Mes: noviembre 2011

El país en el que las empanadas tumbaron a McDonald’s

 

image

 

Su gran “M” amarilla sobre fondo rojo es reconocible practicamente en cualquier parte del mundo y es uno de los símbolos del capitalismo y la globalización, pero hay un lugar de América Latina en el que la cadena de hamburguesas McDonald’s no tuvo el éxito acostumbrado.
Fue en Bolivia donde, pese a que el restaurante intentó adaptarse a los gustos locales (incluyó la llajwa, la salsa con la que los bolivianos aliñan sus platos, y música folclórica), no logró triunfar.
Por eso, en 2002 y después de cinco años en el país, la cadena de hamburguesas decidió cerrar sus ocho sucursales en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.
Ahora el documental “¿Por qué quebró McDonald’s en Bolivia?” explora el motivo por el que los habitantes de esas ciudades le dieron la espalda a las hamburguesas más populares del mundo.
“La cultura le ganó a una transnacional, al mundo globalizado“, afirma en conversación con BBC Mundo Fernando Martínez, director del documental.
Para Martínez, una de las claves de ese fracaso fue el precio, ya que, según explica, el menú más barato costaba entonces 25 pesos bolivianos (algo más de 3 dólares), mientras que, por ejemplo, en La Paz, en la actualidad se puede conseguir un almuerzo completo en un mercado popular por 7 bolivianos (menos de un dólar).
“Es fácil atribuirlo a la economía, pero detrás de ella están las personas, la sociología y los aspectos culturales”, matiza Martínez al explicar que esos precios tan asequibles se deben a la relación de los bolivianos “cercana a la tierra” que les lleva a comer platos con los productos tradicionales “de sabores intensos y fuertes y de muchas horas en la cocina”.
Viaje a través de la comida boliviana
El documental, que se acaba de estrenar en Bolivia después de pasar por varios festivales internacionales, hace un recorrido por el país sudamericano a través de su comida.
El viaje cinematográfico comienza en Potosí, con la preparación de la khala purka (una sopa de maíz espeso con ají y charque que se calienta con una piedra volcánica) y también lleva a Cochabamba a conocer los famosos “trancapechos de doña Betty”, un generoso sándwich cochabambino que lleva arroz, carne y huevo frito.
Además de visitar mercados tradicionales, en el documental también entrevistan a chefs de la comida nueva boliviana, a historiadores, nutricionistas, sociólogos y al que fue dueño de la franquicia de McDonald’s en Bolivia, Roberto Udler.
“Yo había crecido haciendo varios viajes al exterior y la verdad que miraba con envidia que otros países tenían Mc Donald’s y nosotros no”, confiesa el empresario en el documental, donde explica que la multinacional decidió cerrar todas las franquicias que estaban en zonas conflictivas después de los atentados 11 de septiembre.
Sin embargo, los bolivianos en cuanto a gustos, lo tienen claro. Y, como dice la canción que pone la banda sonora al documental “a mi paladar no se le impone ni cómo ni cuándo”.
Por eso, en Bolivia siguen triunfando los platos tradicionales como las empanadas salteñas, el pan con queso, el fricasé, el majadito o el silpancho.
Fuente: Con información de Bolivia

Por: Patria Grande
Fecha de publicación: 01/11/11

El shampoo de Johnson & Johnson es un riesgo de cáncer

1º de Noviembre.-

image AP.

Dos químicos considerados perjudiciales para los bebés permanecen en el shampoo vendido en los Estados Unidos y otros países, aún cuando la compañía ya produce versiones sin estos químicos, según afirma un grupo de coalición internacional de salud y medio ambiente.
Ahora la coalición están instando a los consumidores a boicotear los productos para bebés de la Johnson & Johnson hasta la compañía esté de acuerdo con remover los químicos de sus productos para bebés vendidos alrededor del mundo, incluyendo China y el Reino Unido.
La Campaña para Cosméticos Seguros ha estado instando sin éxito a la mayor compañía mundial de cuidado de la salud por dos años y medio para que elimine las trazas de posibles sustancias químicas cancerígenas – dioxano y una sustancia llamada quaternium-15 que libera formaldehído – del shampoo para bebés de Johnson, uno de los productos de su firma.
Johnson & Johnson ha dicho que está reduciendo o gradualmente eliminando los químicos.
“Johnson & Johnson claramente pude producir un shampoo para bebés más seguro en todos los mercados del mundo, pero no lo está haciendo”, dijo Lisa Archer, directora de la Campaña para Cosméticos Seguros.
El nuevo informe de la Campaña, “Bañeras para bebés todavía son tóxicas”, será publicado el martes, cuando el grupo lance el boicott por su sitio web http://www.afecosmetics.org.
El informe actualizado fue basado en un examen de los ingredientes en la etiqueta para los productos de bebés Johnson & Johnson en 13 países.
El lunes, la campaña envión una carta a Johnson & Johnson, firmada por alrededor de 25 grupos ambientalistas, médicos y otros que representan cerca de 3.5 millones de personas en los Estados Unidos y otros países. Instan a la compañía que se comprometa públicamente para eliminar los químicos de todos los productos de cuidado personal a nivel mundial para el 15 de noviembre.
En respuesta, Johnson & Johnson indicó en un comunicado que los conservantes del formaldehído son seguros y aprobados por los reguladores en los Estados Unidos y otros países, pero que gradualmente los están eliminando de sus productos para bebés. Señaló que también están reformulando los productos para bebés para reducir el nivel de dioxano por debajo de los niveles detectables. Pero no indicó si respondería o cumpliría las totales exigencias de la campaña.
Según el informe obtenido por la agencia de noticias AP, uno de los químicos, quartenium-15, es un conservante que mata bacterias liberando formaldehído. El formaldehído, utilizado como fluido desinfectante y para embalsamar, fue declarado un carcinógeno humano el pasado junio por el Programa de Toxicología Nacional de Estados Unidos. El formaldehído también es un irritante respiratorio y de los ojos.

Traducción de Ivana Cardinale para Patria Grande