economía

La Estafa del Fondo Monetario Internacional

quien juega con fuego……………….
Que no estamos viviendo una crisis sino una estafa a nivel planetario lo saben ya hasta los más tontos. Que el gran capital internacional está creando escenarios ficticios para que las clases medias y bajas de los países del primer mundo vean saqueados sus activos y pierdan sus derechos como ciudadanos, trabajadores y consumidores es un hecho incontrovertible.

La Estafa del Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI) es una paradoja en sí mismo:gran conocido desconocido en el seno de las Naciones Unidas, predica bondades que doblegan a los países y emite “consejos” de obligado cumplimiento. Los españoles de a pie teníamos poca constancia del FMI hasta que empezó la crisis y los periódicos empezaron a publicar sus consejos. Muchos países europeos están comenzando su baile con esta macroinstitución. Otros países, como Argentina, Venezuela o Albania, ya han aprendido que quien baila con el diablo sale quemado.
¿Cómo se autodefine el FMI?
Es un organismo creado para facilitar la estabilidad económica mundial y reducir la pobreza. Otorga créditos a los países con problemas en su balanza de pagos. Nació en 1945 de la Conferencia de Breton Woods, la misma que estableció la arquitectura económica del capitalismo. Tiene sede en Washington y lo preside la francesa Christine Lagarde. Lo integran 187 países y en sus 67 años de historia ha estado presidido siempre por un ciudadano de Europa o Estados Unidos.
¿Qué es realmente el FMI?
Es la institución encargada de ejecutar los grandes robos dirigidos por señores de cuello blanco y corbata. Perpetúar la división mundial entre desarrollados1 y subdesarrollados. Históricamente se ha cebado con los países en vías de desarrollo, fuente original de los recursos naturales que proveen la abundancia a los países industriales. Dirigido por Estados Unidos (único país con derecho a veto sobre cualquier decisión), a la hora de “cobrar deuda” apunta en primer lugar a todo lo que lleve la etiqueta de “público” o “social”. El FMI es adicto a los impuestos regresivos (esos que desangran al pobre en mayor medida que al rico, como el IVA). Es mejor definir sobre los hechos que sobre la teoría…

politica

Algunas cagadas recientes y otros momentos “de oro” del FMI
-Década de los 70 y los 80. A principios de los 70, el petróleo cuadruplicó su precio. Los bancos más poderosos del mundo, todos de EEUU y Reino Unido, empezaron a dar préstamos a los países subdesarrollados con el aval del Estado que recibía el dinero (símil a lo sucedido en el “rescate” a los bancos españoles). A finales de los 70 la crisis económica se generalizó y el precio de las materias primas, producidas en los países pobres, cayó en picado. En agosto de 1982 estalla la crisis de la deuda en México, Brasil, Perú al tiempo que Argentina se tambalea. El FMI hizo de policía recaudador: obligó a 15 países endeudados a abandonar sus planes de desarrollo y a privatizar el espectro público a cambio de facilidades para devolver la deuda. Los libros de historia de América Latina definen esa época como “la década perdida”. En otros países, como Tanzania, el FMI obligó a que los hospitales cobraran las consultas y los colegios. La asistencia médica cayó un 53% y hoy día el analfabetismo de ese país ronda el 69,4% (CIA World Factbook 2008).

estafa

-Año 1986. Filipinas produce todos los alimentos que consume. En los años venideros, el FMI impuso un plan de ajuste que obligó a destinar el 10% del PIB a pagar la deuda externa y un 30% a pagar los intereses de esos préstamos. Más tarde el país entró en la Organización Mundial del Comercio y abrió sus puertas al arroz vietnamita y tailandés, mucho más barato. Ahora Filipinas importa los alimentos y exporta flores y espárragos al mercado internacional. Según la FAO, el 40% de los filipinos vive bajo el umbral de la pobreza.

Europa

-Fines de la década de los 80. 1989, cae el muro de Berlín y la URSS comienza a desintegrarse. El FMI asesta la patada que pone fin a la caída del gigante soviético: ordena liberar los precios, eliminar subsidios, aumentar la deuda externa con el aval del petróleo, gas y otros recursos y privatizar las empresas y servicios públicos. Seis años después, el número de pobres en la recién nacida Rusia pasaba de 17 millones a 170 millones de personas. En 1998 llega el la crisis conocida como “crack ruso”. Aún se desconoce el paradero de los 22.600 millones de dólares que en ese momento el FMI prestó al gobierno ruso de Boris Yeltsin.

dinero

-Principios de los 90. El FMI alaga la valentía del presidente argentino Menem, presidente de la república desde 1989 hasta 1999. Su legado: privatizaciones históricas, creció la desigualdad, aumentó la pobreza, las pensiones disminuyeron un 13%, cayó el empleo y la producción industrial, se produjo el famoso “corralito” y la deuda pública se multiplicó por 11.

fmi

La Estafa del Fondo Monetario Internacional

-Año 1994. México, moribundo desde la crisis de 1985 tras consumir los remedios del FMI, acepta el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Desde entonces los mexicanos importan desde su vecino del norte todo tipo de alimentos y sirven de mano de obra barata. México es hoy día un estado fallido en manos de políticos corruptos y mafias de la droga que se consume en EEUU.

politica

-Año 1993. Los “tigres” del sudeste asiático llevaban una década creciendo al 8% anual. Llegó el FMI y les pidió que eliminaran los controles sobre los movimientos internacionales de dinero. Los especuladores crearon una burbuja inmobiliaria que reventó en 1997. Primero cayó Tailandia, después Indonesia y más tarde Corea del Sur. En el año 2000, el entonces director general del FMI, el francés Michel Camdessus, dimite de su puesto a raíz de la crisis del sudeste asiático. Es importante recordar que el FMI había acudido a ayudar a los acreedores que habían invertido en fondos especulativos y “poco serios”, lo que derivó en una crisis que destruyó más de 20 millones de empleos.

-Año 2001. Desde los 90, el FMI cita a Irlanda como el mejor ejemplo económico de Europa. El pequeño país crece al 9% anual gracias a sus bajos impuestos en Europa. En el año 2001 explota la “burbuja de los punto.com” y cientos de empresas huyen rumbo a los recién incorporados países del este. Irlanda escapó de ese callejón engendrando otra burbuja, esta de carácter inmobiliario. Año 2008: quiebra la burbuja inmobiliaria. Año 2010: el FMI y la Unión Europea conceden un crédito a Irlanda con un interés del 5,8%. Irlanda se independizó de Inglaterra en los 80 para ceder su soberanía al FMI.

-Junio de 2004. El Partido Popular de J.M. Aznar (conservador) pierde las elecciones en España y días después, el que había sido ministro de economía, Rodrigo Rato, es nombrado director general del FMI. Basta decir que Rato ideó la famosa “ley de suelos” que dio lugar a la burbuja inmobiliaria que ahora tanto se comenta en España. Quienes leen la prensa están al día de la excelente gestión de Bankia, entidad dirigida por Rato después de su paso por el FMI que fue intervenida por el gobierno hace apenas un mes.

-Año 2005. Tras varias décadas bajo el yugo dictatorial dirigido desde Washington, el 80% de los préstamos concedidos por el FMI se concentra en América Latina. Año 2012: esa proporción es del 1%.

dinero

-Año 2007. Varios movimientos altermundistas se unen para pedir al FMI que vincules sus objetivos a los Derechos Humanos. No hubo respuesta. En abril de ese año, Venezuela anuncia que se retira del FMI. Meses después Argentina, Brasil, Uruguay, Indonesia y Filipinas, entre otros, pagan de un golpe toda la deuda que tenían con la entidad y se desatan de la piedra que les impedía crecer. Poco después la sociedad Merril Lynch y Cap Gemini publican un dato escalofriante: hay 9,5 millones de millonarios más en el mundo (tanto cuesta leerlo como creerlo). Estas personas acumulan el equivalente a 12 veces la deuda externa de todos los países en desarrollo.

fmi

-Marzo de 2007. Un año antes del comienzo de la crisis, Rodrigo Rato, presi del FMI, declara: “Los hedge funds (fondos especulativos de alto riesgo) aportan beneficios obvios: han añadido liquidez al mercado y han ayudado a transferir el riesgo a una variedad mucho mayor de inversores dispuestos a asumirlo. En ese sentido han contribuido a la estabilidad y también han ayudado a reducir la ineficiencia de los mercados”.

La Estafa del Fondo Monetario Internacional

-Año 2009. Wikileaks publica un cable secreto de la agencia de inteligencia Stratfor. En él se revela que el FMI había impuesto en 1996 varias medidas de austeridad en los países de los balcanes para acelerar el inicio de la guerra. Ese conflicto se cobró más de 14.000 vidas en total.

-Enero de 2010. Strauss-Kahn sale a “ayudar” a Haití después del terremoto con un préstamo de 100 millones de euros. Año 2012: Haití, el país más pobre de América Latina, sigue bajo los escombros pero su deuda es de 1.885 millones de dólares, de los cuales 430 millones son de intereses.

poder

-Mayo de 2011. El exministro socialista francés y presidente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, es arrestado en un aeropuerto de Nueva York justo antes de despegar por la supuesta violación de una empleada del hotel donde se alojaba. Es la cuarta vez que lo denuncian por abuso sexual. Su mujer, la directora del famoso Huffington Post, sale a defenderlo ante los medios. Un mes después Dominique dimite.

estafa

Europa

-Agosto de 2011. La nueva presidenta del FMI, Christina Lagarde, es investigada en Francia por abuso de poder durante su mandato como ministra de economía del gobierno de Sarkozy.

-Mayo de 2012. La presidenta del FMI, Christine Lagarde, concede una entrevista al diario británico The Guardian. Sus declaraciones encendieron la rabia de muchos: “En lo que respecta a los griegos, también pienso en la gente que en todo momento busca no pagar impuestos (…). Pienso en los niños de un pequeño pueblo de Níger, que van dos horas al día al colegio (…). Pienso en ello todo el tiempo, porque creo que necesitan más ayuda que la gente en Atenas”. Madame Christine cobra 380.000 euros al año libres de impuestos por su cargo diplomático. El PIB per cápita anual en Níger es de 676 dólares.[/b

-Abril de 2012. La presidenta del FMI, Christine Lagarde, advierte que deben recortarse las prestaciones sociales y hay que retrasar la edad de jubilación ante “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Su última perla:Tal cual.

El FMI ilustra perfectamente tanto la locura que hay detrás de la ayuda al desarrollo como sus verdaderos motivos. El FMI se hace pasar como una especie de banco, aunque concede "préstamos" que ningún banquero racional aprobaría, en su mayoría a gobiernos tambaleantes, con economías débiles y monedas inestables.
La verdadera razón de ser del FMI es canalizar dólares provenientes de los impuestos hacia empresas con buenas conexiones políticas.
La realidad es que los préstamos del FMI a menudo hacen más daño que bien. En el mejor de los casos, se presta dinero a gobiernos de países con baja productividad económica y, en el peor, el dinero termina en el bolsillo de dictadores corruptos.

politica

Esta pasando en España y mañana puede pasar en tú País

Anuncios

Fracking: un Crimen

México en la mira

 

 

El ambiente socio-político mexicano en la época actual nos ha enseñado dos cosas que debemos tener presentes continuamente, la primera de ellas es que el Congreso se ha convertido en la Oficialía de Partes del Gobierno Federal y la segunda es, como consecuencia natural, que no podemos actuar para impedir los graves daños a nuestro país, sino es trabajando en conjunto con todos los sectores de la sociedad.

El fracking es una técnica de extracción de gas y petróleo de yacimientos no convencionales, generalmente de formaciones de esquistos, mismas de las que se obtiene el llamado gas shale. Estas formaciones geológicas se ubican a varios miles de metros de profundidad y para acceder a ellas se debe perforar hasta la formación que alberga los hidrocarburos, empleando una técnica de perforación mixta. En primer lugar, se perfora verticalmente y posteriormente se continúa de forma horizontal, con pequeñas explosiones, a lo largo de varios kilómetros.

Los múltiples impactos socio-ambientales de esta técnica son significativos. El uso intensivo del agua, que puede variar de 9 a 29 millones de litros por pozo, pondría en riesgo el acceso al agua necesaria para el uso doméstico de entre 5 a 15.9 millones de personas.

¿Qué sucedería en estados como Coahuila, en donde la falta de agua ya es un problema del día a día de las familias en ese territorio?

Además, a esa amenaza debemos  agregar la contaminación de agua por sílice o metano, o la contaminación del aire y suelos que genera la acumulación del agua de deshecho en tinas contenedoras, los riesgos son demasiado altos para no considerarse.

Estas graves problemáticas ya son en sí suficientes como para oponernos rotundamente al fracking, pero éstos no son los únicos daños, pues también existen afectaciones en otro tema de vital importancia para la sociedad, esto es, en la violación de los derechos humanos generados por la implementación de esta técnica.

Durante la elaboración de los proyectos, la exploración y la explotación de hidrocarburos por medio del fraking se violentan diversos derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de la población, especialmente de las comunidades cercanas y no sólo esto sino que estas afectaciones pueden extenderse a comunidades o poblaciones lejanas a los proyectos y peor aún, afectar el presente y el futuro de muchas generaciones.

Zonas que previamente eran rurales, cercanas a pueblos y comunidades se ven rodeadas prontamente por maquinaria muy pesada que realiza perforaciones profundas, con el consecuente aumento de tránsito por carreteras que usualmente eran poco transitadas, mismas que desembocan en carreteras de mayor afluencia que poco a poco se agrietan y maltratan por el aumento de tránsito, en especial de vehículos de carga.

