Mes: agosto 2012

El centro de Mérida

la pestilencia

28072012188583408

Hay un vapor que sube, viene lleno de pesadez, de implacable fetidez a podrido. El centro de Mérida, histórico, lleno de anécdotas, fantasmas, leyendas es hoy un centro de malos olores, de bacterias, de moscas, de mosquitos, de abandono, de desidia por parte de las autoridades que aún no han determinado, como bien comunitario, que el mismo es el punto recipiendario del desarrollo y asentamiento de crecimiento de toda ciudad que se proclame moderna.

El centro de la capital yucateca y por ende del sureste, de este sub continente llamado México, esta hediondo, asquerosamente invadido por ambulantaje, vendedoras y vendedores de artesanía chiapaneca y guatemalteca. Asediando el transeúnte por una invasión de vendedores nocturnos de marquesitas que de tanto competir con ellos y contra ellos terminan perdiendo el liquido materia prima que a la final es derramado sobre esquinas, echado en las bocas de cañerías, permitiendo esto una amalgama de fermentos que terminan por asfixiar, enfermar el aire que transpiran las calles 60 y 62, en casi toda su extensión.

Hay dolientes para la situación, hay silencio e indolencia para la hora del reclamo. La pregunta que se hacen turistas, inversores, transeúntes y trabajadores de los lugares mencionados y aledaños es si las autoridades están alertas con lo sucedido o han dejado esto para que algún día se lleve a efecto su recuperación….

Las ciudades del mundo que invierten en el desarrollo histórico con sentido a la industria turística y cultural de sus centros, ven en ello un crecimiento casi de inmediato en el desarrollo del mismo; proporcionando esto un eje donde comercio, hotelería e inversiones de la industria del entretenimiento se acoplan creando una fuerte plataforma de empleo e inversiones. Contrario a ello Mérida se convierte en un pesado lugar donde hay un tráfico excesivo y lleno de paradas de buses que crean caos; donde los camiones de basuras, no lavados, ni con tratamientos de limpieza adecuados dejan caer los lixiados por todo el centro del orbe. Aunado a ello un crecimiento desmesurado de ambulantajes y prostitución escondida en una aparente cotidianidad de transeúntes.

3_310712p6quephoto01-300x199

Pareciera, por el momento, que aparte de restructuración de edificios icónicos e iluminación, el centro está dejado al abandono o tal vez regalado a la administración de algunos pocos que no han manejado con verdadero sentido administrativo el mismo. Desde mi llegada a esta bella ciudad no me he cansado de repetirlo, de pedirlo, de exigirlo, muy a pesar de que mis lamentos levantan furias, polvo de molestias e indolentes chismes que a la final nada mejoran la situación que está afuera y que no se puede tapar con un dedo y mucho menos con un pañuelo en la nariz.

¿A quién le toca ponerle el punto final a la situación? Creemos que a todos, a nosotros con el reclamo a través de medios de comunicación, a usted ante su punto de información, ante su negocio, ante todos porque de otra manera el centro y Mérida irá perdiendo su encanto y su valía.

Gerardo Martínez

Primera queja contra la administración criminal de MELL

Este post me ha llegado como un agregado vía blog, de manera anónima y suponemos que es el mismo demandante quien hace llegar la suplica reclamante. La situación planteada proviene de un conflicto acaecido a principios del año en la comunidad de estadounidenses que viven en Yucatán y que se sienten estafados por la Mérida English Library (MELL), debido a que el dinero de la institución, ilegalmente adquirido ante los ojos de Hacienda Pública fue sustraído de las arcas administrativas de dicha institución.

A continuación lo que llegó:

Un ciudadano mexicano promueve una queja criminal contra la biblioteca de la lengua inglesa de Mérida (MELL). En la misma se acusa a la misma de fraude interno y burla a sus contribuyentes. La querella acusa a MELL de ser una falsa “institución no lucrativa mexicana”, lo que implica que esta entidad aun no ha resuelto requisitos legales bajo ley mexicana para solicitar y manejar donaciones de origen público.

MELL no aparece en la lista de HACIENDA como “organizaciones no lucrativas autorizadas”, lo que hace ilegal toda transacción hecha en su nombre. Según Hacienda sólo se autoriza: a todas aquellas instituciones que hayan solicitado donaciones del público, a través de recibos deducibles de los impuestos dentro del año fiscal , o de acontecimientos que prevean movilización de fondos adquiridos para el mejoramiento de la misma entidad.

HACIENDA publica una lista de todas las organizaciones no lucrativas autorizadas y está disponible en los registros en los S.A.T. (Servicio de Administración Tributaria).

La queja se extiende desde el año 2009 hasta el año 2011, bajo precedentes y documentos falsos, según cuenta el informante. El demandante hizo donaciones en efectivo por la cantidad de $65.000 Pesos mexicanos que fueron dados, al registrode Mell, administrado en el entonces por los señores Deneau y Mitch Keenan, con la promesa de que los impuesto y recibos legales serían publicados para mostrar la transparencia de las transacciones elaboradas.

La queja también indica que el demandante donó 186 libros a la biblioteca durante este tiempo; verificable por el email enviado a través del concepto: “se ofrecen voluntariamente.” El demandante exige la vuelta del dinero donado, más interés, y los libros.

La queja registra a Deneau y Mitch Keenan por defraudar el cuerpo directivo y los asociados, también nombra a Jose Martinez, a Chloe Pacheco, a Surratt Williams, a Judith Abbott, y a Raymond Branham como conspiradores e impostores que efectuaron un complot fraudulento contra los residentes extranjeros de Mérida así como de los visitantes de la institución. Los investigadores – Federales – con el Procuraduria General de la Republica (PGR) lanzarán una investigación cuidadosa en las semanas y los meses a continuación. Los nacionales y extranjeros que se encuentren culpables del fraude realizado están conforme a la ley en peligro de deportación