para escribir a la pagina web de Michel Collon

12 ex-agentes del gobierno

de EEUU a Obama:

 

 

“¡No ha sido Bachar!”


Por Veteran Intelligence

Professionals for Sanity

 


Al estilo de Bush y Powell, cuando nos mintieron con sus “armas de destrucción masiva” en Irak, Obama, Kerry y la CIA nos están mintiendo también en la actualidad, pero esta vez con el asunto de los ataques con armas químicas del 21 de agosto en Damasco. ¿Quién afirma esto? ¿Damasco? ¿Acaso el movimiento anti-guerra? Me temo que no. Lo han hecho 12 antiguos agentes de los servicios secretos estadounidenses, informados por algunos de sus colegas todavía en activo. Acaban de escribir una carta al presidente Barak Obama comunicándole que todo apunta a que ha sido engañado (lo que todavía no se ha demostrado). Este documento confidencial ha aparecido en una web norteamericana, y nosotros lo hemos traducido. Como sabemos, cada guerra empieza con una “mentira-mediática”cosa que cada vez es más evidente. Que cada quién tome sus propias responsabilidades al respecto.
A pesar de la supuesta “fiabilidad” de la administración Obama en todo lo que rodea a la implicación del gobierno sirio en el ataque con armas químicas del 21 de Agosto cerca de Damasco, una decena de antiguos militares y agentes de inteligencia del gobierno estadounidense, han enviado al presidente Obama un reporte con informaciones que contradicen la versión oficial:

MEMO PARA: El Presidente
DE: Veteran Intelligence Professionals for Sanity (VIPS) – Veteranos profesionales de los servicios de Inteligencia a favor del Sentido común.
ASUNTO: ¿Siria es una trampa?
PRIORIDAD: Inmediata

“Sentimos mucho informarle de que nos han comunicado que, a pesar de las declaraciones de su administración, y teniendo en cuenta la fiabilidad de nuestras fuentes, ya que provienen de nuestros antiguos colegas, Bachar el-Assad NO es el responsable del ataque químico que ha matado y herido a civiles sirios el 21 de agosto, información que comparten también los servicios de inteligencia británicos. A la hora de redactar este breve reporte dirigido a usted, vamos a actuar de buena fe, suponiendo que usted no ha sido del todo informado por sus consejeros que quizás hayan hecho uso de lo que comúnmente llamamos “plausible deniability”.

No es la primera vez que hacemos algo así – en su día ya enviamos al presidente Bush nuestro primer HYPERLINK http://warisacrime.org/downloads/vipstwelve.pdf” Memo de los VIPS– justo después del discurso de Colin Powell en la ONU, el 5 de febrero de 2003; cuando divulgó informaciones engañosas que justificaban una guerra contra Irak.

En aquel momento, también actuamos de buena fe otorgándole al presidente anterior el beneficio de la duda ya que supusimos que quizás, podría haberse dado el caso de que lo hubieran engañado, o en cualquier caso, mal aconsejado.

El engaño evidente del discurso de Powell fue lo que nos llevó en aquella misma tarde a exigirle a su predecesor, que no se dejase engañar por las belicosas sugerencias de sus asesores y consejeros y que fuese más allá de los límites del discurso dominante, para tratar de evitar una guerra sin sentido que tendría consecuencias catastróficas. Es por eso que le ofrecemos hoy la misma sugerencia que le ofrecimos en su día a su predecesor.

Nuestras fuentes confirman que efectivamente, ha habido un ataque químico que ha matado y lesionado a civiles sirios el 21 de agosto en un suburbio de Damasco. Sin embargo, estas mismas fuentes no aclaran ni que este ataque haya sido perpetrado por el ejército Sirio ni que se hayan utilizado armas químicas procedentes de su arsenal.

Según algunos agentes de la CIA que trabajan en el asunto Sirio, todo esto está bastante claro, como también lo está el hecho de que el director de la CIA, John Brennan, está cometiendo un engaño muy parecido al que se cometió en la pre-guerra de Irak y que iba dirigido al congreso, a los medios de comunicación, al público, y quien sabe si incluso hacia usted.

Hemos estado observando de cerca a John Brennan estos últimos años y desgraciadamente pensamos que lo que dicen nuestros antiguos colegas es bastante cierto. Sobre todo teniendo en cuenta que algunos de nosotros han trabajado directamente con este señor y lo conocemos muy bien.

No le damos pues ninguna credibilidad. Como tampoco se la damos al Director de Inteligencia Nacional (Director of National Intelligence DNI) James Clapper, quien admitió por su parte, haber dado al congreso un testimonio “claramente erróneo” cuando negó que la NSA hubiese realizado escuchas telefónicas a los estadounidenses.

