image

Kaos en la Red

Quien exclamó ¡Guaaaaau!, con gran alegría, cuando le dieron la noticia de la cobarde golpiza y los balazos que causaron la muerte de Muammar al-Gaddafi, tiene una historia personal mucho más fúnebre.
1-. La amenaza
En una comparecencia, ayer, ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, presidida por la judía ultra-sionista de Miami, Ileana Ross-Lehtinen, el Canciller dijo:
–Nuestra posición ha sido la misma durante cincuenta años: Fidel Castro debe irse.
Es lo mismo que le dijo a Gadafi en febrero de este año y, hace unos días, a los gobernantes de Siria y Yemén.
Bueno, pero ¡¿quién recontracarajos le dijo a esta señora –mis lectores saben que detesto esta forma de lenguaje, pero a veces se me olvida– que tiene derecho a decidir quien debe gobernar o no a una nación o quien debe quedarse o irse nada menos que de su país de nacimiento?!
Veamos primero algo sobre sus cómplices y después sus muchos crímenes.
2-. ¡¿Ah, pero éstos son los que nos van a enseñar historia?!
Unas horas después del asesinato del presidente Gadafi (sí, ya sé que nunca fue presidente de Libia, pero de hecho gobernaba como tal; por eso y por respeto a su heroísmo le llamo así) dijo, entre otras cosas, Barack Obama:
–La muerte de Gadafi demostró que nuestro papel en la protección del pueblo libio para ayudarles a liberarse de un tirano, fue lo correcto. Estos éxitos son parte de una historia más amplia.
Esa protección significa que decenas de miles de seres humanos fueron asesinados en los ataques aéreos del Imperio y sus cómplices de la OTAN.
Refiriéndose a Irak, dijo Obama:
–Los últimos soldados estadounidenses cruzarán la frontera iraquí con la cabeza bien alta, orgullosos de su éxito.
No hay dudas que cruzarán la frontera con la cabeza bien alta para no ver el mar de sangre inocente que dejan a sus pies.
¿Cuál es la historia “más amplia” a la que se refiere Obama hablando del fin de la guerra en Libia? ¿La que le espera a Siria, Yemén, Argelia, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba y otros países que no se han sometido a la malvada insolencia del Imperio y sus lacayos?
Insistiendo en el tema de la historia, Obama dijo, hace unas semanas, que se oponía al levantamiento del embargo hasta que Cuba se sitúe del lado de la historia.
Como se sabe, ese bloqueo es condenado por el mundo entero, como vimos una vez más en Naciones Unidas hace tres días, menos por los regímenes de Estados Unidos e Israel.
En una encuesta realizada hace poco –creo que fue hecha por el diario USA-Today– más del 90% de los encuestados de este país se opone al embargo económico a Cuba. En varias encuestas realizadas en los últimos años, un 65% de los emigrados cubanos de Miami se opone a ese bloqueo. Se cree que más de la mitad de las personas que viven en Israel pudiera estar en contra del embargo.
O sea que en cuanto a la guerra económica, desigual y cobarde, que le hace al pueblo de Cuba, el Imperio y el régimen lacayo de Israel –lacayo no, amo– se enfrentan al pueblo estadounidense, a cuatro millones de buenos israelitas, a los cubanos de Miami y al resto del mundo –Israel tiene casi 8 millones de habitantes: un 75% son judíos, un 20%, árabes y un 5%, de otras etnias–.
En ese resumen que hizo Obama sobre la guerra de Libia no hubo una sola palabra de compasión hacia los miles de civiles inocentes que murieron en el conflicto, y ni una palabra de condena hacia los puercos cobardes asesinos que mataron a Gadafi de esa forma tan asqueante para todo ser humano que tenga, al menos, cierta decencia.
Unas horas después de las declaraciones de Obama, Mark Toner, vocero oficial del State Department, interpretando, por supuesto, las palabras del Canciller, dijo:
–La suerte de Gadafi muestra que a un puño de hierro suele esperarle un final amargo. Ésta debe ser una lección para los dirigentes de Siria y Yemén que, como él, están en el lado incorrecto de la historia y cuyos días están contados.
