historia

Venezuela desde adentro: siete claves para entender la crisis actual

Resultado de imagen de crisis

 

Por: Emiliano Teran Mantovani | Domingo, 23/04/2017 07:20 PM

tomado de Aporrea

No es posible entender la crisis actual en Venezuela sin analizar en conjunto los factores que se desarrollan ‘desde adentro’, y que no son explicados en su conjunto por los principales medios de comunicación. Planteamos siete claves de la crisis actual en donde se resalta que no se puede comprender lo que pasa en Venezuela sin tomar en cuenta la intervención foránea y que el concepto de ‘dictadura’ ni explica el caso venezolano ni es una especificidad regional de ese país. A su vez planteamos que se están desbordando el contrato social, las instituciones y los marcos de la economía formal y que se está canalizando el devenir y las definiciones políticas de la actual situación por la vía de la fuerza y a través de un buen número de mecanismos informales, excepcionales y subterráneos. Proponemos que el horizonte compartido de los dos bloques partidarios de poder es neoliberal, que estamos ante una crisis histórica del capitalismo rentístico venezolano y que comunidades, organizaciones populares y movimientos sociales se enfrentan a un progresivo socavamiento del tejido social.

El trato que se le da a Venezuela en los grandes medios de comunicación internacionales es sin duda especial en todo el mundo. No tenga dudas que hay demasiadas tergiversaciones, demasiado maniqueísmo, demasiados slogans, demasiadas manipulaciones y omisiones.

Más allá de las versiones cretinizantes de la neolengua mediática que interpreta todo lo que ocurre en el país en clave de ‘crisis humanitaria’, ‘dictadura’ o ‘presos políticos’, o bien de la narrativa heroica de la Venezuela del ‘socialismo’ y la ‘revolución’ que interpreta todo lo que ocurre en el país en clave ‘guerra económica’ o ‘ataque imperial’, hay muchos temas, sujetos y procesos que son invisibilizados, que ocurren mar adentro y que esencialmente constituyen el escenario político nacional. No es posible entender la crisis actual en Venezuela sin analizar en conjunto los factores que se desarrollan ‘desde adentro’.

El criterio de acción e interpretación basado en la lógica ‘amigo-enemigo’ responde más a una disputa entre élites de los partidos políticos y grupos económicos que a los intereses fundamentales de las clases trabajadoras y la defensa de los bienes comunes. Es necesario apostar por miradas integrales del proceso de crisis y conflicto nacional, que contribuyan a trazar las coordenadas para trascender o enfrentar la coyuntura actual.

Presentamos 7 claves para su comprensión, analizando no solo la disputa gobierno-oposición, sino también procesos que se están desarrollando en las instituciones políticas, en los tejidos sociales, en las tramas económicas, al tiempo que se resaltan las complejidades sobre el neoliberalismo y los regímenes de gobierno y gobernanza en el país.

I. No es posible comprender lo que pasa en Venezuela sin tomar en cuenta la intervención foránea

El rico y vasto conjunto de los llamados ‘recursos naturales’ del país; su posición geo-estratégica; su desafío inicial a las políticas del Consenso de Washington; su influencia regional para la integración; así como sus alianzas con China, Rusia o Irán; le otorgan un notable significado geopolítico a Venezuela. Sin embargo, hay sectores intelectuales y mediáticos que continuamente buscan obviar las muy fluidas dinámicas internacionales que impactan y determinan el devenir político en el país, donde resalta el persistente accionar intervencionista del Gobierno y los diferentes poderes fácticos de los Estados Unidos.

En este sentido, estos sectores se encargan de ridiculizar la crítica al imperialismo, y presentan al Gobierno Nacional como el único actor de poder en juego en Venezuela, y por ende el único objeto de interpelación política.

Sin embargo, desde la instauración de la Revolución Bolivariana se ha desarrollado un intenso intervencionismo estadounidense hacia Venezuela, el cual se ha recrudecido y tornado más agresivo a partir de la muerte del presidente Chávez (2013) y del contexto de agotamiento del ciclo progresista y restauración conservadora en América Latina. Vale recordar la Orden Ejecutiva firmada por Barack Obama en marzo de 2015 en la cual se declaraba a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de los EEUU –‘an unusual and extraordinary threat to the national security and foreign policy of the United States’[i]. Ya sabemos qué le ha ocurrido a los países que son catalogados de esta manera por la potencia del norte.

Actualmente, además de las amenazantes declaraciones del Jefe del Comando Sur, el Almirante Kurt W. Tidd (6 de abril de 2017), planteando que la ‘crisis humanitaria’ en Venezuela podría obligar a llevar adelante una respuesta regional –‘The growing humanitarian crisis in Venezuela could eventually compel a regional response’[ii]–, y de la evidencia de la agresividad de la política exterior de Donald Trump con el reciente bombardeo a Siria, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, encabeza junto a varios países de la región el intento de aplicación de la Carta Democrática para abrir un proceso de ‘restitución de la democracia’ en el país.

Los ideólogos y operadores mediáticos de la restauración conservadora en la región se muestran muy preocupados por la situación de Derechos Humanos (DDHH) en Venezuela, pero no logran explicar en sus análisis porque extrañamente no se hace ningún esfuerzo supranacional del mismo tipo frente a la espantosa crisis de DDHH en países como México y Colombia. En este sentido parece que la indignación moral es relativa y prefieren callar.

Sea pues, por razones de intencionalidad política o ingenuidad analítica, estos sectores despolitizan el rol de los organismos supranacionales desconociendo las relaciones geopolíticas de poder que los constituyen, que hacen parte de su propia naturaleza. Una cosa es una lectura paranoica de todas las operaciones impulsadas por estos organismos globales y otra muy diferente es una interpretación puramente procedimental de su accionar, obviando los mecanismos de dominación internacional y control de mercados y de recursos naturales que se han canalizado a través de estas instituciones de gobernanza global y regional.

Pero hay algo importante que agregar. Si hablamos de intervención, no podemos solo hablar de los EEUU. En Venezuela hay crecientes formas de intervencionismo chino en la política y las medidas económicas que se han ido tomando, lo que apunta a pérdidas de soberanía, incremento de la dependencia con la potencia asiática y procesos de flexibilización económica.

Una parte de la izquierda ha preferido callar estas dinámicas, dado que parece que la única intervención que merece ser señalada es la estadounidense. Pero ambas vetas de injerencia foránea se están desarrollando para favorecer la acumulación capitalista transnacional, la apropiación de ‘recursos naturales’ y para nada tienen que ver con las reivindicaciones populares.

II. El concepto de ‘dictadura’ no explica el caso venezolano

Casi desde el inicio de la Revolución Bolivariana se ha tildado a Venezuela de ser una ‘dictadura’. Este concepto sigue siendo objeto de amplios debates en la teoría política debido a que ha sido desafiado por las transformaciones y complejización de los regímenes y ejercicios de poder contemporáneos, sobre todo en la actual época globalizada, lo que plantea serios vacíos e imprecisiones en sus definiciones.

La ‘dictadura’ suele estar asociada a regímenes políticos o tipos de gobierno en los cuales todo el poder está concentrado, sin limitaciones, en una sola persona o un grupo de ellas; hay una ausencia de división de poderes; ausencia de libertades individuales, de libertad de partidos, libertad de expresión; e incluso en ocasiones el concepto ha sido vagamente definido como ‘lo opuesto a la democracia’.

El término ‘dictadura’ en Venezuela ha sido utilizado y masificado en la jerga mediática de manera bastante superficial, visceral y de una forma moralizante, prácticamente para plantearlo como una especie de especificidad venezolana, distinguiéndose así de los otros países de la región, donde en teoría sí habría regímenes ‘democráticos’.

El asunto es que en Venezuela en la actualidad difícilmente se puede decir que todo el poder está concentrado sin limitaciones en una sola persona o un grupo de ellas, debido a que en el país estamos ante un mapa de actores, que si bien es jerarquizado, es a la vez fragmentado y volátil –sobre todo después de la muerte del presidente Chávez–, en tanto la existencia de diversos bloques de poder que pueden aliarse o bien estar enfrentados entre ellos y que desborda la dicotomía gobierno-oposición.

