sociedad

“Cinco años después del golpe, Honduras está peor que nunca”

Entrevista con Manuel Zelaya, ex presidente hondureño

Giorgio Trucchi

Rebelión

 

Hace cinco años, Honduras se vio envuelta en una crisis que hizo retroceder a su historia democrática e institucional varias décadas. A las 5 de la mañana del 28 de junio de 2009, a pocas horas de llevarse a cabo una consulta popular no vinculante (Cuarta Urna), en la que se pretendía auscultar la voluntad del pueblo sobre la necesidad o no de realizar una reforma constitucional, decenas de militares armados irrumpieron en la casa del presidente Manuel Zelaya, lo sacaron en pijama, lo montaron a un avión y, después de una escala técnica en la base militar norteamericana de Palmerola, lo fueron a dejar a Costa Rica.
El golpe cívico militar no sólo generó un grave quebrantamiento del orden constitucional, sino que hizo colapsar la economía y la institucionalidad del país, aislándolo internacionalmente y fracturando la sociedad hondureña, quizás de forma irreversible. “Nosotros perdonamos a los ejecutores intelectuales y materiales del golpe, pero no podemos, ni queremos olvidar, porque eso llevaría el país a repetir los mismos errores. Eso no podemos permitirlo y los responsables deben pedir perdón ante el pueblo”, dijo el ex presidente Manuel Zelaya durante una entrevista en exclusiva con Opera Mundi.
Después de unas largas y extenuantes negociaciones y la firma, en mayo de 2011, de los Acuerdos de Cartagena entre Zelaya y Porfirio Lobo, ese último ganador de las cuestionadas elecciones de noviembre de 2009, el ex presidente hondureño pudo regresar libremente al país. Pocos días después de su retorno, Zelaya impulsó la creación del partido Libre (Libertad y Refundación), en aquel momento considerado el brazo político del FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular), el movimiento popular que con fuerza e ímpetu luchó en las calles contra el golpe.
Estos acuerdos, promovidos y apoyados por los entonces presidentes de Venezuela y Colombia, Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, permitieron la normalización de las relaciones internacionales de Honduras y abrieron paso al desarrollo de elecciones generales en noviembre de 2013, cuyos resultados oficiales favorecieron al candidato oficialista Juan Orlando Hernández, en medio de fuertes protestas del partido Libre y de su candidata Xiomara Castro, esposa del ex presidente Zelaya, por irregularidades en el conteo y transmisión de votos.
El partido Libre se convirtió en el primer partido de oposición, mientras que Hernández asumió el cargo como el presidente de Honduras con el menor respaldo electoral (36.80%) en más de tres décadas de gobiernos constitucionales.
Recordando aquellos días, el ahora diputado y jefe de bancada del partido Libre en el Congreso Nacional, no oculta su convencimiento pleno de que amplios sectores de la política norteamericana participaron activamente en su derrocamiento.
