otras fronteras


Si bien Estados Unidos ha comenzado a tratar de economizar sus medios militares bajo la presidencia de Barack Obama, no por ello ha cesado de actuar militarmente en todo el mundo. La potencia imperial sigue disponiendo de un amplio sistema, a la vez abierto y secreto, que le permite intervenir casi en cualquier lugar del mundo, sistema que pone en marcha cada vez que se le ofrece la menor ocasión.

 

JPEG - 61.6 KB

 

¿Qué relación existe entre sociedades geográfica, histórica y culturalmente lejanas, desde Kosovo hasta Libia y Siria, desde Irak hasta Afganistán, desde Ucrania hasta Brasil y Venezuela? Lo único que tienen en común es el hecho de verse arrastradas por la estrategia global de Estados Unidos, ejemplificada en la «geografía» del Pentágono, que divide el mundo en «áreas de responsabilidad». Cada una de esas áreas está «en manos» de uno de los seis «mandos combatientes unificados» de Estados Unidos:

- el Mando Norte (NorthCom) cubre Norteamérica,
- el Mando Sur (SouthCom) cubre Sudamérica [1],
- el Mando para Europa (EuCom) cubre la región que incluye la Unión Europea y Rusia,
- el Mando para África (AfriCom) cubre el continente africano,
- el Mando Central (CentCom) cubre el Medio Oriente y parte de Asia,
- el Mando del Pacífico (PaCom) cubre la región Asia/Pacífico.

A los 6 mandos geográficos se agregan otros 3 que operan a escala mundial:
- el Mando Estratégico (StratCom) a cargo de las fuerzas nucleares,
- el Mando de Operaciones Especiales (SoCom),
- el Mando de Transporte (TransCom).

Al frente del Mando Europeo [EuCom] se encuentra un general o un almirante nombrado por el presidente de Estados Unidos. Este alto jefe militar estadounidense asume automáticamente el cargo de Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa. La OTAN se ve así automáticamente incluida en la cadena de mando del Pentágono, lo cual implica que opera fundamentalmente en función de la estatregia de Estados Unidos. Esa estrategia consiste en la eliminación de todo Estado o movimiento político-social que constituya una amenaza para los intereses políticos, económicos y militares de Estados Unidos, país que, aunque sigue siendo aún la mayor potencia mundial, está perdiendo terreno ante la aparición de nuevos actores estatales y sociales.

Son numerosos los instrumentos de esta estrategia y van desde la guerra abierta –como los ataques de fuerzas aeronavales y terrestres contra Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia– hasta las operaciones secretas realizadas en esos países y en otros, últimamente en Siria y Ucrania. Para la realización de estas operaciones, el Pentágono dispone de las fuerzas especiales, alrededor de 70 000 especialistas que «cada día operan en más de 80 países a escala mundial». Y también tiene a su disposición un ejército secreto de mercenarios. En Afganistán, según documenta Foreign Policy [2], el número de mercenarios del Pentágono se eleva a 29 000, o sea 3 mercenarios por cada soldado estadounidense. En Irak hay unos 8 000… 2 mercenarios por cada soldado estadounidense.

A los mercenarios del Pentágono se agregan los de la tentacular comunidad de inteligencia, que incluye, además de la CIA, otras 15 agencias federales. Los mercenarios son doblemente útiles ya que pueden asesinar y torturar sin que tales actos se atribuyan a Estados Unidos. Y cuando resultan muertos en acción, sus nombres no aparecen en la lista de bajas. Además, el Pentágono y los servicios secretos disponen de grupos a los que arman y entrenan, como los grupos islamistas utilizados para atacar Libia y Siria desde adentro y los neonazis utilizados en el golpe de Estado de Ucrania.

Otra herramienta de esta misma estrategia son las «organizaciones no gubernamentales» [ONGs] que, disponiendo de enormes medios, son utilizadas por la CIA y el Departamento de Estado para montar acciones de desestabilización interna en nombre de la «defensa de los derechos ciudadanos». En ese marco se inscribe también la acción del grupo de Bilderberg [3] –que el magistrado Ferdinando Imposimato denuncia como «uno de los responsables de la estrategia de la tensión y de las masacres» en Italia [4]– y la de la Open Society del «inversionista y filántropo George Soros», artífice de las «revoluciones de colores» [5].