Yoko Ono, esposa del fallecido John Lennon, habla en Manhattan a principios de este año, durante el lanzamiento de Artistas Contra Fracking, un proyecto de asociación activista opuesto a la fracturación hidráulica.

El ruido en dichas zonas aumenta exponencialmente, volviendo estas zonas que son en su mayoría rurales, en áreas industriales en donde se realizan trabajos 24 horas al día, 365 días al año.

Disminuyen las condiciones de habitabilidad de las regiones en donde se establecen los proyecto, esto por supuesto afecta también el acceso a la educación en instalaciones adecuadas, los centros laborales, los espacios recreativos, así como el derecho a la libre determinación de los pueblos.

La migración de especies animales, o la extinción de las mismas, también está ligada al uso del fracking. La producción ganadera, así como el cultivo, se ven afectados prontamente pues –como ya hemos mencionado- la contaminación de aguas, suelo y aire es inmediata.

Con la implementación de esta técnica en Coahuila desde junio de 2013, es posible afirmar que  desde la etapa del diseño de los proyectos, la opacidad y la violación al derecho de acceso a la información, el derecho a la consulta previa y a la participación son violentados.

Sin embargo, Rubén Moreira, gobernador de la entidad, descalifica totalmente a las organizaciones de la sociedad civil que están presentando la otra cara de la explotación del gas shale.

Esta es una imagen de un hombre que es agua de pozo fue tan fuertemente contaminado por el gas natural que cuando él encendió un fósforo y se lo metió bajo el grifo mientras el agua corría, su agua se incendió.

Fracking puede contaminar las fuentes de agua con productos químicos tóxicos y altos niveles de gas metano, que pueden causar enfermedades a las personas y animales,esto en un ejemplo de agua que una empresa de energía como Cabot Oil and Gas Corp. consideraría segura para beber.

A pesar de las voces en contra, Moreira ha defendido en más de una ocasión el proyecto para extraer el combustible en Coahuila y ha dicho que quienes se oponen es porque no han entendido que el “fracking ya no es con explosiones, es con agua que se inyecta y se recicla para la obtención del energético”.

“La exploración se está haciendo en Estados Unidos, ha generado cientos de miles de empleos”, señaló a finales de marzo. “Yo les diría a todos que, ¿cuál es la alternativa? Esa es mi pregunta. ¿Cuál es la alternativa para una sociedad que requiere energía eléctrica?, ¿el petróleo, el carbón, la energía nuclear?”, cuestionó.

Pues bien, el ejemplo de Estados Unidos, lejos de ser la gran panacea que ofrece este cínico gobernador, es un ejemplo de otras consecuencias, como si las ya mencionadas con anterioridad no fueran suficientes.

El caso paradigmático es el de la ciudad de Dish, Texas, en donde se descubrió tras un estudio, que la contaminación del aire en zonas cercanas a pozos de fracking contiene una cantidad de benceno (agente cancerígeno) muy superior a lo permitido. Esta contaminación puede deberse bien a la evaporación proveniente de las piletas donde se almacenan las aguas residuales o por fugas en los pozos de gas y tuberías, que contribuyen a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero.

En 2011 un informe de la Casa de los Representantes de Estados Unidos dictaminó que de los 2500 productos empleados en la fractura hidráulica, más de 650 contienen químicos potencialmente cancerígenos. Esto pone en riesgo las aguas subterráneas y superficiales ya que la ‘sopa química’ que se inyecta durante la fractura puede filtrarse por problemas de cementación de las cañerías o migrar más allá de la formación geológica que se pretende intervenir, también derramarse durante su manipulación en superficie o tratamiento y disposición inadecuada de las aguas residuales.

Y sin embargo en México, personajes como Moreira en Coahuila, o Rodrigo Medina en Nuevo León, plantean esta técnica como novedosa y segura, ante una Comisión Nacional de los Derechos Humanos que en este tema, como en muchos otros, guarda silencio bajo la complaciente tranquilidad de Raúl Plascencia.

Estamos a tiempo de impedir la implementación de esta técnica, a tiempo de detener las últimas heridas de muerte al desarrollo nacional, pero debemos entender que sólo en unidad podemos lograr esa mayoría que hoy nos aplasta en las calles. El presente lo requiere y el futuro lo vale.

Existe a nivel internacional la experiencia de países que se han dado cuenta de estas graves problemáticas. Francia y Bulgaria van a la cabeza, con una prohibición absoluta al fracking desde 2011 y 2012 respectivamente, o demos la batalla como Rumania, Sudáfrica, Alemania, República Checa, Argentina, España, Suiza, Italia, Irlanda del Norte, Irlanda, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos, que han logrado moratorias totales o parciales como medida precautoria ante el fracking.

Ahora más que nunca es importante empatar agendas entre el poder legislativo y las organizaciones de la sociedad civil, esta lucha nos concierne a todas y a todas y de ella depende no sólo el futuro de nuestras hijas e hijos, sino el presente de toda la sociedad.

 

Empeorando—“Breaking bad”: ¿El (narco) Show debe Continuar?

Fernando Buen Abad Domínguez

Un cáncer televisado que se vuelve negocio. Hace tiempo que las “series” de televisión yanquis (y no sólo) son escuelas ideológicas (falsa conciencia) y chatarra intelectual para las masas. Nada nuevo. Hace tiempo que la burguesía usa sus “medios” para exhibir impúdicamente todo género de aberraciones y para infiltrar valores (o anti-valores) convertidos en mercancías del morbo, muy rentables y muy premiadas por ellos mismos. De mal en peor.

Breaking Bad” es una de esas series televisivas “exitosa”, según los parámetros mercantiles de la industria televisiva, y es una serie muy jugosa por la carga ideológica que cocina. Su éxito deriva de una muy sofisticada cadena de producción que hace malabares con los miedos, con los estereotipos y con las monstruosidades del crimen organizado, ahora convertido en puntero del “rating”. Es un producto con sobresaliente calidad narrativa, y dotación técnica, al que debemos observarle la siempre presente bendición que le otorga la DEA para calmar la doble moral del espectador común (o del pueblo-público) consumidor adicto al espectáculo de su propia desgracia. “De acuerdo con reportes de la ONU, en Estados Unidos, Canadá y Europa se queda la mayor parte de las ganancias de la venta de droga en el mundo, que en el caso de la cocaína representa 70% de los 72 mil millones de dólares traficados al año.”[1] Más los “daños colaterales”.

Breaking Bad” viene a contarnos, involuntariamente, lo que le sucede al capitalismo en su totalidad y nos lo cuenta de la manera en que a la burguesía le encanta contar esas “cosas” que , principalmente, consiste en culpar de todos sus males a las “periferias” sociales: a los inadaptados; a los “losers”; a los inferiores y a los “latinos”. “Periferias” que son, a los ojos del “buen burgués”, nido de lacras que afean el paisaje con sus “disfunciones” y con su primitivismo intelectual, sexual, alimentario y laboral. La escoria misma. Y mientras la serie cuenta su “historia” narcótica, avanza como ofensiva ideológica discriminatoria, criminalizante y estigmatizante. La lucha de clases en acción televisada.

En el imaginario de “Breakin Bad” sólo los agentes de la DEA son “los honestos”. ( En cerca de 60 horas de tele ni una palabra sobre las tropelías criminales de la DEA en Bolivia, Ecuador, Venezuela…México) Aparecen como el alma pura de la sociedad yanqui (la misma que financia y aplaude las guerras y crímenes globales) pero que, para los fines televisivos, sufre la maldición de tener que vigilar y combatir a esos bárbaros que arriman a sus tierras el menú más completo de narco-tentaciones con trafico de armas, trafico de personas y tráfico de órganos. Todo en un escenario cuidadosamente mexicanizado o latino-americanizado condimentado con dólares a mansalva. Galería con fetiches del simplismo y del maniqueísmo. Mientras tanto, la realidad no recibe premios: “Más de 121 mil muertos, el saldo de la narcoguerra[2]

Era de esperarse que una serie de televisión cuya audacia es mostrar, farandulizada, parte de las entrañas y la descomposición política del imperio, convirtiera en audacia su cinismo. No se priva de frases gruesas como “te obligan a lamerle el culo al patrón”, dicho por uno de los protagonistas que se queja ante los pagos exiguos (un millón y medio de dólares) como cocinero de metanfetaminas. No se priva de exhibir la desprotección médica de las personas obligadas a “cualquier cosa” para pagar un tratamiento. No se priva de pasearse por los pasillos de las ambigüedades y la corrupción de todas las jaurías que acechan a los latinos y a los “perdedores” incapaces de subirse al “american way of life” tentados por los vicios, las blandenguerías psicológicas y la promiscuidad de clases. El capitalismo al desnudo. En fin, “Breaking Bad” es un lavado de cara al sistema, uno más, esta vez con sabores amargos y sangrientos pensados para la hora de la cena y en hi definition. Dosis de violencia mediática antes de ir a la cama.

Se venden la “temporadas” completas o fragmentadas en las tiendas más ad hoc o en los palacios del pirateo. Dicen que es la “serie más exitosa de toda la historia” que ha roto récords, que acumula premios de todo tipo, que es ya un fenómeno televisivo mundial. Y mientras más se la publicita más de afianzan sus aberraciones temáticas. ¿Comprenderán los “teleespectadores” en México, en Guatemala, en Honduras, en Colombia, en Argentina… por qué los yanquis abordan estos temas desgarradores, para entretenerse, mientras a nuestros pueblos nos cuesta sangre, desgarramiento y huellas psicosociales irreparables? ¿Hay algún mensaje “edificante” o algún arrepentimiento, salido de la moral yanqui, para denunciar, de verdad, la red compleja de crímenes paridos por el capitalismo presentados como narco-espectáculo? ¿Forma opinión, cuál… forma modelos, cuáles? No hace falta ver toda la serie. Paraíso de la degradación, el envilecimiento, la decadencia y la corrupción. Radiografía de un sistema que expresa sus metástasis en la vida cotidiana y hace negocios con eso.

Breaking Bad” es un retrato cínico del imperio que sabe producir maquinas de guerra ideológica con gran manufactura artística y tecnológica. Eso no le quita lo perverso. Aunque muestra “descarnadamente”, ante sus cámaras, los submundos del sistema en decadencia, eso no implica una crítica. Con la dosis descomunal de ambigüedades que la serie maneja, de hace difícil decidir si se trata de una apología del delito o de una moraleja audiovisual para la resignación. La serie toda parece decir, empeorando, que la cosa es así, que “la ley del más fuerte” es la que manda y que, también, se llega a ser más fuerte si se es más cruel y más ambicioso. No disfrutaremos este pastel de carne humana como si fuese un logro estético. No importa cuántas escenas de ternura intercalen, no importan los silogismos de la obediencia debida a la “supervivencia” que encadenen, no importan los premios ni su fama. Se trata de una serie televisiva más que, directa e indirectamente, nos señala dónde está el poder y dónde está el dinero para estimular, a balazos, el tráfico de cualquier cosa que satisfaga la voracidad del capitalismo, el más demencial comprador y consumidor de drogas, violencia y vidas humanas que la humanidad ha padecido.  Y lo pasan por la tele, impunemente.


TODAS LAS GUERRAS SON GUERRAS DE LOS BANQUEROS!

 

                                por Michael Rivero

Sé que muchas personas tienen una gran dificultad para comprender sólo cuántas guerras se inician con el único propósito de obligar a los bancos privados a las naciones centrales, así que permítanme compartir algunos ejemplos, para que pueda entender por qué el gobierno de EE.UU. está sumido en la muchas guerras contra las naciones extranjeras tantos. Hay un amplio precedente para esto.
Los Estados Unidos lucharon contra la revolución americana sobre todo acto de divisas rey Jorge III, que obligó a los colonos para llevar a cabo sus negocios sólo con notas impresas bancarios prestados por el Banco de Inglaterra con interés. Después de la revolución, el nuevo Estados Unidos adoptó un sistema económico radicalmente diferente en la que el gobierno dio a conocer su propio valor basada en el dinero, por lo que los bancos privados como el Banco de Inglaterra no estaban desviando la riqueza de las personas a través de notas bancarias que devengan intereses .

