Mes: octubre 2011

Los macabros secretos de Hillary Clinton

image

Kaos en la Red

Quien exclamó ¡Guaaaaau!, con gran alegría, cuando le dieron la noticia de la cobarde golpiza y los balazos que causaron la muerte de Muammar al-Gaddafi, tiene una historia personal mucho más fúnebre.
1-. La amenaza
En una comparecencia, ayer, ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, presidida por la judía ultra-sionista de Miami, Ileana Ross-Lehtinen, el Canciller dijo:
–Nuestra posición ha sido la misma durante cincuenta años: Fidel Castro debe irse.
Es lo mismo que le dijo a Gadafi en febrero de este año y, hace unos días, a los gobernantes de Siria y Yemén.
Bueno, pero ¡¿quién recontracarajos le dijo a esta señora –mis lectores saben que detesto esta forma de lenguaje, pero a veces se me olvida– que tiene derecho a decidir quien debe gobernar o no a una nación o quien debe quedarse o irse nada menos que de su país de nacimiento?!
Veamos primero algo sobre sus cómplices y después sus muchos crímenes.
2-. ¡¿Ah, pero éstos son los que nos van a enseñar historia?!
Unas horas después del asesinato del presidente Gadafi (sí, ya sé que nunca fue presidente de Libia, pero de hecho gobernaba como tal; por eso y por respeto a su heroísmo le llamo así) dijo, entre otras cosas, Barack Obama:
–La muerte de Gadafi demostró que nuestro papel en la protección del pueblo libio para ayudarles a liberarse de un tirano, fue lo correcto. Estos éxitos son parte de una historia más amplia.
Esa protección significa que decenas de miles de seres humanos fueron asesinados en los ataques aéreos del Imperio y sus cómplices de la OTAN.
Refiriéndose a Irak, dijo Obama:
–Los últimos soldados estadounidenses cruzarán la frontera iraquí con la cabeza bien alta, orgullosos de su éxito.
No hay dudas que cruzarán la frontera con la cabeza bien alta para no ver el mar de sangre inocente que dejan a sus pies.
¿Cuál es la historia “más amplia” a la que se refiere Obama hablando del fin de la guerra en Libia? ¿La que le espera a Siria, Yemén, Argelia, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba y otros países que no se han sometido a la malvada insolencia del Imperio y sus lacayos?
Insistiendo en el tema de la historia, Obama dijo, hace unas semanas, que se oponía al levantamiento del embargo hasta que Cuba se sitúe del lado de la historia.
Como se sabe, ese bloqueo es condenado por el mundo entero, como vimos una vez más en Naciones Unidas hace tres días, menos por los regímenes de Estados Unidos e Israel.
En una encuesta realizada hace poco –creo que fue hecha por el diario USA-Today– más del 90% de los encuestados de este país se opone al embargo económico a Cuba. En varias encuestas realizadas en los últimos años, un 65% de los emigrados cubanos de Miami se opone a ese bloqueo. Se cree que más de la mitad de las personas que viven en Israel pudiera estar en contra del embargo.
O sea que en cuanto a la guerra económica, desigual y cobarde, que le hace al pueblo de Cuba, el Imperio y el régimen lacayo de Israel –lacayo no, amo– se enfrentan al pueblo estadounidense, a cuatro millones de buenos israelitas, a los cubanos de Miami y al resto del mundo –Israel tiene casi 8 millones de habitantes: un 75% son judíos, un 20%, árabes y un 5%, de otras etnias–.
En ese resumen que hizo Obama sobre la guerra de Libia no hubo una sola palabra de compasión hacia los miles de civiles inocentes que murieron en el conflicto, y ni una palabra de condena hacia los puercos cobardes asesinos que mataron a Gadafi de esa forma tan asqueante para todo ser humano que tenga, al menos, cierta decencia.
Unas horas después de las declaraciones de Obama, Mark Toner, vocero oficial del State Department, interpretando, por supuesto, las palabras del Canciller, dijo:
–La suerte de Gadafi muestra que a un puño de hierro suele esperarle un final amargo. Ésta debe ser una lección para los dirigentes de Siria y Yemén que, como él, están en el lado incorrecto de la historia y cuyos días están contados.
3-. El Imperio de la Ignorancia
Bueno, pero ¡¿quién le ha dicho a este par de cobardes que tiene derecho a interpretar quien está y no está del lado de la historia?!
Obama conoce un poco la historia de su país y nada de la historia del resto del mundo. Historia es la asignatura que menos se conoce en Estados Unidos. Eso lo sabe todo el mundo, no estoy descubriendo el Mediterráneo, ni siquiera El Laguito de Marianao.
No digo que Obama sea un necio, por supuesto que no. Quien tuvo ese origen y tiene esa raza, en un país tan dominado por el ultra-capitalismo y tan racista como éste, debe tener mucha inteligencia y habilidad para llegar adonde ha llegado, aparte de la ayuda monumental que en su meteórica carrera política le dio el sionismo.
La inteligencia de Obama, sin embargo, no tiene nada que ver con la cultura, sobre todo en historia. En ninguno de sus escritos, discursos ni comparecencias públicas, ni en los cinco libros que se le atribuyen y de los que es muy probable que sólo haya escrito “La Audacia de la Esperanza”, demuestra ser una persona ni siquiera de mediana cultura.