En la mira de la estrategia golpista de Washington están hoy Brasil, para torpedear al grupo BRICS, y Venezuela, para socavar la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Para desestabilizar Venezuela, indica el SouthCom en un documento recientemente revelado [6], hay que crear «un escenario de tensión que permita combinar acciones callejeras con el empleo dosificado de la violencia armada».

Fuente
Il Manifesto (Italia)

En una estrategia que pareciera querer evitar peleas legales con los Estados, la aplicación Google Maps hace una distinción en la manera en como se muestran las fronteras de varios países, incluido Venezuela.
Puede que Google esté en pie de lucha contra la vigilancia del gobierno, pero en Google Maps "huye" de los conflictos.
La compañía muestra las fronteras de 32 estados de manera diferente a los otros 162 miembros de las Naciones Unidas. Muchos de estos países han tenido durante mucho tiempo las fronteras disputadas o se enfrentan actualmente a conflictos militares.
Google Maps personaliza en muchas formas en función de la ubicación de los usuarios, teniendo que adherirse a leyes locales, regulaciones y preferencias. Pero la función de geo-destacado, que pone un borde alrededor de las áreas buscadas, no se ve afectado por la ubicación de una persona. Por ejemplo, con una búsqueda de "Colombia" en Google Maps se obtiene lo siguiente:


El nombre del país y su frontera se vuelve rojo, resaltándolo.
Sin embargo, alguien que busca "Sudán" verá esto:

No hay destaque gráfico que no sea de la marca del pin Google.
Otras búsquedas producen incluso menos detalles. El software de Google responde a una búsqueda de "India" sólo por centrar el mapa en el sub-continente y ajustar el nivel de zoom para ajustar la nación en la pantalla.
India es especialmente sensible acerca de la representación de sus fronteras. En diciembre de 2005 y más tarde, en noviembre de 2013, el país amonestó a Google por mostrar ocupada por el Pakistán de Cachemira como parte de Pakistán en varios productos de Google. Un informe reciente del Departamento de Defensa de EE.UU. hizo la misma elección cartográfica, capturando la atención de los medios de comunicación indios.
En un correo electrónico que envió la agencia Quartz a una portavoz de Google respondieron que la compañía está "comprometido a proporcionar a nuestros usuarios la más rica, más actual versión de los mapas posible", y que utiliza varios recursos para decidir cómo representar las áreas políticas.
En el caso de Venezuela, el resultado es aún más particular, la búsqueda arrojará una vista del mapa general donde se destaca el área de Venezuela con una estrella amarrilla, a diferencia de otros países con disputa fronteriza, no se muestra un acercamiento a la región ni nada parecido.


Esta es la lista completa de los países que no se destacan en Google Maps, según un análisis realizado por la Agencia Quartz:
Albania
Bhutan
China
Chipre
Corea del Norte
Egipto
Georgia
India
Israel
Japón
Kenia
Malawi
Mauritania
Mauricio
Montenegro
Marruecos
Nauru
Pakistán
Palestina
Filipinas
Corea del Sur
Rusia
Serbia
Sudán del Sur
Sudán
Siria
Macedonia
Ucrania
Tanzania
Vanuatu
Venezuela
Vietnam
Con información de la Agencia Quartz.
Imagen: Quartz / Google Maps
(ConcienciaTV)

ConjuraMadiatica

07 Jun. PoderenlaRed.com.- El foro internacional Conjura Mediática contra Venezuela finalizó exitosamente este viernes, después de dos largas jornadas de reflexiones, críticas, verdades y propuestas en torno a la campaña negra que la mediática internacional y nacional coaligada viene ejecutando contra el país, y las políticas y estrategias para hacerle frente.

Sin mucho preámbulo, presentamos a continuación algunos elementos clave que fueron planteados por los diversos ponentes que ofrecieron el resultado de su bagaje, trabajo e investigaciones, durante los dos días que duro un evento donde se dibujó el poco alentador panorama mediático en el que se desarrolla una de las más importantes batallas por la liberación de nuestros pueblos.

En otra entrega, nos centraremos en las más importantes propuestas que se plantearon en el foro. Mientras tanto, pongámosle atención a las siguientes verdades:

1- En el país existen 2.896 medios de comunicación de los cuales 2.332 son privados, eso quiere decir que el 65,18% es privado. Esto quiere decir, que más del 65% de los medios en Venezuela, adversan las políticas revolucionarias.

2- Las continuas victorias electorales del Gobierno bolivariano, se deben a una corriente hegemónica revolucionaria que se traduce en un mensaje inclusivo que predica valores positivos y convivencia democrática. Esto significa, que gana la Revolución porque tenemos la hegemonía en el mensaje.