Benjamin Franklin

"La negativa del rey Jorge tercero para permitir a las colonias operar un sistema monetario honesto, que liberó al hombre común de las garras de los manipuladores de dinero, fue probablemente la causa principal de la revolución". – Benjamin Franklin, padre fundador

Mayer Amschel Rothschild

Pero los banqueros no son nada si no se dedican a sus planes de adquirir su riqueza, y saben muy bien lo fácil que es corromper a los líderes de una nación. Apenas un año después de Mayer Amschel Rothschild había pronunciado su famoso "Déjame emitir y controlar el dinero de una nación y no me importa quién haga las leyes", los banqueros lograron la creación de un nuevo Banco Central Private llamado el Primer Banco de los Estados Unidos, en gran parte gracias a los esfuerzos de principal defensor de los Rothschild EE.UU., Alexander Hamilton. Fundada en 1791, al final de su carta de veinte años el Primer Banco de los Estados Unidos había arruinado casi economía de la nación, mientras que enriquecer a los banqueros. El Congreso se negó a renovar la carta y han manifestado su intención de volver a un estado de valor de moneda emitida en base a la cual el pueblo paga ningún interés en absoluto a ningún banquero. Esto dio lugar a una amenaza de Nathan Mayer Rothschild contra el Gobierno de EE.UU.: "O la solicitud de renovación de la carta es concedida, o en los Estados Unidos se encontrará envuelto en una guerra más desastrosa". El Congreso aún se negó a renovar la carta para el Primer Banco de los Estados Unidos, después de lo cual Nathan Mayer Rothschild arremetió: "Enseñar a los estadounidenses insolentes una lección! Traerlos de vuelta a la situación colonial!" Financiado por el Banco Rothschild controlada de Inglaterra, Gran Bretaña y luego lanzó la guerra de 1812 para la recolonización de los Estados Unidos y forzar de nuevo en la esclavitud del Banco de Inglaterra, o para hundir a Estados Unidos en tanta deuda se verían obligados a aceptar un nuevo banco central privado. Y el plan funcionó. A pesar de que la guerra de 1812 fue ganada por Estados Unidos, el Congreso se vio obligado a conceder una nueva carta para un nuevo banco privado emisor de la moneda pública en forma de préstamos a interés, el segundo banco de los Estados Unidos. Una vez más, los bancos privados tenían el control de la oferta monetaria de la nación y no le importaba que hacía las leyes o cuántos soldados británicos y americanos tuvieron que morir por ello.

Andrew Jacksons
Una vez más, el país estaba sumido en la deuda, el desempleo y la pobreza a la depredación del banco central privado, y en 1832 Andrew Jackson exitosa campaña para su segundo mandato como presidente bajo el lema, "Jackson y el banco ¡No!" Fiel a su palabra, Jackson tiene éxito en el bloqueo de la renovación de la carta para el segundo banco de los Estados Unidos.
Poco después que el presidente Jackson (el único presidente estadounidense que pagar en realidad la deuda nacional) finalizó el segundo banco de los Estados Unidos, hubo un intento de asesinato que fracasó cuando las dos pistolas utilizadas por el asesino, Richard Lawrence, no pudo disparar. Lawrence dijo más tarde que con Jackson muerto, "el dinero sería más abundante".


Isla Jekyll en EEUU

En 1913, los Banqueros Privados centrales de Europa, en particular los Rothschild de Gran Bretaña y los Warburg de Alemania, se reunió con sus colaboradores financieros de América en Jekyll Island, Georgia, para formar un nuevo cartel de la banca con el expreso propósito de formar la tercera orilla del los Estados Unidos, con el objeto de llevar un control total de la oferta monetaria de los Estados Unidos, una vez más bajo el control de los banqueros privados. Debido a la hostilidad a través de los bancos anteriores, el nombre fue cambiado a "The Federal Reserve" sistema con el fin de otorgar al nuevo banco una imagen cuasi-gubernamental, pero en realidad se trata de un banco de propiedad privada, no más "federal" de Federal Express


Federal Reserve Bank en Nueva York.

Más tarde, ese mismo año, y al parecer no quiere correr el riesgo de otra enmienda cuestionable, el Congreso aprobó el Acta de la Reserva Federal durante las vacaciones de Navidad de 1913, mientras que los miembros del Congreso se opuso a la medida en su casa. Este fue un muy solapada, ya que la Constitución confiere explícitamente al Congreso la facultad de emitir la moneda pública, no autoriza su delegación, y por lo tanto debería haber exigido una nueva enmienda para transferir esa autoridad a un banco privado. Pero es aprobado por el Congreso hizo, y el presidente Woodrow Wilson firmó como prometió a los banqueros que lo haría a cambio de generosas contribuciones de campaña. Wilson más tarde lamentó esa decisión.

Woodrow Wilson
"Yo soy un hombre muy infeliz. Me he arruinado mi país sin darse cuenta. Una gran nación industrial está controlada por su sistema de crédito. Ya no somos un gobierno de libre opinión, no más un gobierno por convicción y el voto de la mayoría , sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes ". – Woodrow Wilson 1919
Al año siguiente, la Primera Guerra Mundial comenzó, y es importante recordar que antes de la creación de la Reserva Federal, no había tal cosa como una guerra mundial.

La Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial comenzó entre Austria-Hungría y Serbia, pero rápidamente pasó a centrarse en Alemania, cuya capacidad industrial fue visto como una amenaza económica para Gran Bretaña, que vio la caída de la libra esterlina como resultado de demasiado énfasis en la actividad financiera al abandono de la agricultura, el desarrollo industrial y la infraestructura (no muy diferente del actual día Estados Unidos). Aunque la Alemania de preguerra tenía un banco central privado, se limita en gran medida la inflación y mantenerse a niveles razonables. Bajo el control del gobierno, la inversión está garantizado al desarrollo económico interno, y Alemania era vista como una gran potencia. Así, en los medios de comunicación de la época, Alemania se presenta como el principal adversario de la Primera Guerra Mundial, y no sólo derrotó, pero aplanado su base industrial. A raíz del Tratado de Versalles, Alemania se le ordenó pagar los costos de la guerra de todas las naciones participantes, a pesar de que Alemania no había comenzado la guerra. Esto equivale a tres veces el valor de todos los de la propia Alemania. Privado del banco central de Alemania, a la que Alemania se había adentrado profundamente en deuda para pagar los costos de la guerra, se liberó del control del gobierno, y la inflación masiva seguida (en su mayoría provocados por los especuladores de divisas), atrapando permanentemente al pueblo alemán de la deuda sin fin.
Cuando la República de Weimar se derrumbó económicamente, se abrió la puerta para que los nacionalsocialistas al poder. Su primera decisión financiera fue emitir su moneda propio estado que no se tomó prestado de los bancos centrales privados. Liberado de tener que pagar intereses sobre el dinero en circulación, Alemania floreció rápidamente y comenzó a reconstruir su industria. Los medios de comunicación lo llamó "El Milagro Alemán". La revista TIME agasajado Hitler para la mejora increíble en la vida para el pueblo alemán y la explosión de la industria alemana, e incluso lo nombró Hombre TIME Magazine del Año en 1938.

Revista TIME
Una vez más, la producción industrial de Alemania se convirtió en una amenaza para Gran Bretaña.
"En caso de que la mercancía Alemania (hacer negocios) de nuevo en los próximos 50 años nos han llevado a esta guerra (WW1) en vano." – Winston Churchill en The Times (1919)
"Vamos a obligar a esta guerra a Hitler, si lo quiere o no." – Winston Churchill (1936 broadcast)
"Alemania es demasiado poderosa. Tenemos que aplastar." – Winston Churchill (noviembre 1936 hablando a EE.UU. – General Robert E. Wood)
"Esta guerra es una guerra de Inglés y su objetivo es la destrucción de Alemania." – Winston Churchill (- Otoño 1939 de difusión)
Emitida por el estado alemán moneda basada en el valor era también una amenaza directa a la riqueza y el poder de los bancos centrales privados, y ya en 1933 comenzaron a organizar un boicot mundial contra Alemania para estrangular a este gobernante advenedizo que pensó que podía liberarse del privado los bancos centrales!
Tal como había sido el caso en la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña y otras naciones amenazadas por el poder económico de Alemania buscaba una excusa para ir a la guerra, y la ira pública en Alemania creció en el boicot, Hitler tontamente les dio esa excusa. Años más tarde, en un espíritu de sinceridad, las verdaderas razones de esta guerra se hicieron claras.

Winston Churchill

"La guerra no sólo de abolir el fascismo, sino para conquistar los mercados de venta Podríamos tener, si hubiéramos previsto así, evitar esta guerra estallara sin hacer un solo disparo, pero no quería hacerlo.." – Winston Churchill a Truman (Fultun, EE.UU. marzo de 1946)
"Imperdonable crimen de Alemania antes de WW2 (la Segunda Guerra Mundial) fue su intento de aflojar su economía fuera del sistema de comercio mundial y crear un sistema de intercambio independiente de la que el mundo financiero no podrían beneficiarse más …. Nos mató el cerdo equivocado". -Winston Churchill (La Segunda Guerra Mundial – Berna, 1960)
Como presidente, John F. Kennedy comprendió el carácter depredador de la banca central privada. Entendía por qué Andrew Jackson lucharon tan duro para terminar el segundo banco de los Estados Unidos. Así Kennedy escribió y firmó la Orden Ejecutiva 11110 que ordenó el Tesoro de EE.UU. a emitir una nueva moneda pública, la nota de Estados Unidos.

John F. Kennedy

Unidos de Kennedy billetes de Estados no fueron tomados forma la Reserva Federal, pero creada por el Gobierno de los EE.UU. y respaldado por las reservas de plata en poder del Gobierno de los EE.UU.. Representaba un retorno al sistema de la economía de los Estados Unidos había sido fundado en adelante, y era perfectamente legal para Kennedy que hacer. En total, unos cuatro y medio millones de dólares entraron en circulación pública, erosionando los pagos de intereses de la Reserva Federal y aflojar su control sobre el país. Cinco meses más tarde, John F. Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas, y los Estados Unidos señalan sacado de circulación y destruidos (a excepción de las muestras en poder de coleccionistas). John J. McCloy, presidente del Chase Manhattan Bank, y el presidente del Banco Mundial, fue nombrado para la Comisión Warren, presumiblemente para asegurarse de que las dimensiones de la banca detrás del asesinato fueron ocultados al público.
Pero sabed esto, sobre todo, privados Bancos Centrales no existen para servir al pueblo, la comunidad o la nación. Privados Bancos Centrales están para servir a sus dueños, para que sean ricos más allá de los sueños de Midas y todo por el costo de la tinta, el papel y el soborno derecho a la derecha oficial.
Detrás de todas estas guerras, todos estos asesinatos, los cien millones de muertes horribles de todas las guerras yace una única política de la dictadura. Los banqueros centrales privadas permiten gobernantes para gobernar sólo con la condición de que el pueblo de una nación esclavizada a los bancos centrales privados. En su defecto, dicho gobernante será asesinado, y su nación invadida por esas otras naciones esclavizadas a privados los bancos centrales.
Así que a la guerra sus hijos deben ir a derramar su sangre por oro a los mercaderes adictos. Apenas sobrevivió a las dos últimas guerras mundiales. En la era nuclear / arma biológica, son los bancos centrales privados dispuestos a arriesgar la incineración de todo el planeta sólo para alimentar su codicia? Aparentemente sí.


Mientras privados Bancos Centrales se permite la existencia, es inevitable como la noche sigue al día, habrá pobreza, la desesperanza, y millones de muertos en guerras mundiales sin fin, hasta que la Tierra misma se sacrifica en llamas a Mammon ({Nuevo Testamento} una personificación de la riqueza y la avaricia como un espíritu maligno).
El camino hacia la verdadera paz en la Tierra se encuentra en la abolición de toda la banca privada central en todas partes, y un retorno a las emitidas por el estado basadas en el valor divisas que permitan a las naciones y las personas a convertirse en prósperos.

Esta informacion fue extraida de un escrito completo en Ingles con el mismo titulo igual que este boletin, escrito por Michael Rivero. Traducion usando Google Translate.

El capitalismo en la segunda década del siglo XXI: De la época "dorada" a la Edad Oscura

Autor: James Petras – La Haine
Fecha de publicación: 03/05/12

image 

 
 
Ignorando que el rescate de los bancos es el detonador de la crisis, los gobiernos culpan perversamente de la crisis a los programas sociales

Introducción

Las perspectivas económicas, políticas y sociales para la segunda década del siglo XXI son profundamente negativas. Incluso entre la corriente principal de los economistas ortodoxos, la opinión generalizada y casi universal sobre la situación de la economía mundial es pesimista. Si bien sus predicciones subestiman incluso en este marco de análisis el alcance y la profundidad de las crisis, hay razones poderosas para creer que a partir de la segunda década de este siglo iniciamos un declive más acusado que el vivido durante la «Gran Recesión» de los años 2008 y 2009. Los gobiernos, cada vez con menos recursos, una deuda mayor y una creciente resistencia popular a soportar la carga de salvar al sistema capitalista, no son capaces de reanimar el sistema económico.

Muchas de las instituciones fundamentales y relaciones económicas que originaron y se derivaron de la expansión capitalista mundial y regional en las últimas tres décadas están en proceso de desintegración y desmembración. Estados Unidos y la Unión Europea, anteriores motores económicos de la expansión global, han agotado sus potencialidades y se encuentran en franca decadencia. Brasi, Rusia, India y China (BRIC), nuevos centros de crecimiento que confirieron un ímpetu nuevo al crecimiento mundial durante la primera década, se desaceleran con rapidez y seguirán desacelerándose durante toda esta década.

La perspectiva política y militar es igualmente sombría, en especial para Oriente Próximo y el sur de Asia, donde Estados Unidos y la Unión Europea están enzarzadas en guerras coloniales prolongadas, ya sea directamente o a través de intermediarios. Las guerras imperiales hacen más profundas las crisis económicas porque consumen recursos, en lugar de extraer riqueza y, por lo que se refiere en particular a los preparativos de guerra de Estados Unidos e Israel contra Irán, amenazan con provocar una depresión económica de primer orden.