3-. El Imperio de la Ignorancia
Bueno, pero ¡¿quién le ha dicho a este par de cobardes que tiene derecho a interpretar quien está y no está del lado de la historia?!
Obama conoce un poco la historia de su país y nada de la historia del resto del mundo. Historia es la asignatura que menos se conoce en Estados Unidos. Eso lo sabe todo el mundo, no estoy descubriendo el Mediterráneo, ni siquiera El Laguito de Marianao.
No digo que Obama sea un necio, por supuesto que no. Quien tuvo ese origen y tiene esa raza, en un país tan dominado por el ultra-capitalismo y tan racista como éste, debe tener mucha inteligencia y habilidad para llegar adonde ha llegado, aparte de la ayuda monumental que en su meteórica carrera política le dio el sionismo.
La inteligencia de Obama, sin embargo, no tiene nada que ver con la cultura, sobre todo en historia. En ninguno de sus escritos, discursos ni comparecencias públicas, ni en los cinco libros que se le atribuyen y de los que es muy probable que sólo haya escrito “La Audacia de la Esperanza”, demuestra ser una persona ni siquiera de mediana cultura.
Conozco abogados de Harvard, graduados magna cum laude, que no saben quienes fueron Hamurabi, Justiniano ni Ulpiano ni lo que fue la Carta Magna.
Para nadie es un secreto que el 99.5% de los graduados de segunda enseñanza en este país no sabe nada de historia mundial, ni el 98% de los graduados universitarios que no hayan estudiado, específicamente, esa carrera.
Lo mismo se puede decir de geografía. En una encuesta realizada por The New York Times en marzo del 2,003, cuando se produjo la bestial invasión yanki a la cuna de la civilización y, miles de años después, la filosofía, el derecho, la medicina, la literatura, la astronomía, la arquitectura, el arte, etc. etc. etc., el 87% de los encuestados no sabía en qué continente está Irak.
Un pueblo que no conoce geografía no puede entender de geopolítica, o sea de los problemas políticos, económicos y sociales de los demás países.
4-. Los títulos del “tin marín de dos pingué, cuca la mácara títere fue”.
La culpa no es del pueblo, sino del sistema educacional tan deficiente que han impuesto las clases dominantes, en complicidad con todos los gobiernos que ha habido desde el origen de esta república, porque es mucho más fácil dominar a un pueblo ignorante que culto. Y porque es un pueblo tan arrogante que no se cree obligado a conocer lo que sucede ni sucedió en los demás países del mundo, ni siquiera su ubicación en el mapa, porque cree que el mundo comienza y termina en este país, lo que me recuerda aquella frase de Martí: cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea.
Por supuesto que ha habido y hay estadounidenses cultos y hasta geniales en varios campos de la cultura, sobre todo en ciencias. Pero es una minoría tan exigua que no llega ni a la centésima parte del 1% de la población.
En un país tan competitivo y exigente como éste, en que la mayoría de los trabajadores, para sobrevivir, tiene que cubrir doble turno y catorce o dieciséis horas de intenso trabajo, no hay tiempo para la lectura. Es más fácil por acá ver a Atila montando a caballo que a alguien leyendo un libro. Este es el país de los negocios, no la cultura. Aquí lo que es importa es el cash.
Muchos tienen la falsa percepción de que una persona es culta si tiene un título universitario. Los cultos son los que han estudiado por muchos años, dentro o fuera de la escuela, y en el caso de los que terminan carreras, si siguen leyendo porque si no lo hacen, a los pocos años se les olvida lo que han aprendido. Por lo regular, los más cultos son los auto-didactas porque estudian muchos años, no los pocos de la vida académica.
La cultura está en el estudio constante y sostenido, no en exámenes fugaces, y mucho menos si éstos son de esa estupidez a la que llaman multiple choice, o sea que después de la pregunta ponen varias respuestas y el estudiante tiene que escoger la correcta. Hay muchos que se han hecho profesionales de casualidad, colocando el dedo índice sobre las respuestas y diciendo “eeney meeney miney moe, catch a tiger by his toe“.
5-.Los crímenes del sionismo
De los gobernantes que ha tenido este país, el más sometido al sionismo, y por mucho, es Barack Obama.
