salud

El Aceite de Canola es un Alimento Transgénico; un Verdadero Veneno

El término Canola fue formado usando palabras “Canadian oil, low acid” para convencer a los consumidores de que era nuevo y mejor para el ser humano y además seguro para consumirlo. Pero en EEUU fue prohibido el uso en alimentos del aceite de semilla de Colza porque ataca el corazón y causa daños a las paredes de nuestras células e inhibe su correcta oxigenación causando que se tornen cancerosas.

Estudios sobre el aceite de Canola fueron hechos en ratas de laboratorio, indican muchos problemas tales como la degeneración de corazón, riñones y glándula tiroides. Cuando el aceite fue eliminado de las dietas de estas ratas de laboratorio, los depósitos de grasa desaparecieron, pero las cicatrices causadas por esta degeneración, se quedan en los tejidos de los órganos afectados. ¿Por qué no se hicieron estudios en los humanos antes de ponerlo en la lista de conocidos como seguros de la FDA [Food and Drug Agency] ?

Además es alto en glucósidos que bloquean el funcionamiento de las enzimas, destruyendo la capa protectora de los nervios llamada mielina y sus efectos son acumulativos, En realidad el aceite de Canola ha sido extraído del aceite de Colza, una de las plantas más toxicas de la que se extrae aceite que es de hecho un lubricante industrial, que se utiliza como subproducto de un insecticida altamente peligroso y muy efectivo, que es el ingrediente principal en muchos pesticidas “orgánicos” (no químicos) que se aplican directamente a las plantas para matar los insectos, pero que tiene mejor uso como, combustible, jabón y como base sintética para el hule. Según artículos publicados por el Dr. Fern Fischer.

Pero el origen de la Canola, la ingeniería de planta detrás de ella, y todo desde su misteriosa aprobación por la FDA (Administración de drogas y alimentos por sus siglas en inglés) como alimento GRAS (generalmente reconocidos como seguros por sus siglas en inglés) en 1985, A pesar de que no se ha hecho ningún estudio humano, este producto fue puesto en la lista GRAS y ha sido objeto de desconfianza. El sitio Web Optimal Breathing, dice que el gobierno canadiense pagó US$ 50 millones a la FDA para lograr la aprobación del aceite de Canola como alimento GRAS.

El aceite de Canola es un alimento transgénico que daña al ser humano Como ya hemos visto, el aceite de Canola es un alimento transgénico, término que significa manipulación genética en laboratorio, que combina genes de diferentes especies de plantas. Y que ha sido clasificado como un bio pesticida por la EPA (Agencia de Protección Ambiental), Como el mercurio y el fluoruro, la Canola no se elimina del cuerpo.

Este aceite se encuentra en casi toda las empresas de comida rápida, alimentos precocidos, chocolate, dulces, pan, alimentos para bebé y fórmulas, la mayoría de las mantequillas lo usan para dar suavidad y que sea “untable”, y galletas, papas fritas congeladas, pan de centeno, , mayonesa, granola, comidas vegetarianas precocidas, carne de almuerzo, margarinas. La Canola se utiliza muchísimo en China para freír, produciendo un humo altamente cancerígeno. De acuerdo con The Wall Street Journal hay un aumento en la incidencia de cáncer de pulmón en las personas que respiran el humo.

Desde 1986 y hasta 1991, la semilla de Colza se utilizó en la alimentación animal en Inglaterra y Europa, y su uso fue detenido en 1991 cuando los estudios indicaron problemas de salud relacionados directamente con ella. Los problemas desaparecieron cuando se dejó de utilizar.

El gobierno Canadiense subsidia a los productores y cosechadores de la semilla de Colza (planta de la que extraen el aceite de Canola). Esta planta es económica, fácil de cultivar y es repelente a los insectos de forma natural.

¡Evita toda clase de aceite de canola!

Te recomendamos utilizar aceite de Oliva extraído en frío, aceite de coco, maíz, girasol y todo aquel que provenga de plantas reales y no transgénicas, y para evitar consumir este subproducto tóxico industrial es mejor preparar las comidas usted mismo y evitar la comida rápida.

Ecoportal.net

Barómetro Internacional

http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/

Anuncios

El Jarabe de Maíz , el Veneno Escondido

Comes alimentos procesados constantemente? ¿Cuando tienes que elegir entre una fruta y un snack, eliges este ultimo?

Entonces seguramente estés  ingiriendo altas dosis de Jarabe de Maíz de Alta Fructosa [sin mencionar todos los efectos negativos del jarabe de maíz de alta fructuosa derivado de maíz transgénico] sin darte cuenta y sin tener en consideración sus efectos sobre tu salud.

El jarabe de maíz es creado a partir del almidón o fécula de maíz y el proceso para su producción fue descubierto por investigadores japoneses en la década 70 y su consumo se ha extendido a todo el mundo.

Básicamente, el Jarabe de Maiz de Alta Fructuosa (JMAF) o High-Fructose Corn Syrup es un endulzante alto en calorías, creado mediante un proceso enzimático de jarabe de glucosa que se obtiene a partir del maíz. Su importancia radica a que en la industria alimenticia actual se ha reemplazado en muchísimos alimentos el azúcar por el jarabe de maíz de alta fructuosa. Hasta 1970 el uso de JMAF en EEUU, representaba menos del 1 % del total de los endulzantes calóricos disponibles.Esta proporción dio un importante salto hasta alcanzar el 42% hacia el año 2000.

Y si el azúcar no es buena para nuestra alimentación, te aseguramos que el JMAF, tampoco lo es!

Algunos de sus efectos negativos son los siguientes:

– Según un estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado, el exceso en el consumo de JMAF  aumenta el riesgo de hipertensión, que puede provocar todo tipo de problemas de salud aumentando el riesgo de infarto, cardiopatías, derrame cerebral, etc.

– Un estudio publicado en la revista “Environmental Health” indica que muchos alimentos comunes fabricados con jarabe de maíz de alta fructosa contienen mercurio. Para ello se  que evaluaron 20 muestras de jarabe de maíz de alta fructosa y hallaron mercurio en nueve de ellas.

– Al igual que el azúcar el JMAF tiene un índice glucémico altísimo, elevando en forma inmediata el nivel de azúcar en sangre y generando antojos constantemente, por lo cual es acusado como un gran generador de la obesidad mundial.

El problema es que se encuentra presente en casi todos los alimentos y bebidas que tienen endulzantes calóricos agregados. Gaseosas, jugos artificiales, jugos de frutas endulzados artificialmente, confituras, postres, yogurts saborizados, y en la gran mayoría de productos horneados y panificados, como así también en mermeladas y jaleas.

Actualmente, asusta el incremento de alimentos “light” o dietéticos, que contienen JMAF. Yogures y barritas de cereales, contienen este jarabe. El problema de esto, es que mucha gente que intenta alejarse del azúcar, termina consumiendo JMAF, cuyo aporte calórico y efectos negativos sobre la salud son   iguales o peores.

Por ello, te recomendamos siempre leer la información nutricional de los alimentos que te llevas a la boca y verificar que no contengan Jarabe de Maíz de Alta Fructosa.

