El centro de Mérida

la pestilencia

28072012188583408

Hay un vapor que sube, viene lleno de pesadez, de implacable fetidez a podrido. El centro de Mérida, histórico, lleno de anécdotas, fantasmas, leyendas es hoy un centro de malos olores, de bacterias, de moscas, de mosquitos, de abandono, de desidia por parte de las autoridades que aún no han determinado, como bien comunitario, que el mismo es el punto recipiendario del desarrollo y asentamiento de crecimiento de toda ciudad que se proclame moderna.

El centro de la capital yucateca y por ende del sureste, de este sub continente llamado México, esta hediondo, asquerosamente invadido por ambulantaje, vendedoras y vendedores de artesanía chiapaneca y guatemalteca. Asediando el transeúnte por una invasión de vendedores nocturnos de marquesitas que de tanto competir con ellos y contra ellos terminan perdiendo el liquido materia prima que a la final es derramado sobre esquinas, echado en las bocas de cañerías, permitiendo esto una amalgama de fermentos que terminan por asfixiar, enfermar el aire que transpiran las calles 60 y 62, en casi toda su extensión.

Hay dolientes para la situación, hay silencio e indolencia para la hora del reclamo. La pregunta que se hacen turistas, inversores, transeúntes y trabajadores de los lugares mencionados y aledaños es si las autoridades están alertas con lo sucedido o han dejado esto para que algún día se lleve a efecto su recuperación….

Las ciudades del mundo que invierten en el desarrollo histórico con sentido a la industria turística y cultural de sus centros, ven en ello un crecimiento casi de inmediato en el desarrollo del mismo; proporcionando esto un eje donde comercio, hotelería e inversiones de la industria del entretenimiento se acoplan creando una fuerte plataforma de empleo e inversiones. Contrario a ello Mérida se convierte en un pesado lugar donde hay un tráfico excesivo y lleno de paradas de buses que crean caos; donde los camiones de basuras, no lavados, ni con tratamientos de limpieza adecuados dejan caer los lixiados por todo el centro del orbe. Aunado a ello un crecimiento desmesurado de ambulantajes y prostitución escondida en una aparente cotidianidad de transeúntes.

3_310712p6quephoto01-300x199

Pareciera, por el momento, que aparte de restructuración de edificios icónicos e iluminación, el centro está dejado al abandono o tal vez regalado a la administración de algunos pocos que no han manejado con verdadero sentido administrativo el mismo. Desde mi llegada a esta bella ciudad no me he cansado de repetirlo, de pedirlo, de exigirlo, muy a pesar de que mis lamentos levantan furias, polvo de molestias e indolentes chismes que a la final nada mejoran la situación que está afuera y que no se puede tapar con un dedo y mucho menos con un pañuelo en la nariz.

¿A quién le toca ponerle el punto final a la situación? Creemos que a todos, a nosotros con el reclamo a través de medios de comunicación, a usted ante su punto de información, ante su negocio, ante todos porque de otra manera el centro y Mérida irá perdiendo su encanto y su valía.

Gerardo Martínez

Anuncios

One comment

  1. Gerardo con que puntualidad has señalado una verdad que no se puede ocultar ni de la vista ni del olfato, es innegable que las autoridades que con bombo y platillo siguen llamando a Mérida capital de la cultura sean las mismas que no tomen cartas en el asunto para resolver el ambulataje y la recolección adecuada de desperdicios que toda gran ciudad debe y merece tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s