Por el gran favor que le ha hecho al sionismo en Palestina, el Oriente Medio y Libia, y las amenazas a varios gobiernos anti-sionistas, pudiera decirse que su vasallaje a Sion, es mayor que los de Netanyahu y Lieberman.
Obama cumple al pie de la letra las órdenes del sionismo, al igual que Bush y los demás gobernantes de este país desde la creación del Estado de Israel, en mayo de 1948, y aun desde el origen del movimiento sionista, basado en las ideas de Teodoro Herzl a fines del siglo XIX, a pesar de que en su libro Der Judenstaat –El Estado Judío–, Herlz planteaba el regreso de los judíos a Palestina, ocupada entonces por el Imperio Otomano, para crear un Estado nacional en las tierras que habían formado, hace más de 3,000 años, el país al que hoy llamamos Israel, no que ese Estado se convirtiera en una nación imperialista que invadiría a otros países y les robaría sus tierras, ni mucho menos que controlase al gobierno de Estados Unidos, que ya se perfilaba como el futuro imperio más poderoso del mundo, al extremo de llevarlo, casi un siglo después, a guerras que el Imperio perpetró para defender, sobre todo, los intereses del sionismo.
Esa sumisión fue la que provocó el auto-atentado terrorista del 11 de Septiembre, las guerras de Afganistán, Irak, Pakistán y Libia, y la que pudiera provocar en Siria, Yemén, Argelia y Venezuela, porque los gobiernos de esos países se han enfrentado al sionismo.
El gobierno de Cuba no se manifiesta como enemigo del sionismo. Es el sionismo el que insiste en ser enemigo de Cuba, como vimos este martes.
Lo que ha sucedido en el mundo a partir de las 8:46 de la mañana del 11 de Septiembre del 2001 es culpa directa del sionismo, por eso fue que de los miles de judíos que trabajaban en las torres, sólo murieron unos 120 que, de seguro, no eran sionistas –120 fue la cifra que dio Bush, otros dicen que fueron menos de quince–. Y son 3,000 muertos en Estados Unidos, 1.500,000 en el Oriente Medio y, al menos, 40,000 en Libia.
Un río de sangre mucho más caudaloso que el Jordán.
6-. El vómito de las entrañas
Por esa ignorancia sobre el resto del mundo es por lo que cada vez que el Imperio interviene en un país provoca tantas muertes. Así sucedió en México, Filipinas, Corea, Santo Domingo, Vietnam, Camboya, Panamá, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia y otros países, y pudiera pasar bien pronto en Siria y Yemén, ya que, como hemos visto, la Cancillería imperial acaba de decir que los días de esos gobernantes están contados, o sea que les puede suceder lo mismo que a Gadafi.
Sospecho que ya pudieran estar entrenando a las hienas que van a matar a golpes a Bachar al-Asad y a Ali Abdala Saleh.
Hoy se sabe que todas las acusaciones de crímenes de guerra que se le hicieron a Gadafi fueron invenciones de los sionistas que dominan o tienen gran influencia en la prensa mundial. Fue mentira lo del bombardeo a Bengazi, fue mentira lo de que le daban viagra a los jóvenes soldados para que violaran a muchas mujeres, fue mentira lo de aquella fleterita con ojos de hambre que dijo que los hijos de Gadafi la violaron en un hotel de Trípoli lleno de periodistas extranjeros, fue mentira lo de las tumbas colectivas, fue mentira todo, enteramente todo.
Lo que no es mentira son los cientos de cadáveres, con las manos atadas en la espalda, que se están descubriendo en Sirte y sus alrededores, ni las decenas de miles de seres humanos asesinados por los aviones del Imperio y sus cómplices.
Una gran orgía de sangre que no es ajena a la orgiástica historia sanguinaria del Imperio y el sionismo.
Con una gente tan salvaje a nadie debe extrañarle que en Libia haya otra guerra civil, esta vez entre las distintas facciones que pelearon contra Gadafi.
