servicios públicos


Increíblemente Honesta…..

Mérida es fantástica, crea un himno turístico filmado en alta definición, lo sonoriza Natalia  Lafourcade, muestra una ciudad y un estado yucateco lírico, con esa sensación de brisa silvestre, olorosa a juncos, a mar, a palma…deja atrás el subdesarrollo en el que se sumerge la ciudad constante: aceras rotas o inexistentes, sectores en completa oscuridad. Un sur marginado, que vive a expensas de la caridad, con un índice de delincuencia creciente, corrupción a granos de arroz regalados. Un hermoso, gigante aeropuerto ineficiente y sub utilizado….La Mérida del HD tiene otra cara…. Por ello la ciudad se convierte en honesta para vivir y regodearse en su mentira…las autoridades: Bien, gracias.

La verdad

decirla es peligroso, abre puertas a l odio, cierra espaldas que se dan  de inmediato, incomoda oídos de burócratas, de serviles,  de arrastra pisos para que pasen otros. Por ejemplo: si uno dice que tal o cual institución está mal y que necesita una reestructuración a partir de cero grado, enseguida salen “actrices” (entiéndase por ello a seudo lideres de opinión), pagadas a cantar bondades de la institución. La verdad es un arma que ahora es dicha a “sotto vocce” y que se trafica al igual que una droga donde nos extasiamos en silencio y con miedo.

Calle 72

fte a salubridad, el gran estacionamiento

fte a salubridad, el gran estacionamiento

fte a salubridad

fte a salubridad

de santiago a Reforma la calle hace 8 años era un puente plácido, donde transitaba sólo aquel que quería alcanzar el norte de la ciudad, viniendo del oriente y del sur.  Con el traspaso de la Secretaría de Salud Pública, calle 72 entre 53 y 55, el caos es un punto inflexible, los pagadores de licencias de alcohol (por cierto bastante bien corruptas las redes para otorgarlas) atiborran la zona, los mismos empleados no usan los estacionamientos cercanos existentes en afán del ahorro debido. Se burlan de los policías, de los transeúntes, del mismo vecindario….aunado a ello se han abierto escuelas y universidades ahondando el largo estacionamiento doble fila en que se ha convertido la zona, inexplicablemente ni la misma salubridad le pone el cascabel a su gato…

Universidades

¿se enseña método, metodología, dialéctica?…concretemos: una universidad sirve de plataforma para crear técnicos para el desarrollo, el entorno exige y edifica las universidades con las exigencias que son necesarias para su desarrollo. Para determinar un CV de materias o de Pensum de estudios es necesario tener, no sólo en las carreras “per se” sino en los mismos proyectos universitarios estamentos, estudios y bases metodológicas donde crear estrategias en función al mismo método…. ¿existe?…parece que se le tiene miedo al famoso Materialismo  Histórico, método donde se confronta la realidad histórica para seguir adelante. Engels..parece vetado en algunas universidades modelos de la región.
Por cierto mientras carreras necesarias para los ámbitos sociales son despreciadas, como por ejemplo las ciencias sociales y educativas, crecen el diseño de moda, la gastronomía…lo fresa y lo fatuo…pronto tendremos muchos restaurantes con cochina pibil en nombre francés y gente bien vestida manchándose en grasa….

El norte es una realidad

la ciudad crece y se invierte en el norte, la misma atraviesa su propia salsa y se establece como un buen plato de espagueti donde todos los jóvenes con aspiración pretenden vivir.  En Mérida uno pregunta a una persona donde vive y te dice en el norte, así vaya montado en un camión que va a l sur…
se inaugura todo al norte, inclusive los museos mayas o coliseos, muy a pesar de que las entidades mayas, las ruinas mayas, los caminos a lo maya quedan al sur de la ciudad.
Las inauguraciones sirven de plataforma para niñas que hablan inglés por desprecio a su lengua natal y para hacerse las diferentes, peluqueros y maquilladores que van detrás de ellas para verse en el “feisbuk”, políticos que exigen y pagan por la primera plana de sociales y alguna otra fauna que va port el descorche de vino barato. El norte parece una quimera donde se lavan trapos y se secan y se esconden…¿vendrá al sur el justo desarrollo?…esto traería, me contesto, una ciudad equitativa, justa y con un gran desarrollo

Gerardo Martínez

Miedo

Ante las autoridades se becerrera, sabroso verbo. Conjúguenlo….puede servir para desestrezar. Ante las autoridades me plegó sin conocer, parecen decir, sin saber y aun sabiendo que las leyes son mías, dejo sojuzgarme, lo indican con sus actos.