Aunque exista un gobierno con un componente militar importante, con crecientes expresiones de autoritarismo y con cierta capacidad de centralización, el escenario es altamente movedizo. No hay dominación total de arriba hacia abajo, y hay cierta paridad entre los grupos de poder en disputa. En cambio el conflicto podría desbordarse, caotizando aún más la situación.

El hecho de que la oposición venezolana controle la Asamblea Nacional, la cual ganó contundentemente por la vía electoral, señala además que antes que una pura ausencia de división de poderes, hay en cambio una disputa entre ellos, hasta ahora favorable a la combinación Ejecutivo-Judicial.

Antes pues que hablar de un régimen político homogéneo, estamos ante una amplia y conflictiva red de fuerzas. La metástasis de la corrupción hace que el ejercicio del poder se descentralice aún más, o bien se dificulte su centralización por parte del Poder Constituido.

Lo que sí tiene que ver con el viejo concepto romano de dictadura, es que en este contexto el Gobierno nacional está gobernando por medio de decretos y medidas especiales en el marco de un declarado ‘estado de excepción’, que se oficializa desde principios de 2016. En nombre de la lucha contra la guerra económica, el avance de la delincuencia y del paramilitarismo, y los avances subversivos de la oposición, numerosas mediaciones institucionales y procedimientos democráticos están siendo omitidos. Destacan por su gravedad políticas de seguridad como la Operación de Liberación del Pueblo (OLP), que representan intervenciones de choque directas de los cuerpos de seguridad del Estado en diferentes territorios del país (rurales, urbanos, barrios periféricos), para “combatir el hampa”, los cuales suelen tener polémicos saldos en muertes; la paralización del referéndum revocatorio; la suspensión de las elecciones a gobernación en 2016 sin todavía quedar claro cuando se realizarán; crecientes represiones y excesos policiales ante el descontento social producto de la situación en el país; y un incremento de procesos de militarización, resaltando las zonas fronterizas y las declaradas de ‘recursos naturales estratégicos’.

Este es el mapa político que, junto a las diversas formas de intervención foránea, configuran el escenario de guerra de baja intensidad que atraviesa prácticamente todos los ámbitos de la vida cotidiana de los venezolanos. Es este el marco en el que se desenvuelven las libertades individuales, la oposición y pluralidad partidaria, la convocatoria y realización de marchas, expresiones de disidencia y críticas en los medios de comunicación, entre otras formas de la llamada democracia en Venezuela.

III. En Venezuela se están desbordando el contrato social, las instituciones y los marcos de la economía formal

Si hay algo que podría definirse como una especificidad del caso venezolano es que su escenario socio-político actual está desgarrado, profundamente corrompido y altamente caotizado. Hemos sostenido que en el país estamos ante una de las crisis institucionales más severas de toda América Latina[iii], haciendo referencia con esto al conjunto de las instituciones jurídicas, sociales, económicas, políticas, entre otras, que conforman la República venezolana.

La crisis histórica del modelo de acumulación rentista petrolero, la metástasis de la corrupción en el país, severas vulneraciones al tejido social desde el ‘período neoliberal’ y en especial desde 2013, y la intensidad de los ataques y disputas políticas, han desbordado en su conjunto los marcos de las instituciones formales de todos los ámbitos de la sociedad, canalizándose muy buena parte de las dinámicas sociales por la vía de mecanismos informales, subterráneos e ilegales.

En el ámbito económico, la corrupción se ha transformado en un mecanismo transversal y motorizador de distribución de la renta petrolera, desviando enormes sumas de divisas a discrecionalidad de unos pocos, y socavando las bases de la economía formal rentista. Esto ocurre de manera determinante con PDVSA[iv], la principal industria del país, así como con fondos clave como el Fondo Chino-Venezolano o con numerosas empresas nacionalizadas.

El colapso de la economía formal ha hecho de la informalidad prácticamente uno de los ‘motores’ de toda la economía nacional. Las fuentes de oportunidades sociales, sea de ascenso social o de posibilidad de mayores ganancias, se encuentran con frecuencia en el llamado ‘bachaqueo’ de alimentos (el comercio ilegal, a altísimos precios, dirigidos al mercado negro)[v] u otras formas de comercio en los diversos mercados paralelos, sea de divisas, medicinas, gasolina, etc.

En el ámbito político-jurídico, el estado de derecho carece de respeto y reconocimiento por parte de los principales actores políticos, quienes no solo se desconocen mutuamente sino recurren a movidas políticas dispuestos a todo para vencerse el uno al otro. El Gobierno nacional enfrenta a las que considera las ‘fuerzas enemigas’ con medidas de excepción y conmoción, mientras que grupos de la oposición más reaccionarios despliegan operaciones violentas de vandalismo, confrontación y ataque a infraestructuras. En este escenario se ha mermado sobremanera el estado de derecho, haciendo muy vulnerable a la población venezolana.

Cada vez reina una mayor impunidad, la cual se ha expandido a todos los sectores de la población. Esto no solo hace que se enquiste aún más la corrupción, que luce indetenible, sino que implica que la población no espere nada del sistema de justicia, y cada vez más la ejerza con sus propias manos.

El colapso del contrato social genera tendencias de ‘sálvese quien pueda’ en la población. La fragmentación del poder también ha contribuido a que se generen, crezcan y se fortalezcan diversos poderes territoriales, como lo son los llamados ‘sindicatos mineros’ que controlan con armas minas de oro en el estado Bolívar, o bandas criminales que dominan sectores de Caracas como El Cementerio o La Cota 905[vi].

El marco presentado implica nada más y nada menos que el devenir y las definiciones políticas de la actual situación en el país se están desarrollando en muy buena medida por la vía de la fuerza.

IV. La crisis de largo plazo del capitalismo rentístico venezolano (1983-2017)

El hundimiento de los precios internacionales del crudo ha sido determinante en el desarrollo de la crisis venezolana, pero no es el único factor que explica este proceso. Desde la década de los años 80 hay crecientes síntomas de agotamiento del modelo de acumulación basado en el extractivismo petrolero y la distribución de la renta que genera. La actual fase de caotización de la economía nacional (2013-hoy) es también producto del devenir económico de los últimos 30 años en el país. ¿Por qué?

Varias razones lo explican. Alrededor del 60% de los crudos venezolanos son pesados y extra-pesados. Estos crudos son económicamente más costosos y requieren mayor uso de energía y el empleo de procesamientos adicionales para su comercialización. La rentabilidad del negocio que alimenta al país va descendiendo con respecto a tiempos anteriores, cuando prevalecían crudos convencionales. Esto ocurre al mismo tiempo que el modelo exige cada vez más ingresos rentísticos y cada vez más inversión social no solo para paliar las crecientes necesidades de una población que sigue en aumento.

La hiper-concentración poblacional en las ciudades (más de 90%) promueve un uso de la renta orientado fundamentalmente en el consumo (de bienes importados) y muy poco en formas productivas. Las épocas de bonanza promueven el fortalecimiento del sector extractivo (primario) –los efectos de la llamada ‘Enfermedad Holandesa’– lo que vulnera notablemente a los ya débiles sectores productivos. Luego de finalizada la bonanza (como ocurrió a fines de los 70 y ahora desde 2014), la economía queda más dependiente y aún más débil para enfrentar una nueva crisis.

La corrupción socio-política del sistema también posibilita fugas y descentralizaciones fraudulentas de la renta, lo que impide el desarrollo de políticas coherentes de distribución para paliar la crisis

La creciente volatilidad de los precios internacionales del crudo, así como cambios en los balances de poder global en torno al petróleo (como la progresiva pérdida de influencia de la OPEP) tienen también significativos impactos en la economía nacional.

Mientras se desarrollan todos estos vaivenes económicos en el país, los recursos ecológicos se siguen socavando y agotando, lo que amenaza los medios de vida de millones de venezolanos para el presente y futuro.