¿Reporte de inteligencia o estrategia política?
El hecho de que el secretario de estado John Kerry haya mencionado el nombre de Clapper en el congreso esta semana para dotar de mayor credibilidad el “government assessment” (reporte del gobierno de cuatro páginas) nos parece bastante extraño, sobre todo teniendo en cuenta que quienes publicaron el reporte fueron la Casa Blanca y no el propio Clapper.

De todas formas, no nos sorprende, ya sabemos cómo funcionan. Conocemos perfectamente su manera de actuar y este tema no lo han tratado con demasiada delicadeza. A pesar de que nos vendan el “reporte del gobierno” como una valiosa información de Inteligencia, en realidad se trata de un mero documento político que no tiene nada que ver con Inteligencia. Los autores, correctores y editores se encargan de ocultarnos los detalles importantes mientras admiten sus errores de “confirmación de informaciones”.

Un fraude ya visto : Todo esto debería traernos a la memoria aquellas conversaciones de Downing Street del 23 de Julio de 2002 en la que se abordó el tema de Irak y en las que Richard Dearlove, en aquel entonces al frente de la inteligencia británica,se dirigió al primer ministro Tony Blair y a otros altos funcionarios militares, declarando que el presidente Bush había decidido deshacerse del presidente Saddam Hussein a través de una acción militar que “se justificaría a través de una mezcolanza de terrorismo y armas de destrucción masiva”. Dearlove sacó esta información de una conversación que tuvo lugar el 20 de Julio con quien por aquel entonces era director de la CIA; George Tenet.

El debate que se generó a posteriori recalcó la vaguedad y banalidad de las pruebas presentadas para justificar la guerra de Irak, lo que obligó a Dearlove a admitir que “la Inteligencia y las pruebas estaban totalmente sujetas a ciertas decisiones políticas”. Sospechamos que hoy, en el caso de Siria está ocurriendo exactamente lo mismo.

Los informes de Inteligencia
Disponemos de numerosas pruebas procedentes del Medio Oriente- la mayoría vienen de la oposición siria y de sus aliados- de las cuales podemos deducir que el ataque químico del 21 de agosto fue una operación planeada con antelación por la oposición siria y sus aliados turcos y saudís con el único fin de forzar a los EEUU a intervenir en este conflicto.

Según ciertas informaciones, Alguien llevó los recipientes con el agente químico a un suburbio cercano a la ciudad de Damasco, y después los abrió provocando la muerte instantánea de las personas que se encontraban en la zona. No disponemos de ninguna evidencia de que el ejército Sirio haya lanzado misil alguno capaz de transportar un agente químico de estas características, de hecho carecemos de pruebas que nos hagan apoyar la tesis de que este ataque fue llevado a cabo por el ejército Sirio.

Por otro lado, sabemos que los días 13 y 14 de agosto de 2013, las fuerzas de la oposición asentadas en Turquía y apoyadas por occidente, estuvieron preparando una ofensiva del ejército rebelde. En efecto, por aquellas fechas, hay constancia de que algunos comandantes de la oposición siria y agentes de la inteligencia catarí, turca y americana se reunieron en la base militar de Antakya, ubicada en la provincia de Hatay; hoy reconvertida en el cuartel general del ejército sirio libre (ASL) y de sus aliados extranjeros.

Altos mandos de la oposición establecidos en Estambul acudieron a la región para informar a los comandantes de la zona allí presentes de que iba a ocurrir un “cambio en el curso de la guerra” que provocaría una inminente escalada de los combates y que desencadenaría una ofensiva estadounidense.

Después de estos encuentros estratégicos ocurridos en Antakya, en los cuales participaron turcos, catarís y estadounidenses, además de altos cargos de la oposición Siria, se dio la orden de avisar a los sirios de que los bombardeos americanos eran inminentes. Los líderes de la oposición se pusieron pues al trabajo para, aprovechando estos bombardeos, movilizar a sus tropas y así tomar Damasco y derrocar a Bachar-el-Assad de una forma rápida y efectiva.

Por su parte, la inteligencia turca y catarí aseguró a los comandantes de la oposición que se llevaría a cabo un suministro de armas para el desarrollo de la ofensiva, lo que efectivamente ocurrió. Se distribuyó armamento en masa desde todas las bases de la oposición, desde el 21 de agosto al 23. Esta operación fue controlada por la Inteligencia turca y catarí y supervisada por organismos de la Inteligencia estadounidense.

¿Quién saca partido?

