44308_149121571773355_145294742156038_350001_1117831_a

Abril 22, 2011
del Sitio Web PreventDisease

traducción de Adela Kaufmann
Versión original

El liderazgo no ha hecho nada para avanzar a la humanidad a largo plazo.

Desde los líderes mundiales hasta presidentes y primeros ministros, el liderazgo es a menudo guiados desde fuerzas influyentes exteriores que no podemos ver o escuchar. Una sociedad sin líderes permitiría a todas las personas en todo el mundo dirigir su propio desarrollo en lugar de dejar este papel otros.
Esto permitiría a la persona promedio ganar poder y capacitarla de increíbles y magníficas hazañas de logros personales capacitando simultáneamente a otros con el ejemplo. Se trata de quienes y qué somos… una especie construida para cooperar como grupo y predicar con el ejemplo, dentro de nuestro propio poder y la brújula moral.
El engaño de "la necesidad de un líder" ha sido taladrado en las mentes de la gente por partes interesadas y egoístas a través del tiempo.
Como resultado de este lavado de cerebro, se creó una mentalidad de dependencia de las personas de sus llamados líderes. Este antiguo paradigma creó dictadores, jefes, superiores, líderes, jerarquías, etc. Ha inyectado un sentido de impotencia entre la gente y ha empañado su comprensión y evaluación de sus propios potenciales.
El futuro verá la emergencia de nuevos paradigmas:

El paradigma del "pueblo" en general de la vida social y el paradigma "profesional" en la vida laboral.

Todo lo que necesitamos para el mantenimiento y el crecimiento de las sociedades y organizaciones es aceptar este nuevo concepto que cada ser humano es una "persona" y un "profesional".
Ningún ser humano es, ya sea jefe o subordinado, líder (excepto el suyo propio) o seguidor, dictador u oprimido, superior o subordinado, de mayor jerarquía o de inferior jerarquía, de alto intelecto o de bajo intelecto, etc.
Todas las personas son iguales e igualmente profesionales. Y tienen derecho a vivir su vida como tal.
La gente vivirá en paz unos con otros en sus vidas sociales y los profesionales manejarán todos aquellos dominios que necesitan ser manejados eficiente y efectivamente para que las personas puedan vivir en paz.
Aquello en lo que nos enfocamos en la sociedad se expande. Si nos enfocamos en guerras y violencia y en la resolución de conflictos de esa forma, nuestro mundo no cambiará nunca. Debemos mirar hacia adentro para encontrar soluciones pacíficas a fin de que lo único con quien podamos competir es con nosotros mismos.
La mayoría de los conflictos en la sociedad son cultivados por nuestros líderes, porque es más fácil controlar a los súbditos del reino es si están divididos sobre los temas. Cuando las personas están luchando entre sí, entonces no pueden organizarse para resistir a sus opresores. La tiranía se desarrolla en esta cultura de dividir y conquistar al enemigo. En un sistema donde un esquema de unos pocos elitistas sostienen y mantienen toda la riqueza para ellos mismos, las personas que son explotadas eventualmente se convierten en sus enemigos.

En las primeras etapas pueden usar el engaño para controlar a la gente, pero los recursos, entonces, se vuelven escasos escasean entonces la fuerza tendrá que ser utilizado en un estado policial.
La teoría prosocial (prosocial theory) es una visión de cohesión social, tanto a nivel micro como a nivel macro. Esto entonces va al corazón de una vida social saludable, la distinción entre una sociedad atomística o una sociedad orgánica:

una sociedad basada en la competencia o una sociedad basada en la cooperación.

La teoría prosocial hace hincapié en la importancia de esto último.
Como mínimo, este enfoque sostiene que las organizaciones de cualquier importancia en absoluto deben contener las variables antes mencionadas a fin de funcionar con eficacia, así como cumplir con las necesidades sociales y emocionales de sus miembros.
Estos dos sistemas de competencia se excluyen mutuamente. El modelo materialista está basado en la competencia y la conquista con el objetivo del control central total. El modelo integral está basado en la cooperación y la búsqueda de la armonía con el objetivo de la libertad individual y la preservación de los derechos humanos. Estas ideas no son compatibles y sólo una prevalecerá.
Nos hemos privado a nosotros mismos de nuestra espiritualidad a fin de adoptar el dogma materialista social de nuestros líderes. Si queremos derechos humanos debemos tratarnos unos a otros con respeto. El dogma social integral es simplemente que debemos ser sinceros y justos. Entonces nos volvemos libres para tener cualquier pensamiento espiritual que nos plazca.
Cuando nos enteramos de que estamos conectados con nuestros semejantes y con la naturaleza, somos capaces de hacer la transición del actual modelo social basado en la competencia al de una sociedad armónica basada en la cooperación.
Esa transformación comienza dentro de nosotros. Entonces, basados en ello, podemos reformar la manera en que se organiza el trabajo en la sociedad.
El trabajo debería permitirnos desarrollar nuestros talentos.
Sólo somos los líderes de nosotros mismos. Sólo podemos llevar a nuestro propio camino y el de nadie más. La razón por la que realmente no podemos guiar a otros seres humanos se debe a que ellos y sólo ellos, pueden pavimentar su propio camino. El futuro del mundo depende de seres humanos capacitando a otros para guiarse ellos mismos.
Será una sociedad sin líderes a su debido tiempo. Cuando esto suceda, los gobiernos caerán y nuestra estructura social entera va a cambiar. Será a doloroso y hermoso al mismo tiempo, que toda persona en la tierra tenga su propia soberanía y libertad.
Es algo que todos siempre han tenido, pero simplemente no lo sabían.
Su tiempo ha llegado.

Fuentes