Asimismo, ataca con fuerza lo que considera un ”fracaso total” del presidente Hernández en materia económica, social, de institucionalidad, seguridad y participación ciudadana. “Siguen implementando un modelo que excluye a la mayoría y beneficia a unos pocos, en medio de una creciente militarización del país, la acumulación y control de todos los poderes del Estado y el ataque indiscriminado a la oposición. Sin embargo no pueden gobernar y el país cae en pedazos”, acusó Zelaya.
-Opera Mundi: Han pasado cinco años desde que lo sacaron de su casa y lo montaron a un avión, rumbo a Costa Rica. ¿Qué lectura hace, hoy, de aquellos momentos?
-Manuel Zelaya: El golpe no fue un evento aislado, sino que obedecía a una estrategia conspirativa de la derecha norteamericana para todo el continente. Se habían instalado siete bases militares en Colombia, se preparaba el golpe contra (Rafael) Correa en Ecuador, la política de Washington hacia Venezuela se derechizó más. En este contexto, estas fuerzas reaccionarias se confabularon con malos dirigentes de nuestro país y dieron un golpe de Estado.
El objetivo era claro y hasta lo expresaron claramente. “Venimos a sacar a Chávez de Honduras”, dijeron. Querían frenar los avances que estábamos teniendo y contrarrestar nuestra apertura hacia un modelo que no excluía a la mayoría de la población.
-OM: ¿Cómo está Honduras hoy?
-MZ: Está en muy malas condiciones. Honduras se ha convertido en el país más pobre y más violento de la región, con niveles altísimos de corrupción, con una economía quebrada, una deuda pública y un déficit fiscal insostenibles. Da mucha tristeza ver al mismo presidente Juan Orlando Hernández, que surgió de un fraude electoral, admitir que el país ha caído en recesión económica porque ya no circula el dinero del narcotráfico…
-OM: En estos cinco años, ¿Honduras ha logrado reconstruir el hilo constitucional roto con el golpe?
-MZ: Aún no se ha podido reconstruir la incipiente democracia que teníamos en 2009. La mitad de las personas que dieron el golpe de Estado todavía están entronizadas en el poder. Ni siquiera se ha podido establecer un diálogo para buscar un acuerdo político con un gobierno que sigue empecinado en desconocer y reprimir a la oposición. En estos cinco años, más de 200 militantes y activistas del FNRP y de Libre fueron asesinados.
-OM: ¿Cuál es el análisis que hace del gobierno de Hernández?
-MZ: Es un gobierno que sigue un patrón de conducta impuesto por los organismos internacionales. Impulsa privatizaciones, la venta del territorio y de los recursos naturales del país, con una visión muy equivocada de desarrollo. Además, ha venido promoviendo un régimen militarista que destruye a las autoridades civiles del país y persigue a la oposición, y ha privilegiado un modelo económico excluyente, abandonando la agenda de participación ciudadana y de consulta popular.
Definitivamente, el Partido Nacional ha caído en una trampa, que es la de entregarles todos los beneficios económicos a pequeños sectores que excluyen y explotan al resto de la población. Esto coloca el país en una situación de gran postración, con niveles insostenibles de pobreza, corrupción e inseguridad.