Noches

La soledad inunda la ciudad. El faro del sureste, como algunos la han designado, parece no brillar. Las Inversiones por los suelos. La noche turística ni existe. Se ha dejado la administración en partes sin el conocimiento, sin el método, sin la acción. Dejar un mundo, una región en manos de criadores de cerdos llegados a la política es sumamente peligroso y al largo camino, un cuchillo para sus propios cuellos.

Diversión

Una sola noche… ¿y el resto?…parece una estrategia publicitaria para levantar alas caídas y nombres. Se pliegan y luchan por el desaforo galeros, galeristas, galerías. La noche requiere licor y se reclama, a petición se otorgan botellas para calmar algunas comunidades y faunas hambrientas de flash, del diario, de la reseña social. Toda una oda premeditada al “ver y que te vean”. Gran tristeza

Galerías, Museos

Ponga usted el nombre de un artista local y haga también su propia ruleta. Una vez y otra vez el carrusel de la repetición todo el año.

Rabia

Sentimiento infantil no canalizado por algunas personalidades seudo intelectuales de la región. Se juega al chantaje, a la delación, al cuchillo tras la espalda. Cuando no se puede contra y con la verdad, se actúa en el anonimato para destruir y descalificar. La cobardía, moneda establecida

Traficantes

De letras, de libros. Una de las más bellas acciones que algún grupo haya generado en algún lugar de México. Gente que trabaja por el cariño a difundir lo literario. Gente que trabaja por el afán de edificar una sociedad de lectores, de pensantes, de vida. Gente cuya filosofía es sólo el intercambio de libros. Debemos apoyarlos, difundirlos, valorarlos. Son los nuevos líderes, pensadores, ideo grafos de un avance social y espiritual en la región.

Teatro

A diferencia de otros renglones culturales de la región y de Mérida, que más asemejan un circo de locas hojilleras y tirapiedras, el teatro de la región se edifica sobre bases firmes. Se abren cooperativas de trabajo, grupos creadores, grupos de investigación, grupos experimentales que dejan a un lado aquella visión de un teatro basado en lo regional y sobre la burla de la regionalidad. El teatro y sus nuevos grupos buscan interpretaciones y las compañías que salen de la región traen aplausos y un sinfín de excelentes críticas, que llevan a los críticos del DF, por dar un ejemplo, a hacer la venía ante lo presentado. Eso ya es mucho. Salud por hacer brillar la región a lo lejos.

Gerardo Martínez

 

Vientos

Huracanados, de improviso y con él, la definición de inoperante…inventario: barrios inundados, zonas sin electricidad, cloacas desbordadas, avisos desprendidos, volando como zopilotes nerviosos.

Casas que se caen

El yucateco abandonó el centro por irse a un Norte que le diera imagen de “algo”. Ahora lo pretende recuperar vendiéndolo a precio de oro líquido, a incautos extranjeros. Una ruina por el precio de una joya. No importa si te cae mañana encima. ¿leyes, leyes, leyes? El INAH espera su dosis….

Aplausos

Ante la inoperancia de Teatros y representantes gubernamentales de las Artes Escénicas, los artistas del teatro regional, en todas sus variantes, deciden tomar el toro por las riendas. Exigen reuniones, planteamientos, métodos. Demuestran el poder de organizar, organizarse.

Artes Plásticas

A diferencia de los artistas escénicos, las artes plásticas de la región, concentradas en la ciudad, siguen en su obsesión de mirarse el ombligo. Sólo alzan la cabeza para mirar desde su solitaria torre si el ego, su ego, el de ellos, ha hecho mella en otras regiones o comarcas. La división enfermiza arropa como un manto de peste cada individuo de este colectivo, que bien podríamos llamar grupejo….

Actuación:

(Mala, por cierto)

Porqué?…¿Porquéeeeee?, repite ante la cara abobada del interlocutor. Se repregunta, con una mano extendida y la otra en el pecho: ¿porqué tuviste que abrir la “boca de pandora” de ese malnacido venezolano??? Y agrega convencida: “sólo llegó a nuestras tierras para azotarnos”….A veces la “nacionalidad prestada” se esconde en xenofobias para con los nuevos, en complejos inentendibles. La palabra se paga con abundancia de contradicciones….

Calles del centro

Estacionamientos públicos ministeriales. El espacio se disputa a insultos. Refinadas damas que pierden modales, uñas y otras cosas por un pedazo de raya amarilla. La ley guardada en el forro, la policía complaciente y mordedora…. Ralla amarilla: ¿en qué texto funciona?

Gerardo Martínez

 

Aguas

De lluvia bienvenidas por campesinos, bendiciones del cielo. Para los meridanos: una hecatombe, un susto, un repensar en la ciudad que caminamos. El miedo, el agua adentrándose en las casa, en nuestras vidas. Humedeciendo la próxima destrucción.