A continuación expondremos una panorámica de las principales regiones de la economía política mundial empezando por la crisis actual de la Unión Europea, a lo que seguirá un análisis de las causas y consecuencias de la decadencia del imperio estadounidense. A continuación, se analizará el impacto negativo de las guerras estadounidenses por poderes en favor de Israel en Oriente Próximo antes de ocuparnos del crecimiento variable, los conflictos y las reformas del BRIC: la emergencia de China como principal potencia económica mundial, la situación de Rusia bajo la dinámica dirección del presidente Putin y la de Brasil como hegemonía emergente de América Latina. Concluiremos examinando las consecuencias sociales y políticas de las crisis prolongadas, en especial los efectos que los programas de austeridad sostenidos y clasistas y las nuevas guerras coloniales tienen sobre la lucha de clases y la remodelación de la configuración mundial del poder en un mundo sin potencia hegemónica dominante.

image

Las crisis de la Unión Europea

La Eurozona se enfrenta a una triple crisis económica: la inmersión de la economía en una recesión en curso que afecta a un sector manufacturero deprimido, el acusado declive del comercio y la precariedad de un sector financiero en el que los banqueros de Grecia, Italia, España y Portugal están al borde de la bancarrota. (1)

En el imperio está teniendo lugar una crisis derivada de la costosa secuencia de guerras coloniales y sanciones económicas contra el mundo arabo-islámico: Siria, Libia, Iraq, Afganistán e Irán.

Una crisis constitucional en forma de protestas masivas crecientes se ha traducido en la extensión de las medidas policiales del Estado, entre las que se encuentran la supresión de garantías constitucionales y la criminalización de las protestas en España, Grecia e Inglaterra.

A lo largo de 2012, el desempleo ha aumentado hasta alcanzar la tasa más elevada desde la introducción de la moneda única en 1999. El comercio anual con los socios esencialmente comerciales de la UE en Asia se ha desplomado de súbito: más de un 18 por ciento en el caso de China, un 14 por ciento en el de Corea del Sur y un descenso similar en el de Japón. (2)

Más concretamente, esa Unión Europea azotada por las crisis está al borde de la quiebra y su estructuración de facto en múltiples niveles se está transformando en una serie de acuerdos comerciales y de inversión bilaterales o multilaterales. Francia y Alemania y los Países Bajos y Escandinavos son los mejor situados para tratar de sobrellevar el vuelco económico. Inglaterra, principalmente la City londinense, sumida en un aislamiento monumental, se hunde en el crecimiento negativo y sus principales agentes financieros se agolpan para encontrar nuevas oportunidades especulativas entre los Estados petrolíferos del golfo y otros «nichos». Europa central y del Este, en particular Polonia y la República Checa, han afianzado sus lazos con Alemania pero padecen las consecuencias del declive generalizado de los mercados mundiales. El sur de Europa (Grecia, España, Portugal e Italia) atraviesan una depresión profunda que las aqueja de cifras de crecimiento negativo de dos dígitos durante el periodo comprendido entre los años 2009 y 2013, mientras el desempleo se dispara hasta tasas superiores al 20 por ciento al tiempo que el pago de una deuda ingente (alimentado por un ataque feroz contra los salarios y las prestaciones sociales) y el declive de la inversión pública reducen gravemente la demanda de los consumidores. (3)

El desempleo y el subempleo propios de una situación de depresión, que alcanzan a un tercio de la mano de obra, y la tasa de desempleo de los jóvenes (entre 17 y 24 años) de casi un 50 por ciento en el sur de Europa hacen estallar conflictos sociales sostenidos y huelgas generales reiteradas en Grecia, España, Portugal e Italia, que se intensifican hasta convertirse en levantamientos populares. La desintegración de la Unión Europea es casi inevitable. El euro como opción monetaria puede ser sustituido por el regreso a las monedas nacionales, acompañado por devaluaciones y proteccionismo. El nacionalismo y la lucha de clases están a la orden del día. Los bancos de Alemania, Francia y Suiza se preparan para sufrir «recortes»: grandes pérdidas derivadas de los préstamos concedidos al sur. Se han vuelto necesarios los rescates, lo que en las sociedades alemana y francesa ha enfrentado a la mayoría contribuyente con los banqueros. La militancia sindical y el pseudo «populismo» de derechas» (neofascismo) constituyen un desafío para los actuales gobiernos de derechas (España, Portugal), socialdemócratas y «tecnócratas» (Grecia, Italia).

En respuesta a las crisis y las protestas generalizadas, en España se han incrementado las medidas policiales. El gobierno neofranquista de Mariano Rajoy ha aprobado leyes represivas que penalizan a los movimientos sociales que opongan resistencia pasiva o activa a la autoridad pública con penas de cárcel que van desde uno a tres años. (4) En Gran Bretaña, el primer ministro Cameron ha aprobado medidas que permitan a la policía intervenir toda clase de correspondencia electrónica o postal privada sin necesidad de autorización judicial.

Es menos probable que una Europa deprimida, fragmentada y polarizada se sume alguna intervención militar israelo-estadounidense de inspiración sionista. Ya las sanciones económicas contra Libia, Irán e, incluso, Siria, han originado un agobiante aumento del 20 por ciento del precio del petróleo en el año 2012, lo que ha socavado cualquier posibilidad de recuperación económica. Si la Europa cuajada de crisis adopta el enfoque de confrontación de Washington con Rusia y China, limitará el acceso de sus exportaciones a dos de los mercados más dinámicos.

Las guerras y las crisis económicas se refuerzan mutuamente en una espiral descendente. A medida que proliferan las guerras imperiales, la economía interior de la Eurozona decae.

image

La crisis estadounidense continúa

La crisis estadounidense presenta varias dimensiones interrelacionadas: la quiebra de la hegemonía estadounidense y su cuota de participación en los mercados mundiales, en especial en Asia y América Latina; el aumento de las desigualdades de clase y la «recuperación» económica diferenciada entre capital y trabajo; y un Estado policial cada vez más represivo y concebido para evitar la oposición interior a las nuevas guerras en el exterior (sobre todo, contra Irán) y al descenso a largo plazo del nivel de vida.

Nada ilustra con tanta claridad el declive del imperio estadounidense como su cuota de contracción del comercio mundial y las manufacturas, en este último caso por la contundente aparición de China como «taller mundial». (5) Incluso en las «esferas de influencia» estadounidenses tradicionales. Estados Unidos ya no es el comerciante y agente financiero dominante en América Latina y el Caribe. (6)

Entre los años 2005 y 2010, los bancos estatales chinos prestaron más de 75.000 millones de dólares más a América Latina que el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Interamericano y el Ex-Imp Bank (la agencia estadounidense de créditos para la exportación) juntos. Estados Unidos ha sido desplazado por China del papel de principal socio comercial de Brasil, Argentina, Chile, Perú y Ecuador, especializándose en las exportaciones agromineras. (7) La devaluación de facto de la moneda estadounidense y las tasas de interés subvencionadas por el Estado han perjudicado a las exportaciones brasileñas y han producido lo que su Ministro de Economía califica de «guerra monetaria», lo que sitúa a Estados Unidos en una trayectoria de colisión con la economía más grande y más importante de la región. (8) En sus últimas reuniones con la presidenta Rouseff, Estados Unidos no ha presentado ninguna iniciativa económica importante para reformular las relaciones de Estados Unidos con Brasil. Tampoco ha conseguido imponer sus sanciones petrolíferas contra Irán en América Latina y Asia. India y China han rechazado las medidas estadounidenses y han seguido comprando petróleo iraní. (9)

Pese a un ligero y endeble descenso del desempleo, consecuencia principalmente de la reducción de la mano de obra debido al hecho de que muchos parados de larga duración han dejado de buscar empleo, la economía norteamericana ha sido incapaz de abordar una inflamación del déficit fiscal de 1,6 billones de dólares. Debido a la acumulación de deuda pública y de los hogares, a Washington le está resultando difícil encontrar la vía para una recuperación sólida. Tampoco puede recurrir a «exportar» su salida del estancamiento volviéndose hacia Asia, puesto que China, India y el resto del continente asiático están perdiendo empuje económico. Es probable que el crecimiento de China en el año 2012 sea el 7,5 por ciento, muy por debajo del 9 por ciento habitual, y el de India decrecerá del 8 al 5 por ciento o menos. (10) Además, la política de Obama de cerco militar y exclusión económica y proteccionismo descartará cualquier estímulo nuevo procedente de China.

La crisis económica estadounidense ha golpeado con la máxima fuerza a la clase media y trabajadora. Ese segmento no ha recibido nada que se parezca al billón de dólares de rescate que se entregó a Wall Street para mejorar su apurada situación socioeconómica. (11)

Según un informe, «unos 12 millones de prestatarios, uno de cada cinco propietarios de vivienda hipotecados en Estados Unidos, debe más de lo que vale su propiedad», lo que deprime el mercado inmobiliario y reduce en varios billones de dólares el valor neto de las viviendas estadounidenses. (12)

El «descenso del desempleo» declarado por el gobierno de Obama es consecuencia sobre todo de la reducción de la mano de obra desde los 146 millones a que ascendía en 2007 hasta los 140 millones en 2011. En el año 2008, el 62,7 por ciento de la población tenía empleo; antes de que empezara el año 2012 había caído hasta el 58,5 por ciento, lo que explica un descenso del desempleo del 9,3 al 8,3 por ciento. Si en el año 2012 estuviera buscando trabajo el mismo número de trabajadores que en el año 2007, el desempleo (13) sería superior al 11 por ciento. La caída de la renta media es causa y consecuencia del acusado descenso de la «clase media». Los puestos de trabajo bien remunerados del sector manufacturero están siendo sustituidos por «empleos mal pagados en el ámbito de los servicios»: más del 90 por ciento de los 27,3 millones de puestos de trabajo de nueva creación en las últimas dos décadas pertenecen al sector servicios. (14)

La explotación de la mano de obra se evidencia en el aumento de la productividad, aun cuando el número de trabajadores haya disminuido: todos los beneficios de las innovaciones tecnológicas se deben al capital, pues las máquinas sustituyen a los trabajadores. A medida que aumenta la eficiencia, los puestos de trabajo se desvanecen y los beneficios aumentan. En los últimos veinte años, la contribución de la mano de obra a la renta nacional ha descendido del 63 por ciento al 58 por ciento. Mientras que el salario medio ha disminuido un 2,7 por ciento desde la recesión de los años 2008-2010, los beneficios han aumentado casi un 30 por ciento. Mientras que el mercado interior se contrae, Standard & Poor obtiene el 33 por ciento de sus beneficios de la explotación de mano de obra barata en el extranjero. La globalización ha perjudicado sin duda a la mano de obra estadounidense y ha beneficiado al conglomerado multinacional. Un ejemplo pertinente es el de General Motors, que en el año 2011 registró unos beneficios de 7.600 millones de dólares, los más abultados de su historia. (15)

El proyecto de presupuesto de Obama para 2013 propone ahondar en la división social recortando gastos de atención sanitaria y seguridad social en 364.000 millones de dólares, mientras que solo aumenta los impuestos a los ricos en menos de un tercio de esa suma. (16)

Ante un descontento creciente por la crisis económica, las guerras imperiales en el exterior, el aumento del precio del petróleo y el descenso del nivel de vida, Estados Unidos ha acrecentado inmensamente la legislación policial permitiendo que el Estado asesine a ciudadanos sospechosos de confraternizar con terroristas mal categorizados y suspendiendo la supervisión judicial (habeas corpus) en la realización de intervenciones policiales en hogares, oficinas y sitios de Internet.

Una orden presidencial del 16 de marzo de 2012 autorizó la clausura gubernamental de todos los centros de trabajo importantes y la militarización de la mano de obra en tiempo de «emergencia»… lo que incluye tiempos de paz. (17)

Estados Unidos e Inglaterra son los mayores perdedores de la reconstrucción económica iraquí durante la posguerra. De los 1.860 millones de dólares en proyectos de infraestructura, las empresas de Estados Unidos y Reino Unido obtendrán menos de un 5 por ciento. (18) Es probable que se produzca un balance similar en Libia y otros lugares. El militarismo imperial estadounidense destruye a un adversario sumiéndose en deudas para conseguirlo y los países no beligerantes cosechan los lucrativos contratos de reconstrucción económica de la posguerra. De hecho, la construcción del imperio detrae billones de dólares en gasto militar sin extraer ninguna riqueza económica acorde. En realidad, se exprime la economía nacional para financiar un imperio militar de 700 bases en el exterior. A medida que las guerras se multiplican, el consumo interior se contrae.

El estancamiento y la recuperación económica estadounidense sin empleo queda patente en el creciente número de estadounidenses que dependen de los comedores populares, en la epidemia de desahucios (más de diez millones de personas deben 3 o más plazos de su hipoteca) y en el hecho de que el 30 por ciento de los escolares tienen que recurrir a los desayunos y comidas gratuitos.

La explotación de la mano de obra («productividad») se ha intensificado cuando los capitalistas obligan a los trabajadores a producir más por menos sueldo, con lo que ensanchan la brecha de renta entre salarios y beneficios. (19) Hace varias décadas, el salario medio de un consejero delegado estadounidense era setenta veces mayor que el de un trabajador ordinario. Hoy día es 350 veces superior. Las desigualdades han alcanzado una cota sin precedentes y siguen aumentando: en los últimos diez años, el 1 por ciento más acomodado de la estructura de clases recibió el 90 por ciento del incremento de las rentas, lo que ha supuesto un descenso real del salario medio superior al 5 por ciento.