3- Vivimos una restauración de la hegemonía simbólica que existía antes de Chávez.

4- La guerra mediática antecede a una pretensión de intervención violenta, lo cual implica la vulneración de la soberanía nacional.

5- La batalla se está dando en el terreno de lo simbólico.

6- En el trabajo mediático contra-hegemónico, la investigación y la reflexión deben ser permanentes.

7- Este golpe, el cual se puede definir como un “golpe hegemónico”, pretendió trastocar el significado de cuatro fechas de gran carga simbólica para el pueblo: 23/01, 12/02, 27/02 y 05/03.

8- La conspiración de los medios en los últimos tres meses contra Venezuela estuvo centrada en neutralizar las fuerzas de orden público y al Estado.

9- Los países latinoamericanos no poseen control de la circulación de la comunicación.

10- Esta conjura mediática se ha estrellado contra la construcción política que diseñó el gran arquitecto de la política mundial que es nuestro comandante Hugo Chávez.

11- Los pueblos del mundo comprenden mucho más allá de lo que reciben a diario a través de los medios, que en Venezuela hay un pueblo que está luchando por el derecho a vivir en paz.

12- Los medios masivos fueron descentralizando el papel ideológico que juegan, y lo fueron trasladando a los dispositivos de las redes sociales.

13- Los grandes medios contribuyen a crear lo que Edgar Barrero denomina la “estética de lo atroz”.

14- La guerra psicológica es una operación en la que participan elementos políticos, ideológicos, militares y religiosos, al servicio de los intereses del imperio norteamericano.

15- La psicología de la liberación, apunta a que la guerra psicológica actúa sobre cinco cuerpos: el físico, mental, inconsciente, mágico y espiritual, a través de las empresas de difusión.

16- Durante las guarimbas, los medios de derecha ―nacionales e internacionales― intentaron tergiversar el término “represión”, manipulando la verdad para que la opinión pública internacional no se enterara que la GNB había salido a las calles a defender los derechos de los ciudadanos, sin distinción política.

17- El odio es en esencia uno de los factores que subyacen en los ataques fascistas de la derecha venezolana y que es utilizado por los medios de comunicación reaccionarios y en las redes sociales para promover el resentimiento y el pánico en la población.

18- Vivimos en un constante proceso de infestación. Una somera revisión de la prensa diaria privada demuestra que todos los días quieren sembrar pánico, terror y la gente entra en crisis.

19- Las empresas de difusión promueven el odio para instaurar así el No reconocimiento, un determinado orden simbólico y la deprivación relativa.

20- Al instaurarse un orden simbólico, se produce un corto circuito mental, la información no llega al lóbulo frontal del cerebro y se queda en lo que muchos científicos llaman el cerebro “reptil” del ser humano.

21- 84 diarios de la región coordinaron ataques mediáticos contra Venezuela durante las acciones violentas de la guarimba.

22- Tres grupos editoriales, que suman importantes diarios del continente, arremetieron contra el país en un ataque sin precedentes en la historia de América.

23- Washington, tomo recientemente la decisión de disponer de entre 15 y 18 millones de dólares para Venezuela, con los cuales el gobierno estadounidense busca estimular, propiciar o financiar medios de comunicación que necesiten fortalecerse.

24- El factor fundamental detrás del poder que han venido logrando los sectores de oposición en Venezuela, que se ha expresado en el crecimiento de sus votos, ha sido la influencia de los medios de comunicación.

25- En Venezuela hay un poco más de 100 diarios de los cuales entre 80 o 90 periódicos están en contra de las políticas gubernamentales.

26- Hay centenares de emisoras del sector privado que tienen políticas similares a los impresos y que con frecuencia nutren su programación de la lectura de estas publicaciones.

27- La guerra psicológica de la que se habla ahora no está muy lejos de la que se aplicó en los años 70 en Chile.

28- Hoy se buscan golpes indoloros donde nadie puede acusar a los golpistas.

29- El Sistema Público de medios del Estado no funciona realmente como un sistema.

30- Alrededor de 7 grandes corporaciones mediáticas controlan el 90% de la difusión cultural mundial.

31- Los medios alternativos y comunitarios tienen un importante papel que desempeñar en la actual batalla mediática-simbólica en desarrollo.