0704134ddf56770med

images

Coladeras, alcantarillas, desagües

Puntos muertos hechos como un adorno simbólico en las esquinas citadinas. Tapados de tierra, tapados de sucio, tapados de elementos que tu mala educación deja tirado allí. Adornos nefastos que se niegan a tragar tus lágrimas. Compuertas a la inundación.

1356794945781_Noticia_img_1356761674_be47067b2038bd828e7d

Parques

En muchos casos olvidos, trueques para que el des_ordenado habitante deposite su detritus.

Política Comunal

¿Existe? ¿Existió una vez, alguna vez, un quizá en el palacio de Ayunatmiento?

Voz del ciudadano

Ejércela a rajatabla de ley y constitución y estarás ejerciendo un hecho delictivo….

Cultura citadina

Malos adornos para que se peleen egos, para que no haya señales, para que algunos tipos de cerdos y cerdas salgan a pasear.

Gerardo Martínez

la pestilencia

28072012188583408

Hay un vapor que sube, viene lleno de pesadez, de implacable fetidez a podrido. El centro de Mérida, histórico, lleno de anécdotas, fantasmas, leyendas es hoy un centro de malos olores, de bacterias, de moscas, de mosquitos, de abandono, de desidia por parte de las autoridades que aún no han determinado, como bien comunitario, que el mismo es el punto recipiendario del desarrollo y asentamiento de crecimiento de toda ciudad que se proclame moderna.

El centro de la capital yucateca y por ende del sureste, de este sub continente llamado México, esta hediondo, asquerosamente invadido por ambulantaje, vendedoras y vendedores de artesanía chiapaneca y guatemalteca. Asediando el transeúnte por una invasión de vendedores nocturnos de marquesitas que de tanto competir con ellos y contra ellos terminan perdiendo el liquido materia prima que a la final es derramado sobre esquinas, echado en las bocas de cañerías, permitiendo esto una amalgama de fermentos que terminan por asfixiar, enfermar el aire que transpiran las calles 60 y 62, en casi toda su extensión.

Hay dolientes para la situación, hay silencio e indolencia para la hora del reclamo. La pregunta que se hacen turistas, inversores, transeúntes y trabajadores de los lugares mencionados y aledaños es si las autoridades están alertas con lo sucedido o han dejado esto para que algún día se lleve a efecto su recuperación….

Las ciudades del mundo que invierten en el desarrollo histórico con sentido a la industria turística y cultural de sus centros, ven en ello un crecimiento casi de inmediato en el desarrollo del mismo; proporcionando esto un eje donde comercio, hotelería e inversiones de la industria del entretenimiento se acoplan creando una fuerte plataforma de empleo e inversiones. Contrario a ello Mérida se convierte en un pesado lugar donde hay un tráfico excesivo y lleno de paradas de buses que crean caos; donde los camiones de basuras, no lavados, ni con tratamientos de limpieza adecuados dejan caer los lixiados por todo el centro del orbe. Aunado a ello un crecimiento desmesurado de ambulantajes y prostitución escondida en una aparente cotidianidad de transeúntes.

3_310712p6quephoto01-300x199

Pareciera, por el momento, que aparte de restructuración de edificios icónicos e iluminación, el centro está dejado al abandono o tal vez regalado a la administración de algunos pocos que no han manejado con verdadero sentido administrativo el mismo. Desde mi llegada a esta bella ciudad no me he cansado de repetirlo, de pedirlo, de exigirlo, muy a pesar de que mis lamentos levantan furias, polvo de molestias e indolentes chismes que a la final nada mejoran la situación que está afuera y que no se puede tapar con un dedo y mucho menos con un pañuelo en la nariz.

¿A quién le toca ponerle el punto final a la situación? Creemos que a todos, a nosotros con el reclamo a través de medios de comunicación, a usted ante su punto de información, ante su negocio, ante todos porque de otra manera el centro y Mérida irá perdiendo su encanto y su valía.