La mala situación económica y el aumento del desempleo vienen acompañados de recortes salvajes de gastos sociales para pagar el rescate de los bancos, las agencias de inversión y la industria del automóvil con problemas económicos. Los debates entre los partidos demócrata y republicano giran en torno a cuánto recortar los programas de salud pública para jubilados (Medicare) y pobres (Medicaid) y cómo continuar privatizando la seguridad social con el fin de garantizar la «confianza» de los titulares de bonos del Estado. Ante un abanico de opciones políticas reducido, el electorado reacciona votando en contra de los gobernantes, absteniéndose en masa (más del 60 por ciento de abstención en las elecciones al Congreso y el 50 por ciento en las elecciones presidenciales) o mediante movimientos de masas espontáneos y organizados, como la protesta «Occupy Wall Street». El descontento, la hostilidad y la frustración predominan en la cultura política norteamericana. Los dos partidos principales intentan desviar las críticas y distraer a los votantes descontentos demonizando a los ciudadanos y países islámicos calificándolos de «amenaza para la seguridad nacional» y aumentando el poder policial del Estado a costa de las libertades constitucionales. Los demagogos del Partido Demócrata culpan de todo a las prácticas comerciales injustas de China, en lugar de a la huida generalizada de las multinacionales estadounidenses del territorio nacional. Los demagogos del Partido Republicano culpan de la devastación económica del sector manufacturero llevada a cabo por Wall Street, sobre todo, a los trabajadores inmigrantes latinoamericanos por «robar puestos de trabajo estadounidenses». Ambos, siguiendo los pasos del «lobby israelí», despotrican contra los islamo-fascistas de Irán.

Nuevas guerras en plena crisis: los sionistas aprietan el gatillo

En lo que probablemente sea el primer caso de la historia del mundo, la potencia imperial mundial estadounidense está sometida a los dictados de un Estado marginal, Israel, y le rinde tributo (en forma de ayuda militar y económica por valor de más de cien mil millones de dólares durante el pasado medio siglo) para escaso beneficio de la economía mundial y unos cuantos aliados. (20) Jamás en otros imperios de la historia una minoría tan diminuta, los sionistas estadounidenses, han actuado por la fuerza en nombre del Estado tributario, ni ha ejercido una influencia tan poderosa en la disposición del Estado imperial para servir a los intereses militares de una potencia extranjera. Jamás en la historia una élite próspera, formada en las escuelas universitarias más prestigiosas y ocupando puestos estratégicos de poder económico, cultural y político, ha empujado a un imperio a librar una serie de guerras coloniales prolongadas que perjudican a las principales instituciones privadas de la industria (del petróleo), vacían el erario público y empobrecen a la inmensa mayoría de contribuyentes y consumidores de energía en aras del objetivo de que exista un «Gran Israel».

Por último, jamás en la historia de los análisis sociales modernos han sido tan deliberadamente aligeradas y tergiversadas la manipulación política y la exhibición pública y descarada de una élite de poder en beneficio de un gobierno extranjero por unos periodistas y expertos cómplices o amedrentados; otro ejemplo del omnipresente poder de la intimidación de la constelación de poder sionista (Zionist Power Configuration). (21)

Es precisamente este ejercicio de poder de la élite en nombre de un gobierno extranjero lo que explica unas guerras imperiales carísimas y reiteradas contra países árabes e islámicos, incluso en medio de una crisis económica de primer orden y persistente. Como la primera y pertinaz lealtad del lobby israelí se debe a Israel, no tiene el menor reparo en agravar el déficit fiscal estadounidense debido a unos gastos militares multimillonarios para librar unas guerras destinadas a promover la dominación israelí en Oriente Próximo.

Los 52 presidentes de las principales organizaciones judío-estadounidenses y sus partidarios en el Congreso, el Estado, la Hacienda Pública y el Pentágono, convencidos de que «Israel es lo primero», han intensificado las sanciones económicas y los preparativos militares para una guerra contra Irán, a pesar de que suponga perder un mercado significativo para las exportaciones estadounidenses y el desvío de unos recursos económicos escasos hacia unos gastos militares improductivos. Como consecuencia de las amenazas de guerra procedentes de Washington y Tel Aviv, en los primeros seis meses de 2012 los especuladores han empujado al alza el precio del petróleo en un 20 por ciento desbaratando aún más toda esperanza de recuperación económica. Un ataque de Estados Unidos e Israel contra Irán no se traducirá en una guerra breve y localizada: se traducirá en una conflagración regional que reducirá de forma acusada el flujo de petróleo, pondrá por las nubes los precios y, en poco tiempo, llevará a una depresión mundial. (22) Dado el éxito obtenido por el extremista gobierno israelí a la hora de garantizar obediencia ciega a sus políticas de guerra en el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca, con Iraq (2003), Libia (2011) y Líbano (2006), hay que descartar cualquier duda de que existe la posibilidad real de que se lleve a cabo un ataque contra Irán, con los catastróficos resultados que comportaría.

China: El neoliberalismo y los mecanismos compensatorios en el año 2012

El crecimiento dinámico de China durante los últimos treinta años debe tanto a la revolución socialista de 1949 como a la inversión capitalista realizada desde 1980 hasta la actualidad. La revolución creó el Estado moderno, derrotó al ejército imperial japonés, a los señores de la guerra locales y a los gobernantes políticos corruptos del Kuomintang y puso fin a los enclaves litorales extranjeros euro-estadounidenses. La revolución sentó las bases para crear una país unificado. Movilizando la mano de obra creó las infraestructuras esenciales vinculando sectores económicos; mediante una reforma agraria liberó al campesinado de las restricciones semifeudales y generó un mercado interior; mediante la educación pública y gratuita y los servicios de salud creó una fuerza de trabajo sana y culta y todo un ejército de científicos, ingenieros y técnicos que producía innovaciones y estimulaba un crecimiento con cifras de dos dígitos. La transición al capitalismo se inició en 1980 y se aceleró a partir de entonces mediante la descolectivización de la agricultura, la privatización de la industria, el comercio y el suelo urbano y la entrada masiva y prolongada en el país de multinacionales importantes.

La transición y consolidación de la China capitalista tuvo un efecto dual: desató las fuerzas productivas que desembocaban en unas cifras de crecimiento de dos dígitos y polarizó las relaciones de clase entre un sector gobernante super rico, la «pequeña burguesía nueva» privilegiada, y un inmenso ejército de obreros fabriles mal pagados y trabajadores emigrantes del servicio doméstico y el sector de la construcción.

A medida que China se fue convirtiendo en «el taller del mundo», pasó a ser también la sede de las peores desigualdades sociales del mundo. El capital chino asociado con el capital extranjero la convirtió en la segunda economía más grande del mundo. Pero la segunda y tercera generación de la clase trabajadora de China se ha ido comprometiendo cada vez más con acciones masivas para exigir mayores cotas de riqueza, el regreso a la salud y la educación pública y gratuita y la reducción del coste de la vivienda. (23) La élite de China se enfrenta a una doble presión: por una parte, la del capital privado que reclama mayor desregulación económica para favorecer la inversión extranjera y, por otra, la del clamor de la mano de obra que exige mayores libertades políticas y gasto en vivienda y poner fin a las tupidas redes de corrupción existentes entre las autoridades del partido y las élites empresariales. (24) Cuando la economía china maduró, pasó a realizar mayores inversiones en investigación básica e ingeniería avanzada, lo que llevó a China a ascender en la cadena de producción de valor de manufacturas complejas e innovadoras. (25)

Ante la reducción de los excedentes comerciales debidos a la caída de la demanda como consecuencia de una zona Euro y unos Estados Unidos azotados por la crisis, apareció entre las élites una lucha cada vez más acusada que enfrentó a los neoliberales contra los populistas. El núcleo directivo que rodea al primer ministro Wen Jiabao suscribió la apertura de los mercados financieros, la entrada de capital financiero extranjero, la liberalización del sistema político para favorecer la competencia de la élites y la represión de los defensores de las medidas neopopulistas como las propuestas por Bo Xilai, antiguo alcalde de Chongging y ex miembro del politburó. Bo promovió una mayor previsión social, la protección del medio ambiente, la construcción de vivienda social, una mayor igualdad social y la persecución firme de las mafias corruptas del partido y las empresas. (26) La derrota del jefe simbólico de la «facción populista» con la detención de Bo Xilai, proclamada por la prensa económica occidental como una victoria sobre «la demagogia neo-maoísta», indica la profundización y el respaldo claro del neoliberalismo y el rechazo paulatino de un régimen que regulara los flujos financieros extranjeros. (27) Todo esto, a su vez, acrecienta la vulnerabilidad de China al caos financiero y abre oportunidades a los flujos de capital extranjeros de los nuevos multimillonarios de China. El crecimiento anunciado del gasto social interior todavía tiene que aliviar las desigualdades de clase. China y su élite se han convertido en la meca de los fabricantes de artículos de lujo y diseñadores de moda, tanto en el interior como en el extranjero, en ciudades como París, Londres, Milán o Nueva York.

Ante las presiones cada vez más intensas desde abajo y, en especial, a la luz de la profundización en la alternativa neoliberal (28), la élite china también tiene que enfrentarse a la crisis de sus principales mercados de exportación de la zona euro.

China afronta la crisis de Estados Unidos y la UE de la nueva década con varias posibilidades de aliviar su impacto. Pekín está pasando a producir bienes y servicios para los 700 millones de consumidores nacionales que actualmente están fuera de la espiral económica. Al incrementar los salarios, los servicios sociales y la protección medioambiental, China está compensando la pérdida de los mercados exteriores. China está incrementando enormemente el gasto en la extensión de la cobertura de la salud pública, el alza de los salarios e invirtiendo miles de millones en investigación y tecnología básicas. El crecimiento económico de China, que dependía de la especulación inmobiliaria, ha cambiado de marcha cuando el gobierno ha endurecido los préstamos y exigido mayor inversión municipal en viviendas sociales de bajo coste para las clases medias y trabajadoras. Para evitar una caída brusca que supusiera pérdida de puestos de trabajo, quiebras municipales y aumento de los conflictos sociales y de clase, China se dispone a lanzar un paquete de medidas masivo como hizo en los años 2008 y 2009. Ante el aumento de la demanda de la nueva élite económica de mayor liberalización económica y política y de la demanda de la clase trabajadora de igualdad social y aumento de salarios, las diferentes facciones del Partido Comunista discuten sobre una mayor liberalización y una democratización gradual. (29) El resultado afectará profundamente a la estructura de clases y las instituciones políticas de China, así como a la fuerza relativa de las relaciones entre el mercado y el Estado. Un giro hacia una mayor liberalización y desregulación de los mercados financieros, que es lo más probable, podría agudizar los conflictos de clase y provocar una crisis económica que seguramente reforzará la oposición al mercado.

Rusia se enfrenta a la crisis

La década post-soviética (1990-1999) fue testigo de la mayor catástrofe humana en tiempo de paz: la esperanza de vida descendió de los 66 a los 58 años en el transcurso de tres años, en los que murieron prematuramente más de tres millones de rusos a medida que los oligarcas capitalistas de nuevo cuño saqueaban la economía y las arcas públicas. (30) Yeltsin, titular de la dictadura, bombardeó literalmente a un parlamento encabezado por la oposición para respaldar su régimen. Fue elegido presidente en 1996 gracias a la manipulación de los medios de comunicación oligárquicos, a unos procesos electorales regionales dominados por los gánsteres y a la financiación privada y estatal masivas. Matones y oligarcas se apropiaron por una minúscula parte de su valor de un billón de dólares en recursos públicos procedentes de sectores diversos que incluyen el del petróleo, el gas, la banca y el transporte. (31) Los niveles de vida se desplomaron, los pensionistas sufrieron penurias extremas y en determinados lugares se desahució a muchos de las viviendas públicas que ocupaban.

En el momento culminante de la arremetida neoliberal, más del 60 por ciento de la población rusa quedó por debajo del umbral de pobreza; el descenso más importante desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Rusia dejó de ser una de las dos superpotencia mundiales para convertirse en un Estado vasallo del imperio europeo-estadounidense.

Con el advenimiento de la era Putin, al comienzo del nuevo siglo Rusia inició una recuperación rápida y acusada. Durante la primera década del siglo XXI la pobreza se redujo a menos del 20 por ciento de la población. Los salarios se pagaban a tiempo y se incrementaron en más de un 90 por ciento. La economía rusa crecía casi a un 8 por ciento anual y sus excedentes comerciales culminaron en una reservas extranjeras superiores a los 300.000 millones de dólares. Rusia recuperó su condición de potencia respetada en la escena internacional y pasó a formar parte del cuarteto que compone el BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Aunque Putin no invirtió el curso de privatizaciones, ni llevó a juicio a las élites oligárquicas por enriquecerse ilícitamente, sí limitó el control que ejercía sobre las políticas públicas. Por su empeño en la defensa de los intereses nacionales rusos y su oposición al cerco de misiles estadounidenses ante sus fronteras, los medios de comunicación occidentales lo acusaron de ser un «intransigente» («hardline»). (32) Por ganar elecciones e imponer algunas restricciones a la propaganda financiada e influida por Occidente (grupos de expertos, ONG y grandes plataformas mediáticas), los medios de comunicación imperiales le apodaron de «autoritario». Sin embargo, la estabilización y la prosperidad promovidas por el Estado marginaron a la oposición apoyada por Occidente y recibieron el respaldo popular de casi dos tercios del electorado.