Conozco abogados de Harvard, graduados magna cum laude, que no saben quienes fueron Hamurabi, Justiniano ni Ulpiano ni lo que fue la Carta Magna.
Para nadie es un secreto que el 99.5% de los graduados de segunda enseñanza en este país no sabe nada de historia mundial, ni el 98% de los graduados universitarios que no hayan estudiado, específicamente, esa carrera.
Lo mismo se puede decir de geografía. En una encuesta realizada por The New York Times en marzo del 2,003, cuando se produjo la bestial invasión yanki a la cuna de la civilización y, miles de años después, la filosofía, el derecho, la medicina, la literatura, la astronomía, la arquitectura, el arte, etc. etc. etc., el 87% de los encuestados no sabía en qué continente está Irak.
Un pueblo que no conoce geografía no puede entender de geopolítica, o sea de los problemas políticos, económicos y sociales de los demás países.
4-. Los títulos del “tin marín de dos pingué, cuca la mácara títere fue”.
La culpa no es del pueblo, sino del sistema educacional tan deficiente que han impuesto las clases dominantes, en complicidad con todos los gobiernos que ha habido desde el origen de esta república, porque es mucho más fácil dominar a un pueblo ignorante que culto. Y porque es un pueblo tan arrogante que no se cree obligado a conocer lo que sucede ni sucedió en los demás países del mundo, ni siquiera su ubicación en el mapa, porque cree que el mundo comienza y termina en este país, lo que me recuerda aquella frase de Martí: cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea.
Por supuesto que ha habido y hay estadounidenses cultos y hasta geniales en varios campos de la cultura, sobre todo en ciencias. Pero es una minoría tan exigua que no llega ni a la centésima parte del 1% de la población.
En un país tan competitivo y exigente como éste, en que la mayoría de los trabajadores, para sobrevivir, tiene que cubrir doble turno y catorce o dieciséis horas de intenso trabajo, no hay tiempo para la lectura. Es más fácil por acá ver a Atila montando a caballo que a alguien leyendo un libro. Este es el país de los negocios, no la cultura. Aquí lo que es importa es el cash.
Muchos tienen la falsa percepción de que una persona es culta si tiene un título universitario. Los cultos son los que han estudiado por muchos años, dentro o fuera de la escuela, y en el caso de los que terminan carreras, si siguen leyendo porque si no lo hacen, a los pocos años se les olvida lo que han aprendido. Por lo regular, los más cultos son los auto-didactas porque estudian muchos años, no los pocos de la vida académica.
La cultura está en el estudio constante y sostenido, no en exámenes fugaces, y mucho menos si éstos son de esa estupidez a la que llaman multiple choice, o sea que después de la pregunta ponen varias respuestas y el estudiante tiene que escoger la correcta. Hay muchos que se han hecho profesionales de casualidad, colocando el dedo índice sobre las respuestas y diciendo “eeney meeney miney moe, catch a tiger by his toe“.
5-.Los crímenes del sionismo
De los gobernantes que ha tenido este país, el más sometido al sionismo, y por mucho, es Barack Obama.
Por el gran favor que le ha hecho al sionismo en Palestina, el Oriente Medio y Libia, y las amenazas a varios gobiernos anti-sionistas, pudiera decirse que su vasallaje a Sion, es mayor que los de Netanyahu y Lieberman.
Obama cumple al pie de la letra las órdenes del sionismo, al igual que Bush y los demás gobernantes de este país desde la creación del Estado de Israel, en mayo de 1948, y aun desde el origen del movimiento sionista, basado en las ideas de Teodoro Herzl a fines del siglo XIX, a pesar de que en su libro Der Judenstaat –El Estado Judío–, Herlz planteaba el regreso de los judíos a Palestina, ocupada entonces por el Imperio Otomano, para crear un Estado nacional en las tierras que habían formado, hace más de 3,000 años, el país al que hoy llamamos Israel, no que ese Estado se convirtiera en una nación imperialista que invadiría a otros países y les robaría sus tierras, ni mucho menos que controlase al gobierno de Estados Unidos, que ya se perfilaba como el futuro imperio más poderoso del mundo, al extremo de llevarlo, casi un siglo después, a guerras que el Imperio perpetró para defender, sobre todo, los intereses del sionismo.
Esa sumisión fue la que provocó el auto-atentado terrorista del 11 de Septiembre, las guerras de Afganistán, Irak, Pakistán y Libia, y la que pudiera provocar en Siria, Yemén, Argelia y Venezuela, porque los gobiernos de esos países se han enfrentado al sionismo.
El gobierno de Cuba no se manifiesta como enemigo del sionismo. Es el sionismo el que insiste en ser enemigo de Cuba, como vimos este martes.
Lo que ha sucedido en el mundo a partir de las 8:46 de la mañana del 11 de Septiembre del 2001 es culpa directa del sionismo, por eso fue que de los miles de judíos que trabajaban en las torres, sólo murieron unos 120 que, de seguro, no eran sionistas –120 fue la cifra que dio Bush, otros dicen que fueron menos de quince–. Y son 3,000 muertos en Estados Unidos, 1.500,000 en el Oriente Medio y, al menos, 40,000 en Libia.