La actual solución que impulsa el Gobierno nacional ha sido incrementar notablemente el endeudamiento externo, distribuir la renta de manera más regresiva para la población, expandir el extractivismo y favorecer al capital transnacional.

En suma, cualquiera de las élites que gobierne en los próximos años, tendrá que enfrentar, sí o sí, los límites históricos que se han alcanzado con el viejo modelo rentista petrolero. No bastará solo esperar un golpe de suerte para que los precios del petróleo suban. Se vienen trascendentales cambios y habrá que estar preparados para enfrentarlos.

V. ¿Socialismo? en Venezuela se está llevando a cabo un proceso de ajuste y flexibilización económica progresivo

En el país se está desarrollando un proceso de ajuste progresivo y sectorizado de la economía, flexibilizando previas regulaciones y restricciones al capital, y desmantelando paulatinamente los avances sociales alcanzados en tiempos anteriores en la Revolución Bolivariana. Estos cambios aparecen enmascarados en nombre del Socialismo y la Revolución, aunque representan políticas cada vez más rechazadas por la población.

Destacan políticas como la creación de las Zonas Económicas Especiales, las cuales representan liberalizaciones integrales de partes del territorio nacional, una figura que entrega la soberanía a los capitales foráneos que pasarían a administrar prácticamente sin limitaciones dichas regiones. Se trata de una de las medidas más neoliberales desde la Agenda Venezuela implementada por el gobierno de Rafael Caldera en los años 90, bajo las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.

También resaltan la paulatina flexibilización de los convenios con las corporaciones foráneas en la Faja Petrolífera del Orinoco; liberalización de precios de algunos productos básicos; creciente emisión de bonos soberanos; devaluación de la moneda, creándose un tipo de cambio flotante (Simadi); aceptación de algunos trámites comerciales directamente en dólares, por ejemplo, en el sector turismo; o el fiel cumplimiento de los pagos de deuda externa y los servicios de la misma, lo que implica un recorte en las importaciones y consiguientes problemas de escasez de bienes de consumo básico.

Se está impulsando el relanzamiento de un extractivismo flexibilizado, apuntando fundamentalmente hacia las nuevas fronteras de la extracción, donde destaca el mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco, el cual plantea instalar como nunca antes la mega-minería en un territorio de 111.800 kms2 de extensión, amenazando fuentes de vida claves para los venezolanos, en especial para los pueblos indígenas. Estos proyectos suponen además el atornillamiento por largo plazo a los esquemas de dependencia que produce el extractivismo[vii].

Cabe destacar que estas reformas se combinan con el mantenimiento de algunas políticas de asistencia social, continuos aumento de los salarios nominales, algunas concesiones a demandas de las organizaciones populares y el uso de una narrativa revolucionaria e antiimperialista. Esto evidentemente tiene como uno de sus principales objetivos el mantenimiento de los apoyos electorales que quedan.

Estamos en presencia de lo que hemos llamado un ‘neoliberalismo mutante’, en la medida en la que se combinan formas de mercantilización, financiarización y desregulación con mecanismos de intervención estatal y asistencia social.

Parte de la izquierda ha estado muy enfocada en evitar la llegada de gobiernos conservadores al poder para así evitar la ‘vuelta del neoliberalismo’. Pero olvidan mencionar cómo gobiernos progresistas también avanzaron en varias medidas selectivas, mutantes e híbridas de perfil neoliberal, que finalmente afectan al pueblo y a la naturaleza[viii].

VI. ¿La alternativa? El proyecto de los partidos de la ‘Mesa de la Unidad Democrática’ (MUD) es neoliberal

La derechista ‘Mesa de la Unidad Democrática’ (MUD) es el bloque predominante de la oposición partidista al Gobierno nacional, aunque una oposición de izquierda haya venido creciendo lentamente y es muy factible que lo siga haciendo. Esta izquierda crítica, al menos la más definida, no se identifica con la MUD por lo que no articula políticamente con esta.

La MUD no es un bloque homogéneo, y en cambio existen sectores que van, desde influyentes grupos radicales de extrema derecha –que podríamos llamar ‘uribistas’–, hasta llegar a algunos sectores de conservadurismo light, y de liberalismo elitario con cierta tendencia distribucionista. Estos diversos grupos tienen una relación conflictiva entre ellos y con eventuales careos y desplantes mutuos.

A pesar de sus diferencias, a los diferentes grupos de la MUD los une al menos tres factores fundamentales: su matriz ideológica, las bases de su programa económico y su agenda reaccionaria ante el Gobierno nacional y ante la posibilidad de una profunda transformación de corte popular emancipatorio. Nos referiremos a las dos primeras.

Su matriz ideológica está profundamente determinada por la teoría neoclásica y por el liberalismo conservador, enalteciendo obsesivamente la propiedad privada, el fin de la ‘ideologización’ por parte del Estado y el auge de las libertades empresariales e individuales.

Estos pilares ideológicos son más claros en la programática de este bloque que en sus propios discursos mediáticos, donde la retórica es simplista, superficial y llena de consignas. La síntesis más acabada de su modelo económico se encuentra en los ‘Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019)’[ix]. Se trata de una versión neoliberal más ortodoxa del extractivismo petrolero, en relación al proyecto del actual Gobierno venezolano.

Destaca el hecho de que, a pesar de enarbolar la bandera del ‘cambio’ y la ‘Venezuela productiva’, su propuesta plantea llevar la extracción de petróleo en Venezuela hasta 6 millones de barriles diarios, poniendo énfasis en el incremento de las cuotas de la Faja Petrolífera del Orinoco. Aunque se acusen, riñan y señalen públicamente, las propuestas petroleras de Henrique Capriles Radonski (Petróleo para tu Progreso)[x] y Leopoldo López (Petróleo en la Mejor Venezuela[xi]) son gemelas, y consensuan con el ‘Plan de la Patria’ 2013-2019 impulsado por el Gobierno nacional. El cambio anunciado no es más que otro atornillamiento con el extractivismo, más rentismo y desarrollismo, y las consecuencias económicas e impactos socio-ambientales y culturales que conlleva este modelo.

VII. La fragmentación del ‘pueblo’ y el progresivo socavamiento del tejido social

En todos estos procesos de guerra de baja intensidad y caos sistémico, el principal afectado es el pueblo trabajador. La potente cohesión socio-política que se configurara en los primeros años de la Revolución Bolivariana ha sufrido no solo un desgaste sino una progresiva desarticulación. Pero estas afectaciones han llegado incluso a la propia médula de los tejidos comunitarios del país.

La precariedad para cubrir las necesidades básicas de la vida cotidiana; los incentivos a la resolución individual y competitiva de los problemas socio-económicos de la población; la metástasis de la corrupción; la canalización de los conflictos y disputas sociales por la vía de la fuerza; la pérdida de referentes ético-políticos y el desgaste de la polarización debido al descrédito de los partidos; la agresión directa a experiencias comunitarias fuertes o importantes y a líderes comunitarios por parte de diversos actores políticos y territoriales; hacen parte de este proceso de vulneración de los tejidos sociales que apunta a socavar los verdaderos pilares de un potencial proceso de transformación popular-emancipatorio o de las capacidades de resistencia de la población ante un mayor avance de fuerzas regresivas en el país.

Mientras tanto, diversas organizaciones de base popular y movimientos sociales a lo largo y ancho del país insisten en construir una alternativa desde sus territorios. Los tiempos dirán cual será su capacidad de resistencia, adaptación y sobre todo su habilidad colectiva para articularse entre ellos y disputar con mayor fortaleza el rumbo del proyecto político nacional.

Si hay una solidaridad irrenunciable que debería impulsarse desde las izquierdas en América Latina y el mundo, debe ser con este pueblo luchador, ese que históricamente ha cargado sobre sus hombros la explotación y los costos de la crisis. Ese que frecuentemente ha desbordado y se ha re-apropiado de las calles buscando que sus demandas sean escuchadas y atendidas. Ese que en la actualidad se enfrenta a los complejos dilemas que suponen los actuales tiempos de reflujo y regresiones. Este pareciera que es el verdadero punto de honor de las izquierdas. El costo de darle la espalda a estas contra-hegemonías populares en nombre de una estrategia de conservación del poder podría ser muy alto.