 

 

OTRAS CATEGORÍAS SEXUALES. CONÓZCALAS

En febrero de este año, facebook incluyó en el apartado “masculino o femenino” de su versión norteamericana otras 56 opciones de género para que ningún usuario de cuenta se sintiese excluido. Algunas de estas categorías son: neutro, que describe a personas que no se identifican ni con ser hombre ni mujer; andrógino, que tiene características ambiguas entre lo femenino y masculino; bigénero, alguien que se identifica como mujer y hombre en diferentes momentos; género variante, atribuido a personas que no se comportan de acuerdo a las pautas sociales impuestas para su género; género confundido, quienes aún no definen a qué género pertenecen; no-binario, personas que discrepan con la dicotomía femenino-masculino y ven al género de forma tridimensional, incluyendo a la androginia en el medio. Y nótese que todas estas alternativas se refieren al género, a la identidad, no a la orientación sexual (es decir por quién se siente atracción) tema que agregaría más nomenclatura a las definiciones. Aunque por el momento estas variopintas identidades están disponibles solo para los internautas de Estados Unidos, la firma planea replicar estas opciones en las cuentas de otros países.
“Mientras para muchos este cambio puede no significar nada, para aquellos a quienes afecta implica un grandísimo avance”, declaró el portavoz de la compañía Will Hodges el 14 de febrero, día en que se lanzó esta iniciativa. Que facebook incorpore este cambio se linkea con otros sucesos que han llamado la atención. Uno fue el reconocimiento oficial de la primera persona en el mundo de género neutro. Ocurrió en Australia, en 2010, cuando Norrie May-Welby, de 53 años, declaró no sentirse ni del género femenino, ni del masculino y exigió al gobierno que se le permitiese llenar con una “X” la casilla que indica el género en su documento de identidad. En noviembre de 2013, Alemania se convirtió en el primer país europeo en incorporar tres géneros: M por masculino, F por femenino y X por neutro o indefinido, iniciativa pensada exclusivamente para recién nacidos con sexo ambiguo, también llamados intersexuales.
A lo anterior se suma la declaración que en 2013 posteó Morrissey en True to you, sitio web dedicado al artista: “Soy humasexual. Me siento atraído por los humanos”. Además de generar un neologismo, la sentencia se convirtió al instante en trending topic en twitter, alcanzando millones de retuiteos de personas interesadas en la orientación sexual del cantante quien, en la década de los 80, afirmó públicamente ser asexual –persona que carece de atracción sexual hacia otra persona–, una orientación que ya algunos académicos denominan como la cuarta orientación, junto a heterosexual, homosexual y bisexual.
Internet, semillero de nuevas identidades
Basta con hacer un rastreo por internet para dar con un sinnúmero de foros, chats, blogs y páginas que dan cuenta de nuevas definiciones. “Son categorías que no vienen de la academia, sino de los mismos jóvenes que han encontrado en la redes sociales un lugar de expresión e identificación. No es un fenómeno científico, sino social, tal como los son las tribus urbanas, que dan sentido de pertenencia. Hoy, más que nunca, los jóvenes están preguntándose ‘¿quién soy?’, y en este mundo hiperconectado, es en internet donde se responden esa pregunta”, dice Julio Cezar Dantas, sociólogo experto en Estudios de Género y presidente en Chile de Todo Mejora, fundación mundial dedicada a prevenir el suicidio y el bullying hacia las minorías sexuales.
“Las identidades de género se están abriendo. La gente dice: ‘yo no quepo dentro de lo que es rosado y celeste. No quiero caber, no quiero ser mujer y andar con tacos o no quiero ser hombre y no poder pintarme los labios’”, señala Janet Noseda, sicóloga especialista en género.
“Estos fenómenos están cambiando la forma en que los jóvenes se definen a sí mismos. Es una generación cargada de críticas hacia las normas de la sociedad. Al haber una cantidad enorme de opciones para elegir, cada vez más se cuestionan: ‘¿quién dice que me tengo que identificar con una sola forma de ser?’”, agrega Dantas.
“Estas definiciones no vienen de la academia, sino de los mismos jóvenes que han encontrado en las redes sociales un lugar de expresión e identificación. No es un fenómeno científico, sino social. Hoy, más que nunca, los jóvenes están preguntándose‘¿Quién soy?’ Y es en Internt donde encuentran la respuesta”, dice el sociólogo Julio Cezar Dantas.
Juliana Rodríguez, sicóloga que trabaja como coordinadora del área de salud mental de Todo Mejora atendiendo a jóvenes conflictuados con su definición sexual, asegura que entre los 15 y 19 años son muchos los que no saben bien quiénes son y están ávidos de identificarse con algo. “Necesitan nombrar aquello que creen ser, porque si no lo hacen, es como si no existieran. A la vez, necesitan validarse con otros, buscar a sus pares, para no sentirse raros ni solos. Entonces, una vez que asignan un nombre a sus tendencias y sentimientos, no solo cobran existencia, sino que también pueden empezar a relacionarse con otros y a armar un grupo. Pero es muy difícil formar un grupo sin antes haber establecido el nombre, de ahí la obsesión por buscar una palabra que los defina”. La lista de nuevas categorías de identidad y orientación sexual es larga.
Las redes sociales, como tumblr y, especialmente facebook son un caldo de cultivo permanente para el surgimiento de nuevas tipologías. Por ejemplo, entre las nuevas orientaciones sexuales (quién me gusta) hay términos como omnisexual, heterocurioso o pansexual. También están los asexuales, los demisexuales y los grisexuales. Y, cuando se categoriza según el comportamiento sexual, pueden aparecer categorías híbridas, que incoporan elementos ajenos a sexo y género, como los sexetarianos, en cuyos foros se lee que son veganos que tienen relaciones sexuales únicamente con veganos, porque darle un beso a alguien que coma carne implicaría el traspaso de sustancias de origen animal en los fluidos corporales.
“No son grupos formales, sino que de manera espontánea se configuran en la red hasta congregar a miembros que se van identificando con un concepto, en la mayoría neologismos, ideados por ellos mismos y que en Chile aún no existen como comunidad formal”, explica el sociólogo Julio Cezar Dantas.
Este reporteo corroboró que en Chile pocos profesionales saben del tema. La calle ha pillado a la academia. “Muchas veces, son mis alumnos quienes me actualizan sobre lo nuevo que va apareciendo. Es tan vertiginoso que cada día hay más y más definiciones”, dice Talía Flores, matrona y profesora del curso electivo Diversidad y Sexualidad para estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Y agrega: “Es un fenómeno que aún no es objeto de estudio pero, como los mismos jóvenes están exigiendo visibilidad, de seguro llegará a serlo”, puntualiza.
Ampliando la sigla
De la clásica nomenclatura LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) han surgido nuevas comunidades que no se sienten representadas y exigen una sigla más amplia e inclusiva. El artículo Generation LGBTQIA publicado en abril de 2013 en The New York Times da cuenta del fenómeno, en el que agrupaciones de jóvenes de la diversidad sexual, provenientes de diferentes universidades, proponen una nueva sigla: LGBTQIA, siendo la “I” de intersexual, persona de sexo ambiguo; la “A” por asexual, quienes carecen de atracción sexual y la “Q” representante de “questioning”, por confundido o por “queer”, término acuñado en los 90 por activistas gay que lo resignificaron desde su anterior calificación peyorativa (literalmente, queer significa “raro”, “maricón”, “torcido”) y que, además, dio origen a una corriente filosófica: la Queer theory, que sostiene que no hay diferencias de género ni sexualidad entre los humanos, todos somos personas y punto.
Esta nueva sigla ha ido ganando espacio en las redes sociales. En 2001 se fundó AVEN (Asexual Visibility and Education Network), comunidad asexual reunida en el sitio http://www.asexuality.org, que hoy reúne a más de 50 mil miembros de 16 países. En Chile, un tímido grupo de facebook, Asexuales Chile, creado a principios de 2013, cuenta con 164 miembros, linkeado a AVEN, donde se ayudan y comparten experiencias online.
En conclusión, a la sigla LGBTQIA, a la cual últimamente se le ha añadido una “P”, por pansexual o por poliamoroso, puede seguir abultándose a esta sopa de letras, en tanto emerjan nuevos grupos que se definan de una manera distinta.“Todo esto es un esfuerzo destinado a organizar la realidad porque necesitamos entenderla”, dice Talía Flores, y Francisco Pérez Deney, sicólogo, coach y terapeuta sexual, comenta: “Tal vez solo dejemos de clasificar cuando llegue el momento en que si llega un hombre vestido de mujer a arreglarte el computador, lo único que realmente te importe es que haga bien su trabajo”.
Demisexual
Personas sin deseo sexual pero que pueden llegar a sentirlo cuando establecen un fuerte vínculo emocional. Los hay homosexuales, heterosexuales y bisexuales.
Camila Tudela, 22 años, estudiante de Geografía.