La elección del presidente Putin con más del 60 por ciento de los votos en el año de 2012 supuso un golpe importante a la tentativa de oposición respaldada por Occidente para atrasar el reloj hasta la era Yeltsin… Putin prometió instaurar políticas más independientes y colaborar menos en el respaldo de los levantamientos promovidos por Estados Unidos y en las sanciones contra aliados rusos como Siria y socios comerciales como Irán. Putin ha orientado su tarea a acrecentar los lazos comerciales y diplomáticos con China. Rusia se beneficia del aumento del precio del petróleo, que supera los 120 dólares por barril. La crisis de la UE y el debilitamiento de la OTAN vuelve menos apetecible el plan de Obama de ubicar misiles apuntando a Rusia y lo convierte más bien una provocación.

Los medios occidentales apoyaron a la oposición a pesar de que su manotazo económico no logró deteriorar la imagen de Putin: sus boicots a la inversión no llegaron a ninguna parte y fueron derrotados rigurosamente y por amplio margen en las elecciones presidenciales. La recesión no ha debilitado la economía rusa. Para sustentar el crecimiento, Putin sigue confiando en la propiedad pública y en una mayor dependencia de los gigantes petrolíferos del extranjero y de los oligarcas, una coalición inestable y contradictoria.

La transición 2011-2012: Del estancamiento y la recesión regionales a la crisis mundial

El año 2011 puso los cimientos para que la crisis profundizara en la Unión Europea. La crisis comenzó con la recesión en la Eurozona, el estancamiento de Estados Unidos y el estallido de protestas masivas contra los programas de austeridad atroz que rebajaron drásticamente el nivel de vida a escala continental. Los sucesos de 2011 fueron un ensayo general para un nuevo año de rebeliones populares y huelgas generales. Además, la escalada de la fiebre bélica orquestada por los sionistas contra Irán en el año 2011 desembocó en sanciones brutales y en una mayor probabilidad de que se desencadene la guerra regional más importante desde el conflicto de Estados Unidos con Indochina. Las campañas y los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Francia no ofrecen alivio ni alternativas; ninguno de los candidatos principales presenta una alternativa a la intensificación de los conflictos globales y la crisis económica.

Durante el año 2011, el gobierno de Obama anunció la adopción de una política de confrontación militar con Rusia y el cerco militar de China. Sus políticas están concebidas para socavar la defensa estratégica de Rusia y degradar el ascenso de China como potencia económica mundial. Ante la profundización de la recesión económica y con el declive de los mercados exteriores, en especial en Europa, Washington persigue perversa y agresivamente políticas que limiten las exportaciones lucrativas al mercado chino y la entrada de inversiones en ese país. El esfuerzo de la Casa Blanca para trastocar el comercio y las inversiones de China en Asia, África y otros lugares ha sido un fracaso funesto. En realidad, China ha sustituido a Estados Unidos como beneficiario principal de la ayuda en América Latina e incluso el Caribe. Los afanes estadounidenses para explotar los conflictos étnicos y populares internos de China con el fin de incrementar su presencia militar frente al litoral chino no ha servido más que para fomentar que China incremente su presupuesto de defensa en un 12 por ciento anual y sus inversiones en seguridad nacional y programas sociales. En este contexto, no se puede descartar que se realice un acto de provocación significativo o se produzca un incidente costero creado artificialmente. Las tentativas fallidas de Estados Unidos de contener el auge de China han suscitado llamamientos chovinistas virulentos por parte de expertos de la derecha para librar otra «Guerra Fría» carísima. La carrera militar de Obama en Extremo Oriente ha suministrado el marco y la justificación de una confrontación a gran escala, largo plazo y carísima con China. Se trata de un esfuerzo desesperado de apuntalar la influencia en declive y las posiciones estratégicas estadounidenses en Asia. Sin embargo, el «cuadrilátero de poder» militar estadounidense (Estados Unidos, Japón, Australia y Corea del Sur) con apoyo de satélites de Filipinas no iguala la intensificación de los lazos comerciales, inversores y monetarios de China con su socios regionales en Asia, ni sus crecientes vínculos financieros con América Latina y África. La propaganda militar de Washington se da en un vacío económico, desprovisto de alguna iniciativa económica nueva. Solo sirve para exacerbar el déficit fiscal interior, mientras que sus bases militares, sus desplazamientos de tropas y su gasto militar se suman al déficit de su balanza de pagos.

Los programas de austeridad impuestos en Europa, desde en Inglaterra y Letonia hasta en el sur del continente, se adoptaron en 2012 como una venganza. Los despidos masivos en el sector público y la reducción de salarios y de oportunidades de empleo en el sector privado condujeron a un año de enfrentamiento de clases permanente y cuestionamiento del gobierno. Las «políticas de austeridad» fueron acompañadas en el sur de Europa por el impago de deudas derivado de pérdidas bancarias importantes en Francia, Alemania e Inglaterra. La clase económica dominante británica logró presionar al gobierno de coalición liberal-conservador para que incrementara impuestos regresivos, redujera los impuestos a las empresas, privatizara la salud pública y la educación y reprimiera los levantamientos populares. Se ha establecido por ley un nuevo estilo neothatcherista duro de gobierno autocrático basado en el aumento de las competencias policiales para la investigación de las comunicaciones privadas. La alianza opositora laborista-sindical ha recurrido a protestas verbales vacuas al tiempo que ha apretado el cinturón a las bases rebeldes. Las medidas socioeconómicas regresivas implantadas desde 2008 a 2012 en toda Europa han creado el escenario en el que aparezcan nuevos gobiernos democráticos no elegidos y gobiernos policiales que, a su vez, han desembocado en confrontaciones sociales más agudos. La segunda década del siglo se avecina como una «década perdida» sin ningún futuro para los trabajadores y la juventud desempleada.

Las guerras venideras que acaban con Estados Unidos «tal como ha sido hasta ahora»

Las demandas imposibles que el gobierno israelí dictó cuando el grupo de los Cinco más Uno anunció la apertura de una nueva ronda de negociaciones con Irán se ha convertido en el fundamento de las «demandas innegociables» de Washington. Israel, vía Washington, exige que Irán desmantele su recién construido centro de investigación nuclear moderno y multimillonario de Fordo, que detenga el enriquecimiento de uranio, que destruya lo que ellos llaman «material enriquecido para uso militar» (uranio enriquecido al 20 por ciento) y que permita la supervisión permanente y omnipresente por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, International Atomic Energy Agency) de todas las instalaciones de defensa iraníes. (33) Ningún país de los más de un centenar que realizan investigación en el ámbito nuclear está sometido a semejantes condiciones. De hecho, Irán se sitúa dentro de los parámetros de la legislación internacional y el acuerdo de no proliferación… mientras que Israel rechaza toda inspección internacional de su arsenal de armamento nuclear y jamás firmó el tratado de no proliferación nuclear.

Los iraníes proponen negociar las condiciones de enriquecimiento limitando la cantidad, el grado de enriquecimiento y las inspecciones. Pero, sin duda y comprensiblemente, no van a destruir sus instalaciones de investigación avanzada, ni a poner fin a todo tipo de enriquecimiento. Dicho de otro modo: la posición israelí-sionista-estadounidense está concebida específicamente para sabotear toda negociación razonable que garantice el uso pacífico del programa nuclear de Irán. El objetivo es crear un pretexto para afirmar que «se intentó negociar», pero que se fracasó y que el ataque militar está «justificado». (34)

Con el gobierno de Obama, como con el de su predecesor, Estados Unidos ha hecho gala de que suscribe inflexiblemente la doctrina de política exterior por decreto unilateral en la tarea de construir un mundo unipolar.

Washington rechazó un acuerdo negociado de la crisis libia: respaldó una guerra aérea y naval generalizada marcada por el éxito militar y la devastación absoluta de la economía, la sociedad y la estructura política libias. (35)

Estados Unidos y sus sátrapas de la OTAN y Estados clientes del Golfo piden que el gobierno sirio reduzca unilateralmente la defensa militar de su país mientras ellos siguen suministrando armas, ayuda económica y mercenarios a la oposición armada. En la práctica, Estados Unidos apoya un alto el fuego unilateral para facilitar el avance de sus clientes «rebeldes» y mercenarios. (36)

Estados Unidos, en solitario y sin un solo país que le apoye, insistió en que Cuba fuera excluida de la «Cumbre de las Américas» celebrada en Cartagena, Colombia, los días 14 y 15 de abril de 2012. (37) Los países asistentes dejaron claro a Obama su voluntad de que esta fuera la última cumbre de la que quedara excluida Cuba. (38) El veto unilateral contra las políticas progresistas de América Latina está muerto y enterrado. En cambio, en aras sus guerras coloniales, Estados Unidos, la zona Euro e Israel se alían con los gobiernos más retrógrados, como los de las dictaduras petrolíferas del Golfo. Y son unas políticas rechazadas por las principales potencias de Asia (China, India), América Latina (Brasil, Argentina), África (Sudáfrica) y Rusia. En otras palabras: a pesar del creciente aislamiento internacional y del caos y la destrucción tremendos que las guerras coloniales dejan a su estela, el complejo sionista-militarista y de Wall Street que gobierna Estados Unidos y, por consiguiente, la OTAN, se niega a reflexionar y reconsiderar las realidades del siglo XXI. Washington no consigue reconocer que el mundo es multipolar, que las guerras coloniales destruyen imperios y que una política imperial dictada por una élite minoritaria alineada con un gobierno racista-militar-colonial solo puede desembocar en desastres.

Obama ha sentado las bases para otra guerra más grande en Oriente Próximo a base de reubicar soldados de Iraq y Afganistán y concentrarlos frente a Irán. Para debilitar a Irán, Washington está ampliando las operaciones civiles y militares clandestinas contra los aliados iraníes: Siria, Paquistán, Venezuela y China. La clave de la estrategia belicosa estadounidense e israelí hacia Irán es una serie de guerras en Estados vecinos, sanciones económicas de ámbito mundial, ciberataques dirigidos a inhabilitar industrias vitales y asesinatos terroristas clandestinos de científicos y altos cargos militares. Todo el ímpetu, la planificación y la ejecución de las políticas del gobierno norteamericano conducentes a la guerra contra Irán se pueden atribuir a la constelación de poder sionista que ocupa cargos estratégicos en el gobierno, los medios de comunicación y la «sociedad civil» estadounidense. Hasta la prensa económica subraya la influencia política del dinero judío en la elección y selección de candidatos presidenciales y legisladores: "The Financial Times" resalta el papel que desempeña el uno por ciento de la élite de poder judía en el título de su artículo «El voto judío: un segmento pequeño, pero protagonista en la recaudación de fondos» («The Jewish Vote: Small segment but a big role in raising funds»). (39)

Es igualmente importante y de conocimiento público que las principales fundaciones respaldadas por Israel y dirigidas por sionistas desempeñan un papel decisivo en el diseño de unas sanciones contra Irán por parte de Estados Unidos y la Eurozona que perjudican a sus economías. Según "The Financial Times", «el director ejecutivo de la Fundación para la Defensa de las Democracias» (sic) («Foundation for Defense of Democracies»), con sede en Washington, Mark Dubowitz, que contribuyó a redactar la última lista de sanciones, reconoce que se corre el riesgo de que el precio del petróleo se dispare aún más». (40) Un escrutinio sistemático de los legisladores que diseñan e instauran la política de sanciones económicas en el Congreso estadounidense arroja como resultado el papel destacado que desempeñan sionistas sobresalientes como Waxman, Ileana Ros-Lehtinen, Levin, Cantor, Berman y sus innumerables seguidores. Dennis Ross en la Casa Blanca, Jeffrey Feltman en el Departamento de Estado y David Cohen en el del Tesoro garantizan que la Casa Blanca acate la disciplina israelí. El gobierno de Obama, en plena campaña de reelección presidencial, está especialmente endeudado con recaudadores multimillonarios sionistas y sigue el ejemplo de los 52 presidentes de organizaciones judeo-estadounidenses importantes. Juntos, recaudan más del 50 por ciento de los fondos para la campaña del Partido Demócrata. La estrategia sionista israelo-estadounidense consiste en cercar a Irán, debilitarla económicamente y atacar a su ejército. La guerra de Iraq es el «modelo» estadounidense de su actual escalada para atacar Irán. Israel es el principal beneficiario político y militar de las guerras contra Iraq y Libia, como también sucede en la actual guerra por poderes contra Siria. Estas guerras han destruido a los adversarios de Israel o están en vías de hacerlo. Pero el coste económico, político y humano para Estados Unidos ha sido inmenso: billones de dólares en deudas de guerra han hecho desangrarse a las arcas estadounidense sin ningún beneficio económico, pues en Iraq e Irán se han sacrificado las ventajas petrolíferas estadounidenses.

La principal arma escogida son las sanciones económicas, concebidas para producir malestar en el interior de Irán. Esta medida le ha salido por la culata porque ha disparado el precio del petróleo en un 20 por ciento en el año 2012 y ha socavado toda posibilidad de recuperación económica en la UE y Estados Unidos. La campaña de sanciones globales que comprometió las energías de los principales grupos de presión judíos-sionistas triunfó cuando el gobierno de Obama la acompañó con una escalada de sanciones económicas. Los gobiernos estadounidense, de la OTAN e israelí no han encontrado ninguna oposición en los medios de comunicación, el Congreso o el gabinete presidencial. La constelación de poder sionista no recibe prácticamente críticas siquiera de los autores, movimientos pacifistas y grupos izquierdistas más progresistas… con unas cuantas y notables excepciones. La reubicación de tropas estadounidenses de Iraq el año pasado, el envío de portaviones frente a la costa de Irán, las sanciones económicas y la presión ascendente del lobby de Israel en Estados Unidos acrecienta la probabilidad de guerra en Oriente Próximo. Esto seguramente significa un ataque aéreo y marítimo «por sorpresa» con misiles por parte de Israel y Estados Unidos.