Caracas, abril de 2017

Emiliano Terán Mantovani es sociólogo venezolano, ecologista político e investigador en ciencias sociales.

http://www.alainet.org/es/articulo/184922

______________________________________________________

[i] https://obamawhitehouse.archives.gov/the-press-office/2015/03/09/executi…

[ii] http://www.southcom.mil/Portals/7/Documents/Posture%20Statements/SOUTHCO…

[iii] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=207450

[iv] http://www.correodelorinoco.gob.ve/impacto/maduro-hay-que-ir-a-sanear-pr…

[v] http://www.eluniversal.com/noticias/economia/leon-bachaquero-invierte-40…

[vi] http://efectococuyo.com/principales/van-al-menos-24-fallecidos-en-enfrentamientos-entre-cicpc-y-bandas-delincuenciales; http://www.radiomundial.com.ve/article/enfrentamiento-en-cota-905-deja-1…

[vii] http://www.alainet.org/es/articulo/175893

[viii] http://www.alainet.org/es/articulo/172285

[ix] http://static.telesurtv.net/filesOnRFS/opinion/2015/12/09/mud_government…

[x] http://www.eluniversal.com/noticias/politica/plan-petroleo-para-progreso…

[xi] http://www.leopoldolopez.com/en-la-mejor-venezuela-duplicaremos-la-produ…


 

Una nueva batalla en Venezuela: ¿quién ganó?

Resultado de imagen de marcha 19 abril 2017 Venezuela
Por Marco Teruggi , Resumen Latinoamericano, 20 abril 2017
Del lado del chavismo el presidente Nicolás Maduro había denunciado la luz verde dada por Estados Unidos para el Golpe, activado un plan especial ante la amenaza -el Plan Zamora-, varios grupos preparados para caotizar la movilización habían sido arrestados, y el chavismo se preparaba para movilizar en todos los puntos del país.

Es necesario entender el escenario en el cual se desarrolla la confrontación en Venezuela para realizar balances sobre las sucesivas jornadas de calle. Si se cuenta desde el inicio de este nuevo ciclo -que comenzó el 30 de marzo- la movilización del 19 fue la séptima que encabezó la derecha. Si se mira hacia atrás es el segundo intento insurreccional desde el mes de octubre pasado, y si se analiza desde el inicio de la presidencia de Nicolás Maduro, se trata del cuarto intento. Un promedio de uno por año.

Estas fechas son cuando pueden quebrarse correlaciones de fuerza, darse vuelcos catastróficos. Son los momentos en los cuales el Golpe de Estado en permanente desarrollo se torna visible. Esta vez brillaba de tan nítido: Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, había realizado un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), el Departamento de Estado de los Estados Unidos había emitido un comunicado contra el Gobierno de Venezuela, y 11 países del continente habían firmado una declaración conjunta contra del Gobierno. ¿Qué más hacía falta?

 

Existían varias hipótesis acerca de lo que podía pasar y desencadenar la tragedia. La más fuerte era que grupos de la derecha -entrenados, armados y financiados- se introdujeran en el oeste de la ciudad -zona por excelencia del chavismo- para iniciar confrontaciones y desatar enfrentamientos entre civiles. Eso hubiera significado la apertura de una escalada de final incierto y peligroso, un escenario favorable a la derecha empecinada en caotizar el país hasta el borde de la ingobernabilidad para pedir a gritos la intervención extranjera. Si eso era antes una idea que podía parecer lejana, desde el bombardeo norteamericano a Siria, Afganistán y las dos declaraciones contra Venezuela en una semana, ya no lo es.
Los peores augurios no tuvieron lugar: el tablero estaba medido y controlado -dentro de los márgenes de lo posible. Al menos que sucediera la hipótesis anteriormente descrita, o un repentino llamamiento de un sector de la Fanb, era difícil que se diera el vuelco. En cuanto a un posible alzamiento popular este estaba descartado así planteadas las cosas: cuando la gente, las barriadas, se alzan, simplemente lo hacen, no lo anuncian durante días.

***
Es necesario entender el escenario, porque entre intento e intento insurreccional -como este- se desarrolla el corazón de la estrategia contrarrevolucionaria. Lo que existe en Venezuela, contra su Gobierno y el pueblo, es un proceso de asfixia que cubre todos los flancos. Se trata de un nuevo tipo de guerra que no se anuncia, no se reconoce, no tiene generales visibles, pero es tan real como las otras. Una de sus complejidades reside justamente en que hay que acorralarla hasta poder nombrarla: se esconde, es cobarde, y en su accionar inunda los cotidianos de la gente, no deja punto de fuga ni de descanso. Todo queda subsumido bajo su lógica.

Todo: la economía, la comunicación, la geopolítica, las fronteras, la violencia, la calle, las relaciones entre la gente. Se trata de una combinación de golpes de asfixia con golpes insurreccionales. Los primeros operan sobre el día a día, generan lentamente las condiciones. Los segundos aparecen cuando los autores del plan creen que existe un cuadro maduro para recoger el agotamiento/odio/rencor acumulado, y la fragilidad permite un quiebre. Así sucede, en alternancia. Por eso estas fechas son las de la salida a la superficie de la guerra. El resto de los días, semanas, y meses, trabaja en las sombras.

¿Quiénes son los autores del plan? En orden de importancia se encuentran primero los Estados Unidos. Esta nueva metodología de guerra es parte de su estrategia. La han aplicado en varios países claves: Siria, como caso más claro y reciente. Luego viene la derecha nacional, junto con las del continente. Estas últimas pueden ocupar el lugar público del ataque como una forma de presionar desde un lugar de fuerza intermedia. Esto ha sido, por ejemplo, la declaración de los 11 países el pasado lunes. La pinza aprieta por todos lados.

***
¿Quién gana entonces en una fecha como la del 19? Quien logre conducir el escenario al desenlace deseado. En el caso del chavismo a la paz, en el caso de la derecha al desborde que conlleve el caos. Visto así se trata de una victoria chavista. En particular porque en el caso de este 19 el despliegue de fuerzas chavistas fue multitudinario. Si la derecha se planteaba disputar Caracas, la realidad indicó que necesita más. Su base social actual es grande pero insuficiente para un objetivo de esa magnitud. Sin un crecimiento hacia las barriadas, le será muy difícil ocupar la capital como habían planteado hacerlo -el plan era 26 puntos de salida.

En los balances públicos los voceros de la derecha dirán lo contrario: ellos fueron miles y miles y el chavismo tan solo un puñado. De eso trata la disputa por el sentido. Quien logre convencer gana. Dicen, por ejemplo y sin pruebas, que el joven muerto en el barrio de San Bernardino este 19 fue responsabilidad del Gobierno, de sus presuntos grupos armados, un hecho que hubiera sido para amedrentar a quienes se movilizaban. Quienes tienen memoria -y recuerdan por ejemplo que Julio Borges encabezó el Golpe de Estado del 2002- saben que la derecha ha utilizado como modus operandi el asesinato con francotiradores en los momentos de agudización de la confrontación. ¿Este fue el caso? No se sabe. Tampoco en el caso de la joven muerta en San Cristobal. Las investigaciones, informó el vicepresidente, están en marcha. Este escenario de sangre e imágenes viralizadas solo le favorece a la derecha y a los titulares tremendistas que posiciona en el mundo.

Todo está en desarrollo. La derecha convocó nuevamente a las calles para este jueves 20 de abril. No resulta claro con qué fuerza y con qué método piensan quebrar la correlación de fuerzas: tal vez no sea ese el plan, sino el de desgastar y presionar. Van a seguir, eso es seguro, y presentándose como víctimas de una represión. Quien transite las calles de Caracas, entre a las zonas de conflicto, verá que lo que existe son grupos de choque de la derecha -a la vanguardia de las columnas o en focos aislados- que van en búsqueda de la confrontación para generar las imágenes internacionales. Las necesitan, son una pieza clave del andamiaje comunicacional.