Un río de sangre mucho más caudaloso que el Jordán.
6-. El vómito de las entrañas
Por esa ignorancia sobre el resto del mundo es por lo que cada vez que el Imperio interviene en un país provoca tantas muertes. Así sucedió en México, Filipinas, Corea, Santo Domingo, Vietnam, Camboya, Panamá, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia y otros países, y pudiera pasar bien pronto en Siria y Yemén, ya que, como hemos visto, la Cancillería imperial acaba de decir que los días de esos gobernantes están contados, o sea que les puede suceder lo mismo que a Gadafi.
Sospecho que ya pudieran estar entrenando a las hienas que van a matar a golpes a Bachar al-Asad y a Ali Abdala Saleh.
Hoy se sabe que todas las acusaciones de crímenes de guerra que se le hicieron a Gadafi fueron invenciones de los sionistas que dominan o tienen gran influencia en la prensa mundial. Fue mentira lo del bombardeo a Bengazi, fue mentira lo de que le daban viagra a los jóvenes soldados para que violaran a muchas mujeres, fue mentira lo de aquella fleterita con ojos de hambre que dijo que los hijos de Gadafi la violaron en un hotel de Trípoli lleno de periodistas extranjeros, fue mentira lo de las tumbas colectivas, fue mentira todo, enteramente todo.
Lo que no es mentira son los cientos de cadáveres, con las manos atadas en la espalda, que se están descubriendo en Sirte y sus alrededores, ni las decenas de miles de seres humanos asesinados por los aviones del Imperio y sus cómplices.
Una gran orgía de sangre que no es ajena a la orgiástica historia sanguinaria del Imperio y el sionismo.
Con una gente tan salvaje a nadie debe extrañarle que en Libia haya otra guerra civil, esta vez entre las distintas facciones que pelearon contra Gadafi.
La excesiva y en extremo vulgar e insolente guapería del Imperio y sus lacayos es lo más repugnante que hay en el mundo de hoy. Cuando uno ve las amenazas que le hacen al resto del mundo lo que siente es un gran deseo de vomitar y no de vomitar lo que uno acaba de comer sino de vomitar las entrañas con hígado, vesícula, esófago, intestino grueso y hasta el ombligo por la parte de adentro.
7-. Se indignan aun más los indignados
Mientras suceden estas infamias, el pueblo de Estados Unidos sigue protestando contra los crímenes de las corporaciones ultra-capitalistas que responden al Complejo Militar-Industrial-Terrorista.
En la madrugada de este lunes 24, unos 130 indignados fueron arrestados en un parque de Chicago. Se cree que fue una decisión del alcalde Rahm Israel Emanuel, el judío ultra-sionista que fue destituido por Bill Clinton de su cargo de Asesor de la Casa Blanca por ser demasiado guerrerista, y a quien Obama restituyó, elevándolo de posición, como Secretario de la Presidencia –Chief of Staff–, anuncio que hizo al día siguiente de las elecciones de noviembre del 2008 –creo que escribí varios artículos sobre aquello–.
El martes 25, en Seattle, en el extremo noroeste del país, unos ochenta indignados fueron sacados por la policía, a la fuerza, del parque en que trataban de quedarse hasta el día siguiente.
Antier, miércoles, 50 protestantes fueron arrestados en el Parque Woodruff de Atlanta.
El propio día, la Oficina de Presupuestos del Congreso de EU, informó que, de 1979 al 2007, se triplicaron los ingresos reales del 1% de los habitantes del país, mientras los del restante 99% se habían estancado o disminuido. El informe revela, además, que de 2005 a 2007, la quinta parte de la población ganó, en conjunto, mucho más que el restante 80%.
Nadie sabe, por ahora, hasta donde pueda llegar la indignación del pueblo estadounidense contra sus explotadores en la economía y verdugos en la guerra.
8-. Historia que conoce, mas no divulga, la prensa vendida.
Vayamos al grano: los sangrientos secretos no tan secretos de Hillary Clinton.
Ahora me doy cuenta que esto me va a tomar dos o tres artículos. Por lo pronto, éste es el primero, porque queda por hacer mucha historia nefasta de la señora que ríe cuando le dicen que una turba de forajidos ha asesinado a golpes a un gobernante.
Voy a comenzar exponiendo el Caso Vince Foster, y el viernes que viene hablaré de muchos otros hechos de sangre vinculados a Hillary Clinton.
9-. El asesinato de Vincent Foster, socio de Hillary y Asesor de la Casa Blanca
Hay muchos sitios en la red dedicados a la calumnia, otros muchos no. Entre estos últimos, el que más confianza me ofrece, sobre este caso criminal, es el de World Affairs Brief. Veamos algunos extractos de la información de este blog titulada “Government Cover-up: Vince Foster” –Encubrimiento del Gobierno: Vincent Foster– (las notas entre paréntesis son mías):