-OM: En su libro “Decisiones difíciles”, la ex secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dedica un entero capítulo a Honduras. De usted dice que es una “caricatura del pasado de la era de los caudillos centroamericanos”.

-MZ: Es su opinión…y creo que ella perdió varias batallas. Perdió la batalla de la democracia y la reconstrucción de la paz en Honduras, no pudo detener la decisión de toda América Latina de readmitir a Cuba en la OEA (Organización de Estados Americanos), y ahora está tratando de manipular los hechos.
Sin embargo, sabemos perfectamente que Estados Unidos tiene grandes poderes políticos, económicos y financieros que maniobran en contra de la voluntad de la mayoría de la población estadounidense. Cuando digo que la derecha norteamericana estuvo apoyando al golpe me refiero precisamente a estos sectores.
-OM: Los Acuerdos de Cartagena permitieron su regreso a Honduras, normalizar las relaciones internacionales y crear el partido Libre para que participara en las elecciones de noviembre pasado. A la luz de los últimos acontecimientos, ¿volvería a firmar esos acuerdos?
-MZ: Cada época es diferente y lo que hicimos en aquel momento y en aquel contexto fue lo más acertado, porque era lo que necesitaba la sociedad hondureña. Hoy necesitamos volver a pensar a la consulta popular, a una Cuarta Urna; que Honduras se abra al mundo para que venga la inversión y la economía despegue.
-OM: El partido Libre surge como brazo político del FNRP, pero lo que se ha visto en los últimos tiempos es una movimiento de resistencia popular desmovilizado y el partido político asumiendo la iniciativa política nacional. Actualmente ¿cómo son las relaciones entre estas dos entidades?
-MZ: El concepto de “resistencia” es una actitud y una conducta y es permanente. Todos estamos en resistencia, oponiéndonos a las formas crueles de explotación y de marginamiento del sistema, contra el estatus quo impuesto por el gobierno nacionalista.
En estos cinco años hubo una metamorfosis del proceso de resistencia y ya nada es igual, todo ha ido modificándose.
Actualmente, el FNRP sigue existiendo pero las organizaciones que lo integran han sido blanco de ataques represivos y sus miembros han sido perseguidos y criminalizados. Eso ha menguado su capacidad de acción. En este sentido, no podemos ver a Libre y al FNRP como un fenómeno separado. Considero que es el mismo proceso y, si hay diferencias, son diferencias normales en un proceso de organización tan dinámico como el que ha venido estructurándose en los últimos años.
-OM: ¿Cuáles son los cambios más urgentes que propone Libre y cómo lograrlos en un Congreso donde el partido es minoría?
-MZ: Necesitamos reconstruir el sistema republicano y democrático de Honduras, porque está destruido. En el país, por ejemplo, no hay un Congreso, sino una asamblea manejada por un partido que prepara la agenda, discute y aprueba lo que quiere. Lo mismo está ocurriendo con los demás poderes del Estado. Queremos que se establezca un debate de verdad y lo que estamos haciendo es hacernos sentir con fuerza, proponiendo todas aquellas temáticas que son urgentes para el país.
En este sentido, es necesario repensar el tema de seguridad, desmilitarizando la sociedad, profesionalizando e impulsando una policía comunitaria, para que la comunidad sea la vigilante del proceso. Es necesario reformar plenamente el aparato judicial para que sea independiente y transparente, así como revisar el modelo económico, los tratados comerciales que Honduras ha ratificado.
También hay que volver a involucrar a la población, reactivando un proyecto social que apunte a la participación ciudadana y a la consulta popular. Todo eso solamente se puede hacer con el consenso, reconociendo, respetando y dialogando con la oposición.
-OM: ¿Qué es lo que queda de aquel 28 de junio de 2009?
-MZ: Indudablemente fue un evento trágico que dejó heridas abiertas y una secuela de muertos y heridos. Al mismo tiempo, representó el inicio de un proceso social que hoy se ha convertido en un proceso institucional de reformas y cambios para nuestro país. Tenemos la esperanza de poder llegar pronto a una sociedad más justa, con más equidad, donde la población no sufra diariamente la violencia, el militarismo y la represión.
Fuente original: http://nicaraguaymasespanol.blogspot.com/2014/06/cinco-anos-despues-del-golpe-honduras.html

La ciudad que transito. 7

 

 

 

Feria del libro

 

¿hace falta?…pregunta esencial para responder, en un estado cuyos índices de lecturabilidad son casi nulos. Una pregunta indicativa a la hora de planear la cultura de la lectura, la cultura del lector y del leer. La Feria Internacional del Libro en Yucatán. FILEY, tampoco debería llamarse Internacional, pues hay muy poco asidero a la producción mundial de libros, ni siquiera o muy poco libro en otros idiomas es mostrado y las editoriales hispanas o latinoamericanas, en esencia, brillan por su ausencia.

 

La Feria sirve, como en anteriores oportunidades, para que se muestren, como en pasarela de modas, algunos escritores que tienen a la ciudad de Mérida como una cabeza de playa para alimentar su ego. Nada más eso…incluyen estos los promotores de cultura televisiva y de la revista TV y Notas de televisa y tv azteca.

 

 

 

Replanteamiento

 

¿SEDECULTA dónde anda?, ¿Secretaría de educación donde transita?. Ninguna de las 2 instituciones se ha hecho eco de un proyecto de envergadura que edifique una cultura en la región basada en sus propios contextos sociales, antropológicos y lingüísticos. Ni que decir de implementar mecanismos que fomenten la lecturabilidad y la educación constante basada lo popular como elemento difusor de la historia y de las costumbres.