El lobby israelí transmitirá fielmente a sus lacayos del Congreso estadounidense y a la opinión pública occidental para consumo y difusión del resto del mundo occidental el pretexto esgrimido por Israel: la posibilidad de un «ataque nuclear inminente» y la afirmación de la Casa Blanca de que «es imposible» que Irán participe en una negociación de buena fe. Contrariamente a lo que opinan los dirigentes israelíes, esta no será una guerra limitada. Irán es capaz de mantener una guerra prolongada que se extienda por toda la región del Golfo. Irán es capaz de atravesar la frontera para entrar en Iraq ayudado por sus «aliados» chiíes. Puede paralizar el tráfico de petróleo en el Estrecho de Ormuz. Puede lanzar misiles a los campos petrolíferos saudíes. Una guerra israelo-estadounidense contra Irán será una guerra devastadora, sangrienta y prolongada que podría provocar una depresión mundial. Estados Unidos soportará el coste militar directo en solitario y el resto del mundo pagará un alto precio económico. La guerra estadounidense promovida por los sionistas convertirá la recesión de los años 2008-2012 en una depresión más grave y, seguramente, provocará levantamientos de masas.

Conclusión

La configuración del poder mundial en la nueva década es mucho más compleja que la designación cocinada por las principales bancas. (41) El BRIC, por ejemplo, incluye a una potencia auténticamente mundial, China, que es todo un centro de manufacturas, ciencia y crecimiento; a Rusia, una potencia militar muy dependiente de la exportación de energía y que carece de un sector manufacturero competitivo; a Brasil, una economía dependiente de la exportación de bienes que padece estancamiento económico; y a la India, donde tres cuartas partes de la población vive con una cantidad igual o inferior a 3 dólares diarios.. El declive del eje UE-EE UU no viene acompañado de una configuración multipolar del poder mundial. La crisis engendrada por el neoliberalismo en Occidente viene acompañada del ascenso del propio neoliberalismo en Asia, especialmente en China, India, Corea del Sur e Indonesia. El declive del neoliberalismo en Occidente no viene acompañado por el auge del socialismo: en el sur de Europa, los gobiernos de derecha autoritaria respaldan el orden neoliberal convulso por la crisis imponiendo medidas por decreto y criminalizando los movimientos sociales y la desobediencia civil y centralizando el poder ejecutivo.

Ignorando que la especulación financiera es el detonador de la crisis y el rescate de los bancos a causa del elevado endeudamiento, los gobiernos culpan perversamente de la crisis a los programas sociales para la población e imponen programas de austeridad duros e impopulares que reducen el nivel de vida e incrementan los beneficios. El debate entre neoliberales y neokeynesianos se centra en la «austeridad» frente al «gasto»; ninguno de los dos aborda el fundamento clasista de la política estatal y las relaciones de clase que definen los costes y los beneficios económicos. Lo que ha quedado claro durante toda esta larga crisis socioeconómica es la impermeabilidad del Estado: a pesar de la desafección masiva, de las huelgas generales reiteradas y de las manifestaciones multitudinarias, el Estado capitalista ignora los intereses mayoritarios y persiste en imponer una reducción del nivel de vida salvaje y retrógrada. El gobierno capitalista de Occidente se basa en un retroceso de setenta años de conquistas sociales. La realidad del creciente hundimiento en la miseria sustituye a la idea de progreso social. Hemos pasado de la denominada «época dorada» del capitalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial a la larga noche de la «Edad Oscura» del capitalismo, un periodo de decadencia y descenso a la barbarie.

Todos los indicadores apuntan que la segunda década del siglo XXI va a ser una época de crisis económica ininterrumpida que se propagará desde Europa y Estados Unidos a Asia y sus dominios en África y América Latina. Las catastróficas guerras imperiales por poderes aceleran la decadencia sostenida del imperio estadounidense y facilitan el ascenso de Asia como epicentro del capitalismo mundial y sede de conflictos de clase crecientes. La crisis del gobierno de clase capitalista es auténticamente global y se desborda agudizando confrontaciones comerciales inter-imperialistas. Las guerras coloniales están desbaratando todas los esfuerzos por aliviar esta crisis. Una crisis económica prolongada y una interminable espiral descendente del nivel de vida, alimentadas por programas de austeridad clasistas concebidos para reducir los salarios y las prestaciones sociales e incrementar los beneficios. En respuesta, los movimientos sociales de masas emergentes están desempeñando un papel fundamental en el seno de la oposición anticapitalista. La acción directa está eclipsando poco a poco a la política electoral, desplazándose con el paso del tiempo de la protesta y la rebelión hacia la lucha por el poder del Estado.

Notas

(1) Sobre la recesión sostenida en la zona euro, en especial en Grecia, véase "The Financial Times", 16 de febrero de 2012, p. 2.

(2) "The Financial Times", 15 de diciembre de 2011, p. 3.

(3) "BBC Business News", 2 de abril de 2012.

(4) "La Jornada", 12 de abril de 2012

(5) Edward Luce, Time to Start Thinking: America and the Spectre of Decline (Little, Brown: 2012).

(6) "The Financial Times", 16 de febrero de 2012.

(7) Ibíd.

(8) "La Jornada", 10 de abril de 2012, y "The Financial Times", 11 de enero de 2012, p. 7.

(9) "The Financial Times", 2 de marzo de 2012.

(10) Fondo Monetario Internacional, «Previsión de Crecimiento para 2012», marzo de 2012.

(11) "The Financial Times", 11 de abril de 2012, p. 6.

(12) Ibíd.

(13) "The Financial Times", 12 de diciembre de 2011, p. 1.

(14) "The Financial Times", 15 de diciembre de 2011, p. 1.

(15) Earthlink News, 6 de febrero de 2012.

(16) "BBC News", 13 de febrero de 2012.

(17) Executive Order – National Defense Resource Preparedness, 16 de marzo de 2012; Stephen Lendman, «Police State America», http://www.FreedomsPhoenix.com.

(18) "The Financial Times", 16 de diciembre de 2011, p. 3.

(19) "The Financial Times", 16 de diciembre de 2011, p. 6.

(20) James Petras, The Power of Israel in the United States ("Clarity Press", Atlanta, 2006).

(21) James Petras, «On Bended Knee: Zionist Power in American Politics», en James Petras, War Crimes in Gaza (Clarity: Atlanta, 2010), pp. 69-104.

(22) James Petras, «US_Israeli War on Iran: The Myth of Limited Warfare», Axis of Logic, 15 de abril de 2012; The New York Times, 21 de marzo de 2012; "The Financial Times", 24 de marzo de 2012, p 7; http://petras.lahaine.org/?p=1894

(23) Chinaworker.info, 1 8 de marzo de 2012.

(24) "The Financial Times", 29 de febrero de 2012, p. 13.

(25) «A Bumper Year for Chinese Science», Science vol. 335, 9 de marzo de 2012, p. 1.156.

(26) Dexter Roberts, «Chinese Premier Wen Jialao Talks Like a Bold Reformer», "Bloomberg Business Week", 4 de abril de 2012.

(27) "The Financial Times", editorial, 13 de abril de 2012, p. 8.

(28) Martin Hart_Landsberg, «China and Neoliberalism», http://media.1clark.edu.

(29) Martin Wolf, «China is Right to Open Slowly», "The Financial Times", 29 de febrero de 2012, p. 13.

(30) David Hoffman, The Oligarchs (Public Affairs: Nueva York 2002).

(31) Hoffman, op. cit., Segunda Parte, pp. 177-324.

(32) La totalidad de la prensa occidental, incluidos The New York Times, "The Financial Times", The Washington Post, El País y Le Monde han realizado una campaña salvaje de propaganda contra Putin y en defensa de la era Yeltsin, pasando por alto las inmensas diferencias en cuanto a calidad de vida.

(33) "BBC News", 5 de abril de 2012.

(34) "The Financial Times", 6 de marzo de 2012, p. 9.

(35) "BBC News", 15 de abril de 2012.

(36) "BBC News", 16 de abril de 2012.

(37) "La Jornada", 16 de abril de 2012.

(38) Ibíd.

(39) "The Financial Times", 6 de marzo de 2012, p. 9.

(40) Ibíd.

(41) Claudio Katz, «El ajedrez global de la crisis», 22 de diciembre de 2011, http://www.lahaine.org/index.php?p=27426 p. 7.

Artículo original: http://petras.lahaine.org/?p=1896 – Traducido para Rebelión por Ricardo García Pérez

EL DIA QUE MURIO LA CLASE MEDIA EN USA

 

Michael Moore

Traducción Jorge Anaya
De cuando en cuando, alguien menor de 30 años me pregunta: ¿Cuándo
empezó Estados Unidos a ir cuesta abajo? Dicen que durante mucho tiempo
oyeron que los trabajadores podían criar una familia y enviar a los hijos a
la universidad sólo con el ingreso de uno de los padres (y que en estados
como California y Nueva York la universidad era casi gratuita). Que
cualquier persona que quisiera un empleo con un sueldo decente podía
tenerlo. Que las personas trabajaban cinco días a la semana, ocho horas
diarias, tenían todo el fin de semana libre y vacaciones pagadas cada
verano. Que muchos empleados eran sindicalizados, desde los empacadores de
la tienda hasta el pintor de brocha gorda, lo cual significaba que, por
humilde que fuera el trabajo, uno tenía garantizada una pensión, aumentos de
sueldo ocasionales, seguro médico y alguien que lo defendiera a uno en caso
de recibir un trato injusto. Los jóvenes han oído hablar de ese tiempo
mítico, pero no es un mito: era real. Y cuando preguntan ¿cuándo terminó?,
les contesto: El 5 de agosto de 1981. En esa fecha, hace 30 años, las
grandes empresas y la derecha decidieron dar el golpe: ver si podían
destruir la clase media para volverse más ricos. Y lo han logrado.
El 5 de agosto de 1981, el entonces presidente Ronald Reagan despidió
a todos los miembros del sindicato de controladores aéreos (PATCO),
que desafiaron su orden de regresar al trabajo, y declaró ilegal al
sindicato. Llevaban apenas dos días en huelga. Fue un acto audaz y
descarado. Nunca nadie lo había intentado. Lo que lo hizo aún más audaz fue
que PATCO había sido uno de los tres sindicatos que respaldaron a Reagan
para presidente. Una ola de conmoción sacudió a los trabajadores en todo el
país. Si Reagan hizo eso a quienes estaban con él, ¿qué nos hará a
nosotros? Reagan fue impulsado en su candidatura presidencial por la gente
de Wall Street, que junto con los cristianos de derecha quería restructurar
el país y revertir la tendencia iniciada por el presidente Franklin
Delano Roosevelt, dirigida a mejorar la vida del trabajador promedio. Los
ricos odiaban pagar mejores salarios y prestaciones, y más aún pagar
impuestos; además, despreciaban a los sindicatos. Los cristianos de derecha
detestaban todo lo que les sonaba a socialismo o a tender la mano a las
minorías o a las mujeres.
Reagan prometió poner fin a todo eso. Así que, cuando los controladores
se pusieron en huelga, vio llegado el momento. Al deshacerse de ellos
y proscribir su sindicato, envió un mensaje claro y fuerte: los días en
que todos llevaban una confortable vida de clase media habían terminado. De
allí en adelante, Estados Unidos sería gobernado en esta forma: * Los súper
ricos ganarán más, mucho más, y el resto de ustedes luchará por las migajas
que sobren.
* ¡Todos a trabajar! Mamá, papá, los adolescentes de la casa.
¡Papá, consigue un segundo empleo! ¡Niños, allí está la cadena para la
puerta! Tal vez sus padres regresen a tiempo para llevarlos a acostar. * 50
millones de personas quedarán sin seguro médico. Y las
compañías aseguradoras pueden decidir a quién ayudar… o no. * ¡Los
sindicatos son malos! No deben pertenecer a un sindicato. No necesitan
abogados. ¡Cierren la boca y pónganse a trabajar! No, no se vayan todavía,
no hemos terminado. Que los niños se preparen la cena. * ¿Quieren ir a la
universidad? No hay problema: firmen aquí y estarán vendidos a un banco los
próximos 20 años. * ¿Qué es eso de aumento de sueldo? ¡Cierren la boca y
pónganse a trabajar! Y así por el estilo. Pero Reagan no hubiera podido
lograr esto por sí solo. Tuvo un gran ayudante: la AFL-CIO. La mayor central
de trabajadores del país dijo a sus agremiados que rompieran la huelga de
los controladores aéreos y fueran a trabajar. Y así lo hicieron: pilotos,
asistentes de vuelo, choferes de camiones de suministros, manejadores de
equipaje: todos esos sindicalizados ayudaron a romper la huelga. Y
sindicalizados de todos los ramos rompieron también la huelga al volver a
viajar en avión. ¡Reagan y Wall Street no podían creer lo que veían! Cientos
de miles de trabajadores y sindicalistas apoyaban el despido de
compañeros sindicalizados. Fue un regalo de Navidad adelantado para los
grandes consorcios del país.
Fue el principio del fin. Reagan y los republicanos supieron que
podrían salirse con la suya en lo que fuera… y así lo hicieron.
Recortaron impuestos a los ricos. Dificultaron la formación de sindicatos en
los centros de trabajo. Eliminaron las normas de seguridad en las
instalaciones fabriles. Pasaron por encima de las leyes antimonopolios y
permitieron que miles de compañías se fusionaran o fueran adquiridas por
otras y después cerradas. Los consorcios congelaron salarios y amenazaron
con mudarse a otros países si los trabajadores no aceptaban menor paga y
menos prestaciones. Y cuando los trabajadores accedieron, de todos modos
se mudaron al extranjero.
Y todo el tiempo la mayoría de los estadunidenses lo aceptaron. Hubo
muy poca oposición o resistencia. Las masas no se levantaron a proteger
sus empleos, sus hogares, sus escuelas (que alguna vez fueron las mejores
del mundo). Aceptaron su destino y recibieron la golpiza. A menudo me
he preguntado qué habría ocurrido si todos hubiéramos dejado de volar en
1981. Si los sindicatos le hubieran dicho a Reagan: Devuélveles su empleo a
los controladores o paralizaremos la nación. Ustedes saben lo que habría
pasado: la elite empresarial y su muchacho Reagan se habrían doblegado. Pero
no lo hicimos. Y así, poco a poco, en los 30 años siguientes, los que han
estado en el poder han destruido a la clase media del país y, a su vez, han
arruinado el futuro de nuestros jóvenes. Los salarios han
permanecido estancados esos 30 años. Echen una ojeada a las estadísticas y
verán que cada descenso que sufrimos ahora comenzó en 1981 (vean en *<
http://www.youtube.com/watch?v=vvVAPsn3Fpk>* una pequeña escena de mi película
más reciente que ilustra esto).
Todo empezó este día, hace 30 años. Uno de los días más negros en
la historia estadunidense. Y nosotros dejamos que ocurriera. Sí, ellos
tenían el dinero, los medios masivos y los policías. Pero nosotros éramos
200 millones. ¿Alguna vez se han preguntado qué pasaría si 200 millones
se pusieran furiosos de verdad y quisieran que les devolvieran su patria,
su vida, sus empleos, sus fines de semana, el tiempo que pasaban con sus
hijos? ¿Nos hemos dado todos por vencidos? ¿Qué estamos esperando?
Olvidémonos del 20 por ciento que apoya al Tea Party: ¡nosotros somos el
otro 80 por ciento! Esta ida cuesta abajo sólo terminará cuando lo exijamos.
Y no con una petición en línea o un tuit. Tendremos que apagar la
televisión, la computadora y los videojuegos y salir a las calles (como
hicieron en Wisconsin). Algunos de ustedes tendrán que postularse a cargos
de elección en sus localidades el año próximo. Necesitamos que los
demócratas hagan acopio de valor y dejen de recibir dinero de los
consorcios... o se hagan a un lado. ¿Cuándo tendremos suficiente? El sueño
de la clase media no va a reaparecer por arte de magia. El plan de Wall
Street es claro: Estados Unidos será una nación de ricos y desposeídos.
¿Están ustedes conformes con eso? ¿Por qué no utilizar este día para hacer
una pausa y pensar en los pasos que cada uno puede dar para revertir esta
tendencia en nuestro vecindario, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra
escuela? ¿Habrá un día mejor que hoy para empezar?
Su amigo, Michael Moore.