Amaury González V. / PoderenlaRed.com

 

 

John Grant
CounterPunch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
“¿Qué importa dónde se yace una vez muerto? Muerto se duerme el sueño eterno y esas cosas no importan… Solamente se duerme el sueño eterno, sin importar la suciedad donde se murió o dónde se cayó. Yo era parte de esa suciedad ahora
(Raymond Chandler, El sueño eterno)
Últimamente, leo novelas “negras” y pienso en el género como una manera de explicar el mundo. Podrá tener algo que ver con el hecho de que soy un estadounidense crítico de su gobierno que pierde la esperanza de que llegue a ser posible un cambio positivo. A medida que se evapora la esperanza, parece que cada vez hay menos espacio entre la realidad política y el mundo del hampa. O, tal vez sea el anverso de una obsesión militarista con novelas de suspense de Tom Clancy y de la Guerra contra el Terror.
Los adeptos a la riqueza, el poder y la violencia parecen tan afianzados y dueños del control que los que no tienen poder parecen condenados a la marginación anodina y, si levantan demasiado la cabeza, corren el riesgo de que se criminalicen sus intenciones y sus acciones.
Este sentimiento de que una marea amoral arrolla a la sociedad en realidad no es nada nuevo y, sin duda, ha habido tiempos peores en la historia de la humanidad. Pero saberlo no ayuda si uno mira alrededor y ve exactamente lo que quería decir W. B. Yeats en su famoso poema El segundo Advenimiento, escrito en 1919:
se suelta la marea turbia de sangre, y por doquier
se anega el ritual de la inocencia;
los mejores no tienen convicción, y los peores
rebosan de febril intensidad.
Ahora mismo una buena amiga mía –una coronel del ejército retirada de la que sé que es “de lo mejor” de la humanidad en la visión de Yeats– ha sido tratada por varios gobiernos cómo si fuera una criminal. Ann Wright y un puñado de estadounidenses siguen a bordo del The Audacity Of Hope, que ha sido incautado y está retenido en un muelle de la Embajada de EE.UU. bajo control de los guardacostas griegos en Pireus, un puerto cerca de Atenas. Al barco le han cortado la electricidad, la temperatura ha llegado casi a los 38º C y un navío ruso con trigo ha arrojado un polvo insoportable sobre el barco. El capitán, John Klusmire, fue arrestado y acusado de abandonar ilegalmente el puerto. Lo liberaron, pero slo procesarán más adelante.
La nación de Israel tuvo éxito, como el proverbial rabo que menea al perro, al conseguir que EE.UU. y otras naciones occidentales actuaran como si las personas honorables de los barcos fueran una especie de violentos criminales. Como se ha informado ampliamente, la secretaria de Estado Hillary Clinton otorgó efectivamente a Israel derecho a disparar contra Wright y las demás personas de a bordo si los comandos israelíes lo considerasen necesario. El 1 de julio, el barco intentó abandonar el puerto de Atenas para navegar a un puerto en Gaza y fue detenido por los guardacostas griegos.
El enfrentamiento se puede ver en un vídeo en el que los guardacostas griegos vestidos como SWAT [tropas de Armas y Tácticas Especiales de EE.UU.] apuntan con armas automáticas a la gente del bordo. Un oficial de los guargacostas griegos muy obediente ordena el cese de su actividad ilegal al capitán Klusmire. El supuesto problema es “navegabilidad”, la cual Klusmire asegura al oficial que se ha documentado adecuadamente. Todos saben que el tema de la navegabilidad es un chiste, un caso de política de intimidación basada en el hecho de que Grecia es una ‘bolsa de nervios’ económica internacional altamente vulnerable y como masilla en las manos del benefactor de Israel, EE.UU. El objetivo de la flotilla era mostrar que Israel trata a Gaza como una provincia-prisión. Una animosa manifestación en Atenas se ocupó del frustrante aprieto de la flotilla.
Eitan Haber del popular periódico Yediot Aharonot de Israel dice que su gobierno “perdió el juicio”.
Haber no estaba hablando del enfrentamiento de la flotilla en el puerto de Atenas, pero podría haberlo hecho. Hablaba de un absurdo reto internacional montado por el gobierno israelí en varios aeropuertos en todo el mundo para impedir que ciudadanos occidentales asistieran a una reciente conferencia palestina en Cisjordania. Diversas líneas aéreas que cedieron a la presión israelí negaron el acceso a sus vuelos a la mayoría de los que intentaban asistir a la conferencia. La única manera de llegar por avión a Cisjordania es volar a Israel. Los participantes en la conferencia que lograron llegar a Israel fueron arrestados y deportados.