¿Cómo vives la demisexualidad?
Puedo encontrar guapo o guapa a alguien, pero más allá de eso no siento nada. Tengo que tener un fuerte vínculo afectivo para sentir atracción sexual.
¿Cómo notaste que eso te pasaba?
Cuando chica estaba en un colegio de puras niñas. Había dos grupos: el de las compañeras a quienes se les revolucionaban las hormonas con los niños y el de las compañeras a quienes les pasaba lo mismo, pero con las niñas. Y a mí no me pasaba nada con nadie. Viví cuestionándome, pensando que tenía un problema. Jamás fui a una fiesta para darle besos a un desconocido, esa idea me da asco.
¿Cómo llegaste a definirte como demisexual?
Me puse a buscar en internet. Necesitaba aceptarme y para eso requería salir de la duda de quién soy y por qué me pasa esto. En esa búsqueda di con el término “asexual”, que era lo más cercano a lo que me pasaba. Pero luego sentí una fuerte atracción por una súper amiga. Entonces pensé que podía ser bisexual o lesbiana. Después tuve relaciones amorosas con hombres, pero jamás sentí una pulsión sexual. No fue sino hasta cuando conocí a quien hoy es mi pololo, que supe que yo era demisexual: no sentía deseos por nadie, pero con él fue distinto. Primero, nos hicimos muy amigos, establecimos una relación muy afectiva e intelectual. Recién ahí pude sentir deseo.
¿Ser demisexual es una definición permanente o crees que cambie?
Yo soy así. La diferencia es que ahora le puse nombre, y que sé que hay otras personas como yo en el mundo. Descubrirlo me hace sentir tranquila porque me siento normal. Antes me preguntaba por qué no podía ser normal, por qué todo el mundo sentía deseo sexual y yo no, y luego de encontrar este concepto que me define, pienso que, claro, soy normal: lloro, río y me enamoro. Igual que cualquier otra persona.

Andrógino

Usan vestimentas que los sitúan en una zona gris y, a primera vista, cuesta distinguir si son hombres o mujeres. La categoría dice relación con la expresión de la identidad de género, no con la orientación sexual. Hay andróginos hétero, bi y homosexuales.
Axel Soto, 22 años, estilista y maquillador. Bruno Romero, 18 años, asistente de peluquería.

¿Por qué se consideran andróginos?
Axel: Es natural para mí ser femenino y masculino a la vez.
Bruno: Este soy yo y me siento cómodo así desde los 15 años, cuando me empecé a vestir de esta forma.
¿Qué es lo que más les preguntan las personas cuando los ven por la calle?
Axel: ¿Quieres ser mujer? Y la respuesta siempre es que ¡no! Cuando voy a fiestas voy al baño de hombres
y me miran con cara de “¿qué haces acá?”, pero bueno, ¡si soy hombre!
Bruno: Con Axel somos la dupla andrógina de Santiago: salimos con tacos y maquillaje, pero jamás queremos ponernos una peluca de pelo largo u operarnos para ponernos pechos o cambiar de sexo. La diferencia con los transexuales es que ellos se sienten del género opuesto al del cuerpo en que nacieron, y por eso quieren operarse. No es nuestro caso: nosotros somos hombres, porque nos sentimos de ese género; somos gay, porque nos atraen los de nuestro mismo sexo, y somos andróginos porque nos gusta expresar nuestra identidad de manera ambigua.
¿Qué rasgos andróginos tienen?
Axel: Mis piernas y tengo modismos súper femeninos. Desde chico he sido así, no estoy fingiendo.
Bruno: Los rasgos de mi cara. Me encanta mostrar que soy hombre pero con rasgos femeninos, como lo hace el modelo yugoslavo andrógino Andrej Pejić, ícono de Jean Paul Gaultier.
¿En qué etapa de sus vidas se han sentido más cómodos con su imagen?
Axel: La más incómoda fue cuando fingía ser masculino. Y, ahora, que es cuando más cómodo me siento, paradójicamente es cuando más la gente me mira, como preguntándose: “¿es hombre o mujer”.
Bruno: Ahora. La gente considera que uno es provocador, pero no es mi intención. Todas las mañanas me maquillo y elijo mi ropa, sintiéndome yo, feliz. Si alguien lo toma mal, es su problema, no el mío.

Pansexual

Los pansexuales son personas que se sienten atraídas por cualquier persona, independientemente de su sexo, orientación sexual y género.
Paulina Montoya, 22 años, estudiante de Obstetricia.

¿Por quiénes has sentido atracción?
Por heterosexuales y homosexuales hombres y mujeres. Si conociera un andrógino yo sé que me encantaría, porque siempre busco hombres más delicados que yo. No he conocido aún ningún transexual ni transformista, pero no estoy cerrada a la idea.
¿Ser pansexual significa que te sirven todas las micros?
Significa que potencialmente podría gustarme cualquier persona, sin importar cómo se vea por fuera. Esto no quiere decir que me guste todo el mundo ni que me agarre a todo el mundo. Pensar que un pansexual es promiscuo es ignorancia, es tan retrógado como decir que todos los hombres gay tienen sida.
¿Qué es lo que más le cuesta al resto entender de la pansexualidad?
Que uno sea capaz de sentir atracción sexual por la mente, el alma, el corazón de una persona independientemente de sus características físicas y de cuáles sean sus órganos genitales.
¿Conoces a otras personas que se definan como tú?
Creo que todos somos pansexuales y, si no existieran las convenciones sociales de asociar el rosado y las muñecas con las mujeres, y el azul y los autos con los hombres, seríamos una mezcla y cada persona estaría con la o las personas con las que realmente quisiera estar sin necesidad de estar definiendo y aclarando hacia quién se sienten atraídos.