No cabe ninguna duda de que los que están intentando derrocar al presidente Bachar-el-Assad están muy interesados en la intervención de los Estados Unidos en este conflicto. Hasta ahora, no estaba muy claro que el gobierno de Netanyahu quisiese implicar a Washington en una nueva guerra en la zona pero ahora, con el aumento de las presiones de los lobbies israelíes, se está dejando bastante claro que efectivamente, la implicación de los EEUU en Siria es un objetivo prioritario de Israel.

La periodista Judi Rudoren, desde Jerusalén, escribió el viernes un artículo en el New York Times en el que expresó de una manera bastante esclarecedora la existencia de intereses israelís en la región. El artículo, titulado “Israel apoya una intervención limitada contra Siria” sugiere que los israelíes apoyan una solución para la guerra en Siria (que tiene ya dos años y medio), que consiste precisamente en que no haya solución alguna del conflicto, y prosigue:

“Para Jerusalén, el momento actual, aunque sea espantoso desde un punto de vista humanitario, es preferible a una victoria de Assad y de sus aliados iraníes e incluso es preferible también a un fortalecimiento de los grupos rebeldes cada vez más dominados por yihadistas suníes”.

“Se trata de un partido donde te gustaría ver a los dos equipos perder, o en todo cualquier caso, no ver a ninguno de los dos ganar. Con un empate nos damos por satisfechos” Comenta Alon Pinkas, antiguo cónsul general de Israel en Nueva York. “dejadlos que se maten entre ellos: esta es la buena estrategia. Mientras se peleen entre ellos hasta la eternidad, podremos estar tranquilos”.

Creemos que los líderes israelíes piensan que una mayor implicación de los EEUU- a pesar de consistir en ataques “limitados”- ralentizaría la solución del conflicto y provocaría un recrudecimiento del ensañamiento entre suníes y chiíes, lo que aparentemente supone la mejor opción para Israel.

Por otro lado, Irán constituye, por su parte, una pieza clave en la estrategia israelí; el hecho de que este país, a pesar de compartir un tratado defensivo con Siria, no pueda ayudar militarmente a Siria, puede ser utilizado por Israel como una estrategia para ridiculizar y evidenciar las limitaciones del país persa.

El papel de Irán
Al igual que es muy fácil acusar a Irán de provocar crímenes de todo tipo, acusar a el-Assad de ser el artífice del ataque con armas químicas parece también lo más sencillo, y más si tienen detrás la mano acusadora israelí, cosa que sospechamos es bastante probable.

Por otro lado, podría darse el hipotético caso de que algún interesado, ocultándose bajo una falsa identidad, atacase alguno de los cinco destructores americanos que patrullan actualmente en la zona para que, acto seguido, nuestros medios de comunicación inicien una campaña de presión a favor de una intervención militar de los EEUU en Siria e incluso, quien sabe si también, en Irán.

Como sabemos, Irán pertenece al grupo de los que acusan a los rebeldes de haber perpetrado el ataque químico del 21 de agosto y ha advertido a los EEUU de que no se impliquen más de la cuenta en el asunto. Según la cadena Iraní Press TV, el ministro de exteriores de este país, Mohammad Javid Zarif declaró que:”la crisis Siria es una trampa de los grupos de presión sionistas (preparada para los Estados Unidos)”.

Es posible que el ministro iraní esté en lo cierto, pero suponemos que sus consejeros se abstendrán de tomar en consideración estas declaraciones, es por esta razón que nos vemos en la obligación de transmitirle este mensaje; para asegurarnos de que tanto usted como los demás responsables del caso, tomen sus decisiones teniendo total acceso a todas las informaciones existentes sobre el panorama actual.

Represalias inevitables
Esperamos que sus consejeros le hayan advertido de las represalias que habrá si se lleva a cabo un ataque en Siria. Solo tendremos que saber dónde y cómo ocurrirán. Lo que pasó en la embajada americana en Benghazi, el 11 de septiembre de 2012, será poca cosa al lado de lo que puede ocurrir aquí. Por cierto, uno de nosotros escribió hace una semana un artículo refiriéndose a esta posibilidad, se titulaba “consecuencias posibles de un ataque militar americano en Siria- recuerdos de la destrucción de los barracones de los marines americanos en Beirut en 1983”.
Traducción: Enrique Cebrián para el Colectivo HYPERLINKhttp://www.michelcollon.info/12exdesservicesUSaObamaCen.html Investig’Action : michelcollon.info
Fuente:
HYPERLINKhttp://www.michelcollon.info/12exdesservicesUSaObamaCen.html Investig’Action
Fuente original:
HYPERLINKhttp://consortiumnews.com/2013/09/06/obamawarnedonsyrianintel/ consortiumnews.com

Sumate a los Amigos de Investig’Action