and another to offer a viable solution. To his credit, Calderón has recognized errors in his campaign against the drug cartels, and, of even more significance, he has, time and again, invited anyone anywhere to offer a viable alternative.
This modesty has been acknowledged by critics. Writing in Milenio newspaper, Hector Aguilar conceded that, “there is nobody proposing an alternative to Calderón’s strategy."
By contrast, there are many who compare Mexico’s current campaign with that of Colombia’s more than a decade ago, and are optimistic. Mexican and U.S. officials, for instance, argue that Calderón’s policies are proving effective, as measured in drugs seized, money confiscated, drug lords arrested or slain and the constant disruption to the cartels’ organizations that has forced them to set up operations in the United States, Central America and as far away as Malaysia and West Africa.
This is how Katherine Corcoran of the Associated Press summed up the situation last month: “Mexican drug cartels now operate virtually uninhibited in their Central American backyard. U.S.-supported crackdowns in Mexico and Colombia have only pushed traffickers into a region where corruption is rampant, borders lack even minimal immigration control and local gangs provide a ready-made infrastructure for organized crime.” The price of this “success” has been, as Ramos points out with anguish — violence.
But as Mexicans begin to think about next year’s elections, there is the sobering reality that no matter who is elected president, the war on drugs may be tweaked, but it won’t be abandoned.
Mexico pivotal to global drug trade
Why? Because in an increasingly interdependent world, Mexico has obligations to the international community to participate fully in stopping the global drug trade.
More importantly, Mexico has the United States as a neighbor – which is both the world’s largest consumer of illegal drugs, and a militaristic nation that, with impunity, takes actions against nations it deems a national security threat.
Quite simply, regardless of the sentiments of poets and journalists – and everyday citizens who march peacefully through the streets of Mexican cities – the government has no choice in the matter.
There are two fundamental reasons why Mexico’s next president will stay the course.
Foremost is the matter of national sovereignty. It is unthinkable for Mexico to establish a quid pro quo, where the military’s campaign stops and the cartels cease their violence. The idea of having the Mexican state co-exist with nebulous geographic regions under the control of organized criminal syndicates is not in the cards. The last time Mexico relinquished jurisdiction over its geography, it emboldened foreign settlers to establish a breakaway republic – the Republic of Texas.
In more practical terms, should Mexico’s next president want to reach an agreement in which there were no more kidnappings, in return for the army returning to their barracks, with whom would he negotiate? Most of the “most wanted” drug lords are dead, have been arrested, sent to the United States for trial, or have fled Mexico and set up shop in other countries.
Secondly, what would happen if in 2012, Mexico decided to turn a blind eye and allow cartels to operate with impunity in the northern states, in exchange for an end to kidnappings, shootouts and violence?
U.S. won’t stand for rogue state
The United States wouldn’t stand for a rogue state to coexist alongside Mexico’s legitimate government. The United States launches cruise missiles into the Sudan, occupies Iraq, and initiates war in Afghanistan. In addition, since 2001 financial laws have changed around the world – in a desperate bid to stop the flow of narco-dollars into the global banking system. All one has to do is recall that last March, Wachovia, now part of Wells Fargo, settled the biggest action brought under the U.S. Bank Secrecy Act and "deferred prosecution" by paying federal authorities $110 million in forfeitures. The DEA and IRS accused Wachovia of laundering billions of dollars for Mexican drug cartels.
If federal officials are this relentless in prosecuting American corporations linked with drug traffickers, think of the retaliatory actions that the U.S. government would pursue should it conclude that Mexico represents a “national security threat.” In other words, if Mexico’s next president abandons Calderón’s drug war, as Ramos suggests, then Mexico could easily be declared a “rogue state” that threatens the “national security interests” of the United States, always a precursor to economic and military actions.
In the best-case scenario, Mexico would then be subjected to financial havoc as American authorities move to seize bank accounts used by the drug cartels to launder their money, paralyzing Mexico’s financial system. In a worst-case scenario, Mexico may itself be occupied militarily by the United States.
No one in Mexico likes waking up to horrible news about violence, slayings and the relentless viciousness that’s going on every day. Then again, I suspect everyone in the United States is tired of waking up and hearing about Guantanamo detainees, car bombs in Iraq and the never-ending pursuit of Al Qaeda in Afghanistan.
Indeed, critics like Ramos are naïvely offering an absurd alternative: That Mexico pursue a policy that will surrender its sovereignty to rogue criminal organizations, force the United States to declare it a rogue nation that threatens its national security interests, subject Mexico to economic sanctions and the possibility of being occupied (once more) by the United States. In the same way that Barack Obama has found it impossible to close down Guantanamo, so will Mexico’s next president find it impossible to end the war on drugs.

44308_149121571773355_145294742156038_350001_1117831_a

Abril 22, 2011
del Sitio Web PreventDisease

traducción de Adela Kaufmann
Versión original

El liderazgo no ha hecho nada para avanzar a la humanidad a largo plazo.