Poliamoros

Un poliamoroso considera como parte de su identidad enamorarse al mismo tiempo de más de una persona y que, por lo tanto, puede establecer relaciones simultáneas consensuadas.
Sebastián Sotomayor, 26 años, cantautor de la banda Me llamo Sebastián.

¿Cómo se vive el poliamor?
Mi volada no es tener relaciones con todos, es mucho más ambiciosa: se trata de estar abierto a generar afectos profundos con más de una persona simultáneamente. O sea, si conozco a alguien que me gusta, entonces genero afectos con esa persona y amplío mi red de afectos, independientemente de que ya tenga una relación con alguien más. Eso es el poliamor: tener una red de apoyo de gente que amas y que te ama.
¿Es lo mismo que la poligamia o que tener una relación abierta?
Es súper distinto. La poligamia –generalmente dada por motivos culturales y religiosos– indica que una persona puede tener múltiples parejas, más por motivos sociales y económicos que afectivos. Por otro lado, una relación abierta indica que tu pareja sigue siendo el centro de todo y que uno puede involucrarse sexualmente con quien quiera sin establecer lazos afectivos, mientras no te enamores y mantengas a tu pareja como protagonista. El poliamor, en cambio, abre una red de afectos simultáneos, que no jerarquizan el amor.
¿Qué es lo más complicado de ser poliamoroso?
Que uno tenga que sentirse culpable porque te gusta más de una persona si estás en una relación, cuando es algo súper natural que de repente te gusten dos o tres personas a la vez. Que todo el afecto se mida a través de la posesión como “tú eres mi pololo y tienes que estar únicamente conmigo”, me parece raro.
¿Qué sería una infidelidad para ti?
La gracia del poliamor es la honestidad; es decir, tu pareja o tus parejas deben también estar de acuerdo. Si escondes o mientes, eso es infidelidad. Con mi pareja, que es hombre, hemos tenido otros pololos de manera simultánea, pero no somos infieles porque no nos mentimos. Cuando eres poliamoroso aprendes a soltar. Es decir, si tu pareja te deja por otro, hay que entender que no lo hace por hacerte daño, sino porque así es la vida. Eso de “voy a luchar por el amor de él” me parece triste. ¿Cómo es que uno va a estar peleando para que te quieran?

Queer

Consideran que definirse hombre, mujer o transexual o establecer un tipo de atracción sexual determinada (héterosexual, homosexual, bisexual), son reducciones culturales. Para ellos todas las opciones son posibles en cada ser humano.
Rodrigo Cornejo, 24 años, Periodista.

¿Cómo llegaste a identificarte con la teoría queer?
Fue un proceso largo. Al asumirme gay y vivir el bullying en el colegio y el miedo de contarle a mi familia, pensé que la universidad iba a ser una segunda oportunidad para ser yo sin limitaciones. Estudié un año de Derecho en la Universidad Católica y, estando allí, me metí a Misiones y me relacioné con mucha gente del mundo católico. Tanto, que incluso pensé en ser seminarista. Pero finalmente conté que era gay y la reacción de algunos de ellos fue: “Estás llamado a la castidad, tienes que tener fuerza, esta es la cruz que tienes que cargar, puedes cambiar”. Ahí me di cuenta que nada ni nadie podría decirme quién ni cómo ser.
¿Por qué te identificas con lo queer?
Porque el ser humano es demasiado complejo como para encasillarlo en una etiqueta estática. Lo queer implica una posición política: los derechos son para las personas y no para una comunidad determinada. No se puede pelear por los derechos de las mujeres, de los gay, de las lesbianas o de los trans. No importa si eres una mujer vestida de hombre, transgénero, lesbiana, gay o lo que sea. Por ejemplo, la discusión no debiera ser sobre el matrimonio homosexual, sino sobre el matrimonio entre cualquier persona. A mí no me gusta encasillarme. Lo queer no distingue entre sexo, expresión de género ni orientación sexual. Identificarse con lo queer es decir que uno, ante todo, es persona.
¿No crees que identificarse con la teoría queer igual es etiquetarse?
En esta sociedad heteronormativa se necesita nombrar las cosas para que existan y darles visibilidad. Pero cuando la gente me pregunta quién soy, yo digo que soy Rodrigo y con eso basta: soy periodista, tengo expresiones masculinas y femeninas, me gusta grabar videos de lipsing (playback) y nunca he descartado enamorarme de un hombre, mujer o una persona trans. Dar por superadas las distinciones de género es, por ejemplo, preguntarse: ¿por qué alguien tiene que salir del clóset?, ¿por qué hay que salir de algún lugar? A los héteros nadie les pregunta si son héteros porque, en realidad, ¿de qué te sirve saberlo?

Sin etiqueta

Existe un número de personas que no se sienten identificadas con ninguna etiqueta. Más bien, extraen lo que más las representa de cada una para definirse.
Catalina Cruz, 22 años, estudiante de Licenciatura en Artes Plásticas.

¿Cómo te identificas?
Tal vez aún nadie ha inventado el concepto con el que realmente me sienta representada. Yo tengo muy claro quién soy y quién me gusta. Simplemente, no me llama la atención tener una relación amorosa basada en el sexo. No siento ese interés, así es que pienso que puedo ser asexual. Tal vez lo sea, pero no del todo. Tampoco me gusta estar en una relación amorosa, me da flojera.
¿Crees que es malo no tener interés sexual?
Para nada. Yo estoy muy segura y feliz de cómo soy. Los jóvenes de mi edad buscan parejas solo por el sexo. A mí eso no me interesa. Creo que igual hay una obsesión con eso de tener sexo. Yo me siento completamente feliz como soy.
Si tuvieras que clasificarte, ¿cómo lo harías?
Odio las etiquetas. Por mi orientación sexual, me gustan las personas, independiente si son hombres o mujeres. Sería algo así como una pansexual-pasiva porque no me gusta el contacto sexual.
Si te enamoraras de alguien, ¿cómo sería esa relación?
Lo que me gustaría es un partner, un compañero o compañera con quien compartir mis pensamientos, mis ideas. Mi búsqueda no va por el placer sexual. Para mí hay maneras mucho más lindas de hacer el amor: salir a caminar o conversar toda una tarde me hacen inmensamente feliz. Y para eso tengo a mis amigos, con quienes suplo esa necesidad de compartir con otros y el contacto físico porque yo soy muy de piel y cariñosa, siempre nos andamos abrazando. Entonces, no sabría cuál sería la diferencia entre mis buenos amigos que ya tengo y tener una pareja.
(Paula.cl)

Los Transgénicos Producen Cáncer

 

 

Es lo que afirma el investigador francés G-E Séralini en un estudio publicado en la revista Food and Chemical Toxicology (FChT). En un volar, la noticia se regó por todos los principales periódicos del mundo, para felicidad y regocijo de los enemigos de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) o transgénicos.