 

 

 

Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida

 

Se conoce como la difusora del entorno urbano de una ciudad. ¿lleva a efecto tal esquema?. Sería excelente pasar de ser una oficina semi publicitaria a ser una empresa de desarrollo cultural citadino

 

 

 

Escogidos

 

Parecen ser algunos grupos de algunas artes, como el teatro y algunas áreas de las artes visuales escogidos para la publicidad gubernamental. Viajan, ganan becas, se sustentan en lo político para proyectar una ciudad plural y en constante expresión. ¿porqué siempre son los mismos?

 

 

 

Becas

 

El otorgamiento, a mi parecer, de una beca de investigación o de estudio debería de sustentarse en lo colectivo y de allí partir para el proyecto y no desde lo individual para lo individual.

 

 

 

Carnaval

 

El cambio físico del carnaval de Mérida ha dado píe para una guerra virtual, los caracteres y formación de palabras corrieron durante varios días y semanas. Si bien la primera vez hay el desfase característico de todo cambio, ya se sabrá en las próximas oportunidades si es conveniente para la ciudad un carnaval con sede a las afueras de la misma. Lo que si debe ser impensable es traerlo de nuevo al centro y al paseo de Montejo, que durante casi una semana se convertía en una cloaca a cielo abierto con ríos de orine y otras excreciones.

 

 

 

Turismo

 

Mérida necesita re edificar su materia turística. Con el aeropuerto más grande y mejor planeado del sureste, la ciudad sigue siendo relegada. Las ofertas siguen siendo el eje Campeche – Valladolid – Cancún o Valladolid Tulum. Merece la pena prestar atención al respecto, por su parte la Secretaria de Salud regional persiste en tener un chiringuito mafioso a la hora de otorgar las licencias de venta de licor, atrasando así planes restauranteros y cafeterías que darían sin duda un ambiente más lúdico, bohemio y con promisión a invertir a todos aquellos que quisieran hacer de Mérida un puerto de inversiones.

 

 

 

 

 

Empeorando—“Breaking bad”: ¿El (narco) Show debe Continuar?

Fernando Buen Abad Domínguez

Un cáncer televisado que se vuelve negocio. Hace tiempo que las “series” de televisión yanquis (y no sólo) son escuelas ideológicas (falsa conciencia) y chatarra intelectual para las masas. Nada nuevo. Hace tiempo que la burguesía usa sus “medios” para exhibir impúdicamente todo género de aberraciones y para infiltrar valores (o anti-valores) convertidos en mercancías del morbo, muy rentables y muy premiadas por ellos mismos. De mal en peor.

Breaking Bad” es una de esas series televisivas “exitosa”, según los parámetros mercantiles de la industria televisiva, y es una serie muy jugosa por la carga ideológica que cocina. Su éxito deriva de una muy sofisticada cadena de producción que hace malabares con los miedos, con los estereotipos y con las monstruosidades del crimen organizado, ahora convertido en puntero del “rating”. Es un producto con sobresaliente calidad narrativa, y dotación técnica, al que debemos observarle la siempre presente bendición que le otorga la DEA para calmar la doble moral del espectador común (o del pueblo-público) consumidor adicto al espectáculo de su propia desgracia. “De acuerdo con reportes de la ONU, en Estados Unidos, Canadá y Europa se queda la mayor parte de las ganancias de la venta de droga en el mundo, que en el caso de la cocaína representa 70% de los 72 mil millones de dólares traficados al año.”[1] Más los “daños colaterales”.

Breaking Bad” viene a contarnos, involuntariamente, lo que le sucede al capitalismo en su totalidad y nos lo cuenta de la manera en que a la burguesía le encanta contar esas “cosas” que , principalmente, consiste en culpar de todos sus males a las “periferias” sociales: a los inadaptados; a los “losers”; a los inferiores y a los “latinos”. “Periferias” que son, a los ojos del “buen burgués”, nido de lacras que afean el paisaje con sus “disfunciones” y con su primitivismo intelectual, sexual, alimentario y laboral. La escoria misma. Y mientras la serie cuenta su “historia” narcótica, avanza como ofensiva ideológica discriminatoria, criminalizante y estigmatizante. La lucha de clases en acción televisada.