Venezuela es un gran laboratorio de las nuevas formas de la guerra. Comprender cómo se mueve es clave para pensar los balances de estas jornadas. Permite entender que los ataques son constantes, y que no deberá sorprender más violencia de la derecha, incendios de instituciones, declaraciones de agresión internacional disfrazadas de preocupación. Se trata del objetivo número uno del imperialismo en el continente. No descansará hasta tener el control directo sobre los recursos naturales y el poder político.

Reflexión del vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera “Ellos son muertos vivientes, nosotros somos el futuro”

Agencia Paco Urondo
El vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, participó de una exposición sobre “Restauración conservadora y nuevas resistencias en Latinoamérica” en el marco del lanzamiento de la Fundación Germán Abdala, una iniciativa conjunta de ATE Capital y UTE Capital. El evento se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y contó con la participación del sociólogo y politólogo brasileño Emir Sader y el filósofo y politólogo Eduardo Rinesi.

García Linera comenzó aclarando que “no estamos en un buen momento, claro. Tampoco es un momento terrible. Es un momento de inflexión histórica. Después de diez años de intenso avance de gobiernos progresistas y revolucionarios se ha detenido, y en algunos casos retrocedido. Hay que hacer un análisis de plaza: las fuerzas y el escenario real, sin ocultar nada.”

Si bien consideró que existe “un ataque contra la década dorada, virtuosa de América Latina, de doce o trece años en que el continente ha vivido los momentos de mayor autonomía y soberanía desde la fundación de sus estados”, centró su exposición en el análisis y la autocrítica de los procesos progresistas latinoamericanos. “La derecha siempre buscará sabotear estos procesos populares, tenemos que evaluar nuestros límites y tropiezos”, agregó.

El vicepresidente boliviano puntualizó seis límites de estos procesos latinoamericanos:

“1. Contradicciones al interior de la economía, como si le hubiésemos dado poca importancia. Cuando uno es opositor importa más el discurso, tener ideas y propuestas de economía más o menos creíbles. Cuando uno se vuelve estado, la economía se vuelve lo decisivo. Es la base de cualquier proceso revolucionario. Cuidar la economía y ampliar procesos de redistribución y crecimiento. Las mismas preocupaciones tenía Lenin. En la posguerra se ocupa de la gestión económica. La economía social y comunitaria sólo podía surgir en un contexto internacional, mientras tanto había que resistir con el poder político en manos de los trabajadores revolucionarios. En la economía nos jugamos nuestro destino. Si no hay satisfactorios básicos, ningún discurso sirve, por muy esperanzador que sea.

“2. En economía, algunos de los gobiernos han adoptado medidas que han afectado al bloque revolucionario, potenciando al bloque conservador. Gobernar para todos no significa entregar los recursos o tomar decisiones que debiliten tu base social, que serán los únicos que saldrán a la calle cuando las cosas se pongan difíciles.
Debemos tener una opción preferencial por los trabajadores y humildes. La derecha nunca es leal, no se puede hacer políticas intentando ganar su favor.
Los empresarios nunca estarán de nuestro lado, cuando a los sectores populares los ven débiles no dudan en clavarles un puñal. Podemos neutralizarlos.
Desde una ultra izquierda critican no avanzar con el fin del capitalismo. Tontos. No es un tema de decretar el fin de mercado, el mercado va a seguir estando aunque decretemos su fin. Ningún país puede volverse autárquico. La revolución es continental o mundial, o caricatura de revolución.
El poder político duradero viene acompañado por el poder económico de los sectores revolucionarios. El Estado no puede sustituir a los trabajadores. Tarde o temprano debe disolver el poder económico en los sectores subalternos. Así se pasará de posneoliberalismo a poscapitalismo.

“3. Enfrentamos la redistribución de la riqueza sin politización social. Llevamos a cabo una ampliación de sectores medios, pero si esto no se acompaña con politización, no ganamos la lucha de sentido. Esa clase media será portadora del viejo sentido común conservador.
No es un tema de discurso sino de nuestros fundamentos íntimos. En este sentido lo ideológico se vuelve decisivo. Es necesaria una profunda revolución cultural de las lógicas con las que organizamos nuestro mundo. Debemos llevar los espasmos democráticos a un nivel más profundo. Ahí estamos atrasados y la derecha ha tomado la iniciativa. Debemos retomar la iniciativa en las universidades, los medios de comunicación, las redes sociales. Es en el trabajo cotidiano en la base donde uno gesta sentido común. Cuando hay un vacío dirigencial, lo llena la derecha. Por eso es tan importante un buen diputado como un buen dirigente barrial o estudiantil.

“4. Hubo una débil reforma moral. La corrupción es un cáncer que corroe la sociedad hace décadas. La derecha lo hizo de manera institucionalizada, privatizando y haciendo sus fortunas con el Estado. Así como damos ejemplo de restituir los bienes públicos, en nuestro comportamiento nunca debemos abandonar la humildad, austeridad y transparencia. Hay que demostrar con la vida cotidiana lo que uno propugna. No podemos separar lo que hacemos de lo que decimos.

“5. Algo que es particular de Latinoamérica, la continuidad de los liderazgos democráticos. Hay que convivir con el adversario vencido. Es parte de la democracia. Las constituciones tienen límites. Este es un tema nuevo por el que los revolucionarios no se preocuparon, no era necesario. Nos dicen que los populistas son caudillistas. Las revoluciones no las hacen las instituciones. No hay revolución verdadera sin líderes ni caudillos. No tengo la fórmula para resolver este problema. Quizás sea la importancia de trabajar liderazgos colectivos. Debe ser resuelto en el debate político para que los procesos no se trunquen.

“6. La débil integración económica continental. Políticamente hemos avanzado mucho, los bolivianos agradecemos esa solidaridad. Pero cada país ve su mercado, al ver otros mercados vemos limitaciones. Creo firmemente que Latinoamérica debe constituirse en un estado continental plurinacional que respete las estructuras locales con un segundo piso de instituciones financieras económicas y comerciales continentales. Unidos vamos a poder pisar fuerte en el siglo XXI.”

Más adelante en su exposición, García Linera se refirió al futuro de los procesos revolucionarios y progresistas del continente: “la derecha aprovecha estas debilidades. No debemos asustarnos ni ser pesimistas. Marx hablaba de la revolución como un proceso por oleadas. Cada una avanza más allá. Creo que estamos al fin de la primera oleada, y viene un repliegue. No sabemos cuánto durará. Pero habrá una segunda oleada, debemos prepararnos pensando qué hicimos mal en la primera. Esta segunda oleada tendrá un soporte que no cederemos: Cuba, Bolivia, Ecuador y Venezuela firmes.”

También señaló que “tocan tiempos difíciles, pero los revolucionarios vivimos de estos tiempos. ¿Acaso no somos los perseguidos, torturados y marginados? La lucha desde abajo dio paso a la década dorada. Traemos en el cuerpo las huellas de luchas y heridas de los ’80 y ’90. Si vienen esos tiempos, bienvenidos. Para eso está el revolucionario. Vencer, caer y levantarse hasta que se acabe la vida. Ese es nuestro destino.”

García Linera concluyó destacando: “tenemos algo que cuenta a nuestro favor. El tiempo histórico está de nuestro lado. Ellos no tienen proyecto de superación. Se anidan en los errores y envidias de lo pasado, son restauradores. Ya sabemos lo que hicieron ellos en el pasado convirtiendo los países en países miserables. Ellos son zombies, muertos vivientes. Nosotros somos el futuro, la esperanza. En diez años hicimos lo que no pudieron en cien años. Reconstruimos la patria y la sociedad civil. Hay que ser muy cuidadosos. Acumular fuerzas, saber que cuando uno pierde una batalla el enemigo se potencia. Saber calcular bien y poder obtener legitimidad. Preparémosnos por si dura uno o cuatro años esta batalla. Soportamos más de veinte años. Nosotros somos los abanderados del cambio, la derecha es abanderada del pasado. El continente está en movimiento.”