Los (OMG) resultan de la adición en el laboratorio, mediante manipulación genética, de genes que les confieren características nuevas y provechosas, como la resistencia a las plagas ­ o menor necesidad de fertilizantes –en el caso de las plantas; en los animales puede significar mayor cantidad de nutrientes, fabricación de insulina a menor costo o autocontrol de parásitos (ver entradas correspondientes en este espacio).
Un injerto en una planta es un transgénico doméstico, muestra cotidiana de lo que han venido haciendo los hombres desde hace decenas de miles de años para domesticar y poner a su servicio plantas y animales. La diferencia con los transgénicos es que se hacen en los laboratorios y a una velocidad y precisión considerablemente más altas. Nada diferente a lo que se hacía al inicio de la agricultura sólo que la eficacia y el rendimiento, gracias al desarrollo científico, son mucho mayores. Además los controles y escrutinios a los que están sometidos los OMG los vuelven más seguros para el consumo animal y humano.

Séralini y sus colaboradores en la universidad de Caen, presentaron los resultados obtenidos en un estudio de dos años con ratas de laboratorio, alimentadas con maíz transgénico, modificado para resistir a las plagas. La conclusión fundamental fue que los animales alimentados con los transgénicos sufrieron una proliferación de tumores mucho más alta que la de ratones alimentados con maíz sin la modificación genética. Para ilustrar los resultados, los autores incluyen fotografías de los animales infestados de cáncer, con un sensacionalismo innecesario pues muestran los tumores, muchos de ellos enormes, a cambio de presentar tablas o la patología de cada cáncer, como lo hacen los artículos serios. Véalo usted mismo: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637

Lo que siguió fue una polémica enorme entre los que declararon su asombro por los resultados y quienes los acogieron como una muestra indudable de que los OMG son dañinos para quien los consume, en este caso las ratas del laboratorio. Como es lo usual, los resultados son extrapolables a posibles efectos cancerígenos en los humanos que consumen los OMG. Se dijo que la investigación de Séralini era el milímetro que faltaba para cerrar el ataúd de los transgénicos.
Los científicos del área exigieron de inmediato conocer más sobre el trabajo de Séralini. No fue posible pues el investigador puso una muralla de resistencia. Ya había actuado de forma irregular pues no había permitido que los periodistas tuvieran acceso al artículo antes de que la noticia se diera a conocer al público. Además, por los mismos días, Séralini lanzaba dos libros y un documental.

Una noticia de este calibre, que “demuestra” el peligro de los OMG, que ya están en la agricultura y la industria agropecuaria por más de 25 años sin que nunca se haya demostrado, en cientos de trabajos de científicos en todo el mundo, ningún efecto nocivo o adverso, puso en alerta a la Unión Europea (UE) que comisionó una revisión del artículo de Séralini.
El equipo encargado de la revisión del artículo estuvo formado por científicos dedicados a evaluar la precisión en la bioestadística, el diseño experimental, la toxicología en mamíferos, la biotecnología, la seguridad de pesticidas y la carcinogénesis en los resultados presentados por Séralini.
Pronto fueron evidentes las patas cojas.

La cepa de ratas utilizadas en el estudio es una que tiene una tendencia muy alta a desarrollar tumores y cáncer de manera espontánea y que además, tiene una vida más corta que otros animales de laboratorio: menos de dos años. Lo ha leído usted bien: un experimento de dos años con animales que viven hasta los 18 meses y que, coman lo que coman desarrollan cáncer en muchas partes del cuerpo. Esto en ciencia se llama experimento sesgado.

En todos los estudios de este tipo debe existir un grupo control, es decir un número de ratas que no son alimentadas con el maíz modificado. Lo establecido es un número diez veces más alto que el que usó Séralini.
Cuando los resultados de la comisión de la UE fueron divulgados, descalificando el trabajo de Séralini por no cumplir con los requerimentos necesarios para sacar semejantes conclusiones, un grupo de más de 24 investigadores de altísimo nivel, envió una carta a la revista FChT exigiendo retirar el artículo. Hasta hoy no han tenido respuesta.

¿Cuál es el empeño de Séralini en demostrar lo indemostrable? –tan difícil es de demostrar que tuvo que manipular el diseño y de ahí, los resultados que esperaba obtener aparecieron, ¿por qué su cruzada contra los OMG? Es una pregunta difícil pero que puede contestarse con una respuesta sencilla: existe un temor enorme a cualquier manipulación de los seres vivos en los laboratorios, temor que una vez instalado se convierte en fanatismo y que entra a reforzar la existencia de supuestos peligros y, que así se demuestre que no existen, es ya muy difícil eliminar de la cabeza de las personas. Séralini es un científico en apariencia, su idea preconcebida lo ata a sus prejuicios y lo vuelve un fanático.
Tal vez quien mejor y de manera más elegante resuma las consecuencias de este cuento que hemos contado sea el fabuloso Richard Dawkins.
“La razón ha construido el mundo moderno. Es algo grandioso y sin embargo tan frágil que puede ser corroído por cualquier irracionalidad, no dañina en apariencia. Debemos por lo mismo, poner siempre por delante la evidencia verificable. De otra manera estaremos a la merced  de quienes quieren oscurecer la verdad”.

Transgenicos

Los transgénicos son organismos vivos genéticamente modificados (OGM). Así, durante los últimos años, algunas empresas han desarrollado distintas variedades de semillas que, en laboratorio, han sido diseñadas bajo el pretexto de "asegurar alimento para el mundo". Irónicamente, dichos alimentos han demostrado tener efectos negativos en la salud de los consumidores. A pesar de esto, dichos productos se encuentran ya en prácticamente todos los alimentos procesados que se puedan encontrar en el mercado: alimento para bebés, confituras, aceite, pan, frituras, entre muchos otros. Adicionalmente, las empresas bio tecnológicas encargadas de crear los OGM, crean un aparato legal verdaderamente destructivo en el ámbito social en cada país donde se promueven. En México por ejemplo, antes de su liberación al campo, se creó una ley de semillas que prohíbe el intercambio de granos entre campesinos, hábito sumamente arraigado en las áreas rurales. Así, los campesinos que siguen la tradición, se convierten en criminales ante el gobierno. Los posibles daños medio ambientales de este tipo de organismos tampoco pasan desapercibidos.

En el país, el maíz es nuestro principal sustento. De él obtenemos la mayor parte de nuestro alimento. Gracias a él, nuestros pueblos indígenas pudieron desarrollarse, establecerse y hacer ciudades. Fue por él que inventaron calendarios que les ayudaran a medir el tiempo con relación a la siembra y a la cosecha. La relación que en México se ha desarrollado con el grano a través de más de 7000 años de interacción es casi simbiótica. El pueblo mexicano no existiría sin el maíz, y el maíz no existiría (literalmente) sin la mano del campesino mexicano que selecciona la mazorca, la deshoja y desgrana, para posteriormente sembrarla. Los transgénicos no hacen más que contaminar todo este legado cultural que nos ha sido heredado.

