Los Transgénicos Producen Cáncer

 

 

Es lo que afirma el investigador francés G-E Séralini en un estudio publicado en la revista Food and Chemical Toxicology (FChT). En un volar, la noticia se regó por todos los principales periódicos del mundo, para felicidad y regocijo de los enemigos de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) o transgénicos.

Los (OMG) resultan de la adición en el laboratorio, mediante manipulación genética, de genes que les confieren características nuevas y provechosas, como la resistencia a las plagas ­ o menor necesidad de fertilizantes –en el caso de las plantas; en los animales puede significar mayor cantidad de nutrientes, fabricación de insulina a menor costo o autocontrol de parásitos (ver entradas correspondientes en este espacio).
Un injerto en una planta es un transgénico doméstico, muestra cotidiana de lo que han venido haciendo los hombres desde hace decenas de miles de años para domesticar y poner a su servicio plantas y animales. La diferencia con los transgénicos es que se hacen en los laboratorios y a una velocidad y precisión considerablemente más altas. Nada diferente a lo que se hacía al inicio de la agricultura sólo que la eficacia y el rendimiento, gracias al desarrollo científico, son mucho mayores. Además los controles y escrutinios a los que están sometidos los OMG los vuelven más seguros para el consumo animal y humano.

Séralini y sus colaboradores en la universidad de Caen, presentaron los resultados obtenidos en un estudio de dos años con ratas de laboratorio, alimentadas con maíz transgénico, modificado para resistir a las plagas. La conclusión fundamental fue que los animales alimentados con los transgénicos sufrieron una proliferación de tumores mucho más alta que la de ratones alimentados con maíz sin la modificación genética. Para ilustrar los resultados, los autores incluyen fotografías de los animales infestados de cáncer, con un sensacionalismo innecesario pues muestran los tumores, muchos de ellos enormes, a cambio de presentar tablas o la patología de cada cáncer, como lo hacen los artículos serios. Véalo usted mismo: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637

Lo que siguió fue una polémica enorme entre los que declararon su asombro por los resultados y quienes los acogieron como una muestra indudable de que los OMG son dañinos para quien los consume, en este caso las ratas del laboratorio. Como es lo usual, los resultados son extrapolables a posibles efectos cancerígenos en los humanos que consumen los OMG. Se dijo que la investigación de Séralini era el milímetro que faltaba para cerrar el ataúd de los transgénicos.
Los científicos del área exigieron de inmediato conocer más sobre el trabajo de Séralini. No fue posible pues el investigador puso una muralla de resistencia. Ya había actuado de forma irregular pues no había permitido que los periodistas tuvieran acceso al artículo antes de que la noticia se diera a conocer al público. Además, por los mismos días, Séralini lanzaba dos libros y un documental.

Una noticia de este calibre, que “demuestra” el peligro de los OMG, que ya están en la agricultura y la industria agropecuaria por más de 25 años sin que nunca se haya demostrado, en cientos de trabajos de científicos en todo el mundo, ningún efecto nocivo o adverso, puso en alerta a la Unión Europea (UE) que comisionó una revisión del artículo de Séralini.
El equipo encargado de la revisión del artículo estuvo formado por científicos dedicados a evaluar la precisión en la bioestadística, el diseño experimental, la toxicología en mamíferos, la biotecnología, la seguridad de pesticidas y la carcinogénesis en los resultados presentados por Séralini.
Pronto fueron evidentes las patas cojas.

La cepa de ratas utilizadas en el estudio es una que tiene una tendencia muy alta a desarrollar tumores y cáncer de manera espontánea y que además, tiene una vida más corta que otros animales de laboratorio: menos de dos años. Lo ha leído usted bien: un experimento de dos años con animales que viven hasta los 18 meses y que, coman lo que coman desarrollan cáncer en muchas partes del cuerpo. Esto en ciencia se llama experimento sesgado.

En todos los estudios de este tipo debe existir un grupo control, es decir un número de ratas que no son alimentadas con el maíz modificado. Lo establecido es un número diez veces más alto que el que usó Séralini.
Cuando los resultados de la comisión de la UE fueron divulgados, descalificando el trabajo de Séralini por no cumplir con los requerimentos necesarios para sacar semejantes conclusiones, un grupo de más de 24 investigadores de altísimo nivel, envió una carta a la revista FChT exigiendo retirar el artículo. Hasta hoy no han tenido respuesta.

¿Cuál es el empeño de Séralini en demostrar lo indemostrable? –tan difícil es de demostrar que tuvo que manipular el diseño y de ahí, los resultados que esperaba obtener aparecieron, ¿por qué su cruzada contra los OMG? Es una pregunta difícil pero que puede contestarse con una respuesta sencilla: existe un temor enorme a cualquier manipulación de los seres vivos en los laboratorios, temor que una vez instalado se convierte en fanatismo y que entra a reforzar la existencia de supuestos peligros y, que así se demuestre que no existen, es ya muy difícil eliminar de la cabeza de las personas. Séralini es un científico en apariencia, su idea preconcebida lo ata a sus prejuicios y lo vuelve un fanático.
Tal vez quien mejor y de manera más elegante resuma las consecuencias de este cuento que hemos contado sea el fabuloso Richard Dawkins.
“La razón ha construido el mundo moderno. Es algo grandioso y sin embargo tan frágil que puede ser corroído por cualquier irracionalidad, no dañina en apariencia. Debemos por lo mismo, poner siempre por delante la evidencia verificable. De otra manera estaremos a la merced  de quienes quieren oscurecer la verdad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s