Fuente: http://www.agenciapacourondo.com.ar/politica/19573-ellos-son-muertos-vivientes-nosotros-somos-el-futuro

 

Louis Nevaer, un yucateco en Broadway…

Nora Astorga, su Excelencia…..

 

 

Louis Nevaer es un promotor nato, de las letras, de las investigaciones comerciales, de la justicia, de las profundas vías políticas que caminan el mundo y sus fuerzas antagónicas. Son temas que le calzan, porque simplemente le apasionan. Me lo ha hecho saber y ahora me envia los datos de un nuevo suceso en su vida: el estreno de su oscura comedia…¿drama?: “Her Excellency”, donde se cuenta la real y terrible historia que dividió las relaciones Norte Sur e Imperio y coloniaje….

La obra se ubica en el “papel”, enviado, dirigido, automatizado de la embajadora de los Estados Unidos en la ONU Jeane Kirkpatrick y su contra-parte, la embajadora de Nicaragua Nora Astorga.

Nora Astorga, fue una de las tantas heroínas Sandinistas. Fue rechazada como embajadora de los Estados Unidos por la administración Reagan como castigo imperial por su rol activo en el asesinato de un general nicaragüense que procedía de la nómina de la CIA.

El gobierno Sandinista la envió después a las Naciones Unidas donde combatió en la escena internacional para derrotar a los Estados Unidos en la Corte Internacional. Nicaragua prevaleció, a través de sus palabras y acciones, con la Corte Internacional ordenando a la administración Reagan que pagara por los daños que los Estados Unidos le causó a Nicaragua.

Es allí donde la Kirkpatrick no descansaba en contrariar las partes investigadas de Nicaragua, sin embargo el trabajo de hormiga minuciosa, sencilla y de bajo perfil daban al traste a las contrariedades de la señora Kirkpatrick.

El escándalo de armas por rehenes ensombreció las políticas exteriores de Ronal Reagan.

Jeanne Kirkpatrick estaba en conflicto con Nora Astorga; las mujeres, apodadas “Amazonian bitches” (perras amazónicas) por los delegados de una organización dominada por hombres, chocaban ideológicamente cuando cada una trataba de influir en la opinión pública. Sus confrontaciones se volvieron legendarias mientras trabajaban febrilmente para prevalecer, cada una llegándose a respetar antes de que el destino interviniera.

Nora Astorga está siendo interpretado por la actriz latina Elaine del Valle, Jean Kirkpatrick por Sharon Talbot, Ronald Reagan por Bill Connor y Nancy Reagan por Donna del Bueno.

Esta en escena y los aplausos y excelente crítica no se ha hecho esperar.

El autor de la obra ha escrito más de 25 libros y cientos de piezas periodísticas en una carrera que abarca dos décadas.

Louis nos recuerda que está trabajando en otras 2 obras, una sobre los amoríos de Frida Khalo y Diego Rivera a su paso por las costas y haciendas henequeneras y otra cuyo sólo tema es terrible, haciendo que el teatro sea un componente de crónica y justicia, con la visión, documentada y detallada, de algunos seres que vienen a esta ciudad, Mérida y Estado, Yucatán en la búsqueda de placer infantil, de pederasta puro que llevó a crear una institución falsa para la venta corpórea de infantes. Aún el nombre y la entidad vigente de la supuesta ONG, nunca auditada por autoridades, quizá por temor a una estampida en huida de inversiones, sigue tomando como rehenes, a través de fiestas y brindis a toda una comunidad que desconoce fondo y forma. Pero que bueno que la hora del teatro y las letras llegan para denunciarlo. Espera Louis Nevaer que la justicia ponga balance y orden.

Gerardo Martínez.

CONOCE A TU AMO

Hay una formula en camino en México (y en otros países):

1. Poner líderes que sean títeres.

2. Endeudar el país con dinero prestado respaldado por nada. Luego que no puede pagar, quitarle o apoderarse de cosas con valor intrínseco, como propiedades. Lo que le paso a Grecia hace poco es un muy buen ejemplo.

3. Desarmar al cuidando. Quitarle su derecho de defenderse por si mismo y al mismo tiempo quitarle la habilidad de sacar del poder a un gobierno tiránico. 

4. Censurar al individuo, y al igual que organizaciones.

5. Vigilar al ciudadano de manera Orwelliano. 

6. Quitarle al individuo la libertad de expresión.

7. Entrega de recursos minerales (entre otras cosas de valor) a empresas extranjeras, incluyendo el petróleo.

8. Dividir y conquistar: Crear conflicto y corrupción interno. Debilitar el país en todo sentido—haciéndolo inestable y llevándolo a la bancarrota.

9. En el caso de otros países, crear conflicto con otros países para que haya guerra perpetua para aun endeudarlos más. El que nunca  pierde son los bancos internaciones, prestando dinero sin lealtad y alianza.

10. Usar el militar y policía federal, no para la protección del ciudadano, sino para mover el narcotráfico y armas.

11. Ahora lo que falta para completar la formula es que entre un dictador (bien que pudiera ser un partido político) en el poder y que controle el país con 100% tiranía.

Quien está llevando esta fórmula acabo? El cartel de bancos internacionales. Los países que no estén bajo su sistema monetaria, son países considerados enemigos, y encuentran cualquier pretexto para que sean invadidos y para poner su sistema bancario en  lugar como lo fue en Iraq y Siria.

30 verdades cardinales sobre la conjura mediática contra Venezuela

ConjuraMadiatica

07 Jun. PoderenlaRed.com.- El foro internacional Conjura Mediática contra Venezuela finalizó exitosamente este viernes, después de dos largas jornadas de reflexiones, críticas, verdades y propuestas en torno a la campaña negra que la mediática internacional y nacional coaligada viene ejecutando contra el país, y las políticas y estrategias para hacerle frente.

Sin mucho preámbulo, presentamos a continuación algunos elementos clave que fueron planteados por los diversos ponentes que ofrecieron el resultado de su bagaje, trabajo e investigaciones, durante los dos días que duro un evento donde se dibujó el poco alentador panorama mediático en el que se desarrolla una de las más importantes batallas por la liberación de nuestros pueblos.

En otra entrega, nos centraremos en las más importantes propuestas que se plantearon en el foro. Mientras tanto, pongámosle atención a las siguientes verdades:

1- En el país existen 2.896 medios de comunicación de los cuales 2.332 son privados, eso quiere decir que el 65,18% es privado. Esto quiere decir, que más del 65% de los medios en Venezuela, adversan las políticas revolucionarias.

2- Las continuas victorias electorales del Gobierno bolivariano, se deben a una corriente hegemónica revolucionaria que se traduce en un mensaje inclusivo que predica valores positivos y convivencia democrática. Esto significa, que gana la Revolución porque tenemos la hegemonía en el mensaje.

3- Vivimos una restauración de la hegemonía simbólica que existía antes de Chávez.

4- La guerra mediática antecede a una pretensión de intervención violenta, lo cual implica la vulneración de la soberanía nacional.

5- La batalla se está dando en el terreno de lo simbólico.

6- En el trabajo mediático contra-hegemónico, la investigación y la reflexión deben ser permanentes.

7- Este golpe, el cual se puede definir como un “golpe hegemónico”, pretendió trastocar el significado de cuatro fechas de gran carga simbólica para el pueblo: 23/01, 12/02, 27/02 y 05/03.

8- La conspiración de los medios en los últimos tres meses contra Venezuela estuvo centrada en neutralizar las fuerzas de orden público y al Estado.

9- Los países latinoamericanos no poseen control de la circulación de la comunicación.

10- Esta conjura mediática se ha estrellado contra la construcción política que diseñó el gran arquitecto de la política mundial que es nuestro comandante Hugo Chávez.

11- Los pueblos del mundo comprenden mucho más allá de lo que reciben a diario a través de los medios, que en Venezuela hay un pueblo que está luchando por el derecho a vivir en paz.

12- Los medios masivos fueron descentralizando el papel ideológico que juegan, y lo fueron trasladando a los dispositivos de las redes sociales.

13- Los grandes medios contribuyen a crear lo que Edgar Barrero denomina la “estética de lo atroz”.

