1º de Noviembre.-

image AP.

Dos químicos considerados perjudiciales para los bebés permanecen en el shampoo vendido en los Estados Unidos y otros países, aún cuando la compañía ya produce versiones sin estos químicos, según afirma un grupo de coalición internacional de salud y medio ambiente.
Ahora la coalición están instando a los consumidores a boicotear los productos para bebés de la Johnson & Johnson hasta la compañía esté de acuerdo con remover los químicos de sus productos para bebés vendidos alrededor del mundo, incluyendo China y el Reino Unido.
La Campaña para Cosméticos Seguros ha estado instando sin éxito a la mayor compañía mundial de cuidado de la salud por dos años y medio para que elimine las trazas de posibles sustancias químicas cancerígenas – dioxano y una sustancia llamada quaternium-15 que libera formaldehído – del shampoo para bebés de Johnson, uno de los productos de su firma.
Johnson & Johnson ha dicho que está reduciendo o gradualmente eliminando los químicos.
“Johnson & Johnson claramente pude producir un shampoo para bebés más seguro en todos los mercados del mundo, pero no lo está haciendo”, dijo Lisa Archer, directora de la Campaña para Cosméticos Seguros.
El nuevo informe de la Campaña, “Bañeras para bebés todavía son tóxicas”, será publicado el martes, cuando el grupo lance el boicott por su sitio web http://www.afecosmetics.org.
El informe actualizado fue basado en un examen de los ingredientes en la etiqueta para los productos de bebés Johnson & Johnson en 13 países.
El lunes, la campaña envión una carta a Johnson & Johnson, firmada por alrededor de 25 grupos ambientalistas, médicos y otros que representan cerca de 3.5 millones de personas en los Estados Unidos y otros países. Instan a la compañía que se comprometa públicamente para eliminar los químicos de todos los productos de cuidado personal a nivel mundial para el 15 de noviembre.
En respuesta, Johnson & Johnson indicó en un comunicado que los conservantes del formaldehído son seguros y aprobados por los reguladores en los Estados Unidos y otros países, pero que gradualmente los están eliminando de sus productos para bebés. Señaló que también están reformulando los productos para bebés para reducir el nivel de dioxano por debajo de los niveles detectables. Pero no indicó si respondería o cumpliría las totales exigencias de la campaña.
Según el informe obtenido por la agencia de noticias AP, uno de los químicos, quartenium-15, es un conservante que mata bacterias liberando formaldehído. El formaldehído, utilizado como fluido desinfectante y para embalsamar, fue declarado un carcinógeno humano el pasado junio por el Programa de Toxicología Nacional de Estados Unidos. El formaldehído también es un irritante respiratorio y de los ojos.

Traducción de Ivana Cardinale para Patria Grande