En el imaginario de “Breakin Bad” sólo los agentes de la DEA son “los honestos”. ( En cerca de 60 horas de tele ni una palabra sobre las tropelías criminales de la DEA en Bolivia, Ecuador, Venezuela…México) Aparecen como el alma pura de la sociedad yanqui (la misma que financia y aplaude las guerras y crímenes globales) pero que, para los fines televisivos, sufre la maldición de tener que vigilar y combatir a esos bárbaros que arriman a sus tierras el menú más completo de narco-tentaciones con trafico de armas, trafico de personas y tráfico de órganos. Todo en un escenario cuidadosamente mexicanizado o latino-americanizado condimentado con dólares a mansalva. Galería con fetiches del simplismo y del maniqueísmo. Mientras tanto, la realidad no recibe premios: “Más de 121 mil muertos, el saldo de la narcoguerra[2]

Era de esperarse que una serie de televisión cuya audacia es mostrar, farandulizada, parte de las entrañas y la descomposición política del imperio, convirtiera en audacia su cinismo. No se priva de frases gruesas como “te obligan a lamerle el culo al patrón”, dicho por uno de los protagonistas que se queja ante los pagos exiguos (un millón y medio de dólares) como cocinero de metanfetaminas. No se priva de exhibir la desprotección médica de las personas obligadas a “cualquier cosa” para pagar un tratamiento. No se priva de pasearse por los pasillos de las ambigüedades y la corrupción de todas las jaurías que acechan a los latinos y a los “perdedores” incapaces de subirse al “american way of life” tentados por los vicios, las blandenguerías psicológicas y la promiscuidad de clases. El capitalismo al desnudo. En fin, “Breaking Bad” es un lavado de cara al sistema, uno más, esta vez con sabores amargos y sangrientos pensados para la hora de la cena y en hi definition. Dosis de violencia mediática antes de ir a la cama.

Se venden la “temporadas” completas o fragmentadas en las tiendas más ad hoc o en los palacios del pirateo. Dicen que es la “serie más exitosa de toda la historia” que ha roto récords, que acumula premios de todo tipo, que es ya un fenómeno televisivo mundial. Y mientras más se la publicita más de afianzan sus aberraciones temáticas. ¿Comprenderán los “teleespectadores” en México, en Guatemala, en Honduras, en Colombia, en Argentina… por qué los yanquis abordan estos temas desgarradores, para entretenerse, mientras a nuestros pueblos nos cuesta sangre, desgarramiento y huellas psicosociales irreparables? ¿Hay algún mensaje “edificante” o algún arrepentimiento, salido de la moral yanqui, para denunciar, de verdad, la red compleja de crímenes paridos por el capitalismo presentados como narco-espectáculo? ¿Forma opinión, cuál… forma modelos, cuáles? No hace falta ver toda la serie. Paraíso de la degradación, el envilecimiento, la decadencia y la corrupción. Radiografía de un sistema que expresa sus metástasis en la vida cotidiana y hace negocios con eso.

Breaking Bad” es un retrato cínico del imperio que sabe producir maquinas de guerra ideológica con gran manufactura artística y tecnológica. Eso no le quita lo perverso. Aunque muestra “descarnadamente”, ante sus cámaras, los submundos del sistema en decadencia, eso no implica una crítica. Con la dosis descomunal de ambigüedades que la serie maneja, de hace difícil decidir si se trata de una apología del delito o de una moraleja audiovisual para la resignación. La serie toda parece decir, empeorando, que la cosa es así, que “la ley del más fuerte” es la que manda y que, también, se llega a ser más fuerte si se es más cruel y más ambicioso. No disfrutaremos este pastel de carne humana como si fuese un logro estético. No importa cuántas escenas de ternura intercalen, no importan los silogismos de la obediencia debida a la “supervivencia” que encadenen, no importan los premios ni su fama. Se trata de una serie televisiva más que, directa e indirectamente, nos señala dónde está el poder y dónde está el dinero para estimular, a balazos, el tráfico de cualquier cosa que satisfaga la voracidad del capitalismo, el más demencial comprador y consumidor de drogas, violencia y vidas humanas que la humanidad ha padecido.  Y lo pasan por la tele, impunemente.