14- La guerra psicológica es una operación en la que participan elementos políticos, ideológicos, militares y religiosos, al servicio de los intereses del imperio norteamericano.

15- La psicología de la liberación, apunta a que la guerra psicológica actúa sobre cinco cuerpos: el físico, mental, inconsciente, mágico y espiritual, a través de las empresas de difusión.

16- Durante las guarimbas, los medios de derecha ―nacionales e internacionales― intentaron tergiversar el término “represión”, manipulando la verdad para que la opinión pública internacional no se enterara que la GNB había salido a las calles a defender los derechos de los ciudadanos, sin distinción política.

17- El odio es en esencia uno de los factores que subyacen en los ataques fascistas de la derecha venezolana y que es utilizado por los medios de comunicación reaccionarios y en las redes sociales para promover el resentimiento y el pánico en la población.

18- Vivimos en un constante proceso de infestación. Una somera revisión de la prensa diaria privada demuestra que todos los días quieren sembrar pánico, terror y la gente entra en crisis.

19- Las empresas de difusión promueven el odio para instaurar así el No reconocimiento, un determinado orden simbólico y la deprivación relativa.

20- Al instaurarse un orden simbólico, se produce un corto circuito mental, la información no llega al lóbulo frontal del cerebro y se queda en lo que muchos científicos llaman el cerebro “reptil” del ser humano.

21- 84 diarios de la región coordinaron ataques mediáticos contra Venezuela durante las acciones violentas de la guarimba.

22- Tres grupos editoriales, que suman importantes diarios del continente, arremetieron contra el país en un ataque sin precedentes en la historia de América.

23- Washington, tomo recientemente la decisión de disponer de entre 15 y 18 millones de dólares para Venezuela, con los cuales el gobierno estadounidense busca estimular, propiciar o financiar medios de comunicación que necesiten fortalecerse.

24- El factor fundamental detrás del poder que han venido logrando los sectores de oposición en Venezuela, que se ha expresado en el crecimiento de sus votos, ha sido la influencia de los medios de comunicación.

25- En Venezuela hay un poco más de 100 diarios de los cuales entre 80 o 90 periódicos están en contra de las políticas gubernamentales.

26- Hay centenares de emisoras del sector privado que tienen políticas similares a los impresos y que con frecuencia nutren su programación de la lectura de estas publicaciones.

27- La guerra psicológica de la que se habla ahora no está muy lejos de la que se aplicó en los años 70 en Chile.

28- Hoy se buscan golpes indoloros donde nadie puede acusar a los golpistas.

29- El Sistema Público de medios del Estado no funciona realmente como un sistema.

30- Alrededor de 7 grandes corporaciones mediáticas controlan el 90% de la difusión cultural mundial.

31- Los medios alternativos y comunitarios tienen un importante papel que desempeñar en la actual batalla mediática-simbólica en desarrollo.

Amaury González V. / PoderenlaRed.com

TODAS LAS GUERRAS SON GUERRAS DE LOS BANQUEROS!

 

                                por Michael Rivero

Sé que muchas personas tienen una gran dificultad para comprender sólo cuántas guerras se inician con el único propósito de obligar a los bancos privados a las naciones centrales, así que permítanme compartir algunos ejemplos, para que pueda entender por qué el gobierno de EE.UU. está sumido en la muchas guerras contra las naciones extranjeras tantos. Hay un amplio precedente para esto.
Los Estados Unidos lucharon contra la revolución americana sobre todo acto de divisas rey Jorge III, que obligó a los colonos para llevar a cabo sus negocios sólo con notas impresas bancarios prestados por el Banco de Inglaterra con interés. Después de la revolución, el nuevo Estados Unidos adoptó un sistema económico radicalmente diferente en la que el gobierno dio a conocer su propio valor basada en el dinero, por lo que los bancos privados como el Banco de Inglaterra no estaban desviando la riqueza de las personas a través de notas bancarias que devengan intereses .

Benjamin Franklin

"La negativa del rey Jorge tercero para permitir a las colonias operar un sistema monetario honesto, que liberó al hombre común de las garras de los manipuladores de dinero, fue probablemente la causa principal de la revolución". – Benjamin Franklin, padre fundador

Mayer Amschel Rothschild

Pero los banqueros no son nada si no se dedican a sus planes de adquirir su riqueza, y saben muy bien lo fácil que es corromper a los líderes de una nación. Apenas un año después de Mayer Amschel Rothschild había pronunciado su famoso "Déjame emitir y controlar el dinero de una nación y no me importa quién haga las leyes", los banqueros lograron la creación de un nuevo Banco Central Private llamado el Primer Banco de los Estados Unidos, en gran parte gracias a los esfuerzos de principal defensor de los Rothschild EE.UU., Alexander Hamilton. Fundada en 1791, al final de su carta de veinte años el Primer Banco de los Estados Unidos había arruinado casi economía de la nación, mientras que enriquecer a los banqueros. El Congreso se negó a renovar la carta y han manifestado su intención de volver a un estado de valor de moneda emitida en base a la cual el pueblo paga ningún interés en absoluto a ningún banquero. Esto dio lugar a una amenaza de Nathan Mayer Rothschild contra el Gobierno de EE.UU.: "O la solicitud de renovación de la carta es concedida, o en los Estados Unidos se encontrará envuelto en una guerra más desastrosa". El Congreso aún se negó a renovar la carta para el Primer Banco de los Estados Unidos, después de lo cual Nathan Mayer Rothschild arremetió: "Enseñar a los estadounidenses insolentes una lección! Traerlos de vuelta a la situación colonial!" Financiado por el Banco Rothschild controlada de Inglaterra, Gran Bretaña y luego lanzó la guerra de 1812 para la recolonización de los Estados Unidos y forzar de nuevo en la esclavitud del Banco de Inglaterra, o para hundir a Estados Unidos en tanta deuda se verían obligados a aceptar un nuevo banco central privado. Y el plan funcionó. A pesar de que la guerra de 1812 fue ganada por Estados Unidos, el Congreso se vio obligado a conceder una nueva carta para un nuevo banco privado emisor de la moneda pública en forma de préstamos a interés, el segundo banco de los Estados Unidos. Una vez más, los bancos privados tenían el control de la oferta monetaria de la nación y no le importaba que hacía las leyes o cuántos soldados británicos y americanos tuvieron que morir por ello.

Andrew Jacksons
Una vez más, el país estaba sumido en la deuda, el desempleo y la pobreza a la depredación del banco central privado, y en 1832 Andrew Jackson exitosa campaña para su segundo mandato como presidente bajo el lema, "Jackson y el banco ¡No!" Fiel a su palabra, Jackson tiene éxito en el bloqueo de la renovación de la carta para el segundo banco de los Estados Unidos.
Poco después que el presidente Jackson (el único presidente estadounidense que pagar en realidad la deuda nacional) finalizó el segundo banco de los Estados Unidos, hubo un intento de asesinato que fracasó cuando las dos pistolas utilizadas por el asesino, Richard Lawrence, no pudo disparar. Lawrence dijo más tarde que con Jackson muerto, "el dinero sería más abundante".


Isla Jekyll en EEUU

En 1913, los Banqueros Privados centrales de Europa, en particular los Rothschild de Gran Bretaña y los Warburg de Alemania, se reunió con sus colaboradores financieros de América en Jekyll Island, Georgia, para formar un nuevo cartel de la banca con el expreso propósito de formar la tercera orilla del los Estados Unidos, con el objeto de llevar un control total de la oferta monetaria de los Estados Unidos, una vez más bajo el control de los banqueros privados. Debido a la hostilidad a través de los bancos anteriores, el nombre fue cambiado a "The Federal Reserve" sistema con el fin de otorgar al nuevo banco una imagen cuasi-gubernamental, pero en realidad se trata de un banco de propiedad privada, no más "federal" de Federal Express


Federal Reserve Bank en Nueva York.