¿Transgénicos? No, gracias es un evento en donde los consumidores solicitamos un etiquetado en los alimento que nos permita decidir si queremos OGM en nuestros alimento, o no. Así mismo, los campesinos y ambientalistas solicitamos que se rechace la experimentación del maíz transgénico en nuestro país, que es centro de origen del grano. En México, no queremos transgénicos.

Si estás leyendo esto, infórmate. Asiste a nuestros próximos eventos y obtén más información. Así mismo, puedes consultar los videos incluídos en este sitio, o bien visitar las páginas electrónicas de las diversas organizaciones participantes.

Cómo saber si tus alimentos contienen transgénicos

Para saber qué puede haber en tu comida, es preciso leer las etiquetas de los alimentos industrializados. Si los productos contienen alguno de los siguientes ingredientes, es altamente probable que contengan transgénicos:

Soya: en forma de harina, proteína, aceites y grasas (a menudo se "esconden" detrás del concepto de aceites o grasas vegetales), emulgentes (lecitina-E322), mono y diglicéridos de ácidos grasos (E471) y ácidos grasos. La mayor parte de la soya que se encuentra en el mercado (excepto la certificada como orgánica) es transgénica.

Maíz: en forma de harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, maltodextrina, isomaltosa, sorbitol (E420), caramelo (E150). Estos insumos están hechos con variedades de maíz amarillo, procedentes de EUA, donde los cultivos de maíz son transgénicos o se han contaminado con transgenes.

Algodón: en forma de aceite proveniente de semillas.

Canola: en forma de aceite.

Estos ingredientes o sus derivados son usados en dos de cada tres productos a la venta en los supermercados, tales como panes, alimentos infantiles, cervezas, dulces, caramelos, chicles, refrescos, embutidos, botanas, bebidas, leche en polvo, chocolate en polvo, confitería, margarinas, alimentos preparados, jugos, mermeladas y alimentos para animales, entre muchos otros.

Es importante aclarar que no todos los productos que usan estos ingredientes son transgénicos, por lo que es importante distinguir entre las compañías que tienen una política clara para NO usar estos ingredientes transgénicos y las compañías que no están dispuestas a brindar información sobre su uso o comprometerse a NO usarlos; para lo cual la Guía de transgénicos y consumo responsable de Greenpeace es una útil herramienta.

La Gran Fantasía de la Comida “Orgánica”

(el mejor negocio de las mega-corporaciones)

Las mismas mega-corporaciones de las cuales rehúyen los consumidores de productos orgánicos en realidad controlan esta multimillonaria industria y determinan que ingredientes son admitidos dentro de la todopoderosa etiqueta de “orgánico“

Por: Alejandro de Pourtales – 09/07/2012 a las 01:07:25

La etiqueta de “orgánico” en un producto, especialmente un alimento, se ha convertido en una fórmula mágica que nos hace sentirnos bien al tiempo que gastamos dinero extra para obtener un bienestar prometido. Sin embargo esta industria, la de la comida orgánica, al menos en su versión de supermercado, se ha convertido en una enorme fantasía cooptada por las grandes corporaciones de las cuales supuestamente huyen las personas que compran productos orgánicos.

En una lógica perversa el negocio parece ser redondo. Primero grandes corporaciones, del llamado Big Food, llenan los alimentos de aditivos, conservadores y demás “químicos” que contaminan la salud de los consumidores; se crea un movimiento de conciencia en torno a estos alimentos y se genera una industria que busca salvaguardar el bienestar del consumidor produciendo alimentos a la vieja usanza, manteniendo un estándar de calidad. Se populariza el término orgánico, un tanto difuso, para significar aquellos productos que no involucran métodos de producción moderna tipificados en el uso de pesticidas, fertilizantes químicos y modificación genética–en general que no dañan a los animales y al entorno en el que lo producen. Una especie de purismo ideológico que alimenta. Los químicos son los enemigos –aunque por supuesto todo organismo es químico naturalmente.

Buscar alimentarse sanamente y romper con la cadena alimenticia que controlan las grandes corporaciones, regresar a los pequeños productores y otorgarle ese valioso coeficiente, perdido en el proceso industrial, de hacer los alimentos con una intención de nutrir (“hecho con amor” es el “slogan” favorito),  parece algo no solamente positivo sino incluso parte de la evolución humana. Sin embargo, ya sea por los invasivos y malignos tentáculos de las grandes corporaciones o por la ingenuidad del consumidor que lo que compra generalmente son ilusiones que satisfacen su producción de dopamina y reafirman cómodamente lo que quiere que sea la realidad, en muchos casos esta moda de alimentarnos de productos orgánicos no es más que un plácido y frívolo (aunque sea bienintencionado) autoengaño. Y ahora son las mismas compañías,  que producen  o producían alimentos casi venenosos, las que promueven los alimentos orgánicos, enarbolando un nuevo mito de comunión edénica a partir del poder inmaculado de la comida no alterada por los procesos industriales de la modernidad: un regreso a natura.

El New York Times publico un interesante artículo sobre la realidad detrás de la gran industria de los alimentos orgánicos, con un valor anual de hasta 30 mil millones de dólares en ese país [actualmente en el 2014 es aproximadamente 75 mil millones de dólares]. El hecho de que los consumidores estén dispuestos a pagar más dinero por un producto orgánico no ha pasado desapercibido para las grandes  corporaciones de alimentos que, recurriendo a su varita mágica, el marketing, han logrado –sin que el consumidor lo perciba– tomar control del mercado e influir en cómo y en qué se etiqueta “orgánico”.

Muchas de los grandes nombres de los alimentos orgánicos han sido adquiridos por las grandes corporaciones de alimentos sin que esto llegue al conocimiento del consumidor. Bear Naked, Wholesome & Hearty  y Kashi, pertenencen al gigante de los cereales Kellog; Naked Juice es parte de PepsiCo; y detrás de Walnut Acres, Healthy Valley y Spectrum Organics está Heinz, la marca de ketchup cuyo CEOparticipa en la reuniones Bilderberg. Esto no es todo, Coca-Cola, General Mills, Nestle, Kraft y otras megacorporaciones han “devorado la mayoría de la industria de la comida orgánica en Estados Unidos. Ingredientes puros, producidos localmente en pequeñas granjas familiares, no mucho, que digamos”, escribe Stephanie Storm en el New York Times. ¿Comprarías ese jugo de arándano orgánico si supieras que es producido a fin de cuentas por Coca-Cola? ¿Te sabría igual?

La junta directiva del National Organic Standards Board ha permitido el uso de ingredientes como el carragenano un polisacárido derivado de las algas queincluso ha sido vinculado al cáncer,  o del inositol sintético, que, como su nombre lo indica, se manufactura usando procesos químicos.

Michael J. Potter, fundador de la compañía pionera de alimentos orgánicos Eden Foods, se niega a poner la etiqueta de orgánico en sus productos, ya que la considera un “fraude”.