–Vince Foster was the man who knew too much –, fue el hombre que sabía mucho. Como antiguo socio de Hillary Clinton en el Bufete Rose –Rose Law Firm– y amigo de la mayor confianza de los Clinton, tenía un amplio conocimiento sobre los asuntos personales de la pareja y sus ilegales operaciones financieras. Conocía todas las actividades delictivas del Escándalo Whitewater, en que el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, en complicidad con su esposa, violó la ley al presionar a un banco para que le diera un préstamo ilegal de 300 mil dólares a sus asociados en un negocio de bienes raíces; la lucrativa venta de acciones de bolsa con la ayuda de personas nombradas por ellos; la corrupción de la Policía Estatal de Arkansas, que encubría todas las galanterías del Gobernador con mujeres jóvenes y bellas, y la complicidad de la CIA, el vicepresidente George H. W. Bush y el gobernador Bill Clinton, para introducir en EU enormes cantidades de cocaína pura a través del aeropuerto de Mena, en Arkansas (se refiere al Escándalo Irán-Contra, en que el Imperio le vendió armas a Irán para que matara iraquíesque, entonces, eran los aliados de Estados Unidos; el producto de esa venta se les entregó a los contra en su guerra contra la Revolución Nicaragüense y la contra le devolvió ese dinero al Imperio, llevando toneladas de cocaína pura desde Colombia a un aeropuerto privado de Costa Rica y, finalmente, al aeropuerto de Mena, a unas treinta millas al sur de Little Rock, capital de Arkansas)
–Vince Foster fue quien, a nombre de los Clinton, estableció cuentas secretas en los bancos de Suiza, hecho ilegal que hubiese bastado para que el Congreso hubiera destituido a Clinton pocos meses después de haber tomado posesión de la presidencia. Hubo indicios que investigadores del Congreso estuvieron a punto de descubrir estos hechos ilegales que pudieran ocasionar no sólo la caída del Presidente sino muchos años de presidio para los implicados, y Foster sintió miedo ante esa amenaza.
–De esa forma se estaba poniendo de acuerdo con algunos miembros del Congreso para declarar en contra de los Clinton, no sólo por lo de las cuentas bancarias de Suiza y lo de Whitewater, sino por otras acciones ilegales, como Travelgate, Troopergate, Aeropuerto de Mena, Venta Ilegal de Acciones de Bolsa y otros escándalos con vistas a lograr una exoneración o una sentencia muy reducida por tales delitos, equivalente a lo que se conoce como Regla 35. Por ello, Bill, Hillary o alguien muy allegado a ellos en la Casa Blanca decidió eliminar a Foster para proteger a la Primera Familia.
–Foster pudo haber sido asesinado por un sicario dentro de la Casa Blanca, su cadáver llevado al cercano Marcy Park y lanzado bajo los arbustos. Una pistola fue colocada en su mano derecha para que pareciera suicidio. Luego alguien manejó el coche de Foster y lo dejó en el estacionamiento del parque para que luciera que él había ido manejando hasta allí. Los asesinos cometieron numerosos errores que fueron encubiertos después del crimen, según se cree, por los Clinton, varios miembros de su círculo y oficiales del FBI.
–Existe la versión generalizada, además, de que fue la propia Hillary quien asesinó a Foster en el despacho de éste en la Casa Blanca.
–Los errores cometidos por los asesinos, y sus consecuencias, fueron, entre otros, los siguientes:
A) Varios paramédicos se dieron cuenta de que el arma en las manos de Foster fue cambiada después del crimen cuando el FBI se hizo cargo de la investigación.
B) Los paramédicos que llegaron a la escena del crimen vieron una herida en el cuello. El informe oficial dice que Foster se suicidó disparándose en la boca.
C) Un testigo declaró que el coche de Foster no estaba en el estacionamiento de Marcy Park en el momento del alegado suicidio.
D) Los paramédicos fueron sometidos a intensos interrogatorios del FBI para que cambiaran lo que habían dicho sobre la herida en el cuello, el tipo de arma y la posición del cadáver.
E) El FBI cambió el testimonio del testigo que había dicho que el coche de Foster, que salió en los periódicos después del crimen, no estaba en el estacionamiento cuando el cadáver fue descubierto.
F) Kenneth Starr, quien dirigió una investigación independiente del hecho, afirmó que se vio una cantidad considerable de sangre cuando el cuerpo fue descubierto. Se determinó después que la sangre sólo apareció cuando el cadáver fue trasladado.
G) Desaparecieron fotos sobre el cadáver en su posición original. Como en el caso del encubrimiento sobre el asesinato de Kennedy, las fotos que fueron presentadas como evidencias fueron las que se le tomaron después que se enmascaró con cirugía plástica la herida del cuello.
H) La Casa Blanca conocía la muerte de Foster antes de que el cadáver fuera descubierto en el Marcy Park.
I) La nota testamentaria de Foster fue falsificada y plantada en su oficina de la Casa Blanca después que los Clinton habían hecho desaparecer todas las evidencias y documentos que los incriminaban (hasta aquí lo que apareció en el sitio World Affairs Brief sobre el Caso Vince Foster).
Los muchos otros crímenes que se le achacan a esta señora y su esposo, que van a leer el viernes que viene, les va a hacer exclamar ¡Guaaaaaau!, pero con el rostro serio