Gerardo Martínez

 

 

japay

dinero en gotas

Yo, Gerardo Antonio Martínez Espina, co- propietario del predio # 478 de la calle 72 entre 53 y 55 del Barrio de Santiago, Colonia Centro, hago la siguiente denuncia: Hace casi dos meses recibí un recibo de la JAPAY por la cantidad de $2’612.00 pesos. Acudí a la institución para revalidar lo absurdo del cobro ya que, desde hace años, mis recibos siempre han llegado a al margen de los 50 a los 71 pesos de promedio por bimestre. A efecto de verificar la existencia de una fuga, me fue enviado un técnico que constató -incluidas pruebas de cierre y aperturas de llaves- que no existe fuga aparente. Incluso, el mismo técnico, reconoció que el consumo indicado en el recibo serviría para llenar, diariamente, 2 albercas olímpicas…

Regresé a la JAPAY y volvieron a preguntarme si había reparado la “fuga”. Les pregunté si habían recibido el informe técnico donde claramente señalaba que en mi predio no había fuga. Me respondieron que sí, pero que estaba obligado a pagar el consumo. Ante la inexistencia de un dictamen lógico, acudí a PROFECO con el fin de recibir ayuda ante tal abuso. La institución me dio una cita para conciliar al cual acudió el Licenciado Manuel Santos, contratado por la JAPAY, quien de entrada y sin titubeos dijo que el recibo debía ser pagado. Comentó además que ya había un nuevo adeudo por la cantidad de $7’800. Ambos cobros suman más $10’000 pesos por un consumo exagerado e ilógico de agua.

El Licenciado de la PROFECO, Gaspar Yama Cab, alegó que debía revisarse el medidor y que para tal efecto debía ponerme de acuerdo con el abogado de JAPAY. Manuel Santos indicó que el medidor se verificaría, ante mí, en un laboratorio de la misma JAPAY. Le pedí que la revisión fuese hecha por una instancia y técnicos neutrales que no estuviesen contratados por la institución. Insistieron en llevar el medidor para probarlo en sus oficinas y obligarnos a seguirles en taxi, en las afueras de la Ciudad, que fue interpretado por nosotros como una manera de disuadirnos de llevar a cabo dicha prueba. También pedimos al abogado Manuel Santos que se llevara a cabo una inspección técnica de nuestra tubería, con costo de aprox. $ 400, ésta nunca se ha dado y aún en la espera.

Me di cuenta, después de la cita, que, según las leyes internas de la Japay, el paso siguiente debía ser el cambio de medidor y no llevar el nuestro para revisión, lo que me lleva a pensar que tanto la Japay como la Profeco fallaron en reconocer mis derechos por no asesorarme como se debía. Además, salí de esta cita con la impresión neta de que la Profeco había tomado la defensa de la Japay a cuesta de asesorarme debidamente.

El día Miércoles 16, del mes en curso, llegó el abogado, junto con otro técnico, para llevar el medidor. Cuando le dije que el paso era de poner un nuevo medidor, el licenciado puso en su informe que me negué a la realización de la prueba. Expresó además que el caso estaba cerrado. Insistí en unidad privada que inspeccionara el medidor y Manuel Santos alegó que así no se hacían las cosas con la JAPAY. Ante mi insistencia de que según sus leyes, había primero que poner un nuevo medidor, además de llevar a cabo el análisis de detección de fugas que ya habíamos autorizado en la cita con PROFECO, el abogado me confirmó que así se iba a hacer pero que previamente necesitaba el acuerdo de sus jefes y a la fecha no se ha comunicado conmigo, como me lo prometió. Furioso, le dije que esto era un abuso de autoridad y que no estaba actuando con lógica ni con deseos de conciliar. Respondió que yo no podía alzarle la voz porque soy un “extranjero” y que debía realizar el pago o habría consecuencias. Ante la abierta muestra de xenofobia pregunto ¿cómo es posible que una institución pública ataque a un ciudadano por su condición migratoria? Yo, al igual que muchas personas, hemos venido a Mérida para invertir y generar cambios y empresas. ¿Será que estos cobros descomunales y absurdos de servicios ocurren con todos los extranjeros, que por su condición migratoria se ven obligados a someterse a esta clase de abusos y chantajes? La situación prosigue sin que nadie haga nada al respecto y a medida que pasan los días la solución se ve más pesada y burocráticamente enredada. Dicho sea de paso, el día 17 de mayo de 2012, contraté a un técnico privado para inspeccionar todas las unidades de cisternas, tuberías e instalación de la casa. La persona constató, nuevamente, que no existen fugas y que es absurdo el consumo señalado en el recibo considerando el tamaño de las tuberías y la baja presión que tiene el sistema de agua potable de Mérida. Al respecto se han involucrado en el caso Diputados, que no han hecho nada al respecto y por el contrario he sentido que inclusive mis números de teléfonos han sido intervenidos sin ninguna razón. Es un caso que se ha convertido, a la altura de hoy, en toda una pesadilla.

A pesar del sentido común, la JAPAY insiste: el pago debe realizarse. Siento que nuestros derechos se han violentado.

Mi contacto:

Casa: 928 29 62

Mail: valmares2@yahoo.com