En la medida en la que las grandes corporaciones han empezado a dominar la junta directiva, que decide los estándares de los alimentos orgánicos, han crecido los ingredientes aprobados por dicha industria. Actualmente existen 250 sustancias “no-orgánica” en la lista; en el 2002 había solo 77.

En diciembre se estuvo a punto de aprobar la utilización de amonio nonanoate, un herbicida –votaron a favor General Mills, Campvell’s Soup, Organic Valley, Whole Foods Market y Earthbound Farms (sólo falta que Monsanto coloque algunos de sus pesticidas en la lista o que sea admitido a la junta directiva y no sería del todo raro que tenga presencia en el mercado bajo una empresa fantasma).

Alexis Baden Mayer, director de la Asociación de Consumidores Orgánicos, advierte: “Entiendo que quedan muy pocas compañías 100% orgánicas. Pero ¿en realidad es necesario añadir a una compañía como General Mills que tiene tanto interés en promover la ingeniería genética, promover la nanotecnología y varias otras cosas que son la antítesis de los principios orgánicos para supuestamente garantizar la diversidad?”.

Así las cosas en Estados Unidos, pero seguramente también en muchas partes del mundo en las que se adopta el modelo comercial de este país. Especialmente en los grandes supermercados, donde a veces el mismo producto, sólo con la etiqueta mágica de “orgánico”, cuesta casi el doble. Si quieres comer “orgánico” lo mejor que puedes hacer es crecer tu propio alimento o comprarlo a personas conocidas que tengan huertos cerca de donde vives. Aunque claro que puedes seguir comprando comida orgánica en el supermercado y seguramente te sabrá mejor y hará mejor a la salud, bajo el efecto placebo –siempre y cuando esto le gane a la parte de tu cerebro que te dice que estás cayendo en un truco de marketing y acabas de desperdiciar tu dinero.  ¿Qué eliges? y ¿en realidad importa?

Twitter del autor: @alepholo

Link del articulo:

http://pijamasurf.com

8 formas en las que Monsanto destruye y destruyó nuestra salud

 

. Por Diego Ignacio

Dr. Vandana Shiva.
Mucho se habla en nuestros tiempos sobre las pandillas, maras y la intimidación que sufren los niños y niñas en el colegio por parte de estudiantes mas agresivos. Esto me recuerda al matón más grande de todos los tiempos: La empresa biotecnologica Monsanto Corporation. Tomado en su contexto, la lista de delitos corporativos perpetrados por Monsanto hasta el momento, debería ser suficiente para cerrar esa compañía para siempre. Algo que tendríamos que haber hecho hace muchos años.
Sin embargo, permitimos que Monsnato siga destruyendo nuestro suministro de alimentos, nuestra salud y el planeta. ¿Monsanto o MonSatan? Eche un vistazo al historial/prontuario de esta empresa y decida usted mismo.

Agente Naranja: Monsanto fue creadora y principal beneficiaria de este "herbicida" utilizado para defoliar las selvas de Vietnam y destruir no solo la salud de los vietnamitas sino tambien la de las tropas estadounidenses y sus descendientes. EEUU perpmitió a Monsanto y otras empresas químicas reaizar apelaciones y recibir protección ante las querellas y denuncias de veteranos de guerra que alegaron daños y perjuicios por su exposición al Agente Naranja. De esta manera el gobierno de Estados Unidos resguardó tambien las futuras creaciones biotecnologícas para el futuro.

Los siguientes productos son consumidos en la Argentina: Y la mayoría de ellos son utilizados en la agricultura. Debido a lo cual se desprende una pregunta: ¿Tenemos que respaldar al campo o la Mesa de Enlace mientras el sector agropecuario argentino nos envenena y nos mata?


Productos de supermercado:
Aspartame: Ya en el año 1994 El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos había publicado un informe que enumeraba 94 problemas de salud causados por el aspartame. Se ha demostrado que causa daños graves y que se acrecientan mediante el consumo prolongado destruyendo areas vitales del cuerpo humano. Sin embargo, el aspartame sigue presente en muchos productos comestibles con el nombre cambiado. La mayoria de estos alimentos son comunes y poca gente sabe que contienen el quimico.
Sacarina: Diversos estudios demostraron que la sacarina causa cáncer en ratas y ratones de laboratorio. En seis estudios realizados sobre pacientes humanos por el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, se descubrió que quienes consumen edulcorantes artificiales, tales como la sacarina o el ciclamato, sufren mas tarde cáncer de vejiga.
Productos utilizados por el campo argentino (pionero en Sudamerica en el uso de productos de Monsanto. Desde los mas pequeños chacareros a los grandes pooles de siembra):
Hormona de Crecimiento Bovino (rBGH):  Esta hormona genéticamente modificada es inyectada en vacas lecheras para producir un 20 % más leche, aún cuando no es necesario hacerlo debido a que no existe escacez de leche. Tras la inyección de rBGH las vacas sufren un dolor insoportable debido a la hinchazón que les produce en las ubres y por enfermarse de mastitis. El pus de la infección se mezcla con la producción por lo cual la leche es bombardeada con antibióticos. Esta leche genera resistencia a los antibioticos y también puede causar cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de próstata en los humanos.
RoundUp: El herbicida mas popular del mundo está directamente relacionado al cancer y al linfoma no-Hodgkin, de acuerdo a un estudio realizado por dos eminentes oncólogos: Los doctores Lennart Hardell y Mikael Eriksson, de Suecia. El RoundUp Ready se utiliza en cultivos genéticamente modificados que resisten el glifosato, ingrediente activo del RoundUp. Como ya saben, ambientalistas y profesionales de la salud están preocupados por el uso de este herbicida en cultivos resistentes al glifosato (realizados con semillas terminator de Monsanto) debido a que los residuos del RoundUP persisten en los alimentos que más tarde se distribuyen en los supermercados. Esto ocurre, por ejemplo, con la soja o el maiz. El RoundUp Ready afecta tanto a los consumidores finales como a las personas expuestas directamente al rociamiento en los campos fumigados y ciudades aledañas.
      Cultivos Modificados Genéticamente (OMG): El "Frankenstein" de Monsanto creado mediante la manipulación genética del maíz, algodón, soja y canola, con ADN de una fuente extraña. Estos cultivos estan diseñados para ser resistentes a dosis masivas del herbicida Roundup. Sin embargo y como consecuencia están generando la aparicion de supermalezas, tambien resistentes a los herbicidas. Por este motivo el RoundUP es cada vez mas fuerte.
      Tras la resistencia de la Union Europea y paises de oriente,  Monsanto presiona y festeja los cultivos OMG en países del tercer mundo: como Argentina. Según el físico, ecologista y activista Dr. Vandana Shiva, "Con el mapa en la mano, Syugenta y Monsanto se apresuran para patentar el genoma del arroz. Si pudieran, se adueñarían del arroz y su ADN, y lo harían pisoteando las 200.000 variedades de arroz que nos brinda la biodiversidad y que se han cultivado y desarrollado por milenios gracias a los los productores de Asia. La pretensión de estas corporaciones es inventar un nuevo arroz llevando adelante un violento ataque contra la integridad de la vida y la naturaleza en su conujnto, alterando y destruyendo sus formas originales. Esto, por otra parte, es un atropello contra el conocimiento ancestral de los agricultores orientales".
      ¡Para que quiten el maíz transgénico de Monsanto de las gondolas del supermercado! Haga clic aquí para firmar la petición.
      Ocurre que Monsanto no solo negocia como lo hace con el campo argentino, sino que además, contamina cultivos aproposito, para más tarde controlarlos.
El objetivo de Monsanto es controlar los alimentos a nivel mundial, destruyendo todo rastro de los vegetales naturales y reemplazandolos por sus productos con semillas terminator.
Las semillas Terminator: La tecnología de Monsanto produce granos estériles incapaces de germinar. Esto obliga a los agricultores a comprar semillas de Monsanto cada año en lugar de guardar y reutilizar las semillas de sus cosechas, como se hacía tradicionalmente. Las semillas Terminator, y posteriores flores, podrucen "polinización cruzada", ya sea por el viento o las abejas (que aun no mataron con el RoundUp) y contaminan cultivos aledaños no estériles. De esta manera Monsanto pone en peligro el suministro de semillas naturales en el futuro. Finalmente, una contaminación total otorgaría el control del suministro de alimentos a nivel mundial a Monsanto y la industria de los transgénicos.
Hamburguesas: Mc Donald´s y Burger King. Helados, gaseosas etc. La basura toxica de consumo masivo.
La dieta tipica americana, importada por Sudamerica: De acuerdo a la Asociación de Consumidores Orgánicos de EEUU, "Hay una correlación directa entre el suministro de alimentos genéticamente modificados y los $ 2 billones de dolares que EE.UU. gasta anualmente en asistencia médica. Esto significa que existe una epidemia de enfermedades crónicas relacionadas con la dieta".
      En lugar de frutos sanos, verduras, granos organicos o productos de pastoreo, EE.UU. consume una lista interminable de alimentos procesados, un exceso de comida chatarra basada en la ingeniería genética. Estos productos, como las hamburguesas de Mc Donald, poseen productos de Monsanto.
      Las Hamburguesas Mc Donald´s, Burger King, los helados, gaseosas etc. generan enfermedades del corazón, derrames cerebrales, diabetes y cáncer. El consumo insuficiente de frutas y verduras cuesta a Estados Unidos 56 mil millones dólares al año, un costo relacionado estrictamente a las enfermedades crónicas producidas por "la dieta".