Centro Histórico de Mérida, de nuevo el tema en la palestra.

Hola Carlos, ¿a dónde fuiste este verano?

México

Oye, que pasada y qué tal?

Muy bueno, el DF maravilloso, La ciudad de Oaxaca y San Cristóbal 2 primores.

Y visitaste la Riviera Maya?

Si y también Campeche y Mérida…

Me animo,..¿Qué tal Mérida?, me han hablado muy bien de ella.

Lamento decirte que si vas a visitar las ruinas lo hagas desde Cancún, Mérida es muerta y por las noches solo te sirven cafés en los restaurantes porque ninguno tiene licencia de vender Licor.

Exageras, caramba, que cosa…

Si, es una ciudad bella, muy culta pero el aburrimiento es bravo y muchas joyas de la arquitectura se caen a pedazos…

(Conversación de 2 amigos, en las calles de Madrid)

06092009146008168

16052009187489815

Hace ya varios meses escribí un polémico artículo sobre el abandono del Centro Histórico de la ciudad de Mérida, que según analistas y medidores de catastros, es el segundo más grande de la República Mexicana y quizá uno de los de América Latina. La crónica levantó nubes de polvo, de odio (a los que no quieren ver) y disputas sobre el abandono en el que éste se encuentra, en casi todos los sentidos y la subsecuente posibilidad, negada de antemano, de lo que esto representa para la inversión, así como para la multiplicación de diferentes formas de negocios ilícitos ante la fragilidad de leyes que existen, que no existen y que muy pocos cumplen.

Diversas fueron las opiniones que se colocaron en forma de respuesta posteadas, como las que me hicieron llegar a mis correos personales, incluidas amenazas anónimas que adolecían de una sustentable factura y que hacen de la condición de periodista y escritor una sostenible suma pagada. ..En creces.

Como informador y vecino del gigante centro es mi deber proseguir escribiendo sobre el tema, ya que entre otras cosas llegaron las lluvias, luego los vientos y con ellas el desastre, las inundaciones, el miedo y la inseguridad, los moscos y las caídas, no estratificadas en estadísticas, de venta de los abandonados caserones. Casas y edificaciones que los dueños mantienen en un perenne engorde para cumplir su sueño dorado: venderla a un extranjero a un precio estúpidamente exorbitante; aunado esto a las inmobiliarias, en mayoría en manos extranjeras inescrupulosas, junto con abogados también mafiosos, que hacen el trueque a favor de ellos y muy poco del dueño, sin la autenticidad que está planteada en leyes y que parece ser letra muerta ante tanta maraña tramposa que establecen las inmobiliarias sin ningún control y que crecen, a la orden del día como hongos en un agujero de hormigas. ¿Quién le pone el cascabel al gato con botas…?. Los Silencios y la complicidad hacen atronadores los hechos que comienzan a asomar cabeza en despachos gubernamentales y políticos.

No obstante la inversión extranjera sigue llegando, ya no tanto como hace años, debido a lo anteriormente descrito, sin embargo fluye para reconstruir el Centro abandonado. Es un caudal desaprovechado por las largas colas burocráticas que atemorizan y hacen engorrosos los haberes de compras y ventas. Si no fuera por los extranjeros que llegamos, muchas de las casas hubiesen caído ante la invasión de jejenes y termitas. Muchas aceras, pedacitos de ellas mantuvieran los huecos y desniveles; muchos jardines fueran criaderos de moscos y otras sabandijas y el Centro Histórico siguiera en su letargo inquebrantable desdibujándose como un pueblo fantasma tragado por el olvido y el desprecio.

27122009908296094

Repito: Se venden casas en el Centro como a precio de oro liquido, lo que ha traído una huída de capitales y un agotamiento del sector, forajido y sin leyes, de las ventas inmobiliarias. Necesaria la supervisión y la legislación. De su acatamiento vendrá la confianza para el que venga a vivir en la tranquilidad…cosa y elemento que también se ha perdido.

A la par de ello también progresa una ensalada de despachos de arquitectura, liderados por personas muy poco profesionales que se copian, desde el internet, planos y los venden como renovadores de la historicidad y como re-acondicionadores de la modernidad. Engañifas que engrosan un cúmulo de baratujales y bandidos, que pregonan una Mérida llena de inversiones y que han ido deteriorando la imagen de un mercado anteriormente seguro y limpio. Pobres desesperados que hunden un Cuchillo en su propio cuello, afilado por su misma brutalidad, ceguera y avaricia.

En los años 90 la ciudad de Mérida era señalada en Europa y me atrevería a decir que en otros lugares como una urbe donde tú retiro podía ser dorado, accesible y libre de las contaminaciones psicológicas estresantes de las grandes ciudades. Asimismo se vendía como una ciudad cultural y “PRO Gay”. Si, una ciudad donde la vida gay era fácil, sana y llevadera con orgullo y calidad yucateca. De hecho Juan Villoro en su libro de cuentos, que más bien parecen ensayos o entrevistas, “Palmeras de la Brisa Rápida”, recorre la piel de una ciudad que se atrevía a mostrarse llena, furibunda y coqueta ante los cambios del mundo y una ciudad dispuesta a aceptar los retos intelectuales que llegaban a querer quedarse. ¿Publicidad o tiempos pasados?, la línea de esa estrategia esta desvaneciéndose porque no hay una plataforma jurídica que controle un desorden que se ha ido fomentando por la inexistencia de la misma. Ese desarreglo tiene entre otras aristas que renazcan tahúres y sitios clandestinos de desatinada proporción que a la final acabara con la buena imagen de la ciudad.

fotos_831_DSC01337

Nunca el estado ha creado la figura de una oficina que sirva no solo como engranaje entre inversor y desarrolladores del Centro Histórico, entre otras tantas que deben plantearse y establecerse. Faltando esto y existiendo el hueco es rellenado, perennemente, con la engañifa y con organismos e instituciones que venden, atraen, atrapan a cuanto incauto caiga en sus redes, valga la pena aquí de señalar un “Patronato Histórico” que nadie conoce, que nadie sabe a quién está en servicio y que nunca ha elaborado y publicado un documentado y estadístico dossier de investigaciones que procuren un perfil verdadero y valedero del histórico casco. Es más nunca, como testigo hablo, ha tocado las puertas de una casa remodelada para estudiarla, ficharla, registrarla.

Apartando estos espinosos temas descubrimos, oh sí, que la ciudad fue desmembrada, en los aspectos socio turísticos por miedos, odios, cultivos de sinsabores de un sector burgués medieval, que desde la cúspide de su infranqueable norte mira con desdén y pavor a todo lo que no se le parezca. Abandonaron el Centro, en todo sentido, para buscar su ansiada clonación de Miami en un norte que comunica, muchas de las veces por carreteras privadas, con mares, yates y clubes de playa. Este sector, bastante miope, no ve ni vio y tal vez no verá las posibilidades de desarrollo de un turismo sustentable basado en el entorno colonial del sector centro. Su terror los lleva, de cuando en vez, a usar representantes del medio estatal para limpiar de prostitutas y prostitutos a las plazas y jardines… y de todo lo que les huela mal, incluido, principalmente, lo político.

Por otro lado, la esquina centro histórico se calienta con el espinoso tema de las licencias de expendios de bebidas. En lo particular considero que este tema no es meritorio ampliarlo en el sentido del otorgamiento, ya que basta con concederlo a las personas que invierten en recrear un sector alimentario y turístico del centro y que crean campos de empleo y desarrollo a la ya empobrecida zona.

Digno de investigar a quien o quienes les conviene que una parte de la industria turística caiga, pues las ramificaciones y acciones, pueden ir desde este detalle, que aun siendo micro se hace grande a la hora de cuantificar como a la demanda de una serie de aerolíneas que dejaron de funcionar, en la gran plaza aeroportuaria que era Mérida, para irse a Cancún, quien despiadadamente dejó sin alas a la región Yucateca.

10112010916360157

Tan idiota la irresponsabilidad de un sector como la de todos, que dejamos, sin protesta y a la mano de dios y de las mafias de Cancún las estrategias de vuelos que se ofertaban desde el aeropuerto de la ciudad y que comunicaban esta parte de la península con el resto de la nación y el Mundo. Quedó así el aeropuerto Rejón convertido en un aeródromo de tercera donde apenas rozan algunas alas que pasan sobre el sureste.

Por aquí pasaban aviones, pequeños, grandes, dejando gente de todas partes del mundo para conocer la gran región de los Mayas. Hoy la oferta se hace desde Quintana Roo y su gran “ducto turistero”, como si esta región de la península fura su dueña, como si la zona arqueológica, colonial y de conventos fuera su apéndice. Pequeños aviones, jets y globos bajan, bajan, bajan desde allá para acá y seguirán bajando

Sin embargo a “papá estado” no le podemos pedir todo, incluida la mano de la blanca ciudad que todavía es Mérida. Debemos todos: Administración Regional, Habitantes, Inversores, pensar, ser consultados, hablar y concebir un Centro donde vivir y convivir.

Con calles icónicas, con el ruido de los camiones y buses fuera. Con la creación de inversión, quizá la más importante, del sector turismo, con la remodelación de plazas, valga el ejemplo de la Plaza Santa Lucia con sus abandonados arcos, cuyo dueño ni se da por enterado. Crear negocios que atraigan al turismo e inversores y no que alejen al ciudadano. Crear mayores posibilidades del sector vacacional. Eso incluye la venta de paquetes que muestren sectores del estado que desconocemos, como son playas vírgenes, inexploradas y un turismo ecológico aun no retomado.

Qué pasaría en Mérida si las compuertas de Cuba se abrieran ante el feroz bloqueo y volviese a ser La Habana y la Isla el predilecto centro del Caribe. De suceder este supuesto, no lejano ni improbable, que nos haríamos sin una estructura de ofertas legales y validas. Las preguntas deben colocarse sobre la mesa: ¿A dónde irían las inversiones puestas en esta región de parte de Estados Unidos y Europa?

El panorama debe analizarse, sin desconfianzas ni falsedades, sin pretextos ni artificios. Se debe resolver valientemente sino la Mérida que conocemos será un lugar que quedó allí, si acaso de paso, probablemente de una cierta mirada lastimera que no conviene. Lo he dicho.

Gerardo Martínez