Más tarde, ese mismo año, y al parecer no quiere correr el riesgo de otra enmienda cuestionable, el Congreso aprobó el Acta de la Reserva Federal durante las vacaciones de Navidad de 1913, mientras que los miembros del Congreso se opuso a la medida en su casa. Este fue un muy solapada, ya que la Constitución confiere explícitamente al Congreso la facultad de emitir la moneda pública, no autoriza su delegación, y por lo tanto debería haber exigido una nueva enmienda para transferir esa autoridad a un banco privado. Pero es aprobado por el Congreso hizo, y el presidente Woodrow Wilson firmó como prometió a los banqueros que lo haría a cambio de generosas contribuciones de campaña. Wilson más tarde lamentó esa decisión.

Woodrow Wilson
"Yo soy un hombre muy infeliz. Me he arruinado mi país sin darse cuenta. Una gran nación industrial está controlada por su sistema de crédito. Ya no somos un gobierno de libre opinión, no más un gobierno por convicción y el voto de la mayoría , sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes ". – Woodrow Wilson 1919
Al año siguiente, la Primera Guerra Mundial comenzó, y es importante recordar que antes de la creación de la Reserva Federal, no había tal cosa como una guerra mundial.

La Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial comenzó entre Austria-Hungría y Serbia, pero rápidamente pasó a centrarse en Alemania, cuya capacidad industrial fue visto como una amenaza económica para Gran Bretaña, que vio la caída de la libra esterlina como resultado de demasiado énfasis en la actividad financiera al abandono de la agricultura, el desarrollo industrial y la infraestructura (no muy diferente del actual día Estados Unidos). Aunque la Alemania de preguerra tenía un banco central privado, se limita en gran medida la inflación y mantenerse a niveles razonables. Bajo el control del gobierno, la inversión está garantizado al desarrollo económico interno, y Alemania era vista como una gran potencia. Así, en los medios de comunicación de la época, Alemania se presenta como el principal adversario de la Primera Guerra Mundial, y no sólo derrotó, pero aplanado su base industrial. A raíz del Tratado de Versalles, Alemania se le ordenó pagar los costos de la guerra de todas las naciones participantes, a pesar de que Alemania no había comenzado la guerra. Esto equivale a tres veces el valor de todos los de la propia Alemania. Privado del banco central de Alemania, a la que Alemania se había adentrado profundamente en deuda para pagar los costos de la guerra, se liberó del control del gobierno, y la inflación masiva seguida (en su mayoría provocados por los especuladores de divisas), atrapando permanentemente al pueblo alemán de la deuda sin fin.
Cuando la República de Weimar se derrumbó económicamente, se abrió la puerta para que los nacionalsocialistas al poder. Su primera decisión financiera fue emitir su moneda propio estado que no se tomó prestado de los bancos centrales privados. Liberado de tener que pagar intereses sobre el dinero en circulación, Alemania floreció rápidamente y comenzó a reconstruir su industria. Los medios de comunicación lo llamó "El Milagro Alemán". La revista TIME agasajado Hitler para la mejora increíble en la vida para el pueblo alemán y la explosión de la industria alemana, e incluso lo nombró Hombre TIME Magazine del Año en 1938.

Revista TIME
Una vez más, la producción industrial de Alemania se convirtió en una amenaza para Gran Bretaña.
"En caso de que la mercancía Alemania (hacer negocios) de nuevo en los próximos 50 años nos han llevado a esta guerra (WW1) en vano." – Winston Churchill en The Times (1919)
"Vamos a obligar a esta guerra a Hitler, si lo quiere o no." – Winston Churchill (1936 broadcast)
"Alemania es demasiado poderosa. Tenemos que aplastar." – Winston Churchill (noviembre 1936 hablando a EE.UU. – General Robert E. Wood)
"Esta guerra es una guerra de Inglés y su objetivo es la destrucción de Alemania." – Winston Churchill (- Otoño 1939 de difusión)
Emitida por el estado alemán moneda basada en el valor era también una amenaza directa a la riqueza y el poder de los bancos centrales privados, y ya en 1933 comenzaron a organizar un boicot mundial contra Alemania para estrangular a este gobernante advenedizo que pensó que podía liberarse del privado los bancos centrales!
Tal como había sido el caso en la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña y otras naciones amenazadas por el poder económico de Alemania buscaba una excusa para ir a la guerra, y la ira pública en Alemania creció en el boicot, Hitler tontamente les dio esa excusa. Años más tarde, en un espíritu de sinceridad, las verdaderas razones de esta guerra se hicieron claras.

Winston Churchill

"La guerra no sólo de abolir el fascismo, sino para conquistar los mercados de venta Podríamos tener, si hubiéramos previsto así, evitar esta guerra estallara sin hacer un solo disparo, pero no quería hacerlo.." – Winston Churchill a Truman (Fultun, EE.UU. marzo de 1946)
"Imperdonable crimen de Alemania antes de WW2 (la Segunda Guerra Mundial) fue su intento de aflojar su economía fuera del sistema de comercio mundial y crear un sistema de intercambio independiente de la que el mundo financiero no podrían beneficiarse más …. Nos mató el cerdo equivocado". -Winston Churchill (La Segunda Guerra Mundial – Berna, 1960)
Como presidente, John F. Kennedy comprendió el carácter depredador de la banca central privada. Entendía por qué Andrew Jackson lucharon tan duro para terminar el segundo banco de los Estados Unidos. Así Kennedy escribió y firmó la Orden Ejecutiva 11110 que ordenó el Tesoro de EE.UU. a emitir una nueva moneda pública, la nota de Estados Unidos.

John F. Kennedy

Unidos de Kennedy billetes de Estados no fueron tomados forma la Reserva Federal, pero creada por el Gobierno de los EE.UU. y respaldado por las reservas de plata en poder del Gobierno de los EE.UU.. Representaba un retorno al sistema de la economía de los Estados Unidos había sido fundado en adelante, y era perfectamente legal para Kennedy que hacer. En total, unos cuatro y medio millones de dólares entraron en circulación pública, erosionando los pagos de intereses de la Reserva Federal y aflojar su control sobre el país. Cinco meses más tarde, John F. Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas, y los Estados Unidos señalan sacado de circulación y destruidos (a excepción de las muestras en poder de coleccionistas). John J. McCloy, presidente del Chase Manhattan Bank, y el presidente del Banco Mundial, fue nombrado para la Comisión Warren, presumiblemente para asegurarse de que las dimensiones de la banca detrás del asesinato fueron ocultados al público.
Pero sabed esto, sobre todo, privados Bancos Centrales no existen para servir al pueblo, la comunidad o la nación. Privados Bancos Centrales están para servir a sus dueños, para que sean ricos más allá de los sueños de Midas y todo por el costo de la tinta, el papel y el soborno derecho a la derecha oficial.
Detrás de todas estas guerras, todos estos asesinatos, los cien millones de muertes horribles de todas las guerras yace una única política de la dictadura. Los banqueros centrales privadas permiten gobernantes para gobernar sólo con la condición de que el pueblo de una nación esclavizada a los bancos centrales privados. En su defecto, dicho gobernante será asesinado, y su nación invadida por esas otras naciones esclavizadas a privados los bancos centrales.
Así que a la guerra sus hijos deben ir a derramar su sangre por oro a los mercaderes adictos. Apenas sobrevivió a las dos últimas guerras mundiales. En la era nuclear / arma biológica, son los bancos centrales privados dispuestos a arriesgar la incineración de todo el planeta sólo para alimentar su codicia? Aparentemente sí.


Mientras privados Bancos Centrales se permite la existencia, es inevitable como la noche sigue al día, habrá pobreza, la desesperanza, y millones de muertos en guerras mundiales sin fin, hasta que la Tierra misma se sacrifica en llamas a Mammon ({Nuevo Testamento} una personificación de la riqueza y la avaricia como un espíritu maligno).
El camino hacia la verdadera paz en la Tierra se encuentra en la abolición de toda la banca privada central en todas partes, y un retorno a las emitidas por el estado basadas en el valor divisas que permitan a las naciones y las personas a convertirse en prósperos.

Esta informacion fue extraida de un escrito completo en Ingles con el mismo titulo igual que este boletin, escrito por Michael Rivero. Traducion usando Google Translate.