La ciudad que transito. 5

Miedo

Ante las autoridades se becerrera, sabroso verbo. Conjúguenlo….puede servir para desestrezar. Ante las autoridades me plegó sin conocer, parecen decir, sin saber y aun sabiendo que las leyes son mías, dejo sojuzgarme, lo indican con sus actos.

Noches

La soledad inunda la ciudad. El faro del sureste, como algunos la han designado, parece no brillar. Las Inversiones por los suelos. La noche turística ni existe. Se ha dejado la administración en partes sin el conocimiento, sin el método, sin la acción. Dejar un mundo, una región en manos de criadores de cerdos llegados a la política es sumamente peligroso y al largo camino, un cuchillo para sus propios cuellos.

Diversión

Una sola noche… ¿y el resto?…parece una estrategia publicitaria para levantar alas caídas y nombres. Se pliegan y luchan por el desaforo galeros, galeristas, galerías. La noche requiere licor y se reclama, a petición se otorgan botellas para calmar algunas comunidades y faunas hambrientas de flash, del diario, de la reseña social. Toda una oda premeditada al “ver y que te vean”. Gran tristeza

Galerías, Museos

Ponga usted el nombre de un artista local y haga también su propia ruleta. Una vez y otra vez el carrusel de la repetición todo el año.

Rabia

Sentimiento infantil no canalizado por algunas personalidades seudo intelectuales de la región. Se juega al chantaje, a la delación, al cuchillo tras la espalda. Cuando no se puede contra y con la verdad, se actúa en el anonimato para destruir y descalificar. La cobardía, moneda establecida

Traficantes

De letras, de libros. Una de las más bellas acciones que algún grupo haya generado en algún lugar de México. Gente que trabaja por el cariño a difundir lo literario. Gente que trabaja por el afán de edificar una sociedad de lectores, de pensantes, de vida. Gente cuya filosofía es sólo el intercambio de libros. Debemos apoyarlos, difundirlos, valorarlos. Son los nuevos líderes, pensadores, ideo grafos de un avance social y espiritual en la región.

Teatro

A diferencia de otros renglones culturales de la región y de Mérida, que más asemejan un circo de locas hojilleras y tirapiedras, el teatro de la región se edifica sobre bases firmes. Se abren cooperativas de trabajo, grupos creadores, grupos de investigación, grupos experimentales que dejan a un lado aquella visión de un teatro basado en lo regional y sobre la burla de la regionalidad. El teatro y sus nuevos grupos buscan interpretaciones y las compañías que salen de la región traen aplausos y un sinfín de excelentes críticas, que llevan a los críticos del DF, por dar un ejemplo, a hacer la venía ante lo presentado. Eso ya es mucho. Salud por hacer brillar la región a lo lejos.

Gerardo Martínez

La ciudad que transito. 4

 

Vientos

Huracanados, de improviso y con él, la definición de inoperante…inventario: barrios inundados, zonas sin electricidad, cloacas desbordadas, avisos desprendidos, volando como zopilotes nerviosos.

Casas que se caen

El yucateco abandonó el centro por irse a un Norte que le diera imagen de “algo”. Ahora lo pretende recuperar vendiéndolo a precio de oro líquido, a incautos extranjeros. Una ruina por el precio de una joya. No importa si te cae mañana encima. ¿leyes, leyes, leyes? El INAH espera su dosis….

Aplausos

Ante la inoperancia de Teatros y representantes gubernamentales de las Artes Escénicas, los artistas del teatro regional, en todas sus variantes, deciden tomar el toro por las riendas. Exigen reuniones, planteamientos, métodos. Demuestran el poder de organizar, organizarse.