La batalla
Además de Marie-Monique Robin, Periodista investigadora e historiadora francesa de 48 años, de una trayectoria impecable en el campo del periodismo de investigación, quien realizó "El Mundo Según Monsanto", otras personas comienzan a difundir su rechazo a los transgenicos en el planeta. Tal es el caso de Quigley, Delia: Es una consultora sobre Negocios Ambientales de UK. "Donde quiera que esten, las empresas responden a cambios permanentes – en una época de cambios ambientales globales, las empresas deben adaptarse para trabajar acordes a esos cambios", señala Delia. La britanica, es fundadora de la compañía D Quigley Associates LTD creada en marzo del año 2007 con el objetivo de vincular el medioambiente a las empresas de manera que estas ultimas resulten útiles para la sociedad, teniendo en cuenta en este marco: el costo, la eficacia y el bienestar de los seres humanos.

"Las compañías fueron consideradas durante mucho tiempo como algo separado de la sociedad", "cuando la gente está en el trabajo muchas veces actuan, creen  y son tratadas como si no fueran las mismas personas que mas tarde regresan a casa". "como si nuestro comportamiento, actitudes y prioridades fueran totalmente diferentes de acuerdo en el ambiente laboral, y este choque de valores no es bueno para nosotros o para el mundo en el que vivimos,  y que heredaremos a nuestros hijos". Delia, sus colegas y asociados comparten una creencia común en la naturaleza holística de la vida – que el trabajo, y el ocio son parte de lo mismo y que ambas actividades deben ser tratadas igualmente… con cuidado. (Quigley, Delia)

Cada uno de nosotros debe decir No a los transgenicos. No solo como lo hicieron en Mexico, donde recientemente las autoridades rechazaron una solicitud del consorcio semillero Monsanto Co. para ampliar su proyecto piloto en la siembra de maíz transgénico en el norte de ese país, sino que en forma personal.

Nuestras autoridades no son como las mexicanas.
      Si usted es un productor agropecuario, digale NO a Monsanto. Esta comprobado que los cultivos de Monsanto no mejoran la producción ni garantizan el exito. Piense en el futuro y en la herencia para sus nietos. Los herbicidas están aniquilando a las abejas y sin abejas no hay polinización. La calidad del aire en el planeta deacerá.
      Hoy Monsanto pretende el control mundial de los alimentos. Pero mucho antes participó en la Guerra de Vietnam, inventó el PCB y los transformadores electricos que utilizan PCB produciendo cancer. Monsanto no es una empresa que se conforme con un solo rubro del mercado.
     Mas tarde podría querer controlar la flora mundial o contaminarla por error, así como tambíen podria interesarse en el negocio de la madera, los medicamentos, o la creación de más animales transgenicos, como ya lo hacen con los peces (Salmón transgénico podría afectar a los lagos y rios de la Patagonia Argentina). Antes de Monsanto, el cancer era una enfermedad poco común. 
      Si usted es un simple consumidor, compre productos organicos que tengan garantía. Si trabaja en un campo que utliza productos de Monsanto, busque otro empleo. En lo posible rechace los alimentos lacteos industriales y la comida chatarra.
      Si tiene la oportunidad, busque comercios que ofrezcan productos de granja. Quizas sea hora de alejarse de la ciudad y probar suerte en localidades rurales, aquellas que se encuentren alejadas de cultivos peligrosos.
     Aún así usted seguirá expuesto a los agroquimicos que flotan en la atmosfera y se llueven sobre la tierra.
Pida a los legisladores de Argentina que prohiban la entrada de productos de Monsanto a nuestro país. Cree una petición en Change.org diciendo: "Stop Monsanto in Argentina". Bueno, esto posiblemente lo haga yo.
     Escrache a los productores agropecuarios que utilizan productos de Monsanto en Argentina.
Un cartel que podría leerse en una sociedad civilizada:

"Monsanto es buscado para ser interrogado en relación a la contaminación genética del planeta Tierra, la alimentación forzada de ciudadanos del mundo con alimentos genéticamente modificados, y sus intenciones de controlar las fuentes mundiales de alimentos."

– SE BUSCA. Monsanto por crímenes contra el planeta
"La gente tendrá la soja Roundup Ready, les guste o no. " – Ann Foster, portavoz de Monsanto en Gran Bretaña, 1999
      Las 10 mayores organizaciones que defienden las leyes antimonopolio en Estados Unidos acudieron a los tribunales federales elevando cargos contra Monsanto acusando a la corporacion de conspirar a nivel mundial para violar las leyes antimonopolio y para controlar totalmente el mercado de semillas. Pero Monsanto sigue avanzando.
      Mientras tanto, usted puede difundir este articulo.