Desde los líderes mundiales hasta presidentes y primeros ministros, el liderazgo es a menudo guiados desde fuerzas influyentes exteriores que no podemos ver o escuchar. Una sociedad sin líderes permitiría a todas las personas en todo el mundo dirigir su propio desarrollo en lugar de dejar este papel otros.
Esto permitiría a la persona promedio ganar poder y capacitarla de increíbles y magníficas hazañas de logros personales capacitando simultáneamente a otros con el ejemplo. Se trata de quienes y qué somos… una especie construida para cooperar como grupo y predicar con el ejemplo, dentro de nuestro propio poder y la brújula moral.
El engaño de "la necesidad de un líder" ha sido taladrado en las mentes de la gente por partes interesadas y egoístas a través del tiempo.
Como resultado de este lavado de cerebro, se creó una mentalidad de dependencia de las personas de sus llamados líderes. Este antiguo paradigma creó dictadores, jefes, superiores, líderes, jerarquías, etc. Ha inyectado un sentido de impotencia entre la gente y ha empañado su comprensión y evaluación de sus propios potenciales.
El futuro verá la emergencia de nuevos paradigmas:

El paradigma del "pueblo" en general de la vida social y el paradigma "profesional" en la vida laboral.

Todo lo que necesitamos para el mantenimiento y el crecimiento de las sociedades y organizaciones es aceptar este nuevo concepto que cada ser humano es una "persona" y un "profesional".
Ningún ser humano es, ya sea jefe o subordinado, líder (excepto el suyo propio) o seguidor, dictador u oprimido, superior o subordinado, de mayor jerarquía o de inferior jerarquía, de alto intelecto o de bajo intelecto, etc.
Todas las personas son iguales e igualmente profesionales. Y tienen derecho a vivir su vida como tal.
La gente vivirá en paz unos con otros en sus vidas sociales y los profesionales manejarán todos aquellos dominios que necesitan ser manejados eficiente y efectivamente para que las personas puedan vivir en paz.
Aquello en lo que nos enfocamos en la sociedad se expande. Si nos enfocamos en guerras y violencia y en la resolución de conflictos de esa forma, nuestro mundo no cambiará nunca. Debemos mirar hacia adentro para encontrar soluciones pacíficas a fin de que lo único con quien podamos competir es con nosotros mismos.
La mayoría de los conflictos en la sociedad son cultivados por nuestros líderes, porque es más fácil controlar a los súbditos del reino es si están divididos sobre los temas. Cuando las personas están luchando entre sí, entonces no pueden organizarse para resistir a sus opresores. La tiranía se desarrolla en esta cultura de dividir y conquistar al enemigo. En un sistema donde un esquema de unos pocos elitistas sostienen y mantienen toda la riqueza para ellos mismos, las personas que son explotadas eventualmente se convierten en sus enemigos.

En las primeras etapas pueden usar el engaño para controlar a la gente, pero los recursos, entonces, se vuelven escasos escasean entonces la fuerza tendrá que ser utilizado en un estado policial.
La teoría prosocial (prosocial theory) es una visión de cohesión social, tanto a nivel micro como a nivel macro. Esto entonces va al corazón de una vida social saludable, la distinción entre una sociedad atomística o una sociedad orgánica:

una sociedad basada en la competencia o una sociedad basada en la cooperación.

La teoría prosocial hace hincapié en la importancia de esto último.
Como mínimo, este enfoque sostiene que las organizaciones de cualquier importancia en absoluto deben contener las variables antes mencionadas a fin de funcionar con eficacia, así como cumplir con las necesidades sociales y emocionales de sus miembros.
Estos dos sistemas de competencia se excluyen mutuamente. El modelo materialista está basado en la competencia y la conquista con el objetivo del control central total. El modelo integral está basado en la cooperación y la búsqueda de la armonía con el objetivo de la libertad individual y la preservación de los derechos humanos. Estas ideas no son compatibles y sólo una prevalecerá.
Nos hemos privado a nosotros mismos de nuestra espiritualidad a fin de adoptar el dogma materialista social de nuestros líderes. Si queremos derechos humanos debemos tratarnos unos a otros con respeto. El dogma social integral es simplemente que debemos ser sinceros y justos. Entonces nos volvemos libres para tener cualquier pensamiento espiritual que nos plazca.
Cuando nos enteramos de que estamos conectados con nuestros semejantes y con la naturaleza, somos capaces de hacer la transición del actual modelo social basado en la competencia al de una sociedad armónica basada en la cooperación.
Esa transformación comienza dentro de nosotros. Entonces, basados en ello, podemos reformar la manera en que se organiza el trabajo en la sociedad.
El trabajo debería permitirnos desarrollar nuestros talentos.
Sólo somos los líderes de nosotros mismos. Sólo podemos llevar a nuestro propio camino y el de nadie más. La razón por la que realmente no podemos guiar a otros seres humanos se debe a que ellos y sólo ellos, pueden pavimentar su propio camino. El futuro del mundo depende de seres humanos capacitando a otros para guiarse ellos mismos.
Será una sociedad sin líderes a su debido tiempo. Cuando esto suceda, los gobiernos caerán y nuestra estructura social entera va a cambiar. Será a doloroso y hermoso al mismo tiempo, que toda persona en la tierra tenga su propia soberanía y libertad.
Es algo que todos siempre han tenido, pero simplemente no lo sabían.
Su tiempo ha llegado.

Fuentes