Artes Plásticas

A diferencia de los artistas escénicos, las artes plásticas de la región, concentradas en la ciudad, siguen en su obsesión de mirarse el ombligo. Sólo alzan la cabeza para mirar desde su solitaria torre si el ego, su ego, el de ellos, ha hecho mella en otras regiones o comarcas. La división enfermiza arropa como un manto de peste cada individuo de este colectivo, que bien podríamos llamar grupejo….

Actuación:

(Mala, por cierto)

Porqué?…¿Porquéeeeee?, repite ante la cara abobada del interlocutor. Se repregunta, con una mano extendida y la otra en el pecho: ¿porqué tuviste que abrir la “boca de pandora” de ese malnacido venezolano??? Y agrega convencida: “sólo llegó a nuestras tierras para azotarnos”….A veces la “nacionalidad prestada” se esconde en xenofobias para con los nuevos, en complejos inentendibles. La palabra se paga con abundancia de contradicciones….

Calles del centro

Estacionamientos públicos ministeriales. El espacio se disputa a insultos. Refinadas damas que pierden modales, uñas y otras cosas por un pedazo de raya amarilla. La ley guardada en el forro, la policía complaciente y mordedora…. Ralla amarilla: ¿en qué texto funciona?

Gerardo Martínez

La ciudad que transito. 3

 

 

Números

Un amigo fotógrafo le dice a otro, otra…: “otra vez Gerardo puso su numerito”. Contemos al infinito, el rosario de números: Injusticias, mentiras, delaciones, idioteces, chismes de cantina, chismes de calles, chismes. Plagios: Saga de telenovelas. Premios, corrupción, calumnias. En fin un traje bien ajustado para el Centro Intelectual de la ciudad

Silencio

Algunos lo usan como arma, como estrategia para construir sus municiones y sus bombas de oxigeno.

Fragilidad

Una caricatura desata el odio, el miedo, la intriga. James Bond 007 se queda pequeño ante tan magnánimo parapeto. La situación desmonta y des construye. Salen a relucir los niveles de vidrios rotos, de cerebros rotos

Plagio

Sobre el piso, de lo hecho en el piso, de lo que se construye el piso. Sólo que esta vez se hizo transparente.

Chivo Expiatorio

Al no existir la cara, se busca el espejo, se busca la imagen, de no conseguirla se inventa el mito que sustente la rabia, la xenofobia, el odio, la mentira. Se acusa y se proponen más mentiras. Todo ello sobre un nombre y sobre éste el hombre.

Lo mismo

Sin piso donde construir se hace, de mentiras, la casa en el aire. Si se incendia, se desvanece en el aire mismo. La vida pasa y sin estructura sigue lo mismo, los mismos, la misma gente.

Gerardo Martínez

La ciudad que transito. 2

 

Aguas

De lluvia bienvenidas por campesinos, bendiciones del cielo. Para los meridanos: una hecatombe, un susto, un repensar en la ciudad que caminamos. El miedo, el agua adentrándose en las casa, en nuestras vidas. Humedeciendo la próxima destrucción.

0704134ddf56770med

images

Coladeras, alcantarillas, desagües

Puntos muertos hechos como un adorno simbólico en las esquinas citadinas. Tapados de tierra, tapados de sucio, tapados de elementos que tu mala educación deja tirado allí. Adornos nefastos que se niegan a tragar tus lágrimas. Compuertas a la inundación.

1356794945781_Noticia_img_1356761674_be47067b2038bd828e7d

Parques

En muchos casos olvidos, trueques para que el des_ordenado habitante deposite su detritus.

Política Comunal

¿Existe? ¿Existió una vez, alguna vez, un quizá en el palacio de Ayunatmiento?

Voz del ciudadano

Ejércela a rajatabla de ley y constitución y estarás ejerciendo un hecho delictivo….

Cultura citadina

Malos adornos para que se peleen egos, para que no haya señales, para que algunos tipos de cerdos y cerdas salgan a pasear.

Gerardo Martínez