Haber no se mostró muy comprensivo con los puntos de vista de los visitantes occidentales; solo fue un hombre inteligente políticamente pragmático. Lo dijo como sigue: “En lugar de dar la bienvenida a esos chiflados, permitirles que canten, silben e incluso levanten pancartas, el mundo va a ver una vez más en acción a los ‘soldados de las tropas de asalto sionistas’”.
Esta imagen de los “soldados de las tropas de asalto sionistas” se ajusta a la visión atormentada del futuro de Israel presentada por Idan Ofer, un pragmático empresario israelí, cuando habló en mayo ante un foro empresarial. “Nos estamos convirtiendo rápidamente en Sudáfrica”, dijo a los demás dirigentes empresariales israelíes.
En la misma conferencia, otro pragmático israelí, Dan Gillerman, ex embajador de Israel en las Naciones Unidas, se preocupó por el fracaso de las conversaciones de paz que conduzca a la esperada solicitud palestina a la Asamblea General de la ONU en septiembre para que reconozca su calidad de Estado soberano. “La mañana después del esperado anuncio del reconocimiento de un Estado palestino,” dijo a los dirigentes empresariales israelíes”, comenzará un doloroso y dramático proceso de ‘sudafricanización’”.
A mucha gente, yo incluido, le parece estos días que Israel está decidido a convertirse en un arrogante Estado delincuente internacional que basa su legitimidad en un pequeño grupo de aliados occidentales poscoloniales en decadencia gradual, dirigidos por hombres y mujeres cuyo principal desafío parece que es aferrarse a un glorioso pasado dominante.
Muchos israelíes, judíos estadounidenses y estadounidenses derechistas ya están totalmente acostumbrados a la idea de que una gran parte del mundo critica severamente a Israel. Muchos rechazan esta noción en sí misma. ¡Pobre Israel!, simplemente no le dan una oportunidad. Los palestinos e islamistas que se niegan a renunciar a su independencia y dignidad a favor de Occidente están considerados monstruos. Y, sin duda, algunos se han convertido en eso. Y, seguro, los israelíes son listos y duros y tienen una historia profunda y excepcional.
El problema es que Israel y sus bien armados defensores han interiorizado tanto este sentido de que los satanizan injustamente y de que todos los han atacado a lo largo de la historia, que se niegan a ver la crítica como algo diferente del eterno ultraje antisemita.
Hombres como Benjamin Netanyahu y Avigdor Lieberman que ahora dirigen el gobierno israelí están “llenos de intensidad apasionada” de que el control de la tierra y de las fronteras basado en el dominio militar y la fuerza es el único medio de supervivencia. La razón y la compasión se descartan como debilidades. El peligro que vemos nosotros, los activistas por la paz estadounidenses, es que nadie en Israel –o, lo que es más importante para nosotros, en EE.UU.– podrá romper este trágico proceso e Israel se convertirá cada vez más en un peligroso animal acorralado que arrastra a EE.UU. en su defensa.
Ya lo habréis adivinado, soy en espíritu uno de esos “visitantes chiflados” mencionados por Eitan. Si tuviera el dinero, podría haber asistido a la conferencia en Palestina. Si tuviera el dinero, podría estar ahora mismo en Tel he Audacity Of Hope. Es verdad que a veces nosotros, la gente del movimiento por la paz, sucumbimos ante las numerosas frustraciones en nuestro camino y hacemos cosas como desfilar con pancartas que nos hacen susceptibles al ridículo de gente como Haber. Pero cualquiera que siga con valor lo que le dice su corazón es susceptible al ridículo en un mundo inundado por la marea turbia de sangre.
El hecho es que cuesta ser un activista no violento por la paz en el mundo que Netanyahu y Lieberman han creado para los palestinos y los que se identifican con ellos. Mientras sus modernas fuerzas militares armadas hasta los dientes con la última tecnología represiva, armas letales y tácticas de vigilancia se convierten cada vez más en “tropas de asalto sionistas”, se hace tanto más difícil ser no violento y conservar algún tipo de dignidad. Porque, como saben todos los que están en el movimiento por la paz, el mensaje que uno recibe de esas fuerzas híper-armadas se reduce a: Quedaos donde os decimos que os quedéis u os sacaremos a tiros. Y si pensáis que vuestras acciones podrían cumplir potencialmente con los requerimientos ‘gandhianos’ de la stayagraha –es decir, hacer que la verdad sea obvia públicamente mediante acción no violenta– entonces destruiremos vuestras acciones antes de que tengan lugar, como hicimos con la flotilla en Atenas. El verdadero motivo por el que se hicieron tantos esfuerzos para detener a la flotilla en Atenas es que Israel concluyó que la flotilla sería eficaz para poner a la vista de todos la verdad del movimiento por la paz con respecto a Gaza.