Anuncios

Gadaffi: que los noticieros hablen…

 

Se ha convertido en pocas horas, en internet y otros medios paralelos,  una furia viral las verdaderas informaciones y conceptos acerca de Lybia y del asesinato de Gadaffi y algunos miembros de su familia.
Veamos el porque de la razón de su acoso y asesinato. Saque usted conclusiones y esperemos en las próximas horas los sucesos que se puedan acontecer.

 

 

EL DIA QUE MURIO LA CLASE MEDIA EN USA

 

Michael Moore

Traducción Jorge Anaya
De cuando en cuando, alguien menor de 30 años me pregunta: ¿Cuándo
empezó Estados Unidos a ir cuesta abajo? Dicen que durante mucho tiempo
oyeron que los trabajadores podían criar una familia y enviar a los hijos a
la universidad sólo con el ingreso de uno de los padres (y que en estados
como California y Nueva York la universidad era casi gratuita). Que
cualquier persona que quisiera un empleo con un sueldo decente podía
tenerlo. Que las personas trabajaban cinco días a la semana, ocho horas
diarias, tenían todo el fin de semana libre y vacaciones pagadas cada
verano. Que muchos empleados eran sindicalizados, desde los empacadores de
la tienda hasta el pintor de brocha gorda, lo cual significaba que, por
humilde que fuera el trabajo, uno tenía garantizada una pensión, aumentos de
sueldo ocasionales, seguro médico y alguien que lo defendiera a uno en caso
de recibir un trato injusto. Los jóvenes han oído hablar de ese tiempo
mítico, pero no es un mito: era real. Y cuando preguntan ¿cuándo terminó?,
les contesto: El 5 de agosto de 1981. En esa fecha, hace 30 años, las
grandes empresas y la derecha decidieron dar el golpe: ver si podían
destruir la clase media para volverse más ricos. Y lo han logrado.
El 5 de agosto de 1981, el entonces presidente Ronald Reagan despidió
a todos los miembros del sindicato de controladores aéreos (PATCO),
que desafiaron su orden de regresar al trabajo, y declaró ilegal al
sindicato. Llevaban apenas dos días en huelga. Fue un acto audaz y
descarado. Nunca nadie lo había intentado. Lo que lo hizo aún más audaz fue
que PATCO había sido uno de los tres sindicatos que respaldaron a Reagan
para presidente. Una ola de conmoción sacudió a los trabajadores en todo el
país. Si Reagan hizo eso a quienes estaban con él, ¿qué nos hará a
nosotros? Reagan fue impulsado en su candidatura presidencial por la gente
de Wall Street, que junto con los cristianos de derecha quería restructurar
el país y revertir la tendencia iniciada por el presidente Franklin
Delano Roosevelt, dirigida a mejorar la vida del trabajador promedio. Los
ricos odiaban pagar mejores salarios y prestaciones, y más aún pagar
impuestos; además, despreciaban a los sindicatos. Los cristianos de derecha
detestaban todo lo que les sonaba a socialismo o a tender la mano a las
minorías o a las mujeres.
Reagan prometió poner fin a todo eso. Así que, cuando los controladores
se pusieron en huelga, vio llegado el momento. Al deshacerse de ellos
y proscribir su sindicato, envió un mensaje claro y fuerte: los días en
que todos llevaban una confortable vida de clase media habían terminado. De
allí en adelante, Estados Unidos sería gobernado en esta forma: * Los súper
ricos ganarán más, mucho más, y el resto de ustedes luchará por las migajas
que sobren.
* ¡Todos a trabajar! Mamá, papá, los adolescentes de la casa.
¡Papá, consigue un segundo empleo! ¡Niños, allí está la cadena para la
puerta! Tal vez sus padres regresen a tiempo para llevarlos a acostar. * 50
millones de personas quedarán sin seguro médico. Y las
compañías aseguradoras pueden decidir a quién ayudar… o no. * ¡Los
sindicatos son malos! No deben pertenecer a un sindicato. No necesitan
abogados. ¡Cierren la boca y pónganse a trabajar! No, no se vayan todavía,
no hemos terminado. Que los niños se preparen la cena. * ¿Quieren ir a la
universidad? No hay problema: firmen aquí y estarán vendidos a un banco los
próximos 20 años. * ¿Qué es eso de aumento de sueldo? ¡Cierren la boca y
pónganse a trabajar! Y así por el estilo. Pero Reagan no hubiera podido
lograr esto por sí solo. Tuvo un gran ayudante: la AFL-CIO. La mayor central
de trabajadores del país dijo a sus agremiados que rompieran la huelga de
los controladores aéreos y fueran a trabajar. Y así lo hicieron: pilotos,
asistentes de vuelo, choferes de camiones de suministros, manejadores de
equipaje: todos esos sindicalizados ayudaron a romper la huelga. Y
sindicalizados de todos los ramos rompieron también la huelga al volver a
viajar en avión. ¡Reagan y Wall Street no podían creer lo que veían! Cientos
de miles de trabajadores y sindicalistas apoyaban el despido de
compañeros sindicalizados. Fue un regalo de Navidad adelantado para los
grandes consorcios del país.
Fue el principio del fin. Reagan y los republicanos supieron que
podrían salirse con la suya en lo que fuera… y así lo hicieron.
Recortaron impuestos a los ricos. Dificultaron la formación de sindicatos en
los centros de trabajo. Eliminaron las normas de seguridad en las
instalaciones fabriles. Pasaron por encima de las leyes antimonopolios y
permitieron que miles de compañías se fusionaran o fueran adquiridas por
otras y después cerradas. Los consorcios congelaron salarios y amenazaron
con mudarse a otros países si los trabajadores no aceptaban menor paga y
menos prestaciones. Y cuando los trabajadores accedieron, de todos modos
se mudaron al extranjero.
Y todo el tiempo la mayoría de los estadunidenses lo aceptaron. Hubo
muy poca oposición o resistencia. Las masas no se levantaron a proteger
sus empleos, sus hogares, sus escuelas (que alguna vez fueron las mejores
del mundo). Aceptaron su destino y recibieron la golpiza. A menudo me
he preguntado qué habría ocurrido si todos hubiéramos dejado de volar en
1981. Si los sindicatos le hubieran dicho a Reagan: Devuélveles su empleo a
los controladores o paralizaremos la nación. Ustedes saben lo que habría
pasado: la elite empresarial y su muchacho Reagan se habrían doblegado. Pero
no lo hicimos. Y así, poco a poco, en los 30 años siguientes, los que han
estado en el poder han destruido a la clase media del país y, a su vez, han
arruinado el futuro de nuestros jóvenes. Los salarios han
permanecido estancados esos 30 años. Echen una ojeada a las estadísticas y
verán que cada descenso que sufrimos ahora comenzó en 1981 (vean en *<
http://www.youtube.com/watch?v=vvVAPsn3Fpk>* una pequeña escena de mi película
más reciente que ilustra esto).
Todo empezó este día, hace 30 años. Uno de los días más negros en
la historia estadunidense. Y nosotros dejamos que ocurriera. Sí, ellos
tenían el dinero, los medios masivos y los policías. Pero nosotros éramos
200 millones. ¿Alguna vez se han preguntado qué pasaría si 200 millones
se pusieran furiosos de verdad y quisieran que les devolvieran su patria,
su vida, sus empleos, sus fines de semana, el tiempo que pasaban con sus
hijos? ¿Nos hemos dado todos por vencidos? ¿Qué estamos esperando?
Olvidémonos del 20 por ciento que apoya al Tea Party: ¡nosotros somos el
otro 80 por ciento! Esta ida cuesta abajo sólo terminará cuando lo exijamos.
Y no con una petición en línea o un tuit. Tendremos que apagar la
televisión, la computadora y los videojuegos y salir a las calles (como
hicieron en Wisconsin). Algunos de ustedes tendrán que postularse a cargos
de elección en sus localidades el año próximo. Necesitamos que los
demócratas hagan acopio de valor y dejen de recibir dinero de los
consorcios... o se hagan a un lado. ¿Cuándo tendremos suficiente? El sueño
de la clase media no va a reaparecer por arte de magia. El plan de Wall
Street es claro: Estados Unidos será una nación de ricos y desposeídos.
¿Están ustedes conformes con eso? ¿Por qué no utilizar este día para hacer
una pausa y pensar en los pasos que cada uno puede dar para revertir esta
tendencia en nuestro vecindario, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra
escuela? ¿Habrá un día mejor que hoy para empezar?
Su amigo, Michael Moore.

Obama autoriza campaña internacional de asesinatos

de Las 25 noticias más censuradas 2010/2011 ¿Estamos al borde de un fascismo mundial generalizado?