La excesiva y en extremo vulgar e insolente guapería del Imperio y sus lacayos es lo más repugnante que hay en el mundo de hoy. Cuando uno ve las amenazas que le hacen al resto del mundo lo que siente es un gran deseo de vomitar y no de vomitar lo que uno acaba de comer sino de vomitar las entrañas con hígado, vesícula, esófago, intestino grueso y hasta el ombligo por la parte de adentro.
7-. Se indignan aun más los indignados
Mientras suceden estas infamias, el pueblo de Estados Unidos sigue protestando contra los crímenes de las corporaciones ultra-capitalistas que responden al Complejo Militar-Industrial-Terrorista.
En la madrugada de este lunes 24, unos 130 indignados fueron arrestados en un parque de Chicago. Se cree que fue una decisión del alcalde Rahm Israel Emanuel, el judío ultra-sionista que fue destituido por Bill Clinton de su cargo de Asesor de la Casa Blanca por ser demasiado guerrerista, y a quien Obama restituyó, elevándolo de posición, como Secretario de la Presidencia –Chief of Staff–, anuncio que hizo al día siguiente de las elecciones de noviembre del 2008 –creo que escribí varios artículos sobre aquello–.
El martes 25, en Seattle, en el extremo noroeste del país, unos ochenta indignados fueron sacados por la policía, a la fuerza, del parque en que trataban de quedarse hasta el día siguiente.
Antier, miércoles, 50 protestantes fueron arrestados en el Parque Woodruff de Atlanta.
El propio día, la Oficina de Presupuestos del Congreso de EU, informó que, de 1979 al 2007, se triplicaron los ingresos reales del 1% de los habitantes del país, mientras los del restante 99% se habían estancado o disminuido. El informe revela, además, que de 2005 a 2007, la quinta parte de la población ganó, en conjunto, mucho más que el restante 80%.
Nadie sabe, por ahora, hasta donde pueda llegar la indignación del pueblo estadounidense contra sus explotadores en la economía y verdugos en la guerra.
8-. Historia que conoce, mas no divulga, la prensa vendida.
Vayamos al grano: los sangrientos secretos no tan secretos de Hillary Clinton.
Ahora me doy cuenta que esto me va a tomar dos o tres artículos. Por lo pronto, éste es el primero, porque queda por hacer mucha historia nefasta de la señora que ríe cuando le dicen que una turba de forajidos ha asesinado a golpes a un gobernante.
Voy a comenzar exponiendo el Caso Vince Foster, y el viernes que viene hablaré de muchos otros hechos de sangre vinculados a Hillary Clinton.
9-. El asesinato de Vincent Foster, socio de Hillary y Asesor de la Casa Blanca
Hay muchos sitios en la red dedicados a la calumnia, otros muchos no. Entre estos últimos, el que más confianza me ofrece, sobre este caso criminal, es el de World Affairs Brief. Veamos algunos extractos de la información de este blog titulada “Government Cover-up: Vince Foster” –Encubrimiento del Gobierno: Vincent Foster– (las notas entre paréntesis son mías):
–Vince Foster was the man who knew too much –, fue el hombre que sabía mucho. Como antiguo socio de Hillary Clinton en el Bufete Rose –Rose Law Firm– y amigo de la mayor confianza de los Clinton, tenía un amplio conocimiento sobre los asuntos personales de la pareja y sus ilegales operaciones financieras. Conocía todas las actividades delictivas del Escándalo Whitewater, en que el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, en complicidad con su esposa, violó la ley al presionar a un banco para que le diera un préstamo ilegal de 300 mil dólares a sus asociados en un negocio de bienes raíces; la lucrativa venta de acciones de bolsa con la ayuda de personas nombradas por ellos; la corrupción de la Policía Estatal de Arkansas, que encubría todas las galanterías del Gobernador con mujeres jóvenes y bellas, y la complicidad de la CIA, el vicepresidente George H. W. Bush y el gobernador Bill Clinton, para introducir en EU enormes cantidades de cocaína pura a través del aeropuerto de Mena, en Arkansas (se refiere al Escándalo Irán-Contra, en que el Imperio le vendió armas a Irán para que matara iraquíesque, entonces, eran los aliados de Estados Unidos; el producto de esa venta se les entregó a los contra en su guerra contra la Revolución Nicaragüense y la contra le devolvió ese dinero al Imperio, llevando toneladas de cocaína pura desde Colombia a un aeropuerto privado de Costa Rica y, finalmente, al aeropuerto de Mena, a unas treinta millas al sur de Little Rock, capital de Arkansas)
–Vince Foster fue quien, a nombre de los Clinton, estableció cuentas secretas en los bancos de Suiza, hecho ilegal que hubiese bastado para que el Congreso hubiera destituido a Clinton pocos meses después de haber tomado posesión de la presidencia. Hubo indicios que investigadores del Congreso estuvieron a punto de descubrir estos hechos ilegales que pudieran ocasionar no sólo la caída del Presidente sino muchos años de presidio para los implicados, y Foster sintió miedo ante esa amenaza.
–De esa forma se estaba poniendo de acuerdo con algunos miembros del Congreso para declarar en contra de los Clinton, no sólo por lo de las cuentas bancarias de Suiza y lo de Whitewater, sino por otras acciones ilegales, como Travelgate, Troopergate, Aeropuerto de Mena, Venta Ilegal de Acciones de Bolsa y otros escándalos con vistas a lograr una exoneración o una sentencia muy reducida por tales delitos, equivalente a lo que se conoce como Regla 35. Por ello, Bill, Hillary o alguien muy allegado a ellos en la Casa Blanca decidió eliminar a Foster para proteger a la Primera Familia.
–Foster pudo haber sido asesinado por un sicario dentro de la Casa Blanca, su cadáver llevado al cercano Marcy Park y lanzado bajo los arbustos. Una pistola fue colocada en su mano derecha para que pareciera suicidio. Luego alguien manejó el coche de Foster y lo dejó en el estacionamiento del parque para que luciera que él había ido manejando hasta allí. Los asesinos cometieron numerosos errores que fueron encubiertos después del crimen, según se cree, por los Clinton, varios miembros de su círculo y oficiales del FBI.
–Existe la versión generalizada, además, de que fue la propia Hillary quien asesinó a Foster en el despacho de éste en la Casa Blanca.
–Los errores cometidos por los asesinos, y sus consecuencias, fueron, entre otros, los siguientes:
A) Varios paramédicos se dieron cuenta de que el arma en las manos de Foster fue cambiada después del crimen cuando el FBI se hizo cargo de la investigación.
B) Los paramédicos que llegaron a la escena del crimen vieron una herida en el cuello. El informe oficial dice que Foster se suicidó disparándose en la boca.
C) Un testigo declaró que el coche de Foster no estaba en el estacionamiento de Marcy Park en el momento del alegado suicidio.
D) Los paramédicos fueron sometidos a intensos interrogatorios del FBI para que cambiaran lo que habían dicho sobre la herida en el cuello, el tipo de arma y la posición del cadáver.
E) El FBI cambió el testimonio del testigo que había dicho que el coche de Foster, que salió en los periódicos después del crimen, no estaba en el estacionamiento cuando el cadáver fue descubierto.
F) Kenneth Starr, quien dirigió una investigación independiente del hecho, afirmó que se vio una cantidad considerable de sangre cuando el cuerpo fue descubierto. Se determinó después que la sangre sólo apareció cuando el cadáver fue trasladado.
G) Desaparecieron fotos sobre el cadáver en su posición original. Como en el caso del encubrimiento sobre el asesinato de Kennedy, las fotos que fueron presentadas como evidencias fueron las que se le tomaron después que se enmascaró con cirugía plástica la herida del cuello.
H) La Casa Blanca conocía la muerte de Foster antes de que el cadáver fuera descubierto en el Marcy Park.
I) La nota testamentaria de Foster fue falsificada y plantada en su oficina de la Casa Blanca después que los Clinton habían hecho desaparecer todas las evidencias y documentos que los incriminaban (hasta aquí lo que apareció en el sitio World Affairs Brief sobre el Caso Vince Foster).
Los muchos otros crímenes que se le achacan a esta señora y su esposo, que van a leer el viernes que viene, les va a hacer exclamar ¡Guaaaaaau!, pero con el rostro serio