Nos demos cuenta o no –tanto si apoyamos activamente como si miramos pasivamente para otro lado ante la opresión de otros para no perder el sentido de poder que nos da– todos estamos a la merced del arrogante Estado moderno, obsesionado por el secreto. Vivimos en un sistema global post orwelliano que es cada vez más una red interconectada de controles ocultos que la gente simple, amante de la paz y que se preocupa de sus propios asuntos no llega a imaginar. Nosotros, en el movimiento por la paz, no estamos solos en este estado de miedo: los libertarios y algunos del Tea Party, por ejemplo, ven lo mismo desde otro ángulo.
Me parece que todo lo que la gente de Gaza y de Cisjordania quiere para sus familias es tener una buena vida y la justa oportunidad de un futuro mejo, exactamente lo que nosotros, estadounidenses, y los israelíes, queremos.
Como activista por la paz, a ese nivel, todo parece muy simple. Primero, analízate honestamente y pregunta: “¿Qué es lo que hice mal?”, porque si las cosas se han convertido en un lío inviable, como es el caso en Israel/Palestina, es una certeza humana que tú tienes algo que ver con ello. Por cierto, el otro lado es muy diferente y podrán parecer “monstruos” por las cosas que han hecho. El único consuelo, al respecto, es que puedes estar seguro de que tu enemigo piensa lo mismo sobre ti. Hay “monstruos” en ambos lados.
Lo importante es dar los primeros pasos para superar todo esto, comenzar a preguntar quiénes son realmente nuestros enemigos y, más allá de nuestras peores fantasías, qué se proponen realmente. Y ese es el punto decisivo: ¿Qué tienen en común con nosotros?
Otro listo y pragmático israelí, un general retirado llamado Ephraim Sneh, escribió un reciente artículo editorial en The New York Times en el que dice: “dar alas a los asentamientos en Cisjordania y mantener una ocupación con el fin de protegerlos” es una política contraria a los intereses de la futura seguridad de Israel. “Seguir ese camino llevará al desastre”, escribe. Es “una profecía apocalíptica”.
Lo importante es que gente de todas las tendencias políticas –incluidos mis amigos de la flotilla y los que trataron de asistir a una conferencia palestina– tratan de empujar, presionar y persuadir al gobierno israelí y a su benefactor en Washington de que reconsideren su posición y hagan cambios atrevidos frente al pueblo palestino. Dirigentes estadounidenses como la señora Clinton y el vicepresidente Joe Biden tienen ideas tan frescas como un pescado añejo.
Hay que presionar a EE.UU. para que se inicien conversaciones sobre una verdadera soberanía palestina. Basta de palabras insinceras. Sería hacer lo inteligente y pragmático, y la mejor probabilidad de que el reconocimiento por la ONU en septiembre sea innecesario, o sea lo que EE.UU. e Israel quieren. Lo mejor que podrían haber hecho es permitir el paso de la flotilla por la paz y concentrarse en negociar una auténtica seguridad.
En el actual mundo volátil de Medo Oriente, Israel y EE.UU. deberían estar a favor de un verdadero cambio político estructural, en lugar de lo que hacen actualmente al apoyar el mismo antiguo statu quo impracticable y opresivo basado en la violencia. El mundo es como El asesino dentro de mí de Jim Thompson solo si decidimos hacer que así sea.
JOHN GRANT es miembro fundador de ThisCantBeHappening!, el nuevo periódico en línea independiente, de propiedad colectiva, dirigido por periodistas y apoyado por los lectores, que comienza ahora su segundo año de publicación diaria.
Fuente: http://www.counterpunch.org/grant07142011.html

Autor: Juan Falque.

 

Que nadie se quede sin verlo ni comentarlo, ahora entenderemos porque se quieren apropiar del continente africano. las naciones  de Europa y Estado Unidos  han decretado la guerra al ser humano, tal como lo conocemos.

 

El futuro ya es nuestro. No les parece extraño que apareció de pronto, ¿quién no los trajo?, ¿quién no los regala?. Presten atención…