Por: Ernesto Carmona / ARGENPRESS.info
Fecha de publicación: 16/10/11

 

image

 

El estadounidense Anuar Al-Aulaki, nacido hace 40 años en Nuevo México, fue asesinado el pasado viernes 30 de septiembre 2011 en el Yemen, por orden de Barack Obama, tras ser declarado terrorista y anunciarse a los medios en abril de 2010 que estaba en una lista presidencial de ejecuciones extrajudiciales. La administración Obama puso reservadamente en ejecución una “idea incompleta” legada por la presidencia de George Bush II que consiste en un programa presidencial internacional de asesinatos “de hecho”. Documentos judiciales, evidencias ofrecidas por Human Rights Watch y un reporte especial de Naciones Unidas alegan que se ha puesto en “listas de la muerte” a ciudadanos de EEUU sospechosos de “animar el terror”. Las listas de la muerte, obviamente, apuntan a estadounidenses musulmanes.
El ex Director de Inteligencia Nacional de Obama, Dennis Blair, almirante retirado, dijo en una sesión del Congreso que el programa estaba dentro de los derechos del Poder Ejecutivo y, por tanto, los contenidos de la “lista de la muerte” no necesitaban ser revelados. Obama se las arregló, en abril de 2010, para quedar en el anonimato, pero envió a sus empleados de la Casa Blanca a recorrer los grandes medios para filtrar su decisión de asesinar al estadounidense Anuar al-Aulaki donde fuera encontrado por la CIA y la noticia fue reproducida como propaganda sin cuestionar la asunción de un poder presidencial sobre la vida y la muerte de los ciudadanos acusados de “terrorismo” sin debido proceso y contra la Constitución.
Por lo menos se sabe de otras dos personas que han sido asesinadas por operativos de la CIA bajo esa orden presidencial. Cuando el programa fue desafiado en una corte de Nueva York, en diciembre 2010, el juez John Bates rehusó acoger la demanda diciendo: “hay circunstancias en que la decisión del Ejecutivo de matar a ciudadanos de EEUU en ultramar está constitucionalmente comisionada a las ramas políticas [del gobierno] y es judicialmente inapelable”.
Las “listas de la muerte” salieron a la luz pública con un enfoque más fundado en la razón y los derechos ciudadanos que en la histeria mediática el 8 de diciembre de 2010, cuando el periodista William Fisher, de la agencia informativa Inter Press Service, reportó que el día anterior el juez Bates rehusó acoger una demanda de Nasser Al-Aulaki respecto a los derechos de su hijo Anuar Al-Aulaki, un clérigo musulmán residente en Yemen y nacido en Nuevo México, que supo de su inclusión en la lista. La judicatura renunció a desafiar la política de Obama de anotar para su futura muerte a ciudadanos de EEUU que están fuera de las zonas de combate y no plantean una amenaza inminente.
El magistrado admitió la "cuestión política” y reconoció “que algo perturbaba su conclusión”. Llamó al caso “único y extraordinario” y dijo que resulta crudo y deja perplejo, pues plantea “cuestiones fundamentales de la separación de poderes que involucran el papel apropiado de las cortes en nuestra estructura constitucional”. Pero en definitiva, rehusó el caso con argumentos procesales y encontró que “deben aguardar otro día los asuntos importantes respecto a los méritos de la autorización alegada de muerte anotada de un ciudadano de EEUU en ultramar".
Marcados para morir
El caso fue llevado a la corte en agosto 2010 por el Centro para los Derechos Constitucionales (CCR, su sigla en inglés) y la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, en ingles). Después que el juez acogió la moción del gobierno de sobreseer el caso, el jurista de la ACLU Jameel Jaffer dijo: “Si la sentencia está correcta, el gobierno tiene autoridad irrevocable para realizar matanzas apuntadas de norteamericanos dondequiera que el presidente juzgue que son una amenaza para la nación (…) Sería difícil -añadió- una proposición más inconsistente con la Constitución o más peligrosa para la libertad norteamericana”.
Jonathan Manes, asociado legal del Proyecto de Seguridad Nacional de la Fundación ACLU, le dijo a IPS: “La corte ha limitado drásticamente quién puede acudir a la justicia para desafiar una muerte apuntada antes del hecho. Ha dicho ‘si marcan a una persona para matarla, el estado de la persona apuntada probablemente podría intentar conducir una acción de muerte por negligencia después del hecho’ (…) El problema es que la decisión del juez Bates sugiere que las cortes no tienen ningún papel en la determinación de la legitimidad de una matanza anotada, incluso después de cometida -por ejemplo en un pleito de muerte por negligencia-, incluso si la víctima es un ciudadano de EEUU", dijo. “Según el juez Bates, las reglas que gobiernan la muerte apuntada de ciudadanos se pueden escribir y aplicar en secreto, sin controles independientes en absoluto. Rechazamos la idea que el presidente tenga un poder tan amplio sobre las vidas y las muertes de ciudadanos en el extranjero”.
La ACLU y el CCR fueron requeridos por Nasser Al-Aulaki para iniciar un pleito respecto a la decisión del gobierno de autorizar la inclusión en la "lista de la muerte" de su hijo Anuar Al-Aulaki, ciudadano de EEUU asesinado finalmente el 30 de septiembre 2011. La demanda pidió que la corte dictaminara -fuera del contexto del conflicto armado- que el gobierno puede ejecutar muertes apuntadas de un ciudadano de EEUU solamente como último recurso para frustrar una amenaza inminente para la vida o la seguridad física. El libelo también pidió a la corte ordenar al gobierno divulgar la norma jurídica que utiliza para colocar a ciudadanos de EEUU en listas de la muerte.
El juez no contestó a la pregunta preocupante de los demandados: ¿“Cómo es que se requiere la aprobación judicial cuando el gobierno decide apuntar para su vigilancia electrónica a un ciudadano de EEUU en ultramar, pero se prohíbe el escrutinio judicial cuando EEUU decide a apuntar para su muerte a un ciudadano estadounidense en ultramar?”
Mientras tanto, un juez yemení ordenó a la policía el sábado 4 de diciembre 2010 capturar “vivo o muerto” a Anuar al-Aulaki, a quien el gobierno de EEUU describe como un clérigo musulmán radical que se ha ligado a varios diagramas de terror en EEUU. Lo han vinculado al diagrama de bomba del avión de carga el pasado mes de noviembre, al bombardero de una fábrica de ropa interior de Detroit y puede ser conectado con el bombardeo frustrado de Times Square.
Emplazamiento de HRW a Obama
Otras organizaciones de derechos humanos también están involucrándose en esta controversial batalla judicial. Human Rights Watch (HRW) invitó al presidente Barack Obama “a clarificar inmediatamente [por parte del gobierno] el raciocinio legal para muertes apuntadas”.
En una carta al presidente Obama, Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW, dijo que el gobierno “debe contestar a las cuestiones fundamentales de cómo su administración determina si una persona puede ser apuntada”. Añadió: “Tales operaciones pueden ser legales en determinadas circunstancias, pero la ausencia de límites claros violará inevitablemente el derecho internacional y fijará un peligroso precedente para los regímenes abusivos del mundo entero”.
La administración Obama amplió dramáticamente el uso de listas de muerte fuera de los campos de batalla tradicionales que siguieron a los ataques del 11 de septiembre de 2001. Muchas de estas matanzas son conducidas por la CIA con el uso de los sistemas de aviones sin tripulación de combate, o abejones (drones).
El gobierno de EEUU afirma que, bajo el derecho internacional, tiene autoridad para utilizar fuerza letal fuera de las zonas de guerra bien definidas, porque enfrenta un conflicto armado global con Al-Qaeda y fuerzas asociadas. La carta de Roth a Obama dijo que “la demanda del gobierno de EEUU de que el mundo entero es un campo de batalla en el cual son aplicables las leyes de la guerra, mina las protecciones del derecho internacional. Esta noción desacreditada invita al uso de la fuerza mortal a otros países en situaciones donde EEUU se opondría fuertemente a su uso”.
HRW invitó a Obama a “proporciona mayor claridad en cómo el gobierno de EEUU determina cuando una matanza apuntada en una situación de conflicto armado resuelve los requisitos de la distinción y proporcionalidad bajo las leyes de la guerra y las medidas que está tomando para minimizar daño civil”.
Opinión: Obama supera a Bush
Glenn Greenwald, de http://www.Politics.Salon.com, escribió el 7 de abril 2010:
“Hoy, The New York Times y The Washington Post confirman que la Casa Blanca de Obama ahora autorizó expresamente a la CIA para matar a Al-Aluaki no importa dónde lo encuentren, ni a que distancia esté de un campo de batalla. Escribí largamente sobre los peligros y la anarquía extrema de no prohibir al Ejecutivo el poder de asesinar a ciudadanos de EEUU lejos de un campo de batalla (es decir, mientras están durmiendo, en casa, con sus niños, etc.) y sin el debido proceso de cualquier clase. No repetiré esos argumentos (…) sino que quiero destacar cuan increíblemente orwelliano y tiránico es esto que hoy está a la luz en estos nuevos artículos …
“Ahora, en los Estados Unidos de Barack Obama, la manera de determinar la culpabilidad de los ciudadanos norteamericanos –y la imposición de la pena de muerte– es que el presidente, como piensa el rey que él es, decreta secretamente la culpabilidad de alguien como terrorista. Entonces él despacha a sus asistentes a correr a los periódicos de EEUU –ocultándose cobardemente detrás del escudo del anonimato que él mismo se concede– para proclamar que el culpable será muerto cuando sea visto porque el Líder lo ha decretado así por ser un terrorista. Simplemente, se afirma que Aulaki se ha convertido en un clérigo que expresa opiniones anti-norteamericanas y abogan por hacerlo blanco de un ataque militar estadounidense por terrorista “involucrado en diagramas”. Estos periódicos imprimen, entonces, este veredicto ejecutivo sin preguntar, sin ninguna oposición, ninguna investigación, ninguna refutación en cuanto a su verdad. Y el castigo se decreta así: la CIA ahora asesinará a este ciudadano norteamericano porqu
e Barack Obama ha pedido que así se haga. ¿Qué clase de persona podría justificar esto como posible o pensar que así se ejerce un poder de gobierno legítimo?
“Sólo para conseguir un sentido de cómo es este comportamiento extremo, considere –como lo divulgó el NYT– que ni siquiera George Bush apuntó a los ciudadanos norteamericanos para este tipo de matanza extrajudicial (aunque un ataque de abejón en Yemen, 2002, dio lugar a la muerte de un ciudadano norteamericano). Más llamativo, Antonin Scalia, en el caso de Hamdi v. Rumsfeld, 2004, escribió una opinión (unido a Justice Stevens) sosteniendo que era inconstitucional que el gobierno de EEUU simplemente encarcelara (aún menos matara) a ciudadanos norteamericanos como “combatientes enemigos”; en su lugar, discutieron, la Constitución requiere que encausen a los norteamericanos por crímenes (tales como traición) y se les de un juicio antes de ser castigados. La corte completa de Hamdi sostuvo que por lo menos se requiere un cierto debido proceso antes que los americanos puedan ser encarcelados como “combatientes enemigos.” Con todo, ahora Barack Obama está demandando el derecho, no simplemente a encarcelar, sino d
e asesinar lejos de cualquier campo de batalla, a los ciudadanos norteamericanos sin ninguna clase de debido proceso. Incluso, el congresista republicano Pete Hoekstra, cuando interrogó al almirante Blair, reconoció los severos peligros de aumentar este poder omnímodo.
“¿Y qué pasa con todos los progresistas que gritaron por años contra el tratamiento tiránico de la administración Bush a Jose Padilla? Bush simplemente encarceló a Padilla por años sin un juicio. ¿Si ése fue un vicioso asalto tiránico a la Constitución –y así fue– ¿qué debe decir el ganador del Premio Nóbel de la Paz [Obama] sobre el asesinato de ciudadanos norteamericanos sin debido proceso?
“Todo esto subraya el punto principal marcado en un nuevo artículo excelente de Eli Lake, que recopila y documenta comprensivamente lo que bien conocen aquí los lectores: que mientras los discursos de Obama y algunas políticas de su administración han acentuado una ruptura con lo que fue la era de Bush,” la realidad es que esta administración ha conservado y, en algunos casos, reconstruido lo esencial de Bush/Cheney respecto a las libertades civiles y al terrorismo. Como Al Gore, en su magnífico discurso 2006, protestó por la “Guerra de Bush contra la Constitución”:
“–¿Puede ser verdad que cualquier presidente tiene realmente tales poderes bajo nuestra Constitución?
“–Si la respuesta es sí, entonces ¿bajo qué teoría se rige la comisión de estos actos?, ¿hay actos que puedan ser prohibidos en su cara?
“–Si el presidente tiene la autoridad inherente para escuchar detrás de las puertas de los ciudadanos norteamericanos sin una autorización, encarcelar a los ciudadanos norteamericanos por su propia declaración, secuestrarlos y torturarlos, ¿después qué no puede hacer él?
“–Observe el poder que fue perdido desde la acusación de Gore al radicalismo de Bush: el poder de matar a ciudadanos norteamericanos. Añada a esta letanía lo que Obama ahora ha hecho y considere cómo se convierten los cuestionamientos acusatorios de Gore que ahora obligan más.
“–Actualización: Cuando Obama buscaba la designación demócrata, el Colegio de Derecho Constitucional contestó a un cuestionario sobre el poder ejecutivo distribuido por Charlie Savage del Boston Globe, y ésta fue una de sus respuestas:
“–5. ¿Permite la Constitución que un presidente detenga a ciudadanos de EEUU sin cargos como combatientes enemigos ilegales?
–[Obama]: No. Rechazo la demanda de la administración Bush de que el presidente tenga autoridad plenipotenciaria bajo la Constitución para detener a ciudadanos de EEUU sin cargos como combatientes enemigos ilegales.
“Pues bien, en aquel entonces Obama dijo que el presidente carece de poder simplemente para detener a ciudadanos de EEUU sin cargos. Ahora, como presidente, él se arroga el poder de asesinarlos sin cargos.
Incluso sus seguidores duros, de corazón, ¿podrían intentar reconciliar eso con una apariencia seria?
“Como Spencer Ackerman documenta hoy, no sólo John Yoo reclama contra la arrogación de poderes del presidente. Obama está demandado aquí”.
Epílogo (Hispantv.com)
“Fuentes yemeníes y estadounidenses han comunicado este viernes [30 de septiembre 2011] la muerte de Anuar al-Aulaki, ciudadano estadounidense de origen yemení, quien era uno de los terroristas de Al Qaeda más buscados, fallecido en un ataque organizado por la CIA y por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC, por sus siglas en inglés) dentro de Yemen.
“Anuar al-Aulaki, junto a otros integrantes de la red de Al Qaeda que le acompañaban murieron en el ataque aéreo, efectuado durante la mañana del viernes contra dos vehículos en que transitaban entre Maarib, en el este de la ciudad capitalina de Saná, y Juf, provincia fronteriza con Arabia Saudita, informa AFP citando a fuentes tribales.
“El presidente estadounidense, Barack Obama, ha calificado la muerte de al-Aulaki como "un golpe muy duro contra el brazo más activo de Al Qaeda".
“Al-Aulaki, considerado por Estados Unidos como una amenaza tan grande como Osama bin Laden, había sobrevivido a un bombardeo estadounidense similar a principios de mayo, poco después de que el presidente Obama informara de la eliminación del líder de Al Qaeda en Paquistán.
“El 24 de septiembre la aviación yemení trató de cumplir el deseo estadounidense al lanzar un ataque contra un supuesto paradero de al-Aulaki en la provincia de Shabwa, en el sur del país. No obstante, al-Aulaki no se hallaba en la localidad al momento del bombardeo. Dicho ataque se cobró 34 vidas”.
Fuentes:
-Muere alto miembro de Al Qaeda en Yemen http://www.hispantv.com/detail.aspx?id=166619
-“Judge declines to Rule on Targeted Killings of U.S. Citizens,” William Fisher, Inter Press Service, Dec. 8, 2010. http://ipsnorthamerica.net/news.php?idnews=3426
-“Letter to President Obama – Targeted Killings,” Human Rights Watch, Dec. 7, 2010. http://www.hrw.org//en/news/1210/12/07/letter-obama-targetedkillings
-“Confirmed: Obama Authorizes Assassination of U.S. Citizen,” Glenn Greenwald, Salon.com, Apr. 7, 2010. http://www.salon.com/news/opinion/glenn_greenwald/2010/04/07/assassinations
-Philip Alston, UN Special Rapporteur on Extrajudicial Killings, Mar. 30, 2010. http://www.extrajudicialexecutions.org/unitedstateoof america1
-Philip Alston, UN Special Rapporteur on Extrajudicial Killings, Mar 30, 2010. http://www.extrajudicialkillings.org/LegalObservations
-“Extra Judicial Killings: U.S. Government ‘Death List’ for American Citizens,” Francis A. Boyle, Global Research, February 10, 2010. http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=17527
-Student Researchers: John M. Curtin, Molliann Zahm, Maria Rose, Vincent Caruso & George Antzoulis, Niagara University
-Faculty Evaluator: Brian Martin Murphy, Niagara University; Mickey